Juntos

Créditos:
Traducción Ing-Esp: Trihexa
Corrección: Misaki

Sintiendo calidez agarrando su mano, Takeru apretó los dientes.

Incluso dentro de la oscuridad negra azabache, ella le dijo que no estaba solo.

Cuando abrió los ojos, estaba en la oscuridad.

Al lado de él, su compañera azul le estaba sosteniendo la mano.

Takeru miró la oscuridad.

“… ¿dónde es esto?”

“Actualmente estamos dentro del mar del Hyakki Yakou, estamos capturados pero no estamos siendo corroídos. Parece que Ootori Souguetsu hizo que recibieras contaminación mental.”

“………”

“Este lugar es dentro del sueño de mi Huésped, un mundo dentro de tu mente. Usando nuestro contacto, bloqueé cualquier interferencia del exterior.”

Recordó esa parte. En el tiempo que parecía una eternidad, Takeru probó la soledad que se sentía como el mismo infierno.

Fue Lapis quien lo salvó. Fue salvado por su calidez.

Decidió no dejar ir esta calidez nunca más y fuertemente apretó su mano.

“Regresemos. ¿Puedes despertarme?”

“Sí. Pero antes de eso… hablemos un poco.”

Lapis soltó la mano de Takeru solo para entrelazar sus dedos con los de él y sostenerla de nuevo.

Cuando la agarró de nuevo, Lapis miró hacia él. Sus pupilas se sacudían ligeramente y movía sus labios como si quisiera decir algo.

“… ¿qué pasa?”

Preguntó, y sus pupilas se sacudieron más fuerte.

Lapis respondió con una voz temblorosa.

“De hecho… hay una manera… de salvar el mundo.”

La expresión de Takeru se puso rígida.

Esa debería ser una buena noticia.

La razón por la cual no se regocijó, era porque la expresión de Lapis no era muy buena. Se le quedó viendo con una expresión como si fuese a estallar en llanto en cualquier momento.

Takeru le preguntó con la intención de aceptar cualquier respuesta.

“Dime. Cómo, ¿estás diciendo que podemos salvar el mundo? Lo haré, no importa el método—”

Ahí fue cuando Takeru puso una mano en su pecho y hablo para persuadir a Lapis.

 

“—Tú y Mistilteinn se volverán el sustituto de Dios.”

 

Otra presencia apareció en la oscuridad.

Era una mujer de cabello blanco vistiendo una túnica.

Luciendo semitransparente, la mujer flotaba en el aire como un fantasma.

“¡Madre Ganso…!”

“No te preocupes. Como estoy ahora no tengo el poder para interferir en tu camino.”

No era como si confiara en ella, pero recordando que estaba dentro de un mundo en su mente, Takeru dejó de estar alerta. Ella se quedó desaparecida después de su pelea con Orochi, pero sobrevivió después de todo.

Sin embargo, considerando que toda esa interferencia del exterior fue bloqueada por Lapis, significa que Lapis invitó a Madre Ganso al mundo dentro de su mente.

“¿Cuál es tu motivo? ¿A qué te refieres con ‘un sustituto de Dios’?”

A pesar de tratar de tragar las palabras de Madre Ganso, Takeru no podía imaginarse a lo que se refería.

“Kusanagi Takeru-san. ¿Recuerdas el objetivo que teníamos en mente?”

Por supuesto que lo recordaba. Orochi actuó con el fin de revivir a su hermana mayor, Kusanagi Mikoto… no, para hacer que la muerte de Mikoto nunca sucediera, contrató con Madre Ganso y se opuso al mundo.

Recrear todo e invalidar el pasado.

Regresar el mundo a una pieza blanca de papel y recrear todo desde el principio.

Fue solo porque Takeru no aceptó eso que peleó contra Orochi.

“… recrear el mundo era su objetivo.”

“Sí. O para ser más exacto, para matar a Ootori Souguetsu y mediante una fusión entre Orochi y yo, adquirir el 《Recipiente de Dios》”

Matar a Dios y volverse Dios.

Ese era el objetivo de Madre Ganso y Orochi.

Incluso Takeru, quien no era especialmente inteligente, entendía lo que Madre Ganso quería decirle.

“…… ¿nos estás diciendo que hagamos lo que ustedes no pudieron?”

“Sí.”

Lo dijo como si fuera natural.

No pensó que estuviera bromeando.

Gungnir y Mistilteinn son Tesoros Sagrados.

“Nosotros los Tesoros Sagrados tuvimos que mutar nuestras propiedades en cuanto a la reconstrucción del mundo. Pero aunque hayamos adquirido personalidades que no son inherentes para nosotras, nuestras formas originales no cambiaron. Incluso Mistilteinn, una réplica creada por la antigua humanidad, debería ser capaz de volverse un recipiente.”

“………”

“Le he enseñado a Mistilteinn el procedimiento operativo de la Deificación. Si asesinan a Dios en nuestro lugar y alcanzan la deidad, serán capaces de salvar el mundo.”

Madre Ganso habló mientras fríamente menospreciaba a Takeru.

Alcanzar la deidad. Takeru no sabía exactamente lo que significaba.

Pero sabía que no era una cosa buena.

“… debes estar bromeando. Como si nos fuéramos a convertir en Dios para dejar en blanco al mundo entero. Incluso ni Dios tiene el derecho de borrar el pasado del mundo.”

Aunque sea doloroso, Takeru deseó por el pasado.

Quería avanzar hacia el futuro cargando con el pasado.

“Con solo remplazar a Dios no volverá el mundo a cero. Esa elección queda en ti. A Dios le concierne lo que hará con el mundo.”

“………”

“Si deseas que el mundo se quede así, entonces solo tienes que volverte Dios y hacer que así sea.”

Takeru no podía sentir descontento o dudas en la voz de Madre Ganso.

Frunció el ceño. Era porque no estaba convencido de lo que decía Madre Ganso. Si Ootori Sougetsu va a destruir este mundo, prefiero confiárselo a ustedes dos.”

Madre Ganso habló de manera fría, sin tristeza en su voz, habló de sus pensamientos.

Pero de pronto, entrecerró sus ojos y su fría expresión se tiñó de humanidad.

“Además… esto se me ha encomendado por parte de mi Huésped. Dijo que le gustaría que yo les dejara esperanza, en caso de que fuésemos derrotados.”

“… ¿Maestro…?”

“Dejó un mensaje. ‘Significa que has perfeccionado todo. Acéptalo, torpe discípulo’.”

O algo así dijo, añadió cerrando ligeramente sus ojos.

Takeru quedó estupefacto. Ese mensaje era de esperarse de Orochi. Corto, crudo, incluso con sus hábitos.

“Hasta el final, fue una persona incomprensible.”

Madre Ganso murmuró mientras recordaba a Orochi.

Cuando pensó en ello, hubo varias cosas extrañas que hizo. Cuando Takeru fue temporalmente capturado en la Academia Mágica, le dijo a Takeru que profundizara sus lazos con Mistilteinn, en ese momento se le advirtió que había muy pocos méritos para su objetivo. El hecho de que Orochi mandó a Takeru al mundo exterior, parecía algo confuso.

Orochi debió saber que Takeru se convertiría en su enemigo.

Y aun así entrenó a Takeru, mostrándole un futuro. Incluso después de perder su vida le confió una esperanza. Al final, asumió varias cosas que debieron suceder y le dejó a Takeru varias cosas.

Takeru miró hacia abajo y apretó los labios.

… en serio… siempre, siempre hace lo que quiere…

Una imagen de Orochi sonriendo como niño travieso pasó por su mente.

… incluso aunque vino contra mí sin piedad…

Recordó la sensación de cómo Orochi tocó su cabello con una mano dura.

… y aun así… siempre hace cosas que me hacen imposible odiarlo…

Takeru recordó la sonrisa de su maestro cuando estaba siendo cortado.

Solo puedo estar agradecido contigo… es demasiado, Maestro.

Su puño apretado traqueteó.

La segunda ocasión que recibe la certificación de haber perfeccionado el estilo. Cuando se dio cuenta de que no le había enseñado todo lo que había en el Estilo de Doble Filo, Takeru se sintió un poco disgustado con Orochi. Estaba apenado de llamarse a sí mismo un discípulo a pesar de no conocer las artes secretas.

Pero ahora, finalmente fue reconocido por Orochi. Al sobrepasar el muro llamado “Orochi”, Kusanagi Takeru era capaz de avanzar.

Ahora que tenía el conocimiento, podría encontrar otras palabras aparte de aquellas de gratitud.

No había opción más que aceptar la voluntad de su maestro. O mejor, ¿hay alguna otra manera de cumplir sus temerarios deseos aparte de volverse un Dios?

“…… Huésped.”

Lapis volvió a agarrar la mano de Takeru fuertemente.

Takeru suavizó su agarre y la miró. Inmutable, parecía inquieta. Incluso él pensó que todo sería más fácil si se volvían un Dios.

“Digamos que nos volvemos Dios, ¿qué nos pasaría entonces?”

“Incluso si usan la Deificación no se volverán un Dios perfecto. Al fin de cuentas solo son un demonio y una réplica de un Tesoro Sagrado, su calidad simplemente no es soportada. Incluso es posible para ustedes volverse un dios viviente como Ootori Sougetsu. Él solo pudo volverse uno debido a un error resultante de la colisión de los mundos.”

“………”

“Una vez que tu alma y la de Mistilteinn se fusionen, perderán su existencia individual. Nadie será capaz de percibir su existencia y existirán meramente como un alma, vigilarán este mundo.”

“………”

“En otras palabras, meramente existirán bajo el concepto de Dios en este mundo.”

A cierto punto estaba preparado para esto. El efecto secundario de la forma Cazador de Dioses era una fusión del alma y una sublimación hacia una existencia no humana. La Deificación debería ser similar.

Originalmente en la Mitología Nórdica la forma Cazador de Dioses era la manera para matarse entre dioses, y la Deificación existía para tomar el asiento del dios líder. Explicó Madre Ganso.

Simplemente aceptó los hechos.

Si nos volvemos un Dios, no seremos capaces de estar junto a nuestra hermanita.

Si nos volvemos un Dios, no seremos capaces de estar junto a nuestras compañeras.

Si nos volvemos un Dios, nadie será capaz de percibirnos.

Solo serán capaces de vigilar el mundo, continuarán existiendo por siempre.

Definitivamente no. En lo absoluto.

—¿Pero hay otra manera de salvar el mundo?

“………”

Takeru cerró sus ojos. Pudo decirle a Lapis que pusiera toda su fuerza en la mano que le agarraba.

Piensa. Tienes que pensar. Podré no ser inteligente, pero tengo que hallar una manera.

Piensa. Piensa, piensa, piensa.

“… está bien Huésped. Solo tienes que ser honesto contigo mismo, eso es todo.”

Lapis aligeró el agarre en la mano de Takeru.

“Continuemos resistiendo sin volvernos un Dios. Aunque no haya una manera de salir, mi Huésped siempre la encuentra. Has superado un montón de problemas. Esta vez también—”

Desenredó sus dedos y estaba a punto de dejarlo ir.

—Pero Takeru agarró su mano una vez más.

—Fuertemente, diciendo que no la dejaría ir de nuevo.

Abrió sus ojos y puso una sonrisa algo problemática.

“No. No encontraremos otra manera. Si ese tipo permanece como Dios, terminaremos destruidos.”

Al escuchar las palabras de Takeru, Lapis se quedó en shock, sin habla.

Mientras sostenía la mano de Lapis, Takeru se declaró hacia Madre Ganso.

“Es por eso que voy a volverme un Dios. Está bien.”

De esa manera, hizo una declaración que un niño no podría, decidió su propio destino.

Madre Ganso tranquilamente abrió sus ojos, y Lapis,

 

“¡¡No hay manera de que esté bien!!”

 

Se enojó con él, mostrando una voz que nunca había mostrado.

Aferrándose al brazo de Takeru, Lapis presionó su cuerpo contra él.

ama_v13_029

“¿¡Qué te sucede!? ¡Mi Huésped no es esa clase de persona! ¡Tú eres más egocéntrico y egoísta!”

Estaba furiosa. En serio estaba enojada. Retorciendo sus cejas estaba enojada desde el fondo de su corazón. Takeru se asustó de cuán abrumadora era.

“E-Eres terrible… bueno, eso es cierto, pero no puede evitarse. No hay otra manera.”

“¿¡No puede evitarse…!? ¿¡No hay otra manera…!? ¡La persona que decidió no asesinar a Kiseki-san o a sí mismo debido a que egoístamente quería salvarse a los dos no diría esas cosas! Eres una persona que no haría lo que no quiere, ¿¡o no!? ¿¡En serio estás satisfecho con ese terrible final!?”

“¿En realidad es tan malo? Estaría mintiendo si dijera que estoy completamente bien con ello… pero todos seguirán vivos de esa manera.”

“Aunque permanezcan vivos, ¡no serán salvados! Sin ti, ¡nadie en el 35to Pelotón sería feliz!”

Todo lo que Lapis decía era cierto y perforaba su corazón.

Respirando agitadamente, estaba a punto de jalar el cuello de su camisa.

Bajando la voz, Lapis miró a Takeru.

“¿Qué hay de Ouka-sama? ¿No vas a caminar a su lado?”

“… sí. No seré capaz de cumplir esa promesa.”

“¿Qué hay de Mari-sama? Ya sabes lo mucho que le gustas, ¿verdad?”

“… sí. No seré capaz de darle una respuesta.”

“Ikaruga-sama continuará esperándote por siempre en la habitación del pelotón.”

“… podría ser. Es terca y más sentimental que nadie.”

“Usagi-sama… si no estás ahí, continuará llorando por siempre.”

“… supongo. También estaré solo al no poder acariciar su cabeza de nuevo.”

“Kiseki-sama… ¡tú fuiste quien dijo que quería tenerla a su lado por siempre como su hermanita…!”

“……… sí. La quiero a mi lado, eso sería jodidamente triste.”

“Esto es muy horrible… ¡por favor detén este auto sacrificio…! ¡No deberías tratar de volverte un héroe estúpido…!”

Agarrando su ropa tan fuerte que parecía que la desgarraría, Lapis apretó sus dientes y se presionó contra su pecho.

Estaba muy feliz de ver que pensaba tanto en el 35to pelotón. Era una de las razones por las que se sentía frustrado y patético de tomar esa decisión.

Dolorido desde el fondo de su corazón, Takeru puso una mano en el hombro de Lapis.

“No es auto sacrificio ni volverme un héroe. Probablemente terminaré sobrecargando a todas con algo abrumador. Lo sé bien. Al igual que como ellas son para mí, yo soy importante para ellas.”

Aunque se sentía avergonzado, dijo lo que sentía. Incluso mencionó por sí mismo que es amado por todas, no había duda de que presumía de ello.

De hecho, presumía. Una persona que no presumiera de ello sería un pedazo de mierda.

Y él, tomando esa decisión mientras presumía de ello, era mucho peor que un pedazo de mierda.

“Pero no creo que ellas sean incapaces de obtener la felicidad si yo desaparezco.”

“… ¡eso no es cierto…!”

“Terminarán aguantando una cicatriz, pero serán capaces de continuar. Quiero decir, es el 35to Pelotón, ¿no? Ellas son fuertes… estúpidamente fuertes. Mientras tengan compañeras no serán infelices, aunque sean tercas. Se volverán lo suficientemente felices como para hacerme apretar los dientes con frustración.”

“¡Eso no pasará…!”

“Ese es mi pensamiento egoísta… es por lo mejor.”

“¡Estás equivocado…! Si todas van a perderte, ¡es mejor que todos peleemos juntos y que se destruya el mundo!”

Levantando la cara de su pecho, Lapis miró el rostro de Takeru.

Y se dio cuenta de que estaba llorando. Lloraba mientras trataba desesperadamente de sonreír.

“… no. Eso no es bueno… incluso si todas son felices con eso, no podemos dejar que se destruya… no quiero eso.”

Después de llegar tan lejos, Takeru forzó su voluntad. Dejó salir al peor egoísta que tenía dentro.

Él también, estaba frustrado por esto. Frustrado y frustrado y frustrado y frustrado y frustrado y frustrado y frustrado y frustrado y frustrado y frustrado y frustrado y frustrado y frustrado y frustrado y frustrado y frustrado y frustrado y frustrado y frustrado.

Esto estaba muy lejos al final feliz que Takeru quería, pero no es como si un hubiera salvación de esto. Ahora, solo podría aferrarse a esa pequeña salvación.

Era frustrante. Pero estaba bien con ello.

Está bien.

Haciendo una expresión como si su corazón fuera aplastado, Lapis le preguntó a Takeru.

“… Huésped… ¿en verdad… estás bien con eso?”

“………”

“Estarás por siempre solo… observando al mundo… solo continuarás existiendo.”

“………”

“Serás aplastado por la soledad… no eres tan fuerte como para soportarlo… lo sé mejor que nadie—”

De repente, Takeru abrazó a Lapis.

Fuerte, casi tan fuerte como para quebrarla.

“Sí, no soy tan fuerte. Hace poco saboreé eso, odio la soledad. Es como dices… pero hay una salvación para mí, ¿sabes?

 

—Te tengo a ti. Por siempre y para siempre estaré junto a tu alma, ¿no?”

 

Takeru susurró gentilmente en la oreja de Lapis.

Ella abrió sus ojos por completo. Takeru ya no estaba llorando, se resolvió a sí mismo mientras abrazaba a Lapis con amor.

“Sería difícil si no estuviera con alguien. Estar sin Kiseki también sería jodidamente difícil para mí. Pero… tú, vas a estar a mi lado.”

“…… Huésped.”

“Estoy bien con eso. Pienso que está bien. La salvación que he encontrado para mí, eres tú. Si no hubiera salvación para mí, no habría hecho esta elección.”

En un abrazo, Lapis continuó mirándolo con los ojos bien abiertos.

Después de un rato, grandes gotas de lágrimas se derramaron de ellos.

“Si solo asientes con la cabeza, me abalanzaré hacia esa conclusión. Si no lo haces, no iré tras esa conclusión.”

“………”

“Lapis… ¿estarás a mi lado por toda la eternidad?”

Parcialmente era como una confesión. No había mentiras en los sentimientos de Takeru ni en lo que decía. Podría ser por la situación, pero no había duda de que era la verdad.

Incluso si nadie será consciente de su existencia, no será infeliz siempre y cuando Lapis esté junto a él. Siempre y cuando ella esté a su lado, él será feliz.

Será difícil para él no encontrarse con su hermana. Se sentirá solo al no ser capaz de encontrarse con sus compañeras. Estará tan triste que incluso llorará y llorará.

Pero si Lapis está con él, puede soportarlo.

Deseó la felicidad de sus compañeras y su hermana.

Incluso si nadie está de acuerdo, está bien. Pensó Takeru.

“Eso no es justo, Huésped.”

Lapis ligeramente enredó sus brazos en su espalda.

“Realmente eres horrible… no puedo aceptar ser elegida de esta manera.”

“Sí, lo sé. Pero no estoy mintiendo, esos son mis sentimientos de verdad.”

“Lo sé, eso te hace aún peor…”

“… supongo.”

De acuerdo con ella, Takeru sonrió amargamente.

Lo apretó con sus manos enredadas en su espalda.

“Que me preguntes de esta manera… no hay forma de que me rehúse. No hay manera de que pueda ir en contra. Después de todo, yo—”

 

—Te amo.

 

“Sí. También te amo, socia.”

 

Mientras que fuertemente regresaba el abrazo, aparecieron llamas en las pupilas de Takeru.

El camino para avanzar estaba decidido. Estaba acompañado con el dolor, pero no podía detenerse aquí. Una vez que lo decidió, tenían que forzar su camino. Levantarse una tras otra vez. Aunque estén cubiertos de lodo y temblando, arrastrándose y llorando, gritando con ira y riendo, ellos lo lograrán.

Esta era la manera de vivir de Kusanagi Takeru.

El abrazó terminó y soltó el cuerpo de Lapis.

No estaba inexpresiva, sino que le sonrió a Takeru.

Y al momento siguiente, lo miró intensamente.

“Pero amas a todas las demás también.”

“H-Hey… te amo apropiad…”

“Está bien. Lo sé. Te amo incluyendo las partes de ti que son así.”

Lapis sonrió cuando dijo eso solo para ser llamada maravillosa. En realidad le sorprendió. Fue demasiado linda de pronto que se sintió morir de la vergüenza.

Mientras empezaba a sonrojarse ligeramente,

“—Coquetear está bien, ¿pero no es momento de que ya despiertes?”

Atónita, Madre Ganso le habló a los dos. Sin duda los interrumpió mientras mostraban una escena de amor como esta a pesar d estar en una situación peligrosa.

En cualquier caso, Takeru se resolvió a sí mismo.

Nunca más elegirá dudar.

Junto a Lapis, los dos miraron a Madre Ganso de nuevo.

“… ¿están seguros? No puedo asegurar el éxito.”

“¿Y qué? Eso es muy normal para nosotros.”

Ciertamente, Madre Ganso dijo y miró hacia abajo.

Takeru no sabía mucho de ella. Lo que sabía es que no dudo en usar cualquier método para lograr su objetivo y era de cabeza fría igual que Orochi.

Pero cuando aceptó a Takeru y a Mari en la Academia Mágica, fue bastante amable con ellos.

Mientras les daba esperanza, lucía similar a como fue en ese entonces.

“Gracias. Gracias a ti, el camino se ha abierto. Absolutamente no dejaremos que esta esperanza se desperdicie.”

Madre Ganso estaba sorprendida de sus agradecimientos.

Y mirando un poco hacia abajo, hizo una pequeña sonrisa.

“… eres… muy similar a Orochi, mi Huésped. Esa persona era alguien que seguía dándole gracias a la gente, fuesen sus enemigos o sus aliados.”

“Bueno, no puedo negar que somos así. Cuando Maestro se volvió joven se veía tan similar a mí que me sentía disgustado por eso.”

Takeru se rascó la cabeza, teniendo sentimientos encontrados. Madre Ganso miró a Lapis al final.

“… has elegido a un buen contratista, Lapis.”

Madre Ganso usó el nombre de Lapis por primera vez. Lapis originalmente no tiene memoria del viejo mundo. Solo podía suponer que Gungnir, era una enemiga detestable. Si Mistilteinn era una réplica de un Tesoro Sagrado, entonces significaría que la madre de Lapis sería—.

“No necesito que me digas eso. Mi Huésped, es el mejor Huésped de todos.”

“Fufu… debí haberle dicho lo mismo al mío mientras seguía vivo. Aunque, mi relación con él no era como la suya… como sea, quisiera haberle dicho que no tenía remordimientos.”

“Si Kusanagi Orochi es similar a mi Huésped, debió haber entendido eso sin que siquiera se lo hayas dicho.”

“… supongo que tienes razón.”

Sonriendo irónicamente, Madre Ganso juntó sus manos como si rezara.

“No hay tiempo. Vayan— les confío el futuro de este mundo.”

Mientras seguía en una postura como si rezara, su cuerpo transparente comenzó a brillar.

“He de convertir mi alma en poder mágico y otorgártelo a ti con Transferencia de Poder Mágico. La propiedad Crepúsculo no permite la Deificación, pero si absorbes mi Autoridad de Dios serás capaz de usarla.”

“… ¿realmente está bien? Si tu alma desaparece, tú—”

“Oh, ¿preocupado por mí? Era de esperarse de un playboy, igual lo diré, no tengo intención de encontrar otro Huésped.”

“… ¿bromeando en un momento como este?”

“Y yo soy tu enemiga. No hay garantía de que no vaya a atacarte. Nunca sabrás si no re apareceré cuando estés a punto de volverte un Dios y devorar el alma de Kusanagi Takeru.”

Madre Ganso dijo eso con una risilla. Takeru puso una extraña expresión al verla responder con bromas ante su preocupación.

Lo pensó también en la Academia Mágica, pero ella debe ser sorprendentemente juguetona.

“Es una broma. Así como tú, estoy bien con esto. Por favor usa mi alma por el bien de este mundo.”

Un círculo mágico blanco apareció y el cuerpo de Madre Ganso comenzó a convertirse en partículas de poder mágico.

Hasta el final, Madre Ganso rezó para los dos.

“—Les deseo la mejor de las suertes a ustedes dos. Si es posible, deseo su salvación al final.”

Ese fue el último hechizo de la madre de las brujas, la Bruja Blanca del Este. Volviéndose partículas, envolvió los cuerpos de Takeru y Lapis. Era un cálido y gentil abrazo.

Aunque estaban dentro de un mundo mental, podían sentir la calidez dentro de ellos.

Agarrando la mano de Lapis, Takeru apretó su puño.

La hora de despertar ha llegado. La hora de pelear ha llegado.

La hora de la última batalla—

“Lapis.”

“Sí.”

Anticipando el futuro, los dos sostuvieron sus manos para confirmar la presencia del otro mientras sacudían la oscuridad.

“… ¡Vamos!”

“Sí, juntos.”

El cuerpo de Lapis desapareció. Partículas de color azul bailaron en el aire como mariposas.

Takeru recitó las palabras de poder por última vez.

Señalando el inicio de la batalla.

Poniendo su corazón y su alma en ello,

““Deseando con suprema vehemencia—””

Anunció.

 

““—¡El Martillo de los Dioses!””

 

Para asesinar a Dios y alcanzar la deidad.

Los dos avanzaron juntos.

2 pensamientos en “Juntos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s