El Diabolismo de la Santa Madre

“Estoy segura de que te sorprendió por lo repentino que fue.”

Acaba de ser coronada, pero Gloriana actuaba como si hubiese nacido siendo una reina. Hablaba tranquilamente mientras estaba cómodamente sentada en una silla lujosa colocada un escalón arriba de cualquiera.

“Sorprendido” no es suficiente. Felix personalmente experimentó el mayor impacto de su vida.

La audiencia hizo un alboroto ante el anuncio de la reina en su propia ceremonia de coronación. La ceremonia llegó al final, el chico que nombrado el nuevo príncipe y fue rodeado por los caballeros reales y fue llevado al palacio real.

Los techos eran altos y la alfombra roja era suave y sus pies se hundían hasta los tobillos. La gentil luz del sol del verano se asomaba en la gran habitación. Esta era la cámara de audiencia.

Los oficiales de alto rango que ayudarían al nuevo régimen del Reino Ishtar estaban alineados a cada lado. El primer Ministro Canberra, el Príncipe Hilmedes y el General Dexel estaban ahí, vestidos con ropa formal.

Se les debió haber informado de antemano. Por lo menos, no actuaron con tanto alboroto como los nobles y personas de afuera. Sin embargo, la experiencia de vida del chico le dejó enfermo por leer el estado mental de las experiencias de adultos.

Felix obviamente estaba fuera de lugar y lo sabía mejor que nadie.

Mientras los oficiales que representaban al reino lo observaban como una criatura extraña, lo podía dejar de temblar por ninguna razón en específico.

“¿Qu-qu-qu-qu-qué está pasando?”

Desesperadamente suprimió la urgencia de excusarse a sí mismo y dejar el lugar.

“¿Es alguna clase de entretenimiento planeado?”

Gloriana frunció el ceo en sorpresa por la sugerencia confusa.

“Esto no es mero entretenimiento. ¿En verdad crees que hablaría cosas sin sentido en tan importante evento?”

“M-Mis disculpas. Por favor perdóneme.”

Nunca pensó en dudar en las palabras de alguien real. Fue entrenado como caballero desde su infancia, así que bajó su cabeza casi hasta el suelo.

“Heh heh. Bueno, entiendo cómo te has de sentir. Deberíamos explicarlo, pero sería mejor si el contador te lo dice en vez de mí.”

“Sí, Su Majestad.”

Ante la calmada orden de la reina, un hombre viejo dio un paso al frente. Parecía el típico obstinado, poco refinado y formal caballero.

Era el hombre que Felix creyó indudablemente que era su padre toda su vida.

“Papá, ¿qué es esto?”

“Déjame explicar… Príncipe Heredero, siempre te he dicho que soy tu padre. No siempre ha sido fácil, pero perdóname por cualquier rudeza que te haya mostrado.”

El chico ya estaba listo para abalanzarse sobre el hombre, pero el caballero vestía una máscara.

“N-No seas tan formal… ¿y por-por qué te llamó conde?”

“Tu padre adoptivo el Señor Gilbert me dio el título de conde. Olvidé mencionar eso.”

La reina casualmente explicó eso.

“Esto es lo menos que podía hacer para criar a mi hijo para que fuera un joven maravilloso. Además, no podríamos mantener las apariencias si el padre adoptivo del príncipe heredero no tuviera un rango en la corte.”

“Ya veo…”

Un caballero real sin un rango en la corte de repente se haría un conde.

El sueño o ambición de Felix para el futuro se habría completado pasando de caballero a la posición e barón. La barrera para esa posición acaba de deshacerse por completo.

“Como Su Majestad la Reina explicó, no eres mi hijo. Cuando él era joven, el Rey Logenheid le mostró mucho afecto a mi hija Marinca, una sirvienta real en ese tiempo, y después ella te dio a luz.”

“…”

Felix miró en shock al hombre que era su abuelo materno, no su padre.

Al hijo de un caballero real normal se le ha dicho que es un príncipe e incluso fue nombrado príncipe heredero.

Muchos llamarían a eso un inesperado golpe de suerte, pero sintió que su posición en el mundo y sus esperanzas para un futuro se habían derrumbado.

No podía pensar apropiadamente. Estaba congelado por la realidad que sentía como un sueño.

No era poco común que los reyes y nobles tuvieran un hijo no legítimo.

Para preservar el honor de una reina de una familia noble, era común que algunos niños nacieran y fueran mantenidos en secreto.

Y una vez que los niños sean mandados lejos, la tristeza de las mujeres afectaría su recuperación del parto y morirían.

(Ya veo. ¿Por eso mi madre murió joven?)

Se sentía como si estuviera pensando en otra persona por completo.

Pero el rey había muerto de una enfermedad antes de que pudiera tener un hijo con la reina. Esa parte fue un poco inusual.

Eso explicaba por qué el hijo fue llamado de nuevo. Era un caso inusual, pero al parecer no era del todo desconocido.

Nada de esto le parecía real a Felix, pero desde la perspectiva del Señor Gilbert, la hija que se había ofrecido a la familia real había sido enviada de vuelta desflorada y ahora el nieto que había criado como un fue tomado por la familia real. No pudo haber sido fácil para él.

“¿Estás bien?”

Cuando el Señor Gilbert se puso inestable sobre sus pies por la intensa emoción y preocupación, fue Ursula en s armadura de caballera quien lo apoyó.

La visión de túnel provocada por la confusión del chico le había hecho pasar por alto su aplastamiento por el lado de su padre adoptivo.

Ursula era bien conocida como una caballera joven y las dos familias habían trabajado juntos durante mucho tiempo.

“Urs…”

La mujer que había guiado al niño a su primer orgasmo la noche anterior no le dijo nada y sólo asintió con una mirada helada de sus ojos.

El Señor Gilbert apartó las manos de la mujer que podría haberse convertido su nieta y se inclinó hacia el chico pálido.

“Has sido presentado a la familia real a costo de tu propia vida. Pero no olvides que tienes una lanza que nunca te traicionará.”

Escuchando eso, Felix se dio cuenta de que su abuelo había hecho todo lo posible después de darse cuenta de que la vida de Felix en el palacio real no sería pacífica.

“Señor Gilbert, muchas gracias. Puedes irte.”

“Si su Majestad. Disculpe.”

Felix observó al hombre que había creído que era su padre y salió de la habitación, Ursula, preocupada salió detrás de él.

Al darse cuenta de que el nuevo príncipe coronado necesitaba esperanza para el futuro, su madrastra continuó hablando.

“Permite que te presente a los otros aquí. Este es mi cuñado Hilmedes. Eso lo hace tu tío. Él es el más grande guerrero de nuestro reino y un comandante militar invicto. Él es la deidad protectora del Reino Ishtar.”

El hombre era muy alto y era como el acero. Tenía el pelo negro, una barba negra, una intensa luz en sus ojos y parecía la masculinidad en sí misma. Era la estatua de un guerrero tallado por la batalla.

Su hermano mayor y el marido de Gloriana, Rey Logenheid, había amado las artes, amado a su esposa y amado la paz. No había tenido una personalidad astuta, pero para bien o para mal, había sido una especie de persona normal. Sólo había sido capaz de reinar durante quince años en esta era llena de guerra porque su hermano más joven había estado luchando batallas sangrientas en las primeras líneas.

Siempre que se examinaban las tropas, su respeto y reverencia se habían dirigido hacia el hermano de pie junto al rey.

Él era tan – si no más bien – talentoso, realizado y popular como la reina Gloriana que sólo tenía su belleza.

La mayor parte de la gente del reino había creído totalmente que Hilmedes sería el próximo rey.

Habían sido incapaces de ocultar su sorpresa cuando a la reina Gloriana se le había dado el trono. Al mismo tiempo, habían elogiado la falta de ambición de Hilmedes y reconocieron que el reino de Gloriana sería pacífico con él a su lado. De hecho, algunos incluso murmuraban que el reino de Gloriana era una situación temporal y que conduciría al reinado de Hilmedes.

Pero toda especulación se derrumbó con la aparición de Felix.

Claramente hubo una conspiración entre el viejo político real, Primer Ministro Canberra y la influyente familia noble Kriemhild.

Si el trono se le hubiera dado a Hilmedes, no habría habido una reforma política a gran escala y el reino hubiera tomado un papel más activo en muchas guerras del continente.

Como representante de los conservadores, el primer ministro de Canberra no quería eso. Y la familia Kriemhild había querido evitar una disminución de su influencia.

Los dos se habían puesto de acuerdo entre sí y dado el trono a la reina Gloriana. Y ese truco de magia política fue posible por haber nombrado al hijo secreto del rey Logenheid y hacerlo el príncipe heredero.

Por supuesto, Félix no tenía forma de entender todos esos tratos secretos de inmediato, pero su comprensión vendría poco a poco.

Como un caballero del Reino Ishtar, las mejillas del chico se enrojecían cuando se enfrentan a ese guerrero ideal que todo mundo busca.

“Es un honor estar delante de usted. Trabajar debajo de ti siempre ha sido mi sueño.”

“…”

Hilmedes le dio al chico una reverencia.

Féeix se quedó inmóvil cuando sintió una mirada tan fría que pensaba que había cortado en él.

“Hah hah hah. No podemos tener eso. El general es el que tiene que trabajar para Su Alteza. ¿No es así, General Caballero Dragón?”

Un hombre de mediana edad con mejillas regordetas y una impresionante figura apareció.

Aliviado de que la atmósfera congelada se había descongelado, Gloriana introdujo la clasificación del general.

“Se trata de General Caballero Tigre Dexel. Él será su defensor.”

“Voy a dedicarme a cumplir con mi deber.”

Tenía una personalidad alegre y no parecía una mala persona, pero algunos pensaron que había recibido el grado de general por respaldo político de la familia Kriemhild más de que de sus logros.

Se rumoreaba que no tenía ninguna cualidad más allá de su expediente limpio y personalidad sociable. O tal vez su rival, el príncipe Hilmedes, era simplemente tan impresionante que parecía poco impresionante en comparación. No tenía registros militares reales, pero era hábil en completar el papeleo. Aunque no tenía grandes victorias, no tenía grandes pérdidas. Era un comandante fiable e inteligente.

Ese tipo de guerrero recibió la confianza del pueblo, pero no su apoyo fanático.

“Y esta es la hija del general Dexel, Louise. Ella ya estaba trabajando como nuestra sirvienta, así que le dejaré mi adorable hijo a ella.”

Una mujer en un uniforme de sirvienta rojo oscuro dio un paso adelante en diagonal desde detrás de la reina.

“Soy Louise. Mis disculpas por el otro día. Espero poder servirle.”

Ella era la mujer intelectual que había venido a informarle que sería nombrado como caballero en la ceremonia de coronación de la reina. Se agarró la falda y elegantemente reverenció sin sonreír.

El escenario de hoy ya había sido aparentemente planeado.

Y el maestro en el carro debe haber sido Gloriana.

“Dexel se encargará de ti en público y Louise se encargará de ti en privado. Por favor, aprende a comportarte adecuadamente como la realeza.”

La sorpresa de Félix ya había alcanzado el punto de saturación, incluso con amables palabras de la reina, sólo podía estar allí como si hubiera sido alcanzado por un rayo.

 

“Su Majestad, es hora de su audiencia con los embajadores extranjeros.”

“Correcto. Honestamente, no debería haberme convertido en reina. Estoy demasiado ocupada día tras día.”

Después de que una secretaria le susurró, la reina se quejó y le dio a su hijastro una mirada amable.

“Tengo negocios que atender, pero al menos podemos cenar juntos para profundizar nuestros lazos”.

Felix fue guiado desde la sala de audiencias por el general Dexel y su hija Louise.

 

 

 

“Su Majestad la Reina entrará ahora”.

Después de esta introducción, la nueva madrastra de Felix entró en la habitación.

Gloriana se había cambiado sus ropas ceremoniales y ahora llevaba un vestido de seda teñido de negro.

El traje tenía bordes dorados y dejaba sus hombros redondos audazmente expuestos. Su cabello era dorado y decoraba su pecho, además llevaba un brillante broche con grandes joyas. Parecía estar a punto de asistir a una fiesta nocturna.

A pesar de la magnífica vestimenta no parecía ese el caso. De hecho, parecía completamente natural en ella. Eso puede haber sido un testimonio de su crianza.

“¿Te dejé esperando mucho tiempo?”

“No…”

Felix se había cambiado de su armadura ceremonial con la vestimenta simple de caballero. Se puso de pie educadamente para saludarla, pero había estado tan encantado por la inmensa belleza de su hermoso traje que se había olvidado de parpadear.

Esta probablemente era una sala que la familia real utiliza para conversaciones privadas. Los muebles eran excelentes, pero también era una habitación cómoda.

La reina estaba ocupada poco tiempo después de su coronación y Felix estaba tan ocupado después de ser nombrado príncipe heredero. La noche había llegado en mientras que su guardaespaldas y la sirvienta le enseñaban los fundamentos de la realeza.

Consideró retirarle la silla como protocolo estándar para cenar con una dama, pero una sirvienta hizo ese papel por él.

Gloriana había afirmado que los dos comerían solos, así que no debería haber sirvientas.

“Por favor siéntate.”

Una vez que recibió el permiso de la reina, Felix, obedientemente se sentó en la mesa color rosa palo, incluso cuando sintió que era inapropiado de él para hacerlo.

Su ritmo cardíaco había aumentado notablemente.

Y eso era debido a algo más que su nueva situación o su confusión cuando se enfrentaba por una mujer tan noble.

De cerca, la reina era lo suficientemente bonita como para enamorarse. Sus rasgos perfectos tenían un equilibrio entre la belleza y el encanto sensual.

Como el objeto de respeto, afecto y lealtad de la gente, parecía ordenada y madura a la luz del sol, pero su impresión de ella cambiaba ligeramente por debajo de la cortina de la noche. Su amable y hermoso rostro todavía tenía la misma forma, pero algo era claramente era diferente.

Su atractivo sexual había crecido.

Su vestido negro no podía ocultarlo. Estaba llena de las feromonas de una mujer madura.

La líder de los Caballeros Ursula tenía una belleza digna y la sirvienta real Louise tenía una belleza intelectual, pero la belleza de Gloriana estaba en un nivel completamente diferente.

Cuando el rey Logenheid había decidido que la quería como su reina, su hermano Hilmedes según se informa, se opuso a la idea porque era “demasiado hermosa.” Había temido que su belleza llevaría a la caída del reino. Felix no sabía si esa historia era verdad, pero entendía el por qué Hilmedes se había preocupado.

Se avergonzó al mirar su rostro, por lo que bajó la mirada. Cuando naturalmente vio su pecho, se quedó sin aliento y pensó que sus ojos se le saldrían de la cabeza.

El pecho del vestido se mantuvo audazmente abierto, exponiendo las hermosas curvas de su escote. Los dos montículos de carne grandes y de aspecto suave parecían estar a punto de estallar.

“¿Hm? ¿Te preocupa algo? No hay necesidad de contenerse. Puedes decirme cualquier cosa.”

Tratando de relajar al chico que estaba bajo tensión, la reina sonrió pesar de que su pecho expuesto era el problema.

Sintiendo que ese no era un lugar para mirar y que sería una grosería mirar a su escote, el chico trató de encontrar un lugar para mirar mientras hacía la pregunta que había preparado de antemano.

“Entiendo que estaré viviendo en el palacio real como el príncipe heredero. Pero, um, ¿podría volver a casa brevemente? Yo, uh, me gustaría recoger mis cosas… ”

Por supuesto, el motivo oculto era su deseo de ver a Ursula. Mientras que una parte quería tener sexo con ella, en su mayoría sólo quería pedirle consejo.

“Pero a partir de hoy, el palacio real es tu casa. No quiero que sientas nostalgia, así que tienes prohibido visitar la residencia Gilbert. Si necesitas algo, sólo díselo a Louise. Ella va a preparar todo.”

Probablemente ella había esperado esa solicitud.

Su sueño de perder la virginidad con la mujer a la que veía hasta ahora había entrado al alcance de la mano, pero ahora se ha hecho añicos.

“Más importante aún, ¿qué opinas de estas chicas?”

Para animar a su hijo de aspecto deprimido, la reina hizo un gesto hacia las tres sirvientas de pie junto a ella.

Sus ropas eran un poco diferentes de las sirvientas del palacio.

Gorro blanco, delantal blanco y vestido negro era normal, pero el pecho del vestido estaba totalmente abierto, las mangas eran cortas y llevaban una minifalda acampanada. Llevaban el delantal blanco encima de eso.

Llevaban medias blancas hasta la rodilla en sus piernas audazmente expuestas. Con el uso liberal de holanes y listones, se veían demasiado lindas y atractivas para ser trabajadoras.

“He elegido a estas chicas como tus sirvientas personales. Louise, preséntalas.”

“Si su Majestad. Ahora, permítanme comenzar. Yo, Louise Kriemhild, soy la sirvienta líder.”

Louise dio un paso adelante en su vestido mucho menos revelador de color rojo con una falda larga. A continuación, presentó las tres sirvientas con vestidos negros más reveladores y minifaldas.

“La de la derecha es Carol. Ella es la nieta del primer ministro de Canberra.”

“U-Un placer conocerlo…”

La chica con torpeza, pero con cortesía saludó a Felix. Era una cabeza más baja que él y todavía se veía como una niña pequeña.

Tenía el cabello rubio, ojos azules y mejillas como malvaviscos que hacían a Felix querer apretarlas.

Su suave y esponjoso cabello rizado estaba recogido en una trenza que denotaba estaba hecha con amor por su madre o por una sirvienta. Era casi seguro que había estado rodeada de un montón de amor desde el momento en que nació.

Había actuado como ayudante de la reina Gloriana durante la coronación y su forma adorable había deleitado a los ojos de la gente del reino.

Parecía confundida por el repentino cambio de medio ambiente, por lo que sus grandes ojos azules estaban húmedos y su tensión era palpable.

“Estoy encantado de conocerte también.”

“Oh si… lo haré lo mejor que pueda.”

Tenía las mejillas enrojecidas y puso una gran sonrisa.

Era una sonrisa angelical. Todo el mundo alrededor estrechó sus ojos mientras se estimulaba su deseo de protegerla.

“Para continuar, la del centro es Sasha. La hija de un noble del bosque.”

Era la mayor de las tres. Estaba en su adolescencia y había crecido bastante bien. Era alta y delgada, pero sus pechos eran grandes para su edad.

Su cabello castaño claro alcanzaba su cintura. Su piel era blanca casi transparente, sus ojos eran de un color pardo claro y todo su cuerpo parecía pálido en general.

Era sin dudas hermosa, pero Felix reconoció su relajada expresión que parecía tener un tornillo suelto.

Ella era la que lo había presionado contra sus pechos el otro día.

“Ehehe. Es bueno verte de nuevo♪”

Al parecer, no había dejado la mejor impresión en el chico porque sus mejillas se pusieron rígidas cuando ella lo recibió con una mirada de placer sin sentido.

“La última es Magali. Ella es la hija de Muslan, un comerciante con el favor de la familia real.”

Felix estaba familiarizado con el nombre Muslan. Ese gran comerciante representaba al Reino Ishtar.

“¡Soy Magali! ¡Voy a hacer mi mejor esfuerzo para cuidar de usted!”

La chica que se presentó alegremente y en voz alta, era de la misma edad que Félix. Su cabello rojo estaba recogido en una cola de caballo.

Era pequeña y tenía el rostro de un bebé, pero sus características más notables fueron sus pechos grandes, de aspecto suave que recordaban a Felix unos bollos al vapor recién cocidos. Su piel era un poco bronceada y tenía un poco de carne en sus huesos. Su cuerpo estaba bendecido con un montón de curvas y tenía la mejor constitución de las tres.

“¿Bien? ¿Qué opinas de las chicas que elegimos para ti? ¿Te gustan?”

“S-sí…”

Félix estaba confundido, pero siguió sin tener en cuenta a Gloriana.

“Trabajen duro, ustedes tres.”

“Si su Majestad.”

Carol respondió con torpeza, Sasha en voz baja y Magali enérgicamente.

“Ahora, vamos a comer.”

La reina preciosa sonó la campana y las sirvientas llevaron los alimentos desde otra habitación.

“Pensé que un chico necesitaba carne, así que preparé un montón de platos a base de carne.”

Las bandejas magníficamente decoradas con oro llevaban el asado de cordero.

La reina tomó un tenedor y un cuchillo de plata grabado con patrones intrincados y comenzó a comer con una etiqueta impecable, pero Felix no lo hizo.

No podía comentar sobre el sabor de la comida, pero el servicio de mesa por sí solo tenía que haber costado una fortuna.

Gloriana había estado rodeada de lujos toda su vida y ni siquiera pensaba en ello como un lujo, así que esto era parte de su vida cotidiana. Sin embargo Félix vio todo lo elegante como increíblemente.

Cuando un maestro invita a cenar a alguien del Reino Ishtar, existe la costumbre de regarle a a los invitados la vajilla utilizada. Estos platos y cubiertos hacían a Felix querer tomarlos con él como una nueva herencia de la familia. Apenas y podía pensar en comer.

“¿Qué pasa? ¿No te gusta la carne? ”

“Alguien sin refinación como yo nunca podría utilizar una vajilla de esta manera.”

“Hehe. Bien entonces. Pásamelo.”

La madrastra tomó el plato de su hijastro, utilizó su propio tenedor y un cuchillo para cortar la carne y se la devolvió.

“Sólo voy a hacer esto hoy. Aprende los modales de la mesa a partir de mañana.”

Felix se encogió y Gloriana sonrió dulcemente con sus labios relucientes de grasa.

Esta carne se había cortado con el cuchillo y el tenedor que la reina ya había utilizado, por lo que Felix se preguntó si comer se calificaría como un beso indirecto. Sin embargo, difícilmente podría negarse a comer ahora, por lo que construyó su determinación y llenó su boca de carne.

Esta era la primera vez que experimentaba una carne que se derritiera jugosamente en su boca, por lo que se sentía como si no hubiera comido nada en absoluto. Casi parecía desvanecerse en el instante en que la colocó en la boca.

No había sentido hambre debido a su ansiedad, pero podía comer tanto de esta carne como fuese necesario.

Al verlo comer, la reina entrecerró los ojos y habló.

“Siempre quise un hijo como tú. Nunca tuve la suerte de tener un niño precioso, pero tengo que darle gracias a Dios y a ese hombre que me quedé contigo.”

“…”

Felix no sabía cómo responder.

“No sabía nada de ti que hasta hace muy poco. Ese hombre no me dijo sobre ti hasta justo antes de morir. De hecho, todo el mundo en el palacio me aseguró que era el mayor secreto y esa palabra nunca llegaría a mis oídos.”

No era raro que una mujer legítima heredera o matara a un hijo ilegítimo, por lo que era natural que el rey y sus servidores lo ocultasen.

“Qué groseros. ¿Pensaron que yo era una mujer fría, sin corazón que te capturaría y te devoraría?”

Expresó su enojo clavando el tenedor en un pedazo de carne.

En lugar de ponerse loca de celos y tontamente intentar matar al hijo, generosamente trató de construir una familia.

Mientras comían, la reina hizo una serie de preguntas y el chico dócil hizo todo lo posible para responder. En poco tiempo, habían terminado la cena que parecía modesta para la nueva reina y de lujo para el nuevo príncipe.

“Parecería que has disfrutado de la comida. Yo también. Asegúrense de alabar al cocinero.”

Después de instruir a las sirvientas de transmitir sus palabras de agradecimiento, la reina se puso de pie.

Su charla se desplazó a unos grandes sofás a ambos lados de una mesa baja.

Después de haber consumido una buena cantidad de alcohol, la reina se relajó en un sofá tan cómodo que parecía que sus caderas se hundían en su interior.

Cuando se estiró un poco, la parte inferior de su vestido se movió. Sus gruesas piernas y las medias negras alrededor de ellas quedaron expuestas a la altura del muslo. Las medias aparentemente terminaban alrededor de ese punto porque Felix vio algo de piel blanca por encima.

Louise puso dos copas sobre la mesa. Una de ellos era un vino tinto para la reina y la otra tenía agua fría con sabor a fruta para el príncipe heredero.

Las otras tres sirvientas quitaron la cena.

“Eso es suficiente para todas ustedes. Me gustaría tener una conversación privada con el príncipe de la corona. Por favor, váyanse por el momento.”

“… entendido.”

Louise miró brevemente como si quisiera decir algo, pero se mordió la lengua y salió de la habitación con las otros tres sirvientas.

Felix ahora estaba solo en la habitación con la reina.

La presencia de la mujer hermosa era lo suficientemente abrumadora, pero esto sólo lo aumentó.

“Ahora que no hay nadie cerca, permíteme ponerme más cómoda.”

La reina colocó sus piernas en el sofá y se recostó a su lado como si mostrara su cuerpo.

En este punto, Felix era capaz de imaginar cada línea de su cuerpo a través de su vestido negro. No sabía si era la diferencia entre una mujer de unos veinte años y uno de unos treinta años o si era la diferencia entre un caballero y una reina, pero el cuerpo de esta mujer era muy diferente al de Ursula.

El cuerpo de Ursula era hermoso. Mientras que ella tenía senos grandes y caderas, su cuerpo estaba bien entrenado.

Gloriana, por otra parte, carecía de esa firmeza. Tenía los pechos voluptuosos, trasero abombado y los muslos gruesos. Todo tenía la suavidad única de una mujer totalmente madura.

“Ven aquí.”

El chico se sorprendió, pero la reina bastante borracha le pidió que fuera a su sofá.

“No, um… no puedo.”

“Sólo ven aquí. Quiero hablar en privado.”

El príncipe tenía sus dudas, pero no podía desobedecer a la reina. Tenso, se levantó y se sentó en el extremo del sofá de la mujer hermosa que estaba a punto de deslizarse justo al lado.

“Ehhehe. Vas a caerte si te sientas hasta en el borde. No me importa, así que ven aquí.”

“No, um… no puedo.”

“No hay necesidad de contenerse.”

Unos brazos blancos repentinamente se envolvieron alrededor del cuello del chico.

“¡Wah!”

El hombro izquierdo de Felix fue envuelto por las masas suaves de carne. En otras palabras, fue enterrado en el escote de la reina.

Antes de que pudiera recuperarse de la impresión, ella tiró de él.

Lo siguiente que supo, fue que el chico inocente estaba rodeado por los brazos de la brillante belleza.

Estaba sentado en su regazo y no el sofá.

La impresionante reina lo mantuvo apretado desde atrás como una chica abrazando un peluche gigante con amor. De hecho, incluso envolvió sus piernas alrededor de su cintura.

Era una pose atrevida de tal manera que uno nunca esperaría de una reina tan refinada. Su falda negra se movió, exponiendo sus deslumbrantes muslos blancos.

La suave sensación que tenía en la espalda eran sus enormes pechos. Le habían dado el asiento más lujoso que pudiera imaginarse.

Confundido y sorprendido, Felix trató de escapar.

“U-um, por favor déjame ir.”

“No. Debo mostrar mi amor maternal, así que quédate quieto un momento.”

Felix no podía escapar una vez que ella dijo eso. Y entonces, de repente, apretó los labios contra su mejilla derecha.

“Ehehe. Eres tan cálido.”

El chico estaba sin habla, por lo que la reina se lo dijo al oído y lo mantuvo apretado como si disfrutara de la calidez de su hijastro.

No estaba seguro de si eran flores de lirio o almizcle, pero el chico caballero aprendiz estaba rodeado por un aroma más refinado que todo lo que había olido antes.

Sabía que no podía ser su aroma natural. Después de ser cubierto de aceites aromáticos en una base diaria, su piel suave y cuidadosamente mantenida desprendía el aroma sensual del perfume.

Estuvo a punto de caer en un sueño, pero su personalidad diligente lo obligó a mantener sus sentidos y parecía vacilante.

“¿Q-qué… qu-é-era lo que quería discutir en privado?”

Sus ojos se encontraron con sus ojos amatistas.

Desde tan cerca, su cara era increíblemente bonita.

No sólo eran sus rasgos perfectamente formados, sino su maquillaje era igual de perfecto. Con cada una de las grandes joyas decorando su cabello y sus pendientes probablemente podría comprar un pequeño castillo, sin embargo, esos artículos de lujo parecían perfectos en ella.

“Ehehe. Seguro que eres impaciente. En ese caso, voltéate así.”

“No, um…”

Enfrentado a su impresionante belleza, el chico se sonrojó y sus ojos vagaron.

Gloriana no pudo evitar sonreír por lo lindo era el chico avergonzado y esta vez lo besó en la mejilla izquierda.

“Ah…”

“Esta es una discusión muy importante, por lo que tienes que mirarme a los ojos mientras hablamos.”

Fascinado por la hermosa reina, el chico, naturalmente, giró su cuerpo.

Ahora estaba frente a ella con las piernas a cada lado de la cintura.

Felix fue gobernado por la ética de la caballería, por lo que no era del tipo que actuara de esta manera ante cualquier mujer, no sólo la reina.

Pero se encontró incapaz de desobedecerla. El no ser criado por una madre puede haberle dejado con una debilidad por las mujeres de mayor edad. Había pensado que obedecía a Ursula y Louise ya que lo asustaban, pero era la belleza de Gloriana lo que le impidió desobedecer.

Su escote expuesto se situó justo delante de los ojos del chico.

Su piel blanca y brillante en las dos colinas parecía increíblemente suave. Si no hubiera sido consciente de mantener la compostura, habría enterrado su cara en ellos.

Además, esta posición presionaba el pene del chico contra la parte inferior del estómago de la mujer.

El hecho de que no podía desobedecer no quería decir que no sintiera vergüenza. Estaba increíblemente incómodo.

Su rostro se enrojeció y la reina sostuvo sus mejillas entre sus manos. Estaban buscándose los ojos el uno al otro y no podía escapar de su mirada.

Felix había sido encantado por la belleza de la reina, pero Gloriana también parecía haber sido encantada por el príncipe heredero.

“Oh, ¿qué se supone que debo hacer al respecto? Eres demasiado lindo. No puedo creer que mi hijo sea tan lindo.”

La reina confusa llenó de besos el rostro del príncipe.

Los besos llegaron a sus labios, párpados, nariz, frente y en todas partes.

Sintió como su rostro se revestía en su saliva. Todo era tan inesperado que su cerebro se adormeció. Casi pensó que le iba a comer y se sentía tan maravilloso que tenía esperanza de que lo hiciera.

Una vez que finalmente se calmó un poco, sus sensuales labios rojos se abrieron lentamente y se cerraron unas cuantas veces.

“Sólo voy a reinar como reina por un corto período de tiempo. El trono se te será cedido a ti después.”

“¡N-No puedes decir eso!”

Eso había sido predecible, pero Felix no lo había predicho en lo más mínimo. Intentó ponerse de pie en estado de shock, pero descubrió que no podía.

Gloriana había envuelto sus brazos alrededor de la parte posterior de su cabeza y empezó a sofocarlo en su amplio pecho.

Sasha había enterrado su cara en sus pechos, pero llevaba su uniforme de sirvienta. El traje de Gloriana dejó su pecho abierto, por lo que sentía su carne directamente en sus mejillas.

“Siempre he querido un niño, así que estoy increíblemente feliz de tener un hijo como tú.”

Abrazó amorosamente a Felix como una madre cariñosa que sostiene a su pequeño hijo.

El chico tenía problemas para respirar con la cara enterrada en ese suave pudín.

Agitó sus extremidades mientras que intentaba desesperadamente conseguir un poco de aire. El poco oxígeno que agarraba contenía una amplia cantidad de aroma de su piel suave.

Parecía demasiado hermosa para sudar, pero sí detectó un aroma dulce y sudoroso.

Naturalmente, la reina no tenía ninguna intención de asfixiar a su precioso sucesor, por lo que lo liberó justo antes de desmayarse.

“Ahh, aah, ahhh…”

La reina lo miraba con amor mientras jadeaba en busca de aire, desesperado por aire fresco.

Había escapado del infierno de asfixia, pero no estaba enteramente libre. Se sentó en el regazo de la reina, sus piernas estaban alrededor de su cintura, su entrepierna se presionó contra su vientre bajo y sus pechos todavía se presionaban contra sus mejillas.

El doble golpe de la confesión impactante y la experiencia impactante había entumecido por completo su cerebro y no podía más.

“Felix, tengo una petición. ¿Me dejarías pretender ser tu madre por un momento?”

“Supongo…”

Estaba confundido, pero estuvo de acuerdo.

“llámame ‘mamá’.”

“… n-no podría.”

Criado sin una madre, Felix nunca había llamado a nadie ‘mamá’.

“¿No vas a llamar a tu madrastra ‘mamá’? Bueno, ellos dicen que la sangre es más espesa que el agua. Es triste, pero supongo que esa es la realidad.”

La mujer encantadora dio una mirada exagerada de tristeza y comenzó a sollozar.

“Por favor, no llores.”

El chico fue fácilmente engañado por las lágrimas descaradamente falsas de la mujer.

“Entonces, por favor llámame ‘mamá’.”

Ella lo mantuvo apretado, acercó su rostro tan cerca que sus narices casi se tocaron y lo miró con los ojos húmedos.

No podía escapar y simplemente se quedaron mirando el uno al otro por un tiempo.

Es cierto que esta mujer iba a ser su madre, por lo que su cerebro medio adormecido llegó a la conclusión de que sería preciso referirse a ella como tal.

“Ma…má…”

“Oh, estoy tan feliz.”

La mujer fascinantemente dio una mirada exagerada de alegría, lo abrazó y enterró su rostro en su amplio pecho una vez más.

Volvió a sentir su suave piel derretirse en su rostro.

No importa lo que diga, esos voluptuosos pechos se sentían maravillosos.

“E-Entonces…”

A medida que el chico se perdió en la sensación de sus pechos, su madrastra le susurró dulcemente al oído.

“¿Podrías chupar mis pechos? No recibirás nada de leche, por supuesto, pero siempre he soñado con la lactancia de un hijo.”

Incluso en su aturdimiento, parecía mucho para él, pero ella lo mantuvo apretado para consolarlo.

“Tú eres mi hijo. Es natural que una madre amamante a su hijo,”

A pesar de la confusión del chico, su madrastra dejó sus pechos libres del vestido.

Reveló sus grandes pechos que parecían haber sido preparados con leche condensada. Seguían siendo pechos, pero se veían completamente diferente a los de Ursula.

Los pechos de la mujer caballera poseían cierta energía, pero los de la reina parecían increíblemente suaves. Los trozos de carne temblaban ligeramente, los pezones en la parte superior eran de un rosa pálido y las areolas eran grandes.

Tenían un olor lechoso, pero eso era debido a que Gloriana lava todo su cuerpo en leche de burra. La piel pulida por la leche es de la más alta calidad, era mucho más elástica de lo que su edad pudiera sugerir.

“Ahora, bebe la leche de tu madre.”

Felix sentía en conflicto cuando se enfrentaba a esos hermosos pechos.

Mentiría si dijera que no quería chuparlos.

Cuanto más los miraba, más artísticos parecían. El término “tanques de leche” encaja a la perfección. Parecían tan llenos que le resultaba difícil creer que no saldría leche. Incluso pensó que podrían derretirse en su boca como la carne de la cena.

Atraído por esa carne increíblemente deliciosa, la cara de Felix se acercó más.

“Ahn.”

La reina soltó un dulce grito.

El pezón estaba temblando, por lo que el chico inconscientemente estiró sus manos para mantenerlo en su lugar. El pecho era tan suave como parecía.

“Aquí voy.”

Con el rostro rojo, el hijo anunció cortésmente sus intenciones y la dulzura maternal asintió.

“Hazlo. Los pechos de una madre son para su querido niño.”

El pezón parecía una flor de cerezo que adornaba el pico de la carne suave entre sus manos. Se lo puso en la boca, la areola y todo.

“Ahh… qué maravilloso.”

harem_castle_078

Gloriana cerró los ojos en trance mientras observaba al chico inocente que chupaba su pezón como si anhelara la leche de su madre.

“Chupa más fuerte. Bebe mi leche.”

Los dos sabían que no saldría, pero seguía chupando con fuerza de todos modos.

Se perdió en la alegría femenina de la lactancia de un hijo.

El pezón creció notablemente dentro de su boca. Tal vez fue un impulso, pero su lengua recubrió de saliva todo su pezón.

Sentía culpabilidad en su corazón y su razón gritaba que no debería estar haciendo esto, pero apenas pudo resistir con un pezón tan tierno en su boca.

La entrepierna del príncipe se presionaba contra la parte inferior del estómago de la reina, por lo que lo podían sentir cada vez más y más erecto.

El despertar de sus instintos masculinos, el chico inconscientemente presionó y se frotó contra ella. Cuando la reina se dio cuenta, sus gemidos y demandas crecieron aún más.

“Chupa más fuerte. Ahh y muérdelo.”

Incluso si la reina se lo había pedido, sentía que sería un error morderle el pezón.

Pero no podía desobedecerla. Vacilantemente mordió con sus dientes frontales y sintió una sensación sorprendentemente dura.

“Ahh, más duro… muérdalo. Muérdelo.”

La forma en que la mujer gimió era increíblemente erótica.

Felix fue casi sofocado mientras apretaba su cabeza contra su pecho, pero lo mordió en su confusión.

“¡Eeeee!”

La reina dio un chillido estridente, su hermoso cuerpo se convulsionó por un momento, y apretó la cabeza del chico.

El chico no tenía idea de lo que había sucedido, pero la reina había llegado al clímax por su hijastro y sucesor al chupar su pecho.

“Ahh, ahhh. Así que esta es la alegría de la maternidad.”

Felix no prestó atención al comentario emocional de Gloriana. Estaba abrumado por su sensualidad.

“Siento que estamos más cerca de ser una verdadera madre e hijo ahora.”

Pero el chico solo recibió un breve descanso.

La mano de Gloriana repente corrió hacia su vientre bajo. Él trató de escapar cuando se dio cuenta de lo que estaba haciendo, pero estaba sentado en su regazo en el sofá inestable. Era poco lo que podía hacer para resistirse.

Casi parecía como si una doncella pura intentara resistirse a un hombre curtido en la batalla de la edad. Sus pantalones y ropa interior fueron derribados en solo un momento y la reina agarró su pene duro como una piedra.

“Oh, qué niño tan travieso eres.”

“L-Lo siento…”

El chico estaba a punto de llorar mientras se ponía boca arriba en el sofá y comenzó a acariciar suavemente su pene mientras el líquido pre seminal salía de la punta.

“Me siento aliviada. Sería un verdadero problema si mi único hijo fuera impotentes.”

La madre encontró a su hijo demasiado lindo, por lo que amorosamente jugó con su pene en la mano.

Cuando la mujer se llevó el pene a la mano, pudo haber tenido un deseo natural de retirar el prepucio. Al igual que como lo había hecho Ursula, ladelgada mano de Gloriana amorosamente retiró su piel.

“Ahh…”

Incluso la sensación del aire fue demasiado para su glande, por lo que el chico temblaba lamentable cuando descubrió la piel.

Pero la reina lasciva no estaba dispuesta a mostrar misericordia. Sus ojos amatistas brillaron intensamente.

El tembloroso glande se puso tan roja que parecía que estaba hecho de sangre.

“Ahh, qué pene tan adorable. ¿Nunca lo has utilizado?”

“No…”

“Como la realza, es tu deber engendrar muchos hijos. Especialmente en tu caso. Si no vas detrás de cualquier chica, la familia real del Reino Ishtar se extinguirá. Este niño necesita para penetrar en un gran número de chicas. Y entonces darme un gran número de nietos.”

“¿Un gran número?”

Con su punto débil expuesto, el chico sólo podía respirar cálidamente y le faltaba la fuerza de voluntad necesaria para resistirse.

La viuda madura lamió sus labios seductoramente mientras miraba al chico que era de suyo para hacer lo que quisiera.

“En esta era de guerra, nada es más confiable que el linaje. Entre más hijos, mejor.”

Susurró dulcemente mientras su suave y delicada mano acariciaba su pene erecto.

“Pero no conmigo. Podemos no estar relacionados por sangre, pero somos madre e hijo.”

“… por supuesto. Pero… no puedo soportar mucho más esto.”

El chico nunca se había masturbado antes, así que no sabía lo que le estaba pasando a su cuerpo. Anoche, había experimentado un enorme placer cuando llegó al clímax con las manos de Ursula, pero ahora estaba atrapado en el mundo enloquecedor justo antes de ese clímax. Tenía el rostro rojo y casi parecía borracho. De hecho, estaba embriagado por el encanto de la reina.

Su pene era más pequeño que el de un hombre adulto, pero estaba tan erecto y el líquido pre seminal fluía tan rápido que parecía estar mojándose a sí mismo.

La viuda no había experimentado con un hombre en más de un año, por lo que tragó saliva al tener este animado martillo entre su mano.

“Ehehe. Me alegro de que te atraiga el cuerpo de esta anciana. Esta noche es una excepción, ¿de acuerdo? ”

Con una mirada lujuriosa en su cara, la reina se levantó el vestido. Dejó al descubierto sus piernas envueltas en medias negras. Sus bragas también eran negras.

Eran una pieza de clase alta de ropa interior. La apertura de las bragas dio una visión de su vello púbico dorado.

La reina parecía demasiado caliente como para resistirse al acercar ambas manos hacia sus bragas que llevaba sobre su liguero, pero luego se detuvo.

Ella dio un gemido doloroso mientras tiraba hacia arriba las bragas. La zona de la ingle se apretó contra su hendidura. El material de seda se torció, su vello dorado salía por cualquier lado y una mancha creció y creció a medida que el líquido se filtraba desde adentro.

“Ahhh… no, no debemos. Somos madre e hijo.”

A pesar de los deseos de sus ojos, la reina todavía tenía una pizca de razón.

Ella se subió encima del chico sin quitarse las bragas.

Colocó el pene erecto entre sus piernas y apretó sus muslos alrededor.

Sólo una sola pieza casi transparente de seda existía entre los órganos sexuales de la reina y órgano sexual del príncipe. Y la seda estaba empapada por jugos vaginales en el interior y desde fuera por líquido pre seminal.

La reina apretó la cara del príncipe en su pecho y se puso de lado.

Felix se aferró a la reina mientras trataba de soportar este placer único que era diferente.

“Ahora, mi adorable niño. No hay necesidad de contenerte. Usa tus caderas.”

Las manos de la reina acariciaron suavemente las caderas del chico.

“P-Por favor… d-deja de hacer eso.”

“Está bien, está bien. No hay nada malo en entregarse al placer.”

La mirada de agonía en el rostro del chico estimuló el lado sádico de la mujer.

Ella no pudo más, así que empezó a mover sus propias caderas.

Con sus muslos elásticos rodeando el cuerpo de su pene, frotó la punta con esa pieza de seda lisa y húmeda.

Frotó los jugos de sudor y de amor sobre su pene que ya estaba cubierto por el líquido pre seminal, pero el chico no estaba en sí para pensar en esas cosas.

Simplemente sentía el placer. Se estaba ahogando en la sensación de su glande expuesto y siendo frotado contra sus muslos húmedos. Se aferró a su cuerpo como un mono salvaje y empujó sus caderas como un loco.

“Ehhehe.”

Mientras que abraza al encantador chico que ahora era sólo un animal salvaje, la reina aceptó todo con sus pechos rebosantes.

El chico puede haber perdido el control de sí mismo, pero eso fue sólo porque estaba bajo el hechizo de esta mujer seductora. La madrastra veía con una loca mirada a su hijo.

El joven bailaba sobre su pene mientras que liberaba tanto líquido pre seminal que parecía estar a punto de eyacular.

La reina no se quejaría si el príncipe se entregase a sus instintos masculinos, se bajó las bragas y metió su excitación caliente dentro de ella. De hecho, casi parecía estar esperando a que el chico hiciera eso.

Pero ese chico criado por el código de caballería tenía una personalidad muy razonable.

Estaba lleno de culpa por hacerle esto a una mujer, y su más a su madrastra, por lo que desesperadamente frenó su eyaculación. Y esa pureza juvenil solamente estimuló más el deseo de la mujer adulta de protegerlo.

Pero sus muslos se sentían tan bien que no podía detenerse. Ya que frotaba intensamente su pene contra ella, la presa finalmente se desbordó.

“¡Wah, wah, wah, wah!”

El grito del chico fue seguido por la liberación un líquido caliente entre los muslos y nalgas de la mujer.

harem_castle_086

“¡Nnnnn~~!”

La reina apretó sus muslos alrededor del pene para eyacular.

La parte inferior del cuerpo de la mujer lasciva disfrutaba muchísimo de la eyaculación que no parecía terminar, ella dejó escapar un suspiro de embriaguez.

“Oh querido. Has hecho un desastre, ¿verdad?”

Se burló de él y miró hacia abajo para encontrar Felix dormido con la cara hundida en sus suaves pechos

“Oh, se quedó dormido. Supongo que estabas agotado después de todo lo que ha pasado hoy. Buenas noches mi niño pequeño adorable.”

Ella besó suavemente la frente de su hijo.

Una chica virgen puede haber estado satisfecha con eso.

Sin embargo, para una viuda sexualmente frustrada que conocía los placeres de un hombre, esto era demasiado cruel.

Ante sus ojos era un chico encantador que se parecía a su marido con un pene bastante animado. No sólo eso, sino que la parte inferior de su cuerpo estaba cubierta por todo el semen caliente que había brotado de ese órgano.

“Es lindo, incluso mientras duerme.”

Mientras observaba el rostro angelical del chico, sus manos de forma natural tocaron parte inferior de su cuerpo.

“Oh, es tan cálido. Y demasiado.”

El líquido caliente cubría sus muslos y nalgas. Casi parecía que se había mojado a sí misma.

Recogió un poco con sus dedos y lo sostuvo delante de sus ojos.

“I-Increíble. Huele de maravilla. Al igual que una flor de castaño. Ahhh~.”

Sus fosas nasales se llenaron con una fragancia masculina que casi había olvidado. Dudó por un momento, pero finalmente llegó a su lengua y lamió la punta del dedo mojado.

“Ahh, delicioso… un sabor tan fuerte.”

No era demasiado su sentido del gusto de lo que era su instinto como una mujer deseándolo. Quería lamerse cada dedo, pero su orgullo como reina la detuvo.

Le tomó toda su fuerza de voluntad, pero se detuvo. En cambio, se llevó sus manos cubiertas de semen a sus pechos y los frotó con el semen en ellos.

“Ahhh~”.

El pueblo del reino la aclamaba como una mujer santa, pero empezó a masturbarse mientras frotaba el semen de su hijastro por todo su cuerpo.

Una expresión vulgar reivindica en una viuda de unos treinta años nunca podría mantener su castidad. Siempre se volvería a casar o encontraría un nuevo hombre para follar.

 

Su cuerpo femenino estaba gritando por un hombre, pero su orgullo como una reina la contuvo.

Obligada por esos dos deseos conflictivos, su cuerpo desprendía feromonas más intensas.

Mientras observaba el rostro durmiente del chico encantador que se negó a violarlo, esa supuesta dama pura con aire de culpabilidad se masturbaba como una loca.

Se ha dicho que innumerables tipos de monstruos vivían en el palacio real. Un chico que había soñado con ser un caballero y había mirado una chica mayor fue capturado por ese tal monstruo.

 

Anuncios

3 pensamientos en “El Diabolismo de la Santa Madre

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s