¿La Hannya* es la Máscara de una Bella Mujer?

Créditos:
Traducción Jap-Esp: Trihexa
Corrección: Trihexa(?

*Es una máscara de demonio utilizada en el teatro Noh japonés, representa los celos e ira de una mujer*

1

“Esto es bastante agotador.”

En el camino de vuelta al dojo Yagyuu.

Quien lo dijo mientras caminaba, era Yukimura.

“¡Ukii!”

Como si respondiera, Sasuke en su hombro gritó.

Matabei iba a su lado sosteniendo su lanza.

De hecho, Yukimura y Matabei se fueron más temprano.

Pero… tras la hora de descanso, Yoshino de repente desapareció.

“Qué se trama, esa mujer…”

A pesar de que se la pasaron vigilándola antes del descanso, de repente desapareció.

Incluso Muneakira, fue interceptado por ella… Yukimura no tenía idea de lo que sucedió en el baño de hombres.

Pero después de eso, la clase se estuvo en paz.

“Esa Yoshino ni siquiera se quedó hasta el final de las clases.”

Muneakira y las demás regresaban juntas al dojo.

“N-No. En cualquier momento podría meterse en el dojo para ver a Muneakira. Así que, vayamos todas juntas a la escuela junto con él.”

Se trataba de una excusa, Yukimura lo dijo y puso una mirada afilada.

“Móntese en la parte de atrás, Yukimura-sama.”

Dijo Matabei.

Debido a su físico, cuando Yukimura camina por mucho tiempo y se cansa, Matabei la lleva en sus hombros.

“No. Soy una adulta. No debería montar sobre tus hombros.”

“¿Es así?”

“Por supuesto.”

Adulta, Yukimura caminó sin reclamaciones, Matabei se veía confundida. Pero, sus labios se arquearon en una sonrisa.

“Yukimura-sama.”

“Sí.”

Yukimura se dio cuenta. Inmediatamente abrió los ojos y dirigió su línea de visión en diagonal, ahí apareció una figura.

Uniforme de marinero. Cabello plateado hasta la cintura.

“Qué, esa es…”

Yukimura antes de decirlo notó que llevaba una cara extraña.

Hannya.

Representa la “sabiduría” en el budismo, pero también otras palabras, el resentimiento y celos de una mujer, los cuernos eran grandes, los ojos daban miedo, los dientes estaban al descubierto de su boca, como si se tratase de un espíritu maligno.

El arma en sus manos también era extraña.

“Getsugasan[1].”

Matabei murmuró.

Esa es el arma que usó Sha Wujing[2] en “El Viaje al Oeste”

La lanza se puede manejar con una mano, pero ésta arma tiene que sr utilizada con dos. Su longitud es más de dos metros.

La diferencia con la lanza es que en un extremo tiene una cuchilla cuadrada, pareciendo una espátula. Además en la punta, la hoja tiene forma de luna creciente. Por eso es que lleva el nombre de “getsugasan”.

Cabello plateado y largo. Además un collar.

“Yoshino… Retsudou Yoshino, ¡desgraciada!”

Pero no contestó. Al contrario, solo movió su getsugasan.

Matabei se quedó en silencio y posicionó su lanza. Pero, Yukimura no se quedó quieta.

“Interesante. Retsudou Yoshino, tienes bastante espíritu. ¡Te enfrentarás contra mí!”

“Yukimura-sama.”

“Está bien. Yo seré su oponente. Ustedes no se metan. ¡Déjenmela a mí sola!”

Yukimura abrió ambos abanicos y se puso en posición de combate.

“¡Ukii—!”

Ante la sed de sangre, el rostro de Sasuke se puso sombrío. Matabei le hizo señas para que saltara del hombro de Yukimura.

 

2

“¡Aquí voy!”

Yukimura comenzó la pelea.

“Un getsugasan. En serio. Esto no es nada para mí. No, esos trucos no funcionarán.”

Extendiendo sus abanicos, Yukimura voló.

Pero el getsugasan puede moverse con facilidad hacia el frente y atrás, así que puede responder perfectamente a los ataques de Yukimura.

Cuando se movió, su hannya se movió, así que la acomodó. Luego se dirigió hacia el frente atacando con la gran arma.

“Fuu.”

Leyó su movimiento, Yukimura solo dio un paso atrás. Y se defendió.

“¿¡Qué!?”

Se extendió. Como si creciera, la vara del getsugasan se extendió un 20% más.

No era un getsugasan cualquiera. Tenía la característica de extenderse.

No fue suficiente con retroceder un paso. Yukimura trató de moverse más rápido y alargar la distancia. Pero, no había tiempo.

img_0000d

“¡Yukimura-sama!”

Matabei le gritó.

“¡Gh!”

Cuando Matabei le gritó, Yukimura fue mandada a volar hacia atrás.

“…. ¡uh!”

Yukimura cayó al suelo, el corte del gtsugasan fue preciso. La ropa en la parte de sus pechos fue cortada.

Pero no fue solo eso. El segundo ataque se dirigió rápidamente.

Pero a pesar de eso, trató de contraatacar recuperando la postura. Sin embargo tampoco pudo evitar el segundo ataque.

Pero la chica con la hannya, continuó atacando con su getsugasan.

La característica de esa arma, es que reduce drásticamente la fuerza de ataque del oponente. Por eso su forma de ataque es “uno tras otro”.

El “uno tras otro” de la hannya, hacía estar en desventaja a Yukimura.

“¡Esto……!”

El cuerpo de Yukimura estaba al límite, así que saltó pateando el suelo. Dio un giro en el aire hacia atrás y luego rodó. No tenía muchas opciones de moverse.

Saltó hacia atrás, pero no fueron solo unos centímetros. Debido a que Yukimura es una          <Máestro Samurái>    Princesa de la Espada, saltó unas decenas de metros hacia atrás.

La hannya dio un paso, cazándola, para darle el golpe final. Giró el arma y mandó a volar uno de los abanicos de Yukimura. Giró y cayó al suelo. Pero, no fue todo.

“¡Ugh…!”

Su cuello.

La punta del getsugasan. La hoja en forma de media luna, se fijó en el cuello de Yukimura, poniendo su espalda contra el suelo como si hubiese capturado a un criminal.

No podía moverse. Yukimura fue capturada en el suelo.

“¡Yukimura-sama!”

Matabei de inmediato corrió hacia ella.

La hoja con forma de luna creciente estaba en el cuello de Yukimura. Solo se necesitaba un ligero empuje para cortar el pequeño cuello de Yukimura.

“El duelo… terminó…”

Yukimura dijo con una pequeña voz.

La genio estratega finalmente reconoció su derrota. O eso parecía en ese momento.

*Byuuu*. Algo voló por el aire.

Detrás de la hannya. En diagonal, a cuarenta y cinco grados desde arriba. No tenía un ángulo perfecto. Su objetivo era…

“¡Kaa…!”

La hannya fue tomada por sorpresa, Yukimura quería aprovechar para salir. Pero, no tenía tiempo. El getsugasan golpeó y perforó el suelo.

“¡Ukii!”

Sasuke gritó con entusiasmo.

Lo que iba volando era un gran abanico de Yukimura.

Logró golpear el getsugasan, en ese momento Yukimura giró. Giró su cuerpo por el suelo para lograr zafarse.

Después de que se movió por el suelo, el getsugasan continuó con otro ataque.

Después de eso, al frente, algo saltó hacia ella.

“El duelo ha terminado, o eso me gustaría decir. Ahora, toma esto.”

Matabei le había ayudado, así que Yukimura extendió sus dos grandes abanicos.

Pero la hannya y su getsugasan ya no se movieron.

El duelo terminó.

“Bien, respóndeme. Por qué haces tal cosa. Además, ¿¡qué quieres de Muneakira!?”

Yukimura posicionó sus abanicos hacia la hannya.

“… ¡nh!”

Pero la hannya, inesperadamente se giró y huyó. Lanzando una bomba detrás de ella.

Yukimura y Matabei esquivaron la bomba, pero al mirar a su alrededor se dieron cuenta que era una bomba de humo. La hannya ya no era visible.

“Escapó. Vaya…”

 

“Giesen-san, ¿las atacó?”

En el dojo Yagyuu después de que todos llegaran a casa. Muneakira levantó la voz hacia Yukimura por la sorpresa.

“Yoshino, aunque no la vi no hay duda. ¿Pero por qué llevaba una hannya?”

“Pero, ¿por qué? Por qué Yoshino-san atacaría a Yukimura.”

Las atacó.

“Así es. Como sea, Sen quiere vengarse. Se metió con la enana. Además, le ganó tan fácilmente.”

Senhime lo dijo riéndose.

Era una situación un tanto confusa.

“¡Pero qué dices! Mi cabeza estaba en juego, tenía que decirlo en ese momento, ¡idiota!”

“¡Qué dices!”

Inmediatamente Senhime y Yukimura comenzaron su pelea habitual… no, pero, para Muneakira esto era preocupante.

“En verdad era Yoshino-san, ¿Matabei-san?”

Miró hacia Matabei.

“… su figura, su cabello, incluso su ropa era igual a la de Yoshino.”

“El accesorio en el cuello de Yoshino es genial, Onii-chan.”

Dijo Jubei.

“Acce… aah, sí.”

Su collar, quiero decir…

“¡Jubei también quiere un accesorio así! Es genial. Pero, ¿me pregunto si no va contra las reglas de la escuela? Ya sabes, no hay que llevar adornos llamativos.”

“¡Eso no importa! Bueno, si Jubei se pusiera un collar, se vería más linda. Te conseguiré uno.”

“¿En serio? Onii-chan, ¡promételo!”

Por alguna razón el estado de ánimo de Muneakira era bueno, volviendo a lo de Yoshino,

“Pero, no podían ver su cara, además tampoco hablaron con ella, después de todo no podemos asumir que sea Yoshino-san…”

Intentó calmar las cosas.

“¡Qué dices! Tratas de excusar a Yoshino. Yoshino y yo, ¡en verdad peleamos!”

Yukimura que peleaba con Senhime, de pronto cambió a Muneakira.

“N-No. No es lo que trato de decir… es lo que el hecho de que Yoshino-san estuviera usando una hannya, ¿no creen que es raro?”

“Cierto Yukki. Preguntémosle mañana a Yoshino-san.”

Incluso Jubei dijo, pero,

“¡Suficiente! No puedo creer que no me crean, suficiente con la historia. Matabei, ¡vámonos!”

“Ah, ¡Yukimura!”

Pero Yukimura se fue caminando rápido con enojo, Matabei la siguió a toda prisa.

“Yukki. Se fue…”

Dijo Jubei. Mientras que la tensión llenaba el aire del dojo.

“Qué le sucede, esa enana. Bueno, Sen tomará un baño, los veo en un rato.”

Senhime y Hanzo también dejaron la sala.

Solo se quedaron Jubei y Muneakira.

“¡… hey! ¡Jubei y Onii-chan también deberían bañarse juntos!”

“¡No!”

“Eeh…”

Dejando la sala, Yukimura regresó a su habitación.

“Como sea esa Yoshino. Tal fuerza solo la tendría una Samurái……”

Murmuró.

 

 

3

Al día siguiente en el salón.

Yukimura no fue a la escuela, Matabei se quedó acompañándola.

Sin embargo tampoco Yoshino estaba en el salón.

“Yoshino-san, qué le sucedió.”

Jubei le dijo a Muneakira. Y continuó,

“Yukki y Beta-san dijeron que pelearon contra una hannya, ¿pero no la llevaría puesta un chico?”

¿Será que no haya asistido porque se lastimó peleando contra ellas? No puede ser…

Puede ser que no tenga nada que ver. O que el ataque de ayer de la máscara hannya, tenga algo que ver con la ausencia de Yoshino a la escuela, tales eran las preocupaciones de Muneakira.

Era la clase de educación física. Después de sudar en el campo, Muneakira fue a lavarse la cara en los baños.

“Nh…”

Su cara estaba mojada, estiró su mano para buscar la toalla que debería traer en la bolsa.

“Por favor. Muneakira-sama.”

Su mano, estaba tocando algo suave.

“Gracias, oh… ¿eh?”

Muneakira presionó su cara contra la toalla. Luego de limpiarse se quedó mirando.

“¿Yoshino-san? ¿¡Qué haces aquí!?”

Yoshino no estaba en el salón. Desde la mañana. Entonces por qué estaba aquí.

Yoshino llevaba el uniforme y su cabello plateado hasta la espalda. El parche y el collar eran los mismos.

“Sí. Yoshino siempre está disponible para Muneakira-sama. Siempre, siempre lo estoy mirando. Para cuando me necesite… así que Muneakira-sama no tiene nada de qué preocuparse.”

Mientras decía eso puso una sonrisa.

Yoshino se puso detrás de él.

Su piel era pálida, pero ligeramente se sonrojó. Por alguna razón Muneakira no dejaba de sentir escalofríos en su espalda.

“Ehm, ¿por qué no entraste a clases? Si viniste a la escuela, ¿por qué no entraste a clases?”

Muneakira trató de preguntar.

“Particularmente Yoshino no necesita entrar a clases. No, el conocimiento y cultura a nivel de preparatoria ya lo he aprendido. Todo eso para la prueba de ingreso, por lo que obtuve una puntuación perfecta. No quería avergonzar a Muneakira-sama.”

“Eso es… increíble.”

Si eso es cierto, no tiene la necesidad de entrar a clases. Pero, con ese puntaje, por qué quiso estar en la misma clase que Muneakira…

Entonces, ¿me observa? N-No, ¡eso la haría una acosadora!

“Sí. Por el bien de Muneakira-sama, yo, Yoshino…”

Estaba inquieto. Sus pálidas mejillas se pusieron más rojas. Mirándola, solo podía ver sus largas pestañas. Pero,

Si esto sigue así, ¡será muy malo…!

“Ehm, quisiera preguntarte, Yoshino-san, ¿qué hiciste ayer después de clases? Eh, no a dónde fuiste, ehmm, más bien qué hiciste después, por la tarde.”

Muneakira trató de interrogar a Yoshino. Yukimura afirma que ella era la de la hannya.

“Después de la escuela, hice lo mismo.”

“Lo mismo, dices. Ah, no será…”

“Sí. Vi todo lo que hizo Muneakira-sama. Junto con Jubei fuer a la secundaria para pasar por Kanetsugu-san. Regresó al dojo. Entrenó hasta la hora de la cena. Terminó su cena, quería darse un baño pero las mujeres decidieron hacerlo primero y usted prendió el fuego para calentar el agua. Así que a las diez de la noche tomó su baño. Luego estudió y a las doce en punto se fue a la cama. En la mañana despertó a las cinco, se bañó después de un ligero entrenamiento y se preparó para la escuela……”

“¡Uaaaaa! ¡E-Eso es todo…!”

“Sí. Lo vi.”

Ahora en verdad parece una acosadora.

Muneakira también es un guerrero. A pesar de que no tiene la capacidad de una           <Máestro Samurái>    Princesa de la Espada como Yukimura y las demás, sus sentidos son agudos, pero no puede leer las mentes de las personas.

Aun así,

¿O-Observó todo…? Pero… ni siquiera me di cuenta…

Pero, Yoshino observó absolutamente todo. Quizás ni siquiera durmió por pasársela viéndolo.

“No tiene de qué preocuparse, Yoshino también durmió, también se bañó. Aunque no es como si tuviera un hogar.”

¿En qué momento? Eso no era lo que Muneakira quería escuchar. Lo importante era saber si ella era la de la máscara hannya.

Estuvo demasiado cerca de mí… no es posible que haya atacado a ellas dos. Cambiando de tema, parece ser huérfana…

“Ah, ehm, Jubei, dice que quiere ser amiga de Yoshino-san, siempre lo está diciendo. Incluso vi que te estaba hablando en el salón de clases.”

Muneakira cambió de tema y dijo eso. Pero cuando la boca de Muneakira pronunció el nombre de Jubei, los ojos de Yoshino se abrieron más. Como si algo hubiese cambiado.

“Jubei, ¿te dijo algo?”

Cuando lo dijo Muneakira, Yoshino sonrió.

“Jubei-san. Yagyuu Jubei-san y Yoshino, no pueden ser amigas.”

“¿P-Por qué?”

“Jubei-san es, la Samurái Yagyuu Jubei Mitsuyoshi…… una         <Máestro Samurái> Princesa de la Espada.”

“Ciertamente.”

¿Y qué tiene? Muneakira pensó, pero Yoshino dijo con una cara sonriente.

“Eso es interesante. Eso es porque, yo Yoshino…… soy la Samurái Jubei Mitsuyoshi.”

 

4

“Qué alegría Gutsugutsu, ¡ya todas nos llevamos bien!”

Por la puerta de la secundaria, estaban Jubei y Kanetsugu.

“¿Qué con eso de ‘Gutsugutsu’ eh?”

“Gutsugutsu es tu apodo. Así como Yukki, Beta-san, ¡Jubei les dio esos apodos!”

“Por eso, ¿pero por qué ‘Gutsugutsu’? Además, ¿podrías dejar de agarrar mi mano?”

“Eh, ¿por qué? Gutsugutsu y Jubei son amigas, así que podemos ir agarradas de la mano, darnos un beso, ¿no?”

“Beso… imposible…”

“Haha, ¡es broma! Es una broma, ¿de acuerdo?”

“¡P-Por supuesto que es una broma! Como sea, ¡deja de decir cosas así! Aun así, ¡no has respondido a mi primera pregunta! Por qué Gutsugutsu…”

“Eso es porque, Naoe Tsugutsugu es muy difícil de decir.”

“¡Kanetsugu! ¡Ka-ne-tsu-gu! ¡Quién es Tsugutsugu! Eso suena como tsubutsubu, ¡como si estuviera haciendo espuma con jabón! Aah, haces que me duela la cabeza.”

No es de extrañarse. Se trata del mundo de Jubei. Parece que entre Jubei y Kanetsugu las cosas estaban algo complicadas.

“Pero está bien, Gutsugutsu. ¿No suena más de amigas? Jubei está estudiando mucho. Estoy estudiando en mi tiempo libre con Onii-chan. Espero que todos aprobemos.”

“Eso, ¡yo soy muy inteligente!”

A pesar de estar en esta situación, Kanetsugu sigue alardeando.

Entonces la mano de Kanetsugu, fue fuertemente apretada por Jubei.

“Qué te sucede, duele…”

“Pero la escuela, es divertida.”

De repente Jubei dijo eso. Continuó mientras su cara sonreía.

“La escuela es bastante normal. Además de divertida… más con los amigos, es especialmente divertido.”

Entonces Kanetsugu, recordó la cara de sus amigos en Yonezawa.

“Pero a pesar de ser la primera vez que Jubei viene a la escuela, es muy divertido. Las personas, las clases de la maestra, son difíciles, pero muy divertidas. Senhime también, Hanzo, ¡y Onii-chan! Yukki, Beta-san, también es la primera vez que vienen a la escuela, y estamos en la misma clase.”

“Así que están juntas, esa estratega. Bueno, era de esperarse que también la chica de la lanza.”

“Jubei, no recuerda nada de cuando era pequeña. Las cosas que ve, son por primera vez. Quiero mucho a Onii-chan, pero no sé si realmente sea mi hermano.”

“Jubei, tú…”

“Pero, sin duda alguna, Onii-chan es el hermano de Jubei. Porque, Onii-chan es amable, Onii-chan siempre está con Jubei, y eso me hace muy feliz. Sí, ¡eso es!”

“Q-Qué dices, pero si son hermano y hermana…”

“Ah, pero…”

Jubei se detuvo. Volteó a ver a Kanetsugu.

La cara de Jubei estaba brillando debido a la luz de la puesta de sol. De repente, dijo,

“Quiere protegerte, creo. Muneakira quiere protegerte con su vida, siempre.”

“Ju…”

Kanetsugu dijo eso y la expresión de Jubei cambió. Sonrió como una niña-

“¡Gutsugutsu! ¡Vayamos rápido al dojo! ¡Corre!”

Soltando su mano, comenzó a correr.

“¡E-Espera! Eso, ¡a quién le dices así! ¿¡Además para qué corres!? Ah, bien, correré… ¡aaah!”

De mala gana, Kanetsugu comenzó a correr. Sin embargo,

“Uh… ¿¡kyaaa!?”

Se golpeó y cayó al suelo. Debido a que Jubei se detuvo.

“¿Q-Qué sucede? De repente te detienes…”

Se puso de pie mientras se tocaba la cara. Pro Jubei no se movió, luego Kanetsugu también se dio cuenta.

“Esa es…”

 

Desde donde estaban, se veía una figura a unos varios metros. Iluminada por la luz del sol.

Se veía claramente debido a la luz, vestida con el uniforme de la Academia Buou, una chica de cabello plateado, o eso parecía.

Traía un largo látigo en sus manos de más de metro y medio.

Lo que era muy llamativo también, era que su cara estaba cubierta por una máscara hannya. Y llevaba un collar alrededor.

“Es una, hannya…”

Kanetsugu murmuró al lado de Jubei. Y de inmediato tomó una actitud de sospecha, era claro que no venía en términos amigables.

Cuando Kanetsugu agarró su gran martillo, se puso en posición de combate. Pero Jubei,

“No puede ser… ¿Yoshino-san?”

Le dijo a la hannya.

“Qué, ¿la conoces? Qué conocida tan inusual… ah, ¡espera!”

Jubei se apartó de Kanetsugu.

“¿¡Eres Yoshino-san!? ¡Qué bueno! ¡Finalmente te encuentro! Jubei tenía muchas ganas de hablarte. Quiero que seamos buenas amigas.”

Aun sosteniendo el gran martillo, Kanetsugu seguía detrás en posición.

“¿Eso está bien? Pero, no puedo verte…”

Jubei le hablaba a la hannya que no reaccionaba a sus palabras.

“¡Hey, Yoshino-san!”

Jubei trató de hablar con la chica de la hannya. Se acercó.

“¡No! ¿¡Qué estás haciendo!? Aléjate de esa persona…”

Kanetsugu dijo, pero la hannya no se movía.

“¡No te acerques!”

Kanetsugu rápidamente estiró su mano, agarrando el uniforme de Jubei. Luego la jaló, en ese momento la hannya comenzó a acercarse.

*¡Pam!*

Cortó el aire, con un sonido de golpeteo.

Pero el látigo no estaba por ninguna parte. En el suelo, se dibujó un arco como si hubiera sido una espada.

Junto con el sonido del látigo, Jubei y Kanetsugu cayeron hacia atrás. Después de pusieron de pie inmediatamente.

“Fuaa. Eso me sorprendiooo.”

“¡Pero qué dices! ¡No seas tan despreocupada!”

Jubei lo dijo como si nada, pero la tensión aumentaba en Kanetsugu.

Pero después la hannya comenzó a dar latigazos de manera amenazante contra el suelo. El sonido se escuchaba una tras otra vez.

“Ya veo. Después de todo, lo que dijo Yukki era cierto. Tengo que pelear contra Yoshino-san. Quería que fuéramos amigas.”

“¡Amigas! Está más claro que no… ¡ahí viene!”

Jubei y Kanetsugu se separaron. El látigo cortó en medio de las dos.

No estaba ahí el látigo. De repente cambió drásticamente de dirección, la hannya saltó y dirigió el látigo hacia Kanetsugu.

“¿P-Por qué a mí? ¡Aaah…!”

Kanetsugu golpeó el látigo con su gran martillo. De alguna manera Kanetsugu está en desventaja.

El martillo gigante tiene un ataque abrumador. Pero no posee gran defensa.

Incluso si el oponente es una espada, no podría golpearla con precisión ni destruir la espada.

Sin embargo su forma básica de ataque es golpear y enredar, bastante difícil lidiar contra un látigo. Además el látigo golpeaba a la velocidad del sonido, seguramente le desgarraría la piel y en el peor de los casos le causaría una herida mortal. Como si fuera la hoja de una espada.

“¡E-Esto es malo! ¡Eeeeeeeh!”

Tomó el martillo gigante y trató de golpear la punta del látigo al mismo tiempo que éste golpeaba el suelo, pero no funcionó. En su lugar solo se quedó el kanji de “amor” en el suelo estampado.

“¡Gutsugutsu! ¡Aquí voy!”

Al otro lado, Jubei agarró su espada, la Mike Denta.

“¡Así está bien Gutsugutsu! Mou, ¡está bien!”

Ahora el látigo se dirigió hacia Jubei, Kanetsugu se salvó por un momento.

El tamaño del látigo era de unos dos metros contando el mango, similar a los que usan para domar bestias salvajes. Incluso Jubei que estaba al lado de Kanetsugu, podría ser fácilmente alcanzada sin mucho movimiento.

“¡Iyaaaaaa! Ah, ¡kyaaaaah!”

El látigo se dirigió hacia su espada.

Pero una vez más cambió la trayectoria y se dirigió a sus manos. Jubei quedó inmóvil por el látigo.

Su fuera la             < <Máestro Samurái> > Princesa dela Espada Jubei, sería distinto.

Podría haber visto el látigo fácilmente que se dirigía a ella, pero ahora mismo es Jubei la hermana.

“¡Jubei-san!”

Kanetsugu trató de ayudarla, jalándola para liberar sus brazos.

“Ah, haahaa. Estoy bien. Solo se me rasgó un poco la ropa. Más importante…”

Jubei puso los brazos alrededor de Kanetsugu.

“¿¡Eh!? ¿Q-Qué sucede?”

Kanetsugu se sonrojó. E involuntariamente soltó el martillo.

“Gutsugutsu, esta es la primera vez que me llamas Jubei. Estoy muy feliz.”

*Kyuu*, la abrazó fuertemente. La cara de Jubei se enterró en el hombro de Kanetsugu y su boca dejaba salir un suave aire cálido.

“¡Q-Q-Qué! ¡Ah! ¿¿Qué haceeees?? ¡Espera! ¡T-Todavía está ahí la enemiga! ¡Esto…!”

Kanetsugu estaba en pánico. Jubei finalmente la soltó.

“Sí. Lo siento. Pero estoy feliz. Como en el dojo Gutsugutsu no sale de su perrera, pensé que odiabas a Jubei y las demás.”

“¡No es una perrera! ¡Es una casa de campo! ¡Casa de campo! Además, cuál Gutsugutsu, te lo he dicho muchas veces…… c-como sea. ¡Derrotemos a la enemiga!”

Mientras que seguía con la cara sonrojada, Kanetsugu nuevamente agarró el martillo. Ante Kanetsugu, Jubei susurró.

“Hey Gutsugutsu, ese marro……”

Le dijo.

“¡No es un marro! Este es el martillo gigante de hierro del Estilo Naoe… ¡e-entendido! ¡Vamos a hacerlo!”

Jubei y Kanetsugu se pusieron en posición de combate.

La hannya únicamente comenzó a seguir a Jubei.

“¡Ahora Gutsugutsu!”

Jubei gritó.

“Gutsugutsu es… a-ah, ya como sea, ¡aaaaaah!”

 

5

Kanetsugu después de gritar, agarró el gran martillo con dos manos para mayor impulso. Se trataba de una técnica de lanzamiento.

El gran martillo también se puede usar de esta manera.

Sin embargo, aún y cuando tiene la característica de búmeran, debido a que es un martillo muy grande, el retorno es algo pesado.

*Fuun*, el gran martillo giró por el aire. Su objetivo por supuesto es,

“¡¡……!!”

La hannya, por un momento, intentó cambiar la trayectoria del látigo. Pero, la trayectoria del objeto volador cambió significativamente debido su propio peso.

Al mismo tiempo que movía el látigo, la hannya saltó hacia atrás. Evitando así el martillo gigante.

Pero en ese momento, Jubei se acercó hacia ella.

“¡¡Yaaaaah!!”

Este duelo es bastante extraño. Pero la hannya era rápida.

Atacó con el látigo a velocidad divina, dirigiéndose hacia Jubei.

Jubei se dirigía directamente, el látigo iba a una velocidad doble de la anterior, muy difícil de esquivar. Pero en el momento que iba a tocarla,

“Uuuuh, ¡nhh!”

Jubei agarró con fuerza su espada. El látigo se enredó en ella.

*Bakiin*

El látigo estaba envuelto en la hoja, aún envainada, de la katana.

“¡Uh!”

3

Jubei puso fuerza para evitar que le quitaran la espada. Intentó de desenvainarla, pero,

“¡Está atrapada!”

El látigo se envolvió desde la punta de la funda hasta la empuñadura. No podía desenvainarla debido a la tensión del látigo.

Pero la hannya se dio cuenta de algo.

Kanetsugu tenía su gran martillo y en posición de combate, fue un plan para que se enfocara en Jubei y dejara su látigo inutilizable.

“¡Lo hicimos! ¡Realmente lo hicimos!”

Kanetsugu gritó.

“¡Bien hecho Gutsugutsu!”

Jubei también se alegró. Y continuó,

“Ya es suficiente. Yoshino-san, baja tu arma, hablemos. También fuiste tras Yukki, ¿terminamos?”

Ese sería un buen momento para sacar su espada.

“Ne, volvamos juntas, puedes soltarme. ¿Sí? Una, dos…”

Liberó a Jubei, cuya espada estaba enredada por el látigo.

En ese momento, la hannya soltó el látigo. Entonces la espada de Jubei quedó libre.

La hannya no soltó el látigo, solo lo retrajo y después volvió a azotar el suelo.

Pero la espada de Jubei, ya no estaba donde antes, inmediatamente posicionó la punta de su espada en la garganta de la hannya.

“¡Ya es suficiente! ¡Tenemos la ventaja!”

Kanetsugu también estaba convencida de su victoria. Sin embargo,

“Fu.”

La máscara rio.

No, originalmente la risa de la hannya debe ser fantasmagórica. Pero debajo de ella…

Con un sonido, el látigo, desapareció.

“Eh…”

El látigo que estaba en manos de la hannya desapareció.

Pero no había terminado.

“¿¡Q-Qué sucede…!? ¡Eso es…!”

Una cuchilla de más de ciento cincuenta centímetros. Era un chuchillo de la misma longitud de que un wakizashi[1].

Sacó el látigo de nuevo.

Después colocó el cuchillo en la punta del látigo como una lanza.

Una vez que lo entrelazó en el látigo, se dispuso a dar el siguiente golpe. En lugar de haber detenido sus movimientos, ahora la enemiga parecía tener la victoria.

“Parece que ahora si va en serio contra nosotras, ¡hasta mejoró su arma!”

Frente a Kanetsugu, la hannya se dirigió hacia Jubei.

“¡Kyaaaaa!”

Jubei desenvainó la espada que estaba enredada con el látigo. Inmediatamente la agarró y la posicionó, pero el látigo-lanza de la hannya era más veloz.

La hannya solo dio un paso.

Así que logró alcanzar el pecho de Jubei. Jubei también movió su espada, pero no a tiempo.

“¡N-No es bueno! No… ¡aaaaah!”

Ante los ojos de Kanetsugu, Jubei fue sacudida. Su figura era borrosa.

Imágenes residuales. Cuando se dio cuenta de eso, todo había terminado.

“Hauu…. ¡guh…!”

La boca de Jubei emitió ese sonido como si suspirara.

La lanza, se detuvo. La punta del cuchillo, estaba dirigido hacia Jubei. Había daño en su frente, la sangre fluía.

“¡Jubei-san!”

Ante las palabras de Kanetsugu, Jubei rio ligeramente. La herida en su frente era muy superficial.

Jubei detuvo la el cuchillo con ambas manos.

La cuchilla era como cono.

Solo la punta estaba afilada, los bordes no. Debido a que está enredada en el látigo, puede cortar si lo mueve de manera circular al mismo tiempo que agarra una espada o algo.

Únicamente hizo presión a la derecha e izquierda para evitar que la alcanzara fuertemente.

Sin embargo, la punta seguía siendo la de un cuchillo.

Eso sumado a la condición física de la hannya, su velocidad de reacción, transmisión de impulsos a sus fibras nerviosas, la respuesta de sus músculos, eso lo hacía un movimiento preciso.

“Esa es una              <Máestro Samurái> Princesa de la Espada… p-pero Jubei-san debería de ser una también. N-No, para que sea una            <Máestro Samurái> Princesa de la Espada… ah.”

Kanetsugu estaba contemplando los grandes pechos de Jubei, en el centro de ambos, se marcaba débilmente una flor de cerezo.

“Fuu.”

Jubei dio un pequeño suspiro y puso fuerza en las manos que sostenían la cuchilla. Luego la torció.

“Uh, ¡gu!”

Después de eso la hannya saltó. Y Jubei lanzó de regreso la cuchilla.

“¡Su cara!”

Kanetsugu gritó.

Disparó con toda velocidad la punta del cuchillo. Pero no pudo esquivar del todo el ataque de Jubei.

La hannya había fallado con su ataque. De igual manera agarró el cuchillo como Jubei, pero sus manos sangraban.

“… ¡uh!”

Mientras que su cara permanecía oculta por su cabello, la estudiante con la hannya trató de escapar.

“Maldita, ¡no te escapes! ¡Jube-san, va por allá! ¿Jubei… san?”

Frente a Kanetsugu, Jubei cayó al suelo.

“¿¡Jubei-san!? ¡Jubei-saaan!

Se fue corriendo hacia donde estaba Jubei. La estudiante enmascarada ya no era visible.

“Espera, Jubei-san…… ¡¡Jubei-san!!”

 

6

“¿¡Jubei también fue herida…!?”

“Sí. ¡Pero está bien! Gutsugutsu estaba conmigo…”

“Tonta, ¿¡estás bien!? ¿Tienes alguna herida? ¿Te duele algo? ¿En verdad estás bien?”

Muneakira preguntó en rápida sucesión sin agarrar aire. Mientras que agarraba el brazo de Jubei.

“D-Duele. Onii-chan, duele.”

“L-Lo, siento.”

Al darse cuenta la soltó. Mueakira debió sentirse mal, pero Jubei rio.

“Ehe, Jubei está bien. Gutsugutsu también, no está lastimada.”

“¡Ya veo! Fuu— qué alivio… ah.”

Mueakira exhaló con tranquilidad. De pronto Jubei saltó a su pecho. Luego abrazó su cuello.

“¡Qué…! H-Hey. De pronto me abrazas, esto… uh.”

En el corredor del dojo. Pensó que Yukimura y Senhime lo buscarían y de pronto empezó a sudar frío. Pero,

Un poco de esto… está bien…

Entonces Jubei,

“Onii-chan, en verdad estabas preocupado. Me hace feliz.”

Tenía los ojos cerrados en el pecho de Muneakira.

“Jubei…”

“Siempre todo el mundo está tan animado, y Onii-chan se la pasa ocupado. Así que quedémonos un poco más……”

“¡Nhh…! Quedémonos así un poco.”

Solo un poco…… abrazando a su hermana de los hombros, comenzó a acariciar su cabello.

“Nhh~, se siente bieeen…”

“Bien, entonces…”

Muneakira levantó la mirada y soltó los hombros de Jubei. Sin embargo,

“O-Onii-chan.”

“Dime cualquier cosa, quiero decir, si se trataba de Yoshino-san o algo.”

Comenzó a preguntarle.

“Sí. Parecía serlo. Pero llevaba una hannya. Solo que su arma, era un látigo.”

“¿Un látigo?”

“Tenía un mango muy largo, además tenía un cuchillo en forma de cono.”

“Un látigo, con cuchillo…”

En la mente de Muneakira, volvieron las palabras de Yoshino.

〖Yo, Yoshino, soy Yagyuu Jubei〗

¿Yoshino-san es Yagyuu Jubei? ¿¡Entonces esta Jubei quién es!?

Es lo que había pensado desde entonces.

Cada que pensaba le dolía la cabeza, sin llegar a una conclusión.

Ese parche…

El ojo derecho de Yoshino estaba oculto por un parche.

Se dice que Yagyuu Jubei Mitsuyoshi tuvo un accidente en la infancia. Yoshino también. Pero su hermana Jubei no tiene esas características.

Idiota. En qué estoy pensando. Jubei es Jubei. Además Jubei, también tiene a esa Jubei-san…

Pero esa “Samurái” Yoshino, quién diablos es.

“¿Onii-chan?”

Veía a Jubei con ansiedad.

“Ah, lo siento. Es solo, eh, ah. Jubei y Kanetsugu están ilesas. Qué bueno que no tengan heridas graves.”

“Heridas… heridas. Yoshino-sa… hum, la persona de la hannya.”

“¿Estaba herida? ¿En serio?”

“Sí. Su máscara estaba agrietada, pero no sé si estaba herida. Además sus manos estaban sangrando.”

Muneakira se quedó más tiempo ahí con Jubei.

“Eh. Pero Jubei, ¿no estás cansada?”

Sin embargo, a pesar de que la herida en su frente no era grave, perdió la consciencia.

Tal vez, esa “Jubei-san” le ayudó un poco.

“Es hora de cenar, cuéntanos a todos la historia nuevamente. Mientras descansa hasta entonces. ¿Sí?”

“Sí. Entiendo. ¡Sí~!”

Jubei asintió obedientemente con la cabeza, yéndose a su habitación.

Muneakira se sintió aliviado. Suspiró lleno de paz.

Qué bueno… Jubei y Kanetsugu salieron bien, creo que estoy aliviado por eso. Pero…

“Yoshino-san, otra vez llevaba esa hannya…… n-no…”

Muneakira se quedó mirando los alrededores del patio.

“No lo sé. Yoshino-san, estás viendo desde alguna parte en este instante.”

“Idiota. Realmente puedo escucharlo todo.”

Era Senhime. Quien asomó su cara por la esquina del pasillo y luego se escondió de nuevo.

“Qué pasa. Esa enana y Jubei. No puedo creer que perdieran, ¡yo Sen no lo permitiré! En serio, ¡qué tontas!”

“Hime-sama…”

 

7

Al día siguiente. Con la esperanza de encontrarla (?) Senhime iba camino a casa después de la escuela.

Iban por el honmaru. Un espacio de nada más que diez metros cuadrados rodeado por una valla. Al lado izquierdo de ella estaba Hanzo.

Ambas iban caminando tranquilamente, pero de pronto una flecha cayó.

“Hime-sama, ¿¡se encuentra bien!?”

Hanzo gritó. Moviendo con rapidez su cuerpo dirigió la mirada al punto donde la flecha fue disparada. Desenvainó su espada ninja.

“¡No te burles! Algo como esto no me detendría.”

Diciendo eso, Senhime agarró su naginata y desvió otra flecha que iba volando hacia ella. Las flechas caían continuamente.

“¡Ahí!”

Eran flechas japonesas, logró encontrar el paradero del atacante.

Hanzo saltó y giró. Lanzando sus shuriken a toda velocidad.

En ese momento el atacante no hizo ningún movimiento.

Había confirmado una presencia al otro lado de la valla. Entre las ramas de los pinos. Hanzo giró y las shuriken salieron volando de su falda de sirvienta.

“Quién, es…”

Era el inconfundible uniforme de la Academia Buou.

Una mini falda deslumbrante. Por encima de ella estaba un cabello plateado que llegaba a la cintura.

Sus miradas se fijaron en ella.

“¡Una hannya!”

Hanzo gritó.

Con los ojos pelados, era sin duda alguna la hannya datada en los espíritus malignos. Agrietada debido a pelea con Jubei. Pero, una mano estaba cubierta con un vendaje.

Y un collar en el cuello.

“Has venido, ¡hannya! No, ¡Retsudou Yoshino! ¡Llegas tarde! Pero está bien. ¡Sen está de muy buen ánimo!”

Senhime gritó sosteniendo su naginata. Pero, la hannya no contestó. En la parte superior de las ramas, solo permanecía de pie. Su mano, la levantó.

“Ese arco, ¡lo diriges hacia mí! Qué quieres. ¡No te perdonaré si no respondes!”

“Hime-sama, ¡aquí está Hanzo!”

Hanzo se adelantó. Pero,

“¡Has venido a un muy buen lugar!”

Dijo esto al mismo tiempo que saltó.

La capacidad de salto como               <Máestro Samurái> Princesa de la Espada, era cinco veces mayor, puede saltar hasta seis metros, por lo que la valla de dos metros no era obstáculo.

Así que las dos, llegaron a la cima del muro para lograr ver a la hannya con más claridad.

“¡Hime-sama!”

“¡Voy a atraparla!”

Ambas se prepararon para dar un ataque simultáneo.

“¡…!”

La hannya saltó entre las ramas de los pinos. Saltó al otro lado del ninomaru y aterrizó al suelo. Rápidamente desapareció en la densidad del bosque.

“¡No vas a escapar!”

“¡No Hime-sama! No puedo ver al enemigo. Podría ser una emboscada.”

Mirando desde encima de la valla, había muchos árboles, demasiado denso. Escondidos entre ellos, podría haber atacantes, no sería algo ventajoso.

“¿¡Pero qué diablos!? Ah, ¡suficiente! ¡Ya es demasiado alboroto!”

Pero no es como si ignorara las palabras de Hano. Senhime no es tonta.

“Bien, no puede evitarse. A partir de hoy, ¡te voy a cazar! ¡Tendrás que salir en algún momento! ¡Voy a ponerle fin a esto!”

Gritó hacia el bosque.

“Hime-sama…”


[1] Una espada corta japonesa, más corta que una katana pero más grande que la tatewaki.

[1] Conocida como “pala de monje” es como una lanza pero con una media luna en la punta y una pala (o un lado plano) en el extremo opuesto. 月牙産 (Getsugasan)

[2] Uno de los tres hijos del peregrino budista Xuanzang. Protagoniza las historias del Viaje del Oeste de Sun Wukong.

(No sé por qué se repitió el 1)

Anuncios