Adiós, Mis Días Distantes

“¡Ven a mí con más fuerza!”

 

Con ese agudo grito, una espada de madera giró como un molino de viento y voló hacia el cielo azul claro.

 

El Reino Ishtar era una de las ciudades-estado de la fortaleza en el lado oeste del continente y esto era un campo de entrenamiento a las afueras de la capital real.

 

Después de caer sobre su trasero, un chico aprendiz de caballero observó el arma volando.

 

Una vez que cayó de golpe, levantó su vista vacilante y se encontró con una mujer, cabello castaño oscuro y ojos del mismo color. No dejó ni una sola abertura, de pie con una espada de madera en una mano.

 

Era increíblemente alta para ser mujer. Traía botas de plata largas que abrazaban sus piernas suaves, una armadura sencilla cubría sus caderas, una armadura plata envolvía sus pechos y guanteletes de plata protegiendo sus manos.

 

Sus fuertes brazos, muslos y abdomen quedaron expuestos por su equipo de combate revelador, pero las áreas aparentemente indefensas estaban protegidas por joyas mágicas lo que significaba la armadura no tenía debilidades reales.

 

Esta mezcla de belleza funcional y belleza estética era la forma ideal para una mujer caballera de combate. Se veía como una espada bien afilada y el apodo de la Diosa Guerrera de Plata le quedaba muy bien.

harem_castle_004

Sin embargo, su expresión feroz parecía fuera de lugar en ese delicado rostro.

 

“¡Felix! ¡Nunca dejes tu arma en el campo de batalla! ¡No sé qué decir por la forma en que te quedaste mirándola! ¿¡Quieres morir!? ¡Levántate!”

 

El nombre de la mujer caballero era Ursula y el chico era su sirviente.

 

Un caballero aprendiz actuaría como sirviente de su líder caballero. Mientras sirven para ese caballero, aprenden a ser un caballero por medio de la vida cotidiana de su maestro. Es muy parecido a una relación de maestro y aprendiz tradicional.

 

Actualmente, Félix estaba recibiendo entrenamiento personal de esta hermosa y digna maestra.

 

El aprendiz estaba desarmado cuando saltó a toda prisa para levantarse, pero su fiera maestra sigue apuntando la espada hacia él.

 

La diferencia en la fuerza estaba clara como el día. Y encima el chico no tenía arma. Sin embargo, ella no mostró ningún signo de cesar.

 

El chico delgado hizo todo lo posible para esquivar, pero la espada le golpeó por todos lados y lo tiró al suelo. Luego le pisoteó la cara.

 

“¡No te darán un descanso! ¡El enemigo en el campo de batalla no será tan amable como yo!”

 

La humillación de su pie en la mejilla llevó al chico a sacudir la pierna encima de él y dar un paso atrás. Pero su cuerpo se negó a escuchar.

 

Un ataque sin piedad le alcanzó. La pobre criatura perseguida por un tigre cayó de nuevo y lo único que pasó fue que logró acercarse a la espada que había tirado.

 

Acorralado, desesperadamente soltó un impulso de fuerza. Él apenas respiraba, pero se puso de pie con su arma e hizo su mejor ataque.

 

“¡Waaaahh!”

 

Las espadas de madera resonaban juntas y el chico de nuevo fue lanzado al suelo.

 

Por último, su fuerza dejó de funcionar.

 

Sus recuerdos se cortaron brevemente. Lo siguiente que supo, fue que tenía la vista al revés de la digna mujer mirándolo con preocupación.

 

“¿Estás bien?”

 

“…Sí.”

 

No solía tener la oportunidad de ver su rostro entre la hendidura de sus pechos, así que fue una nueva experiencia para él. Dada la sensación suave en la parte posterior de la cabeza, supuso que estaba descansando en su regazo.

 

Esa almohada se sentía bien, pero ella también había sudado durante su intenso entrenamiento. Era extrañamente feliz de estar rodeado por el olor refrescante de su cuerpo.

 

“¿Qué pasa?”

El aprendiz se había despertado, pero todavía tenía una mirada distante en sus ojos, así que su maestra le sonrió amablemente y le frotó la mejilla.

 

“Estaba viendo lo increíblemente hermosa que eres, Urs.”

 

“Qué… No seas tonto.”

 

Cuando el caballero aprendiz dejó escapar sus pensamientos, la mujer caballero levantó sus cejas, mostrando una pizca de vergüenza.

 

“Tienes que dirigirte a mí como ‘ líder caballero ‘ en este momento.”

 

“Lo siento.”

 

Ursula tenía era diez años mayor que él y se conocen desde hace mucho tiempo ya que ambos son de familias de caballeros reales.

 

Como hijo único, Félix pensaba en ella como una hermana mayor y cariñosamente la llamaba Urs. Ella le devolvía el favor llamándole Feli-kun. Incluso después de convertirse en caballero y aprendiz, seguían utilizando esos nombres cariñosos cuando estaban a solas.

 

“¡Bien! Suena como que estás bien.”

 

La Diosa Guerrera de Plata metió las manos por debajo de sus brazos y lo puso de pie.

 

Una vez que se pusieron de frente, se agachó a la altura de sus ojos.

 

Su cara tenía una belleza transparente, como si estuviera hecha de cristal, por lo que el corazón del chico, naturalmente comenzó a acelerarse cuando se puso tan cerca.

 

Ursula sonrió a una distancia muy corta que casi sus narices se tocaban entre sí.

 

“Ese último ataque fue bueno. Trata de seguir haciendo eso.”

 

Ursula estrujó el cabello del chico.

 

“Vamos a tomar un breve descanso. Ve a lavarte la cara.”

 

“¡Gracias!”

 

Ahora que tenía el permiso, el chico maltratado se dio la vuelta sobre sus talones y fue al arroyo.

 

Era principios de primavera, así que la luz solar se sentía cálida y suave. Los halcones volaban por el cielo, había pequeños peces nadando en el arroyo y las ranas estaban de pie en las rocas pequeñas.

 

“Ow, ow. Urs realmente no se contiene.”

 

No tenía marcas, rasguños o moretones  incluso después de tomar un golpeo tan duro, por lo que es probable que Ursula lo había sanado con una joya mágica mientras estaba inconsciente.

 

Probablemente solo se contenía lo suficiente para poderse sanar con una joya mágica.

 

Aun así, sus músculos estaban gritando después de ser llevados a sus límites.

 

Metió una mano en el agua fría, se lavó la cara y se secó con una toalla que había llevado de nuevo.  Casualmente miró a lo lejos y vio un carruaje blanco con dorado.

 

Se preguntaba de qué se trataba, inclinó su cuerpo exhausto en un árbol y le llegó el aroma floral en la brisa. Mientras observaba, dos mujeres salieron del carruaje.

 

Una llevaba un vestido de color rojo oscuro y la otra llevaba un vestido azul oscuro que era casi negro.

 

La de rojo parecía estar a cargo, ya que la otra permaneció medio paso atrás.

 

Sin embargo, nadie era el maestro del carro. Después de todo, las dos llevaban adornos blancos en el cabello y delantales con holanes. En otras palabras, llevaban trajes de sirvientas.

 

Probablemente tenían negocios con el líder del caballero. Con la intención de guiarlas a los cuarteles, Félix movió sus cansadas piernas.

 

Caminaron recto y se detuvieron delante del chico, la mujer de rojo preguntó con cortesía.

 

“¿Eres Felix, hijo de la familia Gilbert?”

 

“Oh sí. Ese soy yo.”

 

El chico nunca habría imaginado que tendrían negocios con él, por lo que su voz se hizo un poco estridente.

 

Los dos intercambiaron una mirada silenciosa y un cabeceo. La mujer en el vestido negro se volteó hacia el carruaje, levantó las dos manos y formó un círculo sobre su cabeza.

 

Probablemente significaba que habían tenido éxito. Alguien se quedó en el carruaje y lo más probable es que fuese el maestro de estas mujeres. El maestro había enviado a sus funcionarios a hacer el trabajo de campo, por lo que incluso eran de clases altas.

 

La sirvienta de rojo miró al chico con sus ojos rojos. La mujer tenía un ambiente único en ella.

 

Tenía casi treinta años, su cabello era plateado y sus ojos eran de color rojo. Era alta para una mujer, su espalda era perfectamente recta y su cabello plateado opaco estaba perfectamente contenido dentro de la gorra de limpieza.

 

Su ropa estaba perfectamente almidonada, totalmente resplandeciente y parecía bastante noble.

 

Sus mangas hinchadas eran cortas por el comienzo del verano y su blusa blanca visible en su pecho tenía una elegante corbata.

 

Su ropa, el peinado y la postura, todo tenía una belleza intelectual. Su aspecto era suficiente para saber que podía manejar cualquier tarea. Se sentía más como un funcionario civil de expertos que una sirvienta.

 

Felix instintivamente podía decir que no quería ver su lado malo.

 

Disgustarla le podría exponer al peligro directo de la violencia, pero sabía que sería eliminado de una manera más astuta.

 

No había hecho nada malo, pero se sentía incómodo en frente de ella. Su mirada bajó de forma natural.

 

Era alta, por lo que naturalmente, su mirada cayó en los senos justo en frente de él.

 

(¡S-Son enormes!)

 

Llevaba el uniforme de limpieza impecable, pero su pecho se hinchaba lo suficiente como para desequilibrarla. La ropa no era demasiada pequeña para ella, sin embargo, sus pechos se presionaban con tanta fuerza que notablemente sobresalían. Casi parecía como si se estuviera escondiendo dos grandes melones dentro de su camisa.

 

Él no pudo evitar compararlos con su cara porque parecían tan en desacuerdo con su aura aterradora y la belleza intelectual.

 

Y una vez que su enfoque se dirigió a esa dirección, se dio cuenta de que tenía una cintura delgada y caderas anchas. Como una mujer que trabaja, probablemente estaba tratando de ocultar su sexualidad, pero ese lado de ella había madurado hasta el punto de que simplemente no podía ocultarse.

 

Ya sea que se centrara en su atmósfera o sus pechos enormes, claramente no era una persona promedio.

 

Felix descubrió que su emblema cosido en el delantal blanco decía “Arce de siete hojas”, todo empezó a tener sentido.

 

Ese era el emblema del Reino Ishtar, por lo que ella era una dama real. Tenía sentido que esas sirvientas fueran mucho más refinadas.

 

Eran las élites elegidas entre todas las demás sirvientas. Y la mujer tenía que ser muy consciente de ello.

 

El hijo de una familia de caballeros reales cuenta como un noble, pero no recibía el rango de corte, por lo que la posición social de esta mujer estaba muy por encima de la de Felix.

 

“Sí… puedo ver el parecido.”

 

La sirvienta vestida de rojo asintió y la que estaba detrás miró al chico y luego dio un grito.

 

“¡E-Es tan lindo!”

 

Felix dio un paso hacia atrás.

 

La mujer de azul oscuro probablemente aun no llegaba a los veinte. Era joven y le faltaba la dignidad de la sirvienta de rojo.

 

Cualquiera hubiera considerado sus rasgos faciales hermosos, pero tenía una expresión relajada que hacía a Félix pensar que le faltaba un tornillo.

 

El gorro en su cabeza apenas contenía su cabello, por lo que su cabello castaño claro y largo ondeaba con el viento.

 

Comenzando con su piel blanca, la cual carecía de color general y tenía una flacidez similar a la de un árbol de sauce. Su pecho era grande para su edad, pero no destacaban mucho al lado de los enormes pechos de la mujer mayor.

 

“Hehehe. Se ve como una chica. Mira esas mejillas rosadas ♪”

 

Una sonrisa cubrió la cara de la sirvienta y tocó el cabello del chico.

 

Aunque era uncaballero aprendiz, la constitución de Felix aún era joven, por lo que sus músculos no destacaban, era flaco y tenía un aspecto andrógino a pesar de ser bastante alto.

 

Este hecho hace un trabajo increíble al estimular los instintos maternales y el deseo sexual de las mujeres de más edad.  Él era el tipo de chico que querían atender en más de un sentido.

 

“Ohhh, creo que esto es amor a primera vista ♪”

 

La sirvienta revolvió su descuidado cabello mientras que parecía estar a punto de empezar a babear.

 

“Sasha. Eso es grosero.”

 

La mujer de rojo la regañó, por lo que la mujer llamada Sasha retiró la mano.

 

“Ahora inclínate.”

 

“Mis disculpas.”

 

Sorprendentemente, Sasha se puso de rodillas e inclinó su cabeza hacia Félix.

 

A pesar de la confusión del chico, la mujer mayor también se arrodilló en el suelo y cortésmente se disculpó.

 

“Lo siento mucho. Si te hace enojar, no dude en ejecutarla.”

 

“¿Qué? ¿Ejecutarla por eso? P-Por favor, no es necesario.”

 

Las sirvientas reales pueden haber tenido algunos prejuicios sobre los caballeros y los aprendices de caballero.

 

Nadie podría ejecutar a alguien, especialmente uncaballero aprendiz que nunca había estado en la batalla o matado a alguien.

 

“En verdad le agradezco por su perdón.”

 

La dama de rojo se puso de pie y lo mismo hizo la de negro. Sorprendentemente, Sasha tenía lágrimas en los ojos.

 

“Eres un chico amable. Estoy tan feliz ♪”

 

La joven doncella estaba tan encantada que abrazó al chico.

 

Debido a su diferencia de altura, el rostro de Félix fue enterrado entre los pechos de Sasha.

 

Felix entro en pánico cuando la carne tipo pudín se presionó suavemente en sus mejillas y trató de escapar, pero las delgadas manos que lo sujetaban de la nuca eran inesperadamente fuertes.

 

“E-Espera. Por favor, suéltame.”

 

Esto fue, por supuesto, era la primera vez que enterraba su rostro en los pechos de una mujer.

 

Como hijo único, nunca había tenido mucho contacto con las chicas, así que simplemente agitó sus manos, sin saber dónde tocarla para hacer distancia.

 

O pudo haber sido el lechoso olor llenando sus fosas nasales y el agradable calor que cubría su cara lo que le había dejado demasiado débil como para hacer algo.

 

Pero entonces oyó la voz de la mujer que menos quería que lo viera con su rostro enterrado en los pechos de una chica.

 

“Félix, ¿¡qué haces jugando!?”

 

El descontento de su voz dejó en claro quién era.

 

“Espera, ¡líder caballera! ¡Esto no es lo que parece! ”

 

A punto de asfixiarse en esos pechos suaves, Felix desesperadamente se exusó y trató de alejarse de Sasha.

 

“Ahn ♪ no me agarres tan fuerte, pequeño pervertido ♪”

 

Esa dulce voz desde arriba le dio un indicio de que él había agarrado sus pechos.

 

“¡Wah! Lo siento.”

 

“Hehehe. Eres tan lindo ♪ Puedes jugar con mis tetas todo lo que desees. Adelante. Acaricia♪”

 

“¿Acariciar? No puedo. Nos acabamos de conocer y…”

 

Ante el miedo de ser regañado por su maestra además de también perderse en la sensación del cuerpo de esta mujer, su mente no hacía más que girar en círculos frenéticos. Al mismo tiempo, alejó su cara hundida entre sus  pechos y nunca quitó las manos que le apretaban los pechos.

 

“…”

 

Felix escuchó un chasquido de lengua y una figura furiosa pisoteó. La figura agarró la parte posterior de su cuello y lo tiró de los brazos de la joven doncella.

 

“¡Wah!”

 

El torpecaballero aprendiz aterrizó en la hierba verde.

 

Hizo una mueca de dolor y miró hacia arriba para ver exactamente lo que esperaba.

 

“Urs”.

 

La líder caballera se puso de pie frente a la chica de cabello castaño.

 

Felix inconscientemente se aferró a la cintura de la aterradora pero confiable caballera. A Ursula no le importó eso y miró a las desconocidas.

 

“¿Qué necesitan las sirvientas reales en los campos de entrenamiento?”

 

Que se burlaran de su lindo hermano menor la había llenado de ira.

 

Felix sabía que detrás de ese rostro estaba una feroz guerrera. Podría atacar fácilmente a cualquiera, incluso si fuera una dama real. Y podría no detenerse con solo un golpe.

 

Sasha se encogió de nuevo, pero la sirvienta intelectual no lo hizo.

 

“Disculpe, pero ¿quién es usted?”

 

La voz de la mujer fue dura y desagradable, pero las sirvientas reales son así de frías.

 

Ni siquiera se presentaron y ya estaba claro que nunca se llevarían bien.

 

“Soy la comandante Ursula de los Dragones Rugientes, 12vo Pelotón de los Caballeros de Defensa Real Capital. Felix es mi caballero aprendiz.”

 

“¿Oh? Así que eres la Caballera Santa Ursula. A menudo escucho su nombre.”

 

“Suficiente sutileza. Di mi nombre, ahora el tuyo.”

 

La irritada caballera contrastaba con la sirvienta de rojo que se agarró al borde de la falda y realizó una elegante reverencia.

 

“Mis disculpas. Soy Louise Kriemhild, sirvienta de su Alteza Real Gloriana.”

 

La caballera parecía esceptica, pero claramente frunció el ceño ante eso.

 

“¿Kriemhild?”

 

El aprendiz se dio cuenta de la reacción de su maestro, por lo que la miró con curiosidad.

 

“Esa es la familia original de la Reina Gloriana.”

 

No solo había hecho a su hermana su sirvienta, sino que esta dama probablemente era un vasallo de confianza de la familia.

 

El Rey Logenheid falleció de una enfermedad, por lo que aparentemente había montón de luchas internas para ver quién tomaría el trono.

 

Una facción apoyaba a la reina Gloriana, la esposa del rey y un miembro de la familia Kriemhild. Otra facción apoyaba a Hilmedes, el hermano menor del rey, un guerrero orgulloso.

 

Ursula era conocida como un miembro de una de las familias de caballeros del Reino Ishtar. Ella era muy hábil y había sido bendecida con muchos grandes hechos en batalla, por lo que había sido colocada como la líder de un grupo de caballeros. Sin embargo, ella sólo se encargaba de veinticinco caballeros, por lo que no estaba en condiciones de decir nada acerca de las cuestiones de sucesión.

 

Pero como una guerrera, su corazón apoyaba por completo a su compañero guerrero el príncipe Hilmedes por encima de una mujer que solo tiene belleza.

 

“¿Qué negocios tienen las sirvientas reales aquí? Aquí nadie va a ayudar en su lucha política interna.”

Ella era una guerrera y la sirvienta una figura pública, pero ambas eran una de las mujeres más capaces del reino. Las dos se habían dado cuenta de inmediato que nunca se llevarían bien la una con la otra. El comentario hostil de Ursula hizo que Louise pusiera una sonrisa.

 

“¿De qué estás hablando? El Reino Ishtar es un monolito sólido. Nunca encontrarás ninguna lucha interna aquí. Simplemente se decidió que la reina Gloriana sería la séptima monarca del reino.”

 

“¿Qué? ¿Es eso cierto?”

 

La doncella de la reina sonaba creíble. La reina Gloriana debe haber de alguna manera ganado el respaldo del primer ministro de Canberra.

 

Los ojos de Ursula se abrieron y Louise continuó con cortesía.

 

“Y durante la coronación de la nueva reina, uncaballero aprendiz ofrecerá una espada a la reina y será nombrado oficialmente como caballero. A Felix se le dará ese papel.”

 

La expresión de las mujeres desafió sin a Ursula y se quedó en silencio, finalmente se sonrojó y se inclinó profundamente.

 

“Es un gran honor que un miembro de mi unidad sea elegido para un papel tan importante. Como la maestra de Felix, por favor, permítame darle las gracias en su lugar.”

 

Esto no tiene nada que ver con sus sentimientos personales a favor o en contra del servidor. Ursula era la lealtad encarnada de su familia, quien había servido a la familia real por generaciones, por lo que de verdad estaba muy contenta de que un caballero quien había entrenado personalmente fuese elegido para tal honor.

 

Mientras que la caballera temblaba de emoción, la expresión de la doncella permaneció fría.

 

“Vamos a proporcionar los detalles antes de la fecha… vamos, Sasha.”

 

Después de instruirle a su compañera quien todavía le estaba dando una mirada cariñosa al chico, Louise regresó al carruaje.

 

 

“Ser nombrado caballero en la coronación de la nueva reina te honrará a ti y hasta el último de tus descendientes.”

 

Para la ceremonia de coronación de la reina, en primer lugar Felix ofrecerá una espada a la nueva reina y jurará su lealtad eterna. Entonces se le concederá el título de caballero.

 

Si cumple su papel sin problemas, la reina se acordará de él, lo cual podría acelerar su ascenso. Incluso su familia y todos sus parientes se beneficiarían, por lo que realmente era algo bueno de celebrar.

 

El mes hasta la coronación parecía una tormenta.

 

La líder de los Caballeros Ursula, por supuesto estaba encantada porque era la maestra de Felix y siempre lo había guiado como una especie de hermana mayor.

 

Ahora era la noche antes de la coronación.

 

Para Félix y sus familiares, era el caballero antes de su nombramiento como caballero.

 

Convertirse en un caballero era ofrecer su propia vida al reino.

 

De antemano, se acostumbra visitar una catedral, donde el agua bendita se hierve en una máquina de vapor con el fin de lavar la suciedad mundana. La líder caballera también lavaría la espalda del caballero aprendiz.

 

Era el momento final entre el maestro y el aprendiz quienes tenían un lazo, de alguna manera, más profundo que el que existe entre padres e hijos. Al desnudarse, el crecimiento del aprendiz era visible.

 

“Voy a tomar un baño con Urs…”

 

Basta con imaginarlo para que sus mejillas se sonrojaran como tomates.

 

Es natural que los caballeros se desnuden y las caballeras lleven su ropa interior, por lo que sabía Ursula usaría ropa o alguna toalla

 

Aun así, estaría a solas con ella en un espacio pequeño y cerrado.

 

Incluso si llevara una toalla alrededor de su pecho, quién sabe si pudiera caerse.

 

Este era un rito sagrado, por lo que sabía que nada fuera de lo común sucedería. Aun así, una extraña sensación de expectativa llenó su corazón.

 

Después de desnudarse, entró en el baño de la catedral y se dio cuenta de que Ursula ya estaba ahí.

 

“Llegas tarde. Esto es inaceptable para alguien a punto de convertirse en un caballero.”

 

“Lo siento.”

 

Tomado por sorpresa, el chico desesperadamente se inclinó y por reflejo se cubrió la entrepierna con las manos.

 

Alzó una vacilante voz. El vapor llenaba la bañera de piedra y la mujer que había visto desde que era pequeño estaba ahí con una mano en la cadera.

 

“…”

 

Dio un ligero suspiro.

 

Sabía que se decepcionaría, pero Ursula llevaba un traje de baño color gris oscuro.

 

Tenía una forma muy similar a un leotardo. La ropa no tenía mangas, sus blancos brazos estaban expuestos desde sus redondos hombros y sus piernas eran expuestas desde la cadera, dejando expuestos sus muslos hasta la base. Era revelador, pero a las caballeras les gusta relajarse con ese ligero traje. En otras palabras, era su ropa casual.

 

Su usara una toalla, siempre podría caerse, pero ya ni siquiera podría esperar eso.

 

“¿Hm? ¿Qué pasa?”

 

La hermosa joven inclinó la cabeza porque no tenía manera de entender el corazón de un chico.

 

“No es nada.”

 

“Entonces ven y entra. ¿No tienes frío?”

 

Si bien se burló de sí mismo por tener esos sueños ridículos, Felix decidió que sería estúpido seguir ocultando su desnudez y se acercó a la caballera.

 

La caballera bajó la mirada hacia la entrepierna del chico y se sonrojó un poco, pero pronto desvió la mirada como si nada hubiera sucedido.

 

Felix no era consciente de la vergüenza leve en su cara. Después de todo, acercarse le había dado una visión más clara de Ursula. Como resultado, se dio cuenta de que su imaginación había sido gravemente deficiente.

 

No estaba vestida, ni desnuda, pero su atuendo era todavía bastante extremo.

 

Las caballeras usan el traje para relajarse después de quitarse la armadura luego del entrenamiento, por lo que dejan muy poco a la imaginación. El escote dejaba ver bastante de su pecho y en la parte inferior dejaba al descubierto sus caderas, las cuales eran lo suficientemente atractivas.

 

Siempre que Felix visitaba la zona de descanso, este atuendo revelador le hacía estar inseguro de dónde mirar.

 

Además de eso, el traje claramente se había mojado.

 

(P-Puedo ver a través de él.)

 

La tela se había empapado con el vapor de agua de la bañera, por lo que brillaba con una luz suave, estaba húmedo y pegado a su esbelto cuerpo.

 

No sólo podía ver las curvas completas o sus pechos, sino que incluso podía ver los pezones que sobresalían. Cuando volvió a mirar hacia abajo en la línea de la pierna en forma de V, pudo ver su pubis. Forzando sus ojos, incluso podía ver su vello púbico.

 

Ella tenía una personalidad masculina y no había un solo rumor sobre esa caballera, además de que probablemente tenía poca experiencia con el sexo opuesto. Pero, había fallado en considerar cómo se sentía este chico adolescente. En este caso, el descuido era un crimen.

 

Ya sea que se dio cuenta de su mirada impaciente en ella, le dio la espalda con indiferencia, se puso en cuclillas y metió una mano en el baño para que se mezclarlo.

 

“Calenté esta agua a la perfección, pero si te tardas, podría ponerse fría.”

La parte posterior del traje de baño de ella se abrió por completo. El triángulo al revés de su espalda contenía los contornos de sus omóplatos y la columna vertebral. La piel suave sin manchas casi parecía de mármol con la sangre que fluye por debajo de ella.

La tela delgada envuelta alrededor de su delgada cintura, su trasero en forma de gota. Las hermosas líneas de sus piernas formadas por la mitad del cuerpo estaban expuestas hacia el chico.

Su trasero sobresalía de su cadera. La carne era firme y apretada, pero tenía una redondez femenina. Además de eso, más de la mitad sobresalía de la tela.

(Wow, se ve como un pastel de arroz recién hecho. Es tan apretado y bonito.)

Ursula comenzó a utilizar un poco de magia sencilla para calentar el agua mientras la mezclaba con una mano.

Felix tragó saliva y se quedó mirando fijamente a su hermoso trasero.

La tela parecía estar envolviendo una ciruela blanca y cuando miró dentro de la grieta del extremo visible a través de esa tela, hizo un descubrimiento sorprendente.

(E-Espera. ¿Es esto montando en su entrepierna?)

Ella puede haber tenido un hueso púbico alto ya que su monte de venus estaba hinchado hasta el punto de que parecía estar escondido un huevo allí. La tela húmeda se había pegado y debido a eso la hendidura vertical era visible.

Cuando Félix se quedó mirando el montículo hinchado, estaba bastante seguro de que podía ver la forma de sus labios vaginales a través de la fina tela.

Se veía como sus dos labios estaban bajo la tela.

Felix estaba tan excitado que pensó sangraría por la nariz, pero ni una gota de sangre salió de su nariz.  En su lugar, se reunió en un punto mucho más bajo.

Le rogó a su pene no ponerse erecto, pero era imposible en esta situación.

“Bueno, esto debería estar bien. Entra.”

Ante la insistencia de Ursula, Felix corrió.

Envolvió con sus brazos alrededor de sus rodillas y mantuvo su erección entre sus piernas para evitar que ella se diera cuenta.

Fuera consciente o no, la caballera colocó sus manos en el borde de la bañera y le habló.

“El agua se siente bien, ¿no es así?”

“…Sí.”

“Tómate tu tiempo. Esta es una oportunidad única en la vida donde tu líder caballera se ocupará de ti.”

“… de acuerdo.”

La maestra se comportaba normalmente, pero el aprendiz estaba terriblemente distraído.

La expresión de Ursula era tan rígida y seria como siempre, pero su cuerpo estaba ocultó solo por una sola capa de tela. Para empeorar las cosas, la humedad había dejado esa tela casi transparente. Estaba pegada a las curvas de sus hermosos pechos y hasta las protuberancias de sus pezones eran visibles.

La sangre del inocente niño estaba hirviendo y su pulso resonaba en sus oídos.

“Supongo que… ghh.”.

Ursula se levantó dentro de la bañera, pero entonces ella gimió y se detuvo.

“¿Q-Qué es lo que pasa?”

“Esta ropa fue una mala elección. Nunca he llevado ropa al baño, así que no se me ocurrió nada mejor. Mi maestra también era mujer, por lo que no tenía que llevar nada. Nunca pensé que iba a reducir tanto.”

Félix miró por encima de donde Ursula tenía sus manos en el borde de la bañera. Todavía estaba en cuclillas y se había congelado en su lugar con sus rodillas separadas.

Los tirantes delgados se estaban clavando en su clavícula y su amplio pecho parecía que estaba a punto de estallar en su ropa. Una línea se había formado en el tejido que conecta los dos pezones. No podía en dónde se clavaba la tela en su entrepierna, pero su traje había reducido una cantidad sorprendente y en realidad parecía doloroso.

“¿Estás bien?”

“E-Está un poco apretado. No me puedo mover como esto.”

La mujer hermosa seguía agachada y temblando de angustia, pero finalmente tocó sus hombros y se quitó los tirantes.

Sus pechos se liberaron de sus ataduras y desesperadamente empujaron la tela delante de ellos.

El chico sorprendido se cubrió la cara con las manos, pero se aseguró que observar cuidadosamente entre los dedos.

Dio un breve vistazo a sus pezones rosados y estaban bastante erguidos.

La caballera más digna tenía las mejillas sonrojadas. Sin embargo, parecía haber decidido no preocuparse por ello. El caballero aprendiz no tenía idea de a dónde mirar y se sumergió.

“Tranquilo Feli-kun. Nos conocemos desde hace mucho tiempo. Cuando eras un niño, tu padre me hacía bañarte, ¿recuerdas?”

“… sí.”

Eso era cierto, pero había sido hace cinco o seis años. Es evidente que no lo habían hecho desde que se había convertido en un caballero aprendiz.

El baño era pequeño, por lo que la caballera presionó su hombro derecho contra el hombro izquierdo del chico y recargó su cabeza en él.

“Tienes una increíble suerte para conseguir el título de caballero durante la ceremonia de coronación. La suerte es parte importante para ser un caballero.”

“… de acuerdo.”

Felix parecía un gato. Su ansiedad y excitación le impedían decir mucho.

Cuando casualmente miró hacia abajo en el agua, hizo otro descubrimiento sorprendente.

Su ropa se había vuelto más transparente Su cuerpo era perfectamente visible como si la tela no existiera.

No sólo eso, sino que parecía tener baja la guardia después de entrar en el baño. Con los tirantes de los hombros retirados, sus pechos flotaban. Desde su ángulo hacia arriba, tenía una vista perfecta de los pechos.

El adolescente se dio cuenta de que no podía encontrar otro lugar a donde mirar si estaban sentados así. Echó su orgullo como caballero y groseramente observó su cuerpo.

Desde que recuerda, había mirado y respetado a esta mujer y ahora su indefenso cuerpo desnudo estaba sentado junto a él. Era natural que mirara.

Sus brazos y piernas eran largas y delgadas. Siempre había sabido que sus pechos eran bastante grandes a comparación de su delgado cuerpo, pero verlos desnudos era otra cosa.

Los pechos de mujer aparentemente flotaban en el agua ya que ella se mecía suavemente en la superficie.

Esos pechos apoyados por sus músculos tenían una belleza estética perfecta. Las areolas parecían pétalos de flores color rosa colocados en la parte superior y ahí estaban sus pezones erectos.

No eran tan grandes como los de la sirvienta Louise, pero eran probablemente más grande que los de la mujer llamada Sasha. Sin embargo, el tamaño no lo era todo. Felix llegó a la conclusión de que los pechos de Ursula eran los mejores del mundo cuando se trata de forma y color de piel.

Ella tenía la personalidad estereotípica de una caballera y una apariencia sin igual, pero Felix ahora se dio cuenta de que estaba bendecida con unas curvas femeninas tales como una suave hinchazón debajo de su ombligo.

Miró más hacia abajo y vio el vello oscuro en el hueco entre sus piernas largas.

Ella era la combinación perfecta de valor y belleza. Era sorprendente que las caballeras más jóvenes tenían a Ursula como su ideal.

“Ahh…”

Ursula dejó escapar un cálido suspiro, con la cabeza apoyada en su hombro.

Sorprendido, Felix miró y se dio cuenta de las mejillas de la digna caballera estaban rojas y sus ojos de color marrón oscuro estaban húmedos.

Nunca antes había visto esa mirada en su rostro y parecía increíblemente erótica. Cuando sus ojos se encontraron, de repente se levantó de la bañera. Su entrepierna cubierta de tela apareció justo en frente de su nariz. Podía ver fácilmente el vello oscuro a través de la fina tela.

“Creo que es suficiente.”

Apartó la mirada de él y se acomodó el caballo sobre la oreja mientras murmuraba una excusa obvia, pero chico no sospechaba nada.

No tenía idea de cuánto tiempo habían pasado en el baño juntos. Podrían haber sido un par de segundos o podría haber sido más tiempo.

“Voy a lavar la espalda, así que ven aquí.”

Después de salir del baño, la líder caballera preparó una pequeña silla de madera e instó al caballero aprendiz.

“¿Qué ocurre? No hay necesidad de ser tímido.”

“Bien.”

Durante mucho tiempo se le ha enseñado a no desobedecer a su maestra.

Al darse cuenta de que era patético para un tipo dudar cuando una mujer es tan confiada, Felix agarró determinación y se puso de pie.

Retrasado por la resistencia del agua, su erección siguió un breve momento después.

Se dio una palmada contra su abdomen bajo y rebotó en forma divertida.

Ursula debió haberlo visto, pero lo dejó pasar sin comentarios. Una vez que se sentó de espaldas en la silla, ella comenzó a fregarle la espalda.

“Una delgada espalda. Es necesario comer más.”

“… entiendo.”

“Pero tienes algunos músculos flexibles agradables. Ya veo. El pequeño Feli-kun ha crecido.”

Habló emocionalmente como si fuera su madre o hermana mayor.

“Mañana serás un caballero de verdad y me dejarás. Es un poco triste. Esto puede ser lo que un padre siente cuando su hijo se va.”

La caballera abrazó a su protegido.

(S-Sus tetas se están presionando contra mi espalda.)

Su atención se centró totalmente en la espalda. Tenía sus sospechas de que la ropa había caído de sus pechos antes de que lo abrazara.

No se sentía tela. A través del resbaladizo jabón, sintió la suave piel de una mujer pegarse a su espalda.

También podía sentir los dos puntos endurecidos en el centro.

Ursula estaba sexualmente indefensa frente a Felix. Ella muy probablemente no lo veía como un miembro del sexo opuesto. Ni siquiera había pensado en lo que le sucedería a un adolescente si hacía esto.

“…”

La tensión hizo que algunas partes del chico se endurecieran y la caballera finalmente terminó  el abrazo.

“Está bien, mira hacia el frente en esta ocasión.”

“¿Eh? No tienes que hacer eso.”

“No seas tímido. Tengo que lavar cada parte de tu cuerpo para que puedas renacer.”

El chico resistió la vergüenza, pero no era rival para su exigente superior. Ella le dio la vuelta a la fuerza.

Se miraron frente a frente. Sus rodillas estaban frente a frente, por lo que Felix se vio obligado a extender sus piernas y Ursula colocó los muslos cerrados entre ellos.

Naturalmente, la palpitante erección del chico se mantuvo en su campo de visión.

Ursula bajó la mirada hacia él, pero lo ignoró a lavarle cuello, los hombros, las axilas, el pecho, el estómago y las piernas. Pudo haber decidido que era un problema ya que no hizo ningún intento de ocultar su pecho expuesto. Eso significaba que sus pechos desnudos y pezones erectos estaban bailando muy al alcance de la mano.

Mientras trataba desesperadamente de resistir la tentación de tocarlos, sus manos se detuvieron justo en frente de su pene.

“…”

Se quedó mirando en silencio su pene con su habitual expresión rígida.

Estaba tan erecto y goteaba mucho líquido pre seminal que casi parecía correrse.

Incapaz de soportar la vergüenza y el miedo de que iba a regañarlo, abrió la boca.

“Lo siento. Pero tu…”

“No te preocupes por eso. Había oído que esto es natural para un chico.”

Inesperadamente Ursula sonrió.

“Si esto se pone duro, significa que estás creciendo.”

La líder caballero con calma (o fingida calma) tocó el pene del chico con las dos manos.

“U-Urs…”

El chico se puso nervioso mientras sus cálidas manos se envolvían en su punto débil y una mirada burlona entró en los ojos de color marrón oscuro de la hermosa mujer.

La visión en forma de túnel provocada por la excitación sexual había impedido a Felix centrarse en otra cosa, pero Ursula lo había estado observando.

Se dio cuenta de lo ansioso que el chico estaba mirando su cuerpo a través de su ropa mojada.

Por un lado, la excitación del niño era obvia. Su pene estaba erecto y palpitando.

Se habría sentido mal si se enfadase con él, así que casualmente había decidido mostrar su cuerpo ante él un poco. Además, el chico era tan puro como un cachorro y prácticamente la idolatraba, por lo que parte de ella había querido burlarse de él un poco.

“Ehehe. Tu pene está todo duro. Sin embargo, las bolas son suaves y frías.”

El pene de Felix no era especialmente grande o pequeño. Era del tamaño adecuado para su edad, pero desde la perspectiva de una mujer adulta, todavía parecía infantil en lugar de actuar como un símbolo de la virilidad.

La caballera no tenía rival cuando se llevaba un arma entre sus manos, y esas mismas manos ahora apretaban y acariciaban el “arma” del niño para ver cómo se sentía.

Se sentía maravilloso tener sus suaves dedos envueltos alrededor de su pene. Pero al mismo tiempo,  sintió que algo estaba a punto de salir.

“Asombroso.”

harem_castle_036

Ursula encontró al niño irresistiblemente adorable mientras se retorcía por el toque de sus manos. Un rubor rosa rodeó su cara y la locura entró en sus ojos.

Una parte de ella pensó que estaba llevando esto demasiado lejos, pero el chico era joven. Se había sentido avergonzada cuando sus pensamientos se dirigieron en una dirección extrañamente sexual, pero ella hizo todo lo posible para actuar con normalidad.

Los chicos jóvenes vírgenes como Félix tenían una tendencia a colocar a las mujeres en un pedestal.

En otras palabras, se dicen a sí mismos que las chicas y las mujeres nunca sienten lujuria y no tienen ningún interés en las cosas sexuales. La apariencia y la personalidad de Ursula como una guerrera digna y orgullosa pueden haber contribuido a este malentendido.

Sin embargo, cualquier criatura viviente estaría interesada.

Puede haber sido un chico, pero este era el primer pene que toaba. Estaba tan avergonzada que pensó que su cara iba a estallar en llamas, pero esto era un ritual importante para su adorable aprendiz.

Las yemas de sus cálidos dedos lavaban a por completo su trozo de carne hasta la parte inferior del eje.

“Veo que el prepucio está cubriendo la punta. Esto es al parecer la prueba de que todavía eres un chico. ¿Alguna vez lo has retraído?”

“N-no…”

“Entonces yo lo haré por ti. Asegúrate de  agradecerme.”

Ursula estaba actuando con su sentido de la responsabilidad como líder caballera. Sus mejillas estaban calientes por la vergüenza, pero sentía que tenía que lavar cada pulgada del cuerpo del chico aprendiz.

Mientras tanto, Felix estaba tratando desesperadamente de contenerse. No sabía exactamente lo que estaba pasándole a su cuerpo, pero su instinto le dijo que no podía permitir que esto sucediera. Se sentía como un dragón al que las llamas ardían en su interior. Se sentía como que iba a estallar en llamas, su cuerpo estaba sudando y su mente se quedó totalmente en blanco. Lo único que podía hacer era liberar respiraciones cálidas y dejarse a su merced.

Las yemas de los dedos jabonosos retiraron el prepucio hacia atrás.

“¡Ow! Detente Urs…”

“No te preocupes. Esta es una prueba que debes superar para convertirte en un hombre.”

A pesar del doloroso grito del chico, la caballera obligó a su piel a retirarse hacia atrás con un brillo en sus ojos.

“Ahh, ¡¡ahhhhhhh!!”

“¿Duele? Sopórtalo. Te acostumbrarás con el tiempo.”

Sus ojos brillaban mientras observaba al chico gritar de agonía con su glande expuesto.

“Mañana vas a ser un hombre, tu prepucio también necesita conocer su lugar.”

Cuando la cabeza fue expuesta por primera vez, tenía un montón de pegajosidad blanca.

“Tengo que limpiar esto también.”

Engañando a sí misma en el pensamiento de que esto era su deber como su ama, la joven y bella mujer vertió agua caliente sobre el lugar más sensible del chico y lo lavó con sus dedos. El color rosa del glande fue revelado.

“Ahh, ahh… U-Urs… Ahh, ahh… ALTO. Yo… voy a…”

“¿Qué pasa?”

“¡V-Voy a orinar!”

“¿Orinari?”

Felix ni siquiera sabía si se trataba de dolor o placer, pero podía decir algún tipo de límite se acercaba rápidamente. Su pene palpitaba dentro de las manos de la caballera.

“¡Urrrrrrrrrrsssssssss!”

Con un último grito, su pistola de agua disparó.

Disparó con la fuerza de la orina. No, con mucha más fuerza.

Salpicó hasta el techo que era tan alto que ni siquiera un hombre adulto podía alcanzar al saltar. Ese enorme géiser cayó la cara y pechos de Ursula, la ropa húmeda que cubría el estómago y la entrepierna.

“¿Q-Qué?”

Ursula fue tomada por sorpresa ya que su pene continuaba a palpitando y escupía semen como si no hubiera perdido su impulso inicial.

El olor del varón llenó rápidamente el pequeño baño.

Felix no podía responder porque estaba respirando en exceso.

Por último, la eyaculación terminó. En lugar de encogerse, mantuvo su erección, pero había dejado de disparar.

Ursula quitó las manos y las levantó vacilantemente para observar el semen en ellas.

El líquido blanco tenía algo de amarillo mezclado, el cual era más como orina.

“¿T-Te corriste?”

Ursula finalmente pareció entender lo que había sucedido. Había visto a su aprendiz como un hermano pequeño, pero ella le había dado su primer orgasmo.

Tenía cerca de veinticuatro años, sin embargo ella no se relacionaba mucho con hombres y trabajaba su deseo sexual con intenso entrenamiento, por lo que este fue un gran fracaso para ella.

“¿¡!?”

Su expresión cambió de repente, como si hubiera sido poseída por algo.

La eyaculación del chico y su semen vertiéndose la había llevado de vuelta a sus sentidos.

Se dio cuenta de que había ido demasiado lejos, mostrar su cuerpo a través de la ropa mojada y la quitar los tirantes de sus hombros para dejar al descubierto sus pechos. Por no hablar de abrazarlo por detrás y presionar sus pechos contra su espalda. Jugar con su pene y el prepucio, retirarlo francamente había sido criminal.

“Lo siento. Todavía estaba pensando en ti como un niño.”

Más que sólo la cara blanca, todo su cuerpo se sentía como que iba a estallar en llamas. Un poco tarde, cubrió su cuerpo con las manos.

Ahora solo piensa en ellos como un hombre y una mujer.

“¿Por qué te estás disculpando? Yo soy el que hizo pis encima… pero se sentía muy bien.”

“Eso no fue pis. Es semen. Eso prueba que tu cuerpo ha crecido.”

Ursula se dio la vuelta con la mano izquierda sobre su entrepierna y su brazo derecho sobre sus pechos.

Ni siquiera podía mirar el pene con el que había jugado tan fácilmente con un momento antes.

Su mirada audaz, digna de un caballero se había desvanecido. Ella era simplemente una mujer.

Con la mente en blanco después de rociar su semen por todas partes, Felix pensó en una esperanza que pudiese hacerse realidad.

“Urs. ¿Puedo pedir algo para celebrar mi nombramiento como caballero? ”

“¿Qué es? Eres como un hermano pequeño para mí. Voy a hacer lo que pueda.”

El chico con éxtasis la observó mientras le respondió de manera cortante.

“Um, ¿tendrías sexo conmigo?”

“¿¡Qué!?”

Los ojos de Ursula se abrieron por completo.

“¿No es lo que la gente hace cuando crece?”

“No me mires a mí para eso. Ve a seducir a una chica que te guste. Y tú eres un noble de rango bajo. Si le preguntas a una de sus sirvientas, te enseñarán todo lo que necesitas saber.”

La maestra no pudo ocultar la sorpresa en su voz y el aprendiz se declaró desesperadamente.

“Pero yo quiero tener sexo contigo.”

“No me molestes. Sé que no soy atractiva.”

Ella era completamente ajena a su propia belleza, por lo que tuvo dificultades para creerle.

“Eres atractiva. Y me gustas. Se supone que se tienen relaciones sexuales con la persona que te gusta ¿verdad? Por eso quiero hacerlo contigo.”

“…”

“Lo siento.”

Felix dejó caer la cabeza cuando ella lo miró en silencio.

“No me des esa mirada. Eso hiere mi corazón.”

Pareciendo eso enojada, Ursula retiró las manos que cubrían su cuerpo, tomó un poco de agua de la bañera en un cubo de madera y la derramó sobre su cabeza.

Después de lavar el fluido corporal caliente del chico, suspiró.

“Si eres tan insistente, voy a pensarlo. Pero no hoy. Vas a ser un caballero oficial a partir de mañana. Es necesario mantener un corazón puro esta noche.”

Tras lavar los fluidos del chico en su propio cuerpo, Ursula dejó el baño con una expresión rígida.

 

 

 

“Félix, hijo de la familia Gilbert de caballeros reales, ahora obtendrá el título de caballero.”

Después del anuncio del soldado ceremonial, Felix entró al recinto al aire libre de coronación y fue superado por la mayor felicidad en su vida.

Llevaba una armadura nueva y un casco, una espada colgada a la cintura y se llevaba una lanza en su mano. El señor Gilbert los había comprado con un comerciante llamado Muslan para ayudar a su único hijo en el mejor momento.

El emblema de una bestia fantástica de un pájaro en llamas brillaba en su pecho, ya que era el símbolo de la familia Gilbert.

No sólo estaba siendo nombrado caballero en la coronación de la reina, sino que después tomará la virginidad de la líder caballera a quien siempre estuvo mirando.

No había recibido una respuesta definitiva, pero la actitud de Ursula en el momento en que le ayudó con la armadura en la mañana había sido suficiente para que el chico virgen creyera que las posibilidades eran buenas.

Él, galantemente llegó en un caballo de guerra, se trasladó hasta la primera fila y bajó mientras una multitud de doscientos mil lo veía.

Mantuvo la cabeza baja mientras se acercaba al escenario y levantó la espada con ambas manos sin desenvainarla.

“Yo, Félix de la familia Gilbert, juro mi lealtad absoluta a Su Majestad, la Reina. Esta espada nunca la va a traicionar. Si alguna vez rompo este voto, por favor dígame. Voy a utilizar esta espada para tomar mi propia vida.”

La reina tomó la espada.

Normalmente, el voto del caballero de lealtad se lleva a cabo por el caballero quien ofrece la espada a su amo y hacer que su maestro lo toque con la espada. Una alternativa era para besar el anillo en la mano que le ofrecía su amo.

Pero un tipo diferente de voto estaba siendo utilizado para la ceremonia de la coronación de la reina.

Louise estaba a cargo de la ceremonia y ella le había informado del voto especial anticuado que sería realizado.

La nueva reina sostuvo su pie desnudo hacia el caballero inclinándose.

Felix hizo lo que le habían dicho y besó el hermoso pie derecho en la punta de sus dedos, tobillo y talón durante treinta segundos cada uno. A continuación, repitió el proceso con el pie izquierdo.

Una vez que la reina le devolvió la espada, todo había terminado.

“¿Así que tú eres Felix?”

“¿¡!?”

Una especie, dulce voz se deslizó gratamente a sus oídos. No esperaría menos de una hija de la familia Kriemhild que había sido elegida como esposa del rey y ahora era una monarca.

Su maravillosa voz casi sonaba como un instrumento celestial

Pero a Felix no le habían dicho que iba a hablar con él. Le entró el pánico por el giro inesperado de los acontecimientos y pensó desesperadamente en algo que decir mientras seguía inclinándose.

“Lo soy, Su Majestad.”

“Hehehe. Levanta la cabeza y déjame ver tu cara.”

Esta vez, él realmente no sabía qué hacer.

No era más que el hijo de una de las más de quinientas familias de caballeros, por lo que ver el rostro de la reina tan de cerca sería una falta de respeto, incluso durante su ceremonia de nombramiento. O eso es lo que le habían enseñado.

“No te preocupes. Sólo deseo de ver tu cara.”

“…”

Este era el deseo de la reina. Un simple caballero aprendiz no podía rechazarla. No tenía idea de cómo iba a ser criticado más tarde, pero recogió su determinación y alzó la vista.

Encontró una cara noble justo en frente de él.

La Reina Gloriana tenía treinta años de edad y era una joven viuda.

Una ráfaga de viento sopló. Su hermoso cabello rubio miel y la imagen de una antigua diosa revoloteaban detrás de ella.

El vestido era tan flojo que temía que pudiera moverse lo suficiente para para ver su interior.

Tal vez debido a que estaba siendo coronado en el lugar de su marido, su fino vestido estaba teñido de color oscuro, pero eso no fue suficiente para ocultar la sexualidad desbordante de su cuerpo femenino.

La piel visible desde debajo de la tela negra era blanca, lechosa y firme. Esto no era una belleza que se basaba en la juventud. Era una belleza adulta que sólo se encontraba en una mujer que había sufrido los mayores tratamientos de belleza y llevaba un maquillaje de alta calidad.

Cualquier persona que la viera, naturalmente, decidiría con mucho gusto morir por ella. Ella era la personificación de la nobleza.

Felix no sabía cuánta habilidad política se llevaba a cabo, pero claramente era carismática.

Por supuesto, la política puede ser tratada por quienes trabajan para ella, así como el primer ministro de Canberra.

Y como para demostrar que controlaba este régimen, la nieta del primer ministro, una chica llamada Carol, sostenía parte posterior del vestido largo de la reina para asegurarse de que no se arrastrara cuando se moviera.

La hermosa reina y la adorable chica como muñeca hacían una hermosa imagen.

“Voy a preguntar de nuevo. ¿Eres Félix de la familia Gilbert? ”

“… lo soy.”

Félix fue honrado de que la reina supiera su nombre, pero no pudo ocultar su confusión.

Por alguna razón, los ojos morados de la hermosa reina estaban húmedos por la emoción.

“Ohh, finalmente llegue a conocerte.”

Félix y la multitud se vieron sorprendidos por el temblor emocional de su voz.

Lentamente estiró su mano y levantó al chico en el escenario.

Gloriana abrazó al sorprendido caballero aprendiz e hizo un anuncio solemne.

“Todo mundo, permítanme que le presente a Felix, mi nuevo hijo.”

 

4 pensamientos en “Adiós, Mis Días Distantes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s