La hermosa estratega y la lancera

Traducción Jap-Esp: Trihexa
Corrección: Trihexa

1

“¡Padre!”

Al ver a Muneakira, su padre Muneyoshi batió su hakama.

Las pequeñas manos de Muneakiria se dirigieron hacia arriba, con un poco de calidez. Se preguntaba si le tomaría las manos. Pero todo de pronto se volvió frío.

Su hakama, se fue.

El paisaje no parecía estar nebuloso. Sus sandalias dieron un paso firme en la grava, los calcetines blancos eran llamativos.

“Padre… ¡padre!”

El niño levantó la voz, se sorprendió a sí mismo.

Intentó alcanzar a su padre, pero la diferencia de sus pasos cada vez era mayor.

Su cuerpo era pesado.

El aire se sentía espeso.

La luz se iba perdiendo rápidamente, solo su padre estaba detrás de la oscuridad.

Frío, pesado… solitario. ¡Tengo miedo!

Luchando desesperadamente por no quedarse atrás movía sus piernas y brazos, la figura de su padre cada vez estaba más lejos.

Solo veía su hakama, por la parte trasera. Su espalda estaba temblando. En poco tiempo, incluso su apariencia se volvió invisible.

“¡¡Padre…eeh!!”

Gaku, sus rodillas se desplomaron. No lo soportó, su car se estampó contra el suelo. Su cuerpo temblaba por el dolor y el frío.

El cuerpo de Muneakira se reducía, parecía como si se encogiera.

Sin fuerza alguna, incluso su corazón se marchitó, no podía hacer nada.

A este paso desaparecería.

Desaparece, desaparece… desaparece…

Fuwaa, algo lo tocó.

Imperceptiblemente su piel quedó expuesta…… en poco tiempo, quedó envuelto. Algo lo cubría, lo envolvía.

Era suave, cálido y confortable.

Al abrir sus ojos vio un tono blanco lechoso a un lado.

Muneakira fue abrazado por el cuerpo.

Lo tocó con su mano, era tan suave.

El ligero pero dulce olor a leche entró a su nariz. Estaba inhalando cerca de su pecho.

“Aah….hh.”

No podía hablar, su voz no salía.

El aire frío de hace un momento parecía una mentira, era tan caliente. Lo suficientemente caliente como para sudar. Se sentía con paz, confiado, protegido, era tan relajante……

Guh— estiró sus manos, y aunque eran pequeñas, no tenía miedo, nada, no había ansiedad.

Nada, no quiero.

Esto, no existe…… esto…… es todo……

 

“Nhh……”

Muneakira despertó por el calor.

Inmóvil en la cama, se deshizo de la sensación de volver a dormir. Bueno, lo intentó.

Gunyo.

“¿Eh?”

Su mano izquierda, tocó una masa increíblemente suave. La calidez recorrió desde su mano izquierda hacia todo su cuerpo. No quería moverse.

Nnh…… esto, es……

¿Su memoria? ¿Un sueño? Ese color blanco y cálido, esa suavidad, eso……

Su conciencia probablemente seguía mezclada, Muneakira retiró la mano.

Luego jaló la sábana vigorosamente. Y al saltar de la cama, gritó.

“¡Aah…!”

Finalmente conoció la identidad de lo que su mano izquierda estaba tocando. Bueno, eso era debido a que aquel cuerpo blanquecino estaba muy cerca.

“E-Eres… ¡Jube…i!”

Pero, debido a que Muneakira gritó sin reparo, la chica se desertó…… Jubei, miró a Muneakira mientras se frotaba sus somnolientos ojos.

“Funyaa… Onii-chan.”

Cuando se levantó, sus pechos se sacudieron. Era como un *buruburu*.

“¿¡Q-Qué!? Aquí… ¡es mi futón…!”

Con su cabeza confundida, Muneakira desesperadamente recordó lo de anoche.

Anoche, ayer en la noche. Cierto… logró ahuyentar a Hanzo y al comité disciplinario, entonces…

Con la onda de presión generada, Juberi derrotó a diez personas, luego colapsó y perdió la consciencia.

Muneakira cargó a Jubei, la llevó a una habitación y decidió esperar.

Puesto a que no había señales de que despertara, Muneakira también decidió dormirse.

Pero absolutamente estaba en otra habitación, ¿¡entonces por qué!?

“Es que, cuando desperté y no había nadie, me sentí sola. Y como Onii-chan estaba durmiendo, decidí tratar de dormir juntos. ¿Estuvo mal? Onii-chan.”

Sus ojos eran grandes, cristalinos.

Involuntariamente Muneakira se desconcertó.

Por las pupilas de Jubei, y por su cuerpo indefenso y desnudo.

Sus pechos balanceándose le paralizaron, además su suave abdomen……

“¡No es así!”

“¿Qué no es así, Onii-chan?”

“No, es que es… ahh, no puedo decirlo.”

Ayer, pasó de mamá a Onii-chan, pero al final ya no dijo ni una sola palabra.

No, estábamos hablando sobre los daños. Pero esta chica……

Hubo un repentino cambió en Jubei cuando Hanzo lo atacó.

Pero ahora que la mira detalladamente, parece una persona completamente diferente, no parece ser la misma chica delante de sus ojos ahora mismo.

Sin duda, esa “Jubei” era distinta.

¿Ah? Esta niña, ¿… ha estado en el futón todo este tiempo?

Aunque a Muneakira se le ha sido enseñado en Estilo de Nueva Sombra Yagyuu, incluso cuando un samurái está dormido no permanece vigilante.

Sin previo aviso abrió la puerta del corredor, entró a la sala y se acostó en el futón.

Aunque el contacto fue mínimo, Muneakira no pudo percibirlo.

E-Esta niña, Jubei es…

Sintió escalofríos.

“Uhh, eres… tu nombre es Jubei… Jubei, lo de ayer, ¿no te lastimaste por haber caído en la sala de entrenamiento? ¿Estás sola? ¿Dónde es tu casa? Pero, por qué no llevas nada puesto…

Incluso ahora seguía si vestir nada así como ayer.

Luego dirigió su mirada hacia Jubei, hacia sus pechos, mejor dicho.

“C-Como sea, ponte algo—… por favor.”

 

2

Por ahora Muneakira le dio un yukata.

No era un verdadero Yukata, sino más como un hadajuban19, puesto a que en este dojo no hay ropa de mujer.

El cabello largo de Jubei hacia conjunto con la prenda.

Eh…¿eh…?

Cuando se recogió el cabello, sintió un aire de una edad más joven, Muneakira se sorprendió de que parecía más pequeña.

Joven. Sin embargo,

Dónde la he visto…

Es similar. No, es más profundo, como si la hubiera conocido anteriormente, eso sentía. Tenía una sensación de frustración.

“¿Eh? ¿Qué pasa Onii-chan?”

“Ah, no… ¡nnh!”

Una vez que la escuchó decir ‘Onii-chan’, el rostro de Muneakira se puso de color rojo.

“¡Nh! Nn… y lo sigues diciendo…”

Pero sentía bien al escucharlo. Muneakira se quedó pensando en ello.

Por el momento se quedó viendo a Jubei.

La respuesta de Jubei fue…

“Jubei es Jubei. ¿Por qué estaba ahí? Unn—no lo sé. Cuando abrí mis ojos, Onii-chan estaba frente a mí… por un momento, pensé que era mamá. Porque, Jubei siempre ha querido conocer a mamá. Pero no era mamá. Tampoco papá, ¡era Onii-chan!”

“No, no es muy conveniente que me llames Onii-chan.”

“Entonces, ¿Ojii-chan?”

“¿¡Por qué me llamarías abuelo!? Además ni siquiera soy papá…”

“¿Abuelo?”

“¡Tú eres la que lo dijo! Bueno, ¡será mejor que dejes de decirme abuelo! Ehm, uuh, uhh…”

Al parecer se quedó pensando un poco.

“… después de todo Onii-chan está bien.”

Cierto, debido a la edad no sería difícil pensar que no soy su hermano mayor.

Muneakira llegó a esa conclusión.

“¡Ya ves! Eres mi Onii-chan después de todo!”

Jubei se rio cuando lo dijo.

Lo miraba con ojos brillantes mientras Muneakira no decía nada. Pero bueno, esta chica, no había razón para odiar a Jubei.

“¿En verdad no sabes dónde está tu mamá y papá, Jubei? ¿De dónde vienes?”

“Unh~ eso, no lo sé. No puedo recordar. Pero quiero ver a mamá y a papá, también sus rostros, pero no sé dónde están, no lo sé.”

“Papá, mamá…… bueno, bueno, otra pregunta. ¿Tu nombre es Yagyuu Jubei?”

“No lo sé. Pero siempre veo flotando el nombre de Yagyuu Jubei… siempre lo veo flotando, ese es el nombre de Jubei, esa es la verdad.”

“Ya veo… entiendo. No, no entiendo nada……”

Muneakira se sostuvo la cabeza.

Después de todo no sé nada. Está niña, de dónde vino, por qué vino aquí……

“Por último, ¡una más! Hattori Hanzo, cuando le ganaste al comité disciplinario de Hanzo, ¿no recuerdas algo? En ese momento Jubei, atacó a las personas con su espada, las derrotó a todas.”

Muneakira lo recordó.

Era una técnica extraña.

Era la primera vez que la veía. No había visto nada similar.

Se deslizaba por debajo…… no, era como si lo hiciera por el suelo, cómo decirlo…

Hay tres tipos de posiciones con la espada, Jodan, Chudan, Gedan20.

Respectivamente es poner la espada por encima de la cara del oponente, a la altura media, y a una altura inferior.

También hay otras dos posiciones más, una que se utiliza por encima de la cabeza del oponente, con la espada en posición vertical. Y otra con la punta de la espada rozando el suelo.

La posición de Jubei era extraña. En primer lugar no sabía si existía esa posición.

Desenvainó las espadas y su cuerpo se movía muy cercano al suelo, mientras giraba las espadas.

Esa velocidad, esa precisión. Ese ataque era imposible de defender…

Si no fuera porque Jubei le avisó, Muneakira habría quedado envuelto en esa onda de impacto.

“Esa técnica con la espada… ¿de dónde la aprendiste?”

“¿Técnica con la espada…? Jubei, cuál técnica…”

Después de todo parecía una persona diferente, era natural que no recordara al despertar.

Qué es lo que le pasa… n-no.

“Bueno, supongo que no es necesario pensarlo tanto. Creo que no llegaremos a ninguna respuesta aunque investiguemos. Por ahora deberías pensar en el futuro.”

Cuando Muneakira lo dijo,

“¡Sí! Jubei también está de acuerdo, ¡Onii-chan!”

Cuando lo dijo,

*Kwyuuu……*

A ambos les sonó el estómago.

“Ah.”

“Ehe…”

Los dos se sonrojaron.

“Vamos a comer algo.”

“¡Sí!”

 

Muneakira preparó la comida.

Jubei también le ayudó un poco.

“Cómo es que esto terminó así…”

A la hora de cocer el arroz lo hizo con demasiada potencia, además le echó la cantidad de agua equivocada, como resultado, el arroz quedó como una papilla.

“¡Gracias por la comida~! ¡Estuvo delicioso, Onii-chan—!”

“Uwaa, ¡comiste un montón! ¡Y demasiado rápido! Sí, bueno, supongo que tu estómago estaba vacío…”

Muneakira lo dijo mientras ponía los palillos sobre el plato.

“Wa— mi estómago está contento—eso fue geniaal, ¿¡verdad Onii-chan!?”

Esa era Jubei.

 

3

“Mi estómago también está satisfecho. Me gustaría salir un poco.”

Tras terminar la comida, Muneakira se levantó.

Ya que Jubei salió al patio, Muneakira le dio una espada de bambú. Muneakira también fue por una.

Su técnica y forma de pelear es diferente.

Aunque no es totalmente ajena. Aun usando el equipo de protección, con ser golpeado por la espada de bambú le causaría algún daño.

Ya sea kenjutsu21 o kendo22, se utiliza protección y una espada de madera.

Así que al lugar donde golpeen, de la manera que golpeen, no hay problema.

La espada de madera a diferencia de la de bambú, genera un daño de una magnitud diferente.

Así que una espada de madera causaría una verdadera lesión.

Para cuidarse, Muneakira le dio una espada de bambú a Jubei.

Pero……

“Onii-chan, esto, ¿cómo se hace?”

Primero tenía que enseñarle cómo agarrar la espada y la posición adecuada a Jubei.

Parece que no recuerda su técnica de anche, nada…

Debido a eso, Muneakira trató de enseñarle los conceptos básicos de la espada a Jubei.

“Así, recta, bien, esta es Jodan. Aquí… balancéala.”

*Byuu* el viento sonó.

“Uun. Ya… veo.”

Jubei estaba repitiendo el mismo movimiento.

*Hyun*

Muneakira la estaba observando. Por un momento sus ojos no lo podían creer.

Parece que no está mintiendo.

“Muy bien. La siguiente, esta es Chudan…”

A partir de ahí, Muneakira dejó de ocultar su sorpresa.

Con solo una vez que Muneakira le enseñaba, Jubei lo hacía exactamente.

Su posición, la forma de balancear la espada en numerosas ocasiones. Así como su juego de pies, era perfecto por así decir.

Sus cortes, el movimiento de brazos, el movimiento de cadera, ahí fue cuando decidió protestar.

Su nivel de kendo era suficiente como para no enseñarle nada.

“Genial, ¡es divertido Onii-chan!”

La voz de Jubei era radiante, pero la voz de Muneakira fue un poco oscura.

“¿Qué estás escondiendo?”

“¿Eh?”

“¿Con qué propósito lo estás escondiendo? Ayer también, ¿en verdad no recuerdas nada?”

Solo podía imaginarse que eso hacía.

A pesar de tener esa habilidad, la ocultaba, fingía que no sabía. Como prueba, cuando Muneakira le enseña, ella sin ninguna dificultad puede hacerlo.

“Quién eres. ¿¡Por qué no dices la verdad!?”

Muneakira se acercó a Jubei. Le apretó el hombro.

“N-No endtiendoo…nh, me duele, Onii-chan, ¡duele!”

Jubei gritó. Muneakira retiró su mano de inmediato.

“L-Lo siento.”

Frente a Muneakira, Jubei se frotó los ojos llenos de lágrimas. Le dolió, pero Jubei habló.

“Qué malo eres, Onii-chan. Jubei no sabe nada, solo tiene a Onii-chan… y ya que Onii-chan estaba muy divertido enseñándome kenjutsu, estaba feliz…… ¿a Onii-chan no le gusta Jubei?”

El rostro de Jubei lo veía a los ojos, no era para nada la Jubei de anoche.

No… esto, en verdad, no es así.

No estaba actuando. Jubei no estaba fingiendo para engañar a Muneakira.

“Sí. Tienes razón. No hay necesidad de que engañes.”

Muneakira dejará de enseñarle, y que así todo progrese a su ritmo.

Sí es habilidad natural… la seguirá conservando, su cuerpo lo recordará……

“¿Onii-chan…?”

Jubei lo observó con ansiedad. Muneakira sacudió su cabeza de inmediato.

“No es nada. Solo, lo siento. Estaba equivocado. Lo malinterpreté. Yo creo en Jubei.”

Dicho eso, apareció una sonrisa en Jubei.

“¿En serio?”

“Ahh, en serio.”

“Waa—”

Frente a él, Jubei saltó hacia él.

“Hey-hey.”

Jubei cayó sobre sus brazos y pecho, amortiguando el golpe. Sus pechos eran blandos, los sentía presionarse sobre él por encima del yukata.

“Onii-chan… Onii-chan, ¡te quiero! ¡Te—quiero!”

“O-Oh, entiendo. Lo entiendo.”

 

“Como sea, Jubei debería llevar siempre ese uniforme. Está bien, es mejor a que andes desnuda.”

“¿Debería desnudarme?”

“N-No digas eso. ¡Solo responde con un ‘sí’ por favor!”

“Sí~, ¡Onii-chan!”

Después de practicar con la espada, Muneakira fue a comprar ropa para Jubei en la ciudad.

Con el uniforme de la escuela no destacaría tanto.

A pesar de que los estudiantes son libres de usar cualquier ropa fuera de la escuela, la mayoría de ellos llevaban el uniforme por la calle.

A parte de la escuela, ya que el consejo estudiantil lo recomendó, la mayoría de los estudiantes llevan uniforme aún fuera del edificio escolar.

Naturalmente, los miembros ejecutivos del consejo estudiantil aceptaron.

Justo ahora, Jubei no vestía el uniforme de las chicas, pero…

“A pesar de eso…”

“Nhh, ¡qué lindo! ¡Onii-chan!”

Hablando de Jubei.

Jubei llevaba una falda corta, podría decirse que era una mini falda.

¿Estaba mal la talla? Los pechos de Jubei se presionaban hacia el cuello de marinero de la blusa, la parte de su cintura también estaba muy pegada a su piel.

Y lo más extraño,

Traía unas cuerdas en las piernas, en donde tenía sus espadas.

Estas espadas eran las que Jubei traía abrazadas consigo desde un principio. Lo que seguía incomprensible era el por qué al revés.

Antes de que Muneakira hablara, Jubei respondió.

“Uun~, de alguna manera se sienten mejor aquí.”

“Ah—…”

Fue una respuesta corta.

Pero mientras tanto, Muneakira había encontrado su propia respuesta.

Era, como si señalara el camino para tomar esa posición.

Esa posición, derrotó a esas kunoichis del comité disciplinario, sin previo aviso.

Tomó una posición cercana al suelo, agarró las espadas mientras estaba sobre una rodilla, y desenvainó las espadas mientras que se ponía de pie.

Estaba desnuda, empuñando dos espadas en una posición extraña.

Ahora en este momento Jubei portaba las espadas al revés en sus muslos.

Era una espada bastante afilada, esa escena se quedó bien grabada en Muneakira.

“Nh… ese collar de katana.”

Muneakira observó que Jubei estaba usando un tsuba [collar de katana o guardamano] como broche para el cabello.

“Esto, en el armario, estaba en una caja. ¡Jubei lo encontró!”

“No, a qué te refieres con encontrar, ese es…”

Le parecía familiar a Muneakira.

Era algo que se transmitía de generación en generación en el clan Yagyuu.

Los ojos de Jubei…… Jubei… esta niña……

Cómo es que Jubei encontró ese tsuba, no hay razón alguna.

“Eso es algo importante. ¿Me lo devuelves?”

“No.”

“¿Ah? No, es que en serio es importante. Por eso, devuélvemelo.”

“No.”

“¡Cuál que no—!”

“¡No—!”

“Regrésamelo, ¡vamos!”

Muneakira estiró la mano hacia el adorno en su cabello. Jubei puso resistencia deteniéndole la mano.

“¡Noo! Onii-chan detenteee.”

“¡Te dije que me lo devuelvas! Más tarde te compro algún adorno para el cabello.”

Tenía su mano sobre el tsuba, aunque parecía bastante enredado en su cabello.

“Noo, este está bien. ¡A Jubei le gusta!”

“¡Devuélvemelo de una vez!”

“Onii-chan sueltameee, hyaaaa.”

“¿Qué están haciendo?”

Una heterogénea voz se mezcló con la de los dos.

Munekira y Juei también se paralizaron por un momento, mirando hacia el lugar de donde venía la voz.

“He……”

“Ah.”

 

4

Ahí… en el jardín del dojo, estaba una extraña figura de pie.

Una pequeña chica estaba sobre el hombro de otra chica.

“Uki-ki—”

También traía un mono que mostró los dientes como si los quisiera intimidar.

img_0073

“Eso es un mono.”

“Es un mono, Onii-chan.”

Ambos se quedaron mirando entre sí.

“¡Oigan! No vean al mono,  miren bien, ¡ustedes!”

La chica gritó.

Debajo de ella, estaba una chica más alta que Muneakira.

Sus ojos se dirigieron a la parte inferior de su cuerpo, viendo su figura cubierta únicamente por un taparrabos blanco.

Su cintura y sus muslos estaban completamente expuestos. Además, su tez era blanquecina. Llevaba una lanza que medía más de dos metros.

“Tú, ¿quién eres?”

Muneakira preguntó. Mirando finalmente a la extraña visitante.

La chica encima reveló una mirada como si menospreciara a Muneakira.

“Déjame decirte, mira y sorpréndete. Yo soy……”

“¿Sanada?”

Antes de que terminara, Muneakira lo dijo. La pequeña chica cambió su expresión.

“¡P-Por qué! ¡Por qué has descubierto mi nombre!”

“No, es porque ahí está escrito.”

Muneakira apuntó al pecho de la chica, por debajo de la ropa traía el traje de baño de la escuela, en el cual claramente estaba escrito el nombre de “Sanada”.

Tenía una costura.

“¡No! ¡No mires!”

Cruzó sus brazos como si se abrazara a ella misma, pero era demasiado tarde.

“Sanada, ¿un insecto?”

Como si fuera el golpe final, Jubei dijo esas palabras.

“¡No como un cestodo23! ¡Soy Sanada Saemon-no-Suke Yukimura!”

Al decirlo estaba sonrojada, como si hubiera fracasado.

“Pero qué les pasa, valórenme un poco, ¡un cestodo y yo no tenemos nada qué ver! Mi nombre es tan respetado y digno de poder…… ¡aaahhh!”

Debido a que estaba realmente disgustada, Muneakira mostró un poco de simpatía.

“Está bien. ¿Quieres comer dulces? La primaria está por aquí cerca.”

“También si quieres algunos juguetes—”

“¡¡No estoy en la primaria—!! Tengo trece años de edad, ¡voy a la secundaria!”

“¡Kiki—ki!”

La chica llamada Yukimira gritó con ira y el mono también levantó la voz.

“Yukimura-sama, ¿qué está haciendo?”

La chica alta habló. Su voz no se adaptaba a su cuerpo, era mucho más bonita que de la chica pequeña.

“Matabei espera tu turno. Espera un poco. Estos tipos……”

Muneakira escuchó el intercambio de esas dos,

“¿Matabei…?”

Yukimura respondió.

“Ouu. Ella es Gotou Matabei Mototsugu. También debieron haber escuchado sobre la lanza de Matabei.”

“¡Kiki—!”

“Ese mono.”

“Un mono, Onii-chan.”

“¡Por eso! ¡Dejen al mono! Francamente es inesperado que hayan escuchado de Matabei.”

“Sí, eso lo entiendo, pero ese mono.”

“¡Quiero un mono!”

“¡Yo soy la que está hablando! Este mono de aquí arriba tiene su nombre. Es…”

“Sasuke”

“Así es… ¿¡eeeeehh!? ¿¡Por qué lo sabes!? Todavía no he dicho nada…”

Muneakira lo dijo y Yukimura pareció haber entrado en pánico.

“No, si tú eres Sanada Yukimura y llevas un mono contigo, no puedo pensar en ningún otro más que en Sarutobi Sasuke.”

Fue una respuesta correcta. No había otra opción.

“¡Kiki—ki!”

Ha adivinado su nombre, por lo que Sasuke en vez de estar enojado estaba contento.

“¡C-Como sea! ¡Yo…!”

“Espera. Sanada Yukimura, Matabei Gotou, y también…… bueno, ese mono.”

“¡¡Ukiki—!!

Ante las palabras de Muneakira, Yukimura sonrió y soltó una risa.

“Parece que finalmente te diste cuenta.”

“Ah, tu risa en serio que es infantil.”

“¡Suficiente! ¡Encárgate de ellos Matabei!”

“Sí.”

“Golpéalos por decir cosas inapropiadas.”

Cuando Yukimura lo dijo, Matabei inclinó la cabeza y caminó lentamente. Se acercó hacia Muneakira y Jubei.

“Q-Qué. No puede ser…”

La expresión de Muneakira cambió. Un paso, dos pasos, retrocedió. Agarró la espada y tomó una posición para poder salir en cualquier momento.

“Esta persona… Matabei-san. ¡Puede…!”

Los movimientos de Matabei no se detenían. Pero, no tenía sed de sangre.

Pero no era porque no tuviera espíritu de combate, sino porque se estaba conteniendo. Si dejara de hacerlo, con solo un golpe acabaría las cosas.

Muneakira lo sabe aún sin sentir su sed de sangre. Esta Matabei,

Es fuerte…

La actitud de Muneakira cambió por completo, Yukimura continuó con sus palabras.

“La lanza de Matabei, quiero ver si puedes recibirla. Quiero verlo, Muneakira. Quiero ver las proezas del Estilo de Nueva Sombra Yagyuu.”

“Uuh… ¡eso es…!”

“¿No? Ayer también, no habrías hecho nada contra el comité disciplinario tú solo. No lo habrías hecho si no fuera por Yagyuu Jubei……”

“Cómo sabes lo de ayer, ¿¡estabas viendo!?”

“Kii—”

Muneakira se puso en alerta momentáneamente.

Conmocionado, vio una oportunidad dentro de su mente. Por supuesto, Muneakira se centró únicamente en ese lugar.

Pero, Matabei no se perdió ni un solo segundo.

La lanza la tenía a un lado, sosteniéndola con ambas manos. Además estaba a la altura de su abdomen. En una posición de ataque.

¡Esto está—mal!

Muneakira claramente se quedó retrasado.

En el kenjutsu, perder unos segundos es fatal, desde ese momento es mortal, Muneakira claramente era consciente de eso.

“¡Hahaha! ¡Ganó! La lanza de Matabei perforará tu pecho—”

Yukimura estaba cantando victoria sin ocultar su burla, pero en ese mismo momento,

¡Kaa!

El dintel había sido fuertemente golpeado con su frente.

“… ¡¡ahh!!”

Cayó.

Yukimura cayó de los hombros de Matabei y se deslizó por sus piernas. Yukimura se golpeó la frente contra el dintel.

“Yukimura-sama.”

Yukimura se agachó y se sostuvo la cabeza.

Pero a Matabei no pareció importarle.

“¡Kii!”

Sasuke también se golpeó la cara.

“¿E-Estás bien?”

La situación le preocupó a Muneakira, y Yukimura con los ojos llorosos expresó su ira.

“I-I… ¡Idiotaaaaa!”

 

“En serio, ¿estás bien?”

Muneakira le pasó una toalla.

“¡C-Cállate! ¡No digas nada!”

Yukimura tomó la toalla y la presionó contra su frente. La parte donde se golpeó se puso un poco hinchada y de color rojizo.

“Onii-chan, hay más toallas.”

Desde atrás de Muneakira, Jubei sostenía un par de toallas. Yukimura con un ‘¡hmph!’ torció la boca y se dio la vuelta.

Yukimura por fin se levantó del suelo.

Muneakira, Jubei, Yukimura, Matabei, y,

“¡Ukii!”

Sasuke estaba en la sala del dojo Yagyuu, sentado en el tatami. El aire ya no tenía ese espíritu de combate de hace rato.

En medio del silencio, cuando Muneakira trató de abrir la boca, Yukimura habló.

“… tú, te salvaste por los pelos.”

“No, eso… unn, puede que sea innecesario.”

No había sentido para su bravuconería.

Ciertamente, en ese momento, la lanza de Matabei fue más rápida por un momento.

Como experto, uno puede leer los movimientos del adversario.

En ese momento, Muneakira leyó y se dio cuenta que la lanza de Matabei se dirigía a su pecho.

Si no hubiera caído esa niña…… si Yukimura no se hubiera golpeado la cabeza…

Muneakira seguramente habría perdido. Incluso pudo haber perdido su vida.

“Fufu, aparentemente fue tu derrota. Pero… en qué estabas pensando.”

“Eh, es porque, en ese momento…”

“Ciertamente si solo hubieran sido tú y Matabei, habría terminado bastante mal.”

“Eso no es, así…”

Muneakira lo notó.

“¡Jubei!”

“¡Sí Onii-chan! ¡Fue por Jubei!”

La verdad es que Jubei, en el momento en que la lanza de Matabei se moviera, se habría clavado en su estómago. Y si hubiera tenido éxito, la hoja larga de la lanza de Matabei se habría desviado y la hoja corta habría quedado en la garganta de Matabei.

“‘Esa Jubei’, traté de que no saliera. No, mejor dicho que no usara sus espadas… debería ser…”

“Debería, ser…”

Antes de que Muneakira dijera algo, Yukimura se rio. Y se echó aire con el abanico en su mano.

“¿Lo intentamos?”

Fue más allá de lo que pensó.

“¿Nya?”

 

5

Frente a la sala de entrenamiento del dojo estaban Jubei y Matabei.

“¿Con Jubei? ¡Eso es absurdo!”

Muneakira dijo.

“Ya perdiste el duelo contra Matabei. Veamos qué puede hacer. Sí así es.”

“Eso es, bueno, pero, Jubei,”

“Onii-chan, no importa. ¡Jubei va a esforzarse!”

Jubei lucía brillante. Pero Muneakira no podía estar tan seguro.

A penas y le enseñé lo básico…

Aunque era sorprendentemente hábil, sus habilidades no van más allá de lo básico del kenjutsu.

No podría igualarse.

De pronto Matabei agarró su lanza con seriedad. Su soujutsu24 era maravilloso.

“Vamos.”

Matabei sostenía su lanza y el duelo comenzó.

Era un duelo totalmente desigual.

La sala de entrenamiento del dojo Yagyuu. Aunque el agujero que dejó Jubei en el suelo fue bloqueado con maderas como reparación de emergencia, el agujero en el techo seguía tal y como lo dejó.

En el centro de la sala de entrenamiento, estaban las figuras de Jubei y Matabei.

Matabei sostenía la lanza a la altura de su cara. Jubei llevaba sus espadas en las piernas.

*Giri giri*, en ese momento las dos se movieron. Pero más bien la lanza comenzó a moverse hacia Jubei.

“Tú, ¿qué opinas de este duelo?”

Muneakira escuchó a Yukimura hablar. Su expresión tenía una sonrisa.

“Quién creo que va a ganar, ¿mhh?”

Diciendo eso, el rostro de Muneakira se puso rígido.

“Jubei no perderá. Es sorprendente…”

Por supuesto, con su técnica derrotó a todo el comité disciplinario.

A medida que la ansiedad de Muneakira crecía, Yukimura habló.

“Esa chica… Jubei es inestable. Su existencia es como un fallo en este mundo. Por lo tanto, las habilidades de Yagyuu Jubei se han vuelto inestables junto con su cuerpo y mente.”

“Cuerpo y mente… ¿qué quieres decir?”

“Bueno, observa. Es una forma de vida inesperada.”

Tras las palabras de Yukimura podía sentirse la tranqulidad.

“¡Ukiki!”

Sasuke saltó mientras enseñaba los dientes como si hablara.

 

Q-Qué hago. Le dije a Onii-chan que estaba bien, pero en lo absoluto siento que pueda ganaaar……

Frente a Jubei apareció la alta figura de Matabei.

Era abrumadoramente intimidante. La lanza de Matabei emitía un brillo plateado y el rostro de Jubei se veía aterrado.

Q-Qué miedoooo… oh sí. Sacaré la katana.”

De una de las espadas en sus piernas, puso una mano sobre ella.

“A-Ah, no sale…”

La espada tenía la empuñadura hacia abajo. Debido a su extraña técnica, no podía sacarla en una posición normal.

Jubei finalmente sacó la espada y se inclinó. La agarró con ambas manos. Pero, Matabei no iba a perder tal oportunidad.

“¡Cuidado Jubei!”

Muneakira se lo dijo de inmediato. *Shyuu*, junto con el sonido del aire cortándose, Matabei golpeó a Jubei.

“Eh… ¡kyaa—!”

Después de haber recibido el golpe, la lanza se deslizó por el hombro de Jubei.

Bii, se escuchó el sonido de algo rasgándose. En ese momento, el uniforme en su hombro se había roto.

“¿¡Eeeh!?”

Su blanca piel quedó expuesta. Pero no rasgó su piel. Solo cortó su uniforme.

“Eso……”

Por un momento Muneakira pensó que Jubei había sido gravemente herida, se sintió aliviado.

“Todavía no, no ha terminado.”

Muneakira dijo.

Poco después de las palabras de Yukimura, los ataques continuos de Matabei golpearon a Jubei.

La lanza se movía una y otra vez agitando el aire.

Nunca a la misma velocidad, iba acelerando el ritmo con cada movimiento de su espalda.

Debido a esa técnica, la lanza de Matabei podía atacar unas diez veces por segundo. La punta de la lanza no era visible en lo absoluto.

“A-Ah, kya… ¡kyaaaaaa…!”

Jubei trataba de mantener la espada lo mejor que podía.

Casi ninguno de los ataques de la lanza era defendido por la espada, solo estba bañando a Jubei en ataques.

Hombros, pecho, costado, brazo, cadera… la lanza atacaba todos los lugares. Inmediatamente el uniforme de Jubei se desgarró y empezó a sentir un hormigueo, su piel desnuda quedó expuesta en un instante.

“¡A-Ah! Qué haces.”

Muneakira dijo, pero Yukimura puso un rostro serio.

“Mira bien. No hay ningún rasguño en el cuerpo de Jubei.”

“Ah, pero…”

Muneakira vio un trozo de uniforme de Jubei que cayó cerca de él.

“Me di cuenta. No pretende cortarla con la lanza.”

Muneakira lo recogió con sus manos, la tela estaba deshilachada en vez de cortada, como si estuviese desgastada.

Esto es…… el impacto del aire.

La punta de la lanza, momentáneamente había superado la velocidad del sonido.

Las ondas de impacto cortaban el aire, desgarrando su uniforme sin siquiera tocarla.

La Jubei de ayer había mostrado esa misma potencia y técnica.

¡Imposible! Ese tipo de ataque, es demasiado rápido, Jubei……

Muneakira se puso a pensar.

Jubei difícilmente permanecía de pie. Su uniforme estaba desgarrado, su falda había sido arrancada por completo, solo había color blanco a la vista. Y sus pechos también, había terminado revelándose la parte superior de ellos.

“E-Esta chica, está rompiendo el sujetador… se lo acabo de comprar.”

Al salir de compras, Muneakira le había comprado ropa interior, pero el tamaño del sujetador no coincidía (era demasiado pequeño para el pecho de Jubei).

“Qué diablos, podrías dejar de destrozarle el sujetador—tal cosa…”

¿Por qué Yukimura lo dijo con tanta molestia?

“C-Con que es por eso.”

Cuando Muneakira dirigió su línea de visión,

“¡P-Por supuesto no estaba mirando! Solo no quiero que esas cosas anden rebotando…”

“Eh…”

El pecho de Yukimura era bastante plano.

Entonces Muneakira dijo.

“E-Entonces solo mira para otro lado. Después de todo el duelo está por terminar.”

“Haa, haa, haa…”

Jubei estaba abatida.

Su uniforme estaba roto, su ropa interior y por supuesto, sus dos montículos estaban al aire libre.

Sorprendentemente la lanza de Matabei no le hacía daño.

Jubei daba un golpe con su espada por cada diez que recibía.

A pesar de que solo se estaba defendiendo y realizando escasos movimientos, su condición física ya casi estaba al límite.

Y aunque no había recibido ningún rasguño en su cuerpo, la onda de impacto estaba privando a Jubei de su fuerza física. Estaba fatigada-

Aun así, Matabei seguía atacando, sin jadear.

“……”

Aún tras dar diez lanzadas por segundo, su expresión facial no cambiaba.

A este paso, Jubei no podrá hacer nada…… ¡Onii-chan…!

En su mente, Jubei se dio cuenta de algo.

Muneakira le enseñó los movimientos básicos.

¡Exacto!

Jubei fijó su mirada en Matabei.

Esta persona hasta ahora, ha estado atacando deliberadamente. Debo esperar. Entonces……

No le ha dado ataques letales a Jubei. Entonces ahora, es el turno de Jubei para contraatacar. ¡No hay nada que esperar…!

*¡Kin!*

Junto con un sonido metálico, la lanza de Matabei se desvió hacia la izquierda. La punta de la espada de Jubei golpeó la punta de la lanza.

“¡Haa—aa!”

La lanza tiene la ventaja en ataques a distancia, pero es débil cuando se trata de ataques cuerpo a cuerpo.

“… ¡ya!”

Pero, después de todo es una lanza.

La velocidad divina de la lancera Matabei, a pesar de que el empuje y la retracción eran demasiado rápidos, Jubei se abalanzó y ella aumentó aún más su velocidad.

Jubei, quien se suponía debería estar frente a la lanza la esquivó.

Y de manera consciente el cuerpo y las manos de Matabei reaccionaron por reflejo ante la imprudencia de Jubei.

Cuando la lanza regresó, el siguiente piquete era recto.

Se dirigía al rostro de Jubei, ¡la iba a perforar!

“¡¡!!”

“¡Jubei!”

“¡Esto no es bueno!”

“¡Ukyuu!”

Muneakira involuntariamente levantó la voz, Yukimura reaccionó después.

“¡Uh—!”

Y entonces Matabei detuvo la lanza. Pero no fue demasiado a tiempo.

Gaku…

Jubei recibió la lanza de Matabei en la cara, cayó de rodillas. Después, colapsó.

“¡¡Jubei!!”

“¡Espera Muneakira!”

Yukimura trató de detenerlo, pero Muneakira ya había saltado. Puso una mano en el hombro de Jubei.

“¡Jubei! ¿¡Estás bien!? ¿¡Estás herida…!?”

Había sangre goteando del rostro de Jubei, estaba teñida de un color marrón claro.

Todos vieron que la lanza de Matabei perforó la frente de Jubei.

“Jube……”

¿Eh?

Las manos de Jubei agarraron la ropa de Muneakira. Sus manos estaban cubiertas de sangre, tiñendo su ropa de color rojo.

“¿Puedes moverte? Voy a levantarte…”

Muneakira trató de levantarse. Sin embargo, fue presionado por una gran fuerza. Ambas manos de Jubei se aferraron al cuello de Muneakira.

“Uuh……”

El rostro de Jubei se levantó. Su cabello se aproximaba. Su rostro estaba manchado de sangre……

“¡Jubei! Tu herida…”

Ahí, las palabras de Muneakira se detuvieron.

Chyuu.

Cálido y suave, sus labios se juntaron.

Los labios de Jubei estaban húmedos, tenían un sabor a hierro.

¡Waa! ¡Q-Qué!…

“Onii-cha…”

La débil voz de Jubei se escuchó. Pero, en el momento siguientem,

“Duele…”

Una muy diferente y ronca voz sonó.

Al soltar a Muneakira, puso las manos en el suelo, Jubei se levantó balanceándose. Esa cara.

“¡Ah!”

Muneakira la miraba a los ojos.

La cara de Jubei estaba teñida de sangre fresca. Tenía heridas en el cuero cabelludo, además,

“Tsuba… el broche que Jubei traía en el cabello, el tsuba de Yagyuu Jubei……”

Y, el collar de katana que Jubei traía como adorno en el cabello, había recibido la lanza de Matabei.

Tal vez Jubei sacudió su cabeza en el momento en que recibió el ataque de la lanza. Por eso es que evitó que llegara tan profundo.

Aunque era un ataque mortal, la punta de la lanza quedó en el tsuba, fue poco profunda, pero aun así su rostro quedó teñido en sangre.

“Jubei, ¿¡estás bien!? Jube… no, esto,”

Muneakira también lo sintió.

“Ha salido.”

Solo se escuchó un *gulp* provenir de la pequeña garganta de Yukimura.

Jubei se puso de pie, su voz también cambió por completo al igual que su expresión. Incluso su presencia se sentía con otra atmósfera.

“Lo haré.”

Jubei lo dijo, arreglándose el cabello. Su largo cabello carmesí se deslizó por su espalda.

Es igual que en ese momento…… igual que ayer…

Muneakira sabía su nombre, y lo dijo.

“¡Yagyuu Jubei…!”

 

6

“¡Espera! ¡Quédate ahí!”

Yukimura lo dijo, quien estaba  punto de ponerse en medio. Continuó hablando.

“Las intenciones de Matabei… eran llamar a Jubei. A la verdadera Yagyuu Jubei. Puede que desee escucharte.”

Pero, hasta ahí permitió las palabras de Yukimura. Nada menos que la espada de Jubei quedo apuntando su punta contra la garganta de Yukimura.

“¡Yukimura-sama!”

La lanza de Matabei inmediatamente se dirigió hacia Jubei.

“Espera.”

Jubei saltó de inmediato una vez que sintió la lanza acercarse.

“Has salido, eso es bueno. Supongo que será demasiado egoísta pero, me gustaría tener una ceremonia aquí.”

La Jubei transformada se quedó mirando a todos. Muneakira y Yukimura sintieron la presión de sus ojos, tragaron saliva.

En ese momento Yukimura habló,

“Entonces, eso es lo que quieres. ¡Solo dilo!”

Jubei giró su cabeza.

“Qué. No es un gran problema. Es un duelo muy esperado. No trates de hacer nada más. Solo me sentiría mal.”

“Bueno, bueno.”

“Qué, no te preocupes. No tomaré tu vida.”

Se rio mientras lo decía.

No tomaría su vida. Antes de que comenzara el duelo, parecía como si le regresara las palabras que Yukimura le había dicho. Entonces Matabei respondió.

“… Yukimura-sama. Déjemela a mí. Llegada a este punto, Matabei Gotou no planea retirarse.”

Así lo ha decidido.

Ambas se enfrentarían con su arma. Nadie podía interferir en este duelo.

“¡Jubei! ¿Está bien?”

Muneakira le preguntó.

“Muneakira, observa bien. No necesito tiempo. En solo un momento, terminará.”

Apareció una sonrisa en el rostro de Jubei e inmediatamente desapareció. En ese momento, el duelo comenzó.

“¡!”

La figura de Jubei desapareció.

En solo un momento se puso en cuclillas y corrió.

“¡Haa!”

Matabei agarró la lanza. Se quedó inmóvil por un instante ante su velocidad.

“¡N-No!”

Muneakira gritó. Como si hubiera leído lo que sucedería. Yukimura también,

“Ha terminado.”

Lo dijo. Y por supuesto, creyó que significaba la victoria de Matabei.

El ataque a ras de suelo de Jubei.

Sin embargo la lanza, pudo evitarla al mismo tiempo que se mantenía al margen en una posición alta.

La lanza tenía mayor ventaja en cuanto a alcance contra la espada.

No tenía miedo si la espada se dirigía hacia ella a nivel del suelo.

Y blandiendo su espada hacia abajo, le dio tiempo de recuperarse. Encontrando una apertura.

Pero, entonces la lanza,

El suelo, no había duda alguna de que fue empujada hacia el suelo. Sin duda era una oportunidad, el momento para pasar al siguiente ataque.

La lanza que intentó penetrar el cuerpo de Jubei desde arriba se mantuvo apuntando al suelo como un alfiler.

Cuando Yukimura y Muneakira lo pensaron,

“¡Fu!”

Jubei de repente, dio un salto.

Luego, en el lugar donde estuvo el cuerpo de Jubei, la lanza de Matabei ya había perforado el suelo. Sin embargo Jubei ya estaba en el aire.

“Arriba…”

Matabei tiró de la lanza. Su velocidad era alta.

Sin embargo Jubei no desenvainó su espada.

Debido a las daishous que llevaba al revés en sus piernas, tenía que ponerse en una posición baja para desenvainar. Por eso es que saltó, así era más sencillo.

Sin embargo,

“Por qué en las piernas y no en la cintura…… ustedes no entienden el significado, ¡vas a perder!”

Cuando Jubei lo dijo, desenvainó la tachi y la kogatana a cada lado.

“¿Girando?”

“¿¡Tal cosa!?”

Giró.

La tachi y la kogatana en sus piernas dieron media vuelta, volviéndose un asa de ventilador dirigiéndose hacia abajo.

“¡E-Eso es!”

Jubei cruzó los brazos, desenvainando las espadas.

Pero no se puso en Gedan, sino en Chudan.

“¿Q-Qué?”

La lanza de Matabei ya no era capaz de hacerle frente.

En el momento en que saltó, la punta de la lanza apuntó a Jubei. Pero, no podía prevenir la trayectoria de la espada. La espada. Las espadas se dirigían al centro del cuerpo de Matabei. Y como el retroceso de la lanza de Matabei era amplio, no podía ponerse a la par.

“¡Esto es malo!”

Yukimura gritó.

“¡Ukiki—!”

Incluso hasta Sasuke transmitió sus emociones.

Matabei estaba indefensa, de pronto se acercaron los golpes de ambas espadas.

Jubei tenía el poder para derrotar a diez kunoichi con la presión de su espad.a Pero,

“Hasta aquí.”

Jubei detuvo su espada. La punta de la espada quedó a solo unos cuantos centímetros de Matabei.

Jubei aterrizó.

“Fue suficiente.”

Jubei se lo dijo de espaldas a Matabei.

“¿Qué? Matabei fue derrotada…”

Yukimura también se quedó sorprendida.

“Jubei…”

Muneakira murmuró.

Cuando se lo dijo a Jubei, volteó a ver a Matabei, le mostró una sonrisa sin miedo y le dijo,

“Supongo que ya es hora… se me ha acabado la energía, así que, nh……”

Diciendo hasta ese punto, la fuerza dejó el cuerpo de Jubei y se derrumbó.

“¡Jubei!”

Muneakira corrió para capturarla en sus brazos.

“Ju…”

En sus brazos, estaba la Jubei original, el rostro de su hermana menor, con su sonrisa inocente había perdido la consciencia tranquilamente.

 

7

“Cómo decirlo, sinceramente……”

Sala del dojo Yagyuu. Sentados cara a cara, Muneakira, Yukimura, Matabei a su lado, y,

“¡Uki——!”

Sasuke estaba en el hombro de Yukimura.

Jubei, está durmiendo en una habitación aparte.

“Bueno, está bien. De todos modos, no es necesario explicar lo que sucedió.”

Matebi había perdido contra Jubei, Yukimura exhaló y volteó hacia Muneakira con un rostro serio.

“Yo soy Sanada Semon-no-Suke Yukimura. La chica de aquí es Gotou Matabei Mototsugu.”

“Ya lo había escuchado… nh, Sanada, Gotou… después de todo ustedes son,”

“Así es, yo soy……”

“Una caprichosa niña de primaria.”

“¡No! Soy una estudiante de secundaria, ¡no lo vuelvas a decir! Soy una respetable chica de secundaria de trece años de edad… eh, ¡eehh!”

Muneakira se quedó mirando el rostro de Yukimura.

“¡Ya veo! Toyotomi…”

“¡Por eso! Es lo que trataba de decirte desde un principio. ¡Idiota!”

Ante las palabras de Yukimura, Muneakira se sorprendió, aunque demasiado tarde.

“La facción de Toyotomi, en verdad…”

“Facción de Toyotomi, no. Así es como el consejo estudiantil nos nombró. Nosotros estamos a favor del ex samurái Toyotomi.”

“Samurái…”

Todos los estudiantes de la Academia Buou son hijos de samuráis. Es decir, son samuráis.

Pero, lo que quería decir Yukimura era diferente a eso.

“Yo soy de la familia Sanada. Es decir, heredé las cualidades del ex samurái Sanada Yukimura.”

“Pero cuando dices Sanada Yukimura…… ¿te refieres a ese Sanada Yukimura?”

“Así es.”

“Su nombre real era Sanada Nobushige.”

“Correcto.”

“Su último logro fue el Asedio de Osaka.”

“Ahh, sí. Entiendes.”

“Ese Yukimuria… y pensar que eres una niña de primaria…”

“¡De secundaria! ¡Cuántas veces tengo que decírtelo! Tengo trece años, ¡estoy en se-cun-da-ria! ¡¡Idiota!!”

Yukimura se alteró demasiado, sus gritos eran tan fuertes que dejaban sordo a uno.

“Bueno, tú también Gotou… Matabei-san, al igual que Sanada Yukimura eres la reencarnación de Gotou Matabei.”

“No es reencarnación. Solo es nacimiento. Al parecer el linaje de Yukimura Sanada ha prevalecido hasta la actualidad, es más correcto decir que se hereda el talento y la naturaleza. Es lo mismo en caso de Matabei.”

Ante lo que Yukimura dijo, Matabei asintió.

“Entonces, Jubei…”

“Yagyuu Jubei no es la excepción. Sin embargo, es algo inusual. Además de que cayó del cielo. Posiblemente por eso es así.”

“Es por eso… que de vez en cuando paree ser otra persona.”

“Así es. La primera vez que nos fijamos, Jubei lo dijo.”

“Onii-cha… no. Mamá.”

“Fue el fenómeno de la impresión. Como los polluelos, asocian a lo primero que ven como sus padres.”

“¡Ese es mi padre! Y bueno, tentativamente pareciste su hermano. Bueno, esa fue la primera vez que salió Yagyuu Jubei…”

“Digamos que nació. Pero, como causa de una manifestación irregular, o simplemente porque cayó del cielo, su consciencia está congelada y dividida.”

“Entonces, Jubei es como mi hermana menor, y esa increíble espada de Jubei…”

“Pero no significa que sea tu hermana real……”

“Eso lo sé.”

Muneakira se rio un poco.

“Originalmente, así como Matabei y yo, la familia Yagyuu tiene su linaje a partir de Yagyuu Jubei. Aunque haya caído del cielo, la probabilidad de que ella sea tu hermana es extremadamente alta.”

“¡Imposible! Dónde nació…”

Muneakira se sorprendió.

Imposible imposible… ¿mi padre…?

Su padre había desaparecido hace diez años, es imposible que tuviera una hermana…

“¡Nonono! Uhnn. Algo no me cuadra.”

Muneakira se presionó la cabeza.

“Jubei tiene habilidades de espadachín como si fuese tu hermana. Pero, de vez en cuando esa espadachín de Jubei aparece y ella no puede reprimirla. Pero esa Jubei tiene una técnica inigualable, por lo que el tiempo que puede permanecer es muy corto.”

Tal y como Yukimura dice, Jubei apareció dos veces, ambas veces se desmayó al mismo tiempo que derrotó al enemigo.

El tiempo es de aproximadamente unos tres minutos, pero…… en ese momento es como si fue alguien totalmente diferente. Pero aun así…

Muneakira notó que tuvo una risa involuntaria.

“Mi hermana Jubei, cambió con la espadachín Jubei, ¿cuál fue la razón? Acaso, ¿existe algún interrumptor?”

En ese momento, es cierto……

Cuando la daga de Hanzo rozó la frente de Muneakira, comenzó a sangrar, y escurrió en la cara de Jubei……

En el duelo contra Matabei, el tsuba que utilizaba como broche recibió el ataque de la lanza y comenzó a sangrar por la herida.

“Quizás……”

Yukimura se dio cuenta de que el rostro de Muneakira cambió y asintió con orgullo.

“Qué pasa con tu aspecto, eres bueno para darte cuenta. Así es, aunque no lo sé a ciencia cierta, pero puede que el inesperado shock de la sangre despierte su instinto.”

“Sangre…”

Pero, antes de que Muneakira pudiera hacerle preguntas a Yukimura,

“Muneakira-sama.”

Matabei que se había mantenido en silencio abrió su boca repentinamente.

“Yukimura-sama desea cenar. ¿Podría prepararle algo?”

“Ha… cenar… ¿eh? Hay arroz, ¿está bien?”

Muneakira estaba sorprendido.

“Por supuesto. Es muy bueno para reducir la barriga.”

 

“Pero, ¿por qué yo? Fu— ¡fu—! ¡¡Fuu—!!”

Muneakira lo dijo mientras soplaba vigorosamente en la leña para que prendiera el fuego de la caldera.

“Está bien Muneakira. Aunque podría estar un poco más caliente.”

La voz de Yukimura resonó desde el cuarto de baño.

“Sí, sí. Más que nada, ¿por qué yo? ¿Acaso es gracioso?”

Después de haberle preparado la cena, ahora también le preparaba el baño.

“A decir verdad, fue solo porque estabas ahí, no dejes que te afecte. ¿Por qué no me traje el arroz al baño? El baño del dojo es muy amplio.”

“Qué dijiste…”

“Eh… ¡wa!”

Pretendiendo buscarlo, Yukimura se asomó por la ventana y miró a Muneakira.

Cabello húmedo y revuelto, Yukimura tenía una atmósfera mucho más madura que de costumbre, su hermosa piel estaba teñida de un color cereza.

En sus delicados hombros se marcaba su clavícula, debajo de ellos, unos pechos suaves. Desde ese punto, la curvatura en esos suaves montículos era visible,

Ah…

Cuando dirigió su mirada hacia Yukimura, sus mejillas se sonrojaron. Ahí estaban sus pechos

“¡Q-Qué estás viendo! ¡Idiota!”

De repente, un balde golpeó la cabeza de Muneakira.

“¡Gua! Pero qué… ¡waaa!

img_0111

Después de eso, siguió el champú, el jabón, la caja de jabón, bolsas de sales de baño, todo eso, comenzó a lanzarlo uno tras otro.

“¡Uwa! De-Detente, dete… ¡simplemente saliste de ahí sin avisar! Nh… espe-espera, ¡duele…! ¡Dueleee!”

“Cállate cállate cállate—¡Lo-Lolicon! ¡Pedófilo! ¡Bestiaaaaa!”

Era inusual que se llamara a sí misma loli, el rostro de Yukimura se volvió de color rojo brillante.

“¡L-Lo siento! Ya entendí, ¡waa! S-Sé que está mal— ¡lo sien… too!”

Y finalmente, *slpash* el agua caliente empapó a Muneakira.

“¡Fun!”

Terminando, Yukimura se metió de nuevo.

Cerró la ventana del baño.

Muneakira simplemente se quedó estupefacto.

*Slam*. La ventana se volvió a abrir.

“Waa—”

Muneakira se quedó paralizado. Sin embargo, quien asomó su rostro ahora fue Matabei.

“M-Matabei-san… qué pasa.”

“… disculpe. El champú, ¿podría pasármelo?”

 

8

“Yukimura-sama, el champú.”

Matabei le pasó el champú que le acababan de dar a Yukimura.

“Umu.”

Yukimura salió de la bañera y se fue al lavadero.

El vapor se elevaba desde su piel completamente caliente.

Yukimura tenía trece años.

Sin embargo, en estos tiempos las chicas de secundaria se desarrollan más rápidamente, pero en ella no parecía ser así, era más como una niña de primaria, cualquiera que la viera creería eso. Además su altura era de ciento treinta centímetros.

Si usáramos las medidas BWH, posiblemente no serían necesarios los números, podríamos describirla como plana, plana, plana.

En contraste, Matabei medía poco más de ciento setenta centímetros, y no solo su altura, sino que sus pechos son de una talla F, ¿o quizás más? Está bastante desarrollada se podría decir, su trasero también era bien dotado junto con sus caderas, era una belleza glamorosa impresionante.

Era una diferencia muy marcada entre esas dos. Entre esas dos existía una relación de siervo-maestro, aunque también tenían una relación extraña.

“¡Ukiki!”

Y,

Matabei se puso detrás de Yukimura.

Tenía un gorro en forma de disco con un agujero dentro. Tenía una forma ondulada alrededor.

img_0000e2

“Entonces.”

Matabei tomó champú entre sus manos. Y cuando intentó ponerlo sobre el cabello de Yukimura,

*Slam* en ese momento la puerta del baño se abrió.

Yukimura y Matabei voltearon a ver en ese momento, quien entró al cuarto de baño era,

“Funya…aa.”

Jubei bostezando.

“Hey tú, qué te sucede.”

Yukimura sacudió su cabeza.

“¡Ah—! ¿qué es esto? Qué es esto, eh, Yukki—qué pasa…”

Cuando Jubei vio el sombrero para champú en su cabeza, Yukimura se lo quitó de inmediato.

“¡S-Salte de aquí! Anda, ¡no te quedes aquí! E-Esto es… ¡no es nada! Además, ¡no me digas Yukki! No me pongas apodo, ¡pídeme disculpas!”

“Eh~ pero eres pequeña, y traías esa cosa extraña.”

“¡Quién! ¡No soy pequeña!”

“Por eso, ¡Yukki—! Yukimura es difícil de decir.”

“B-Bueno, esa cosa… ¡hey! ¡Quita tus manos de encima del sombrero!”

Jubei estaba intentando agarrar el sombrero para champú de Yukimura. Definitivamente le gustó

“Me acabo de despertar… así que tengo el estómago vacío. Vine al baño porque sentía el cuerpo pegajoso, ¡pero estoy contenta de que aquí esté Yukki!”

“¿Por qué tan feliz? Me estoy bañando y no tengo tiempo para perder contigo.”

“Bañarse sola es muy solitario. Por eso, aunque quiero bañarme junto a Onii-chan, Onii-chan dice que no podemos.”

“Tal cosa no sería buena. Se supone que son hermano y hermana… ¡ah!”

Mientras decía eso, Jubei agarró el sombrero de Yukimura.

“¡Regrésamelo! Es mi……”

“Nh, este sombrero, ¿por qué tiene un agujero en medio? Este agujero…”

Jubei nunca había visto un sombrero así y metió su cara en el agujero. En otras palabras se lo puso en la cara.

“¿Así?”

“¡No!”

“Entonces, cómo.”

Ahora lo bajó hasta su pecho. Metió su pecho derecho en el agujero y éste se desbordó por él.

“¡N-No! Pero qué, ¡no trates de presumir! Además, ¡los de Matabei son más grandes que los tuyos!”

La línea de visión de Jubei se dirigió a los pechos de Matabei.

“…”

“E-Es cierto… perdí.”

Matabei se quedó en silencio. Jubei dejó caer sus hombros. Sin embargo no se rindió y lo intentó de nuevo.

“Ahh, ¡entonces así!”

Esta vez trató de ponérselo por las piernas.

Cuando llegó a su entrepierna, parecía un traje futurista.

“Bien. Ahora solo falta la otra pierna.”

“¡No te lo pongas! ¡No! ¡No se pone ahí!”

“¡Entiendo! Entonces, así, sin duda debe ser así.”

“¡H-Heey…!”

En la cadera. A través del agujero del sombrero, el trasero de Jubei sobresalía.

“Ya detente, ¡idiota!”

Yukimura tomó el sombrero del trasero de Jubei y se lo puso de vuelta en la cabeza.

“Es un artículo de baño—¡no lo toques!”

Diciendo eso, Jubei se quedó parpadeando.

“Eh, ¿después de todo es un sombrero? Pero, ¿usas un sombrero para lavarte el cabello? Jubei, ¿no puede usarlo?”

“¡C-Cállate! ¡Arden los ojos cuando el champú te cae!”

“Ojos, entonces ciérralos. ¿Ah? Pero Jubei puede lavarse la cabeza aún sin cerrar los ojos. Incluso para enjuagarlo. Solo hay que cerrarlos un poco.”

“M-Mis ojos… el champú…… uuhm, ¡cállate—! No te creas tanto solo porque tienes los pechos más grandes que yo…”

Yukimura comenzó a derramar lágrimas, parecía enojada.

“¿Nh?”

Jubei se le quedó viendo.

“¡Ah! ¡No es nada! ¡M-Me entró champú en los ojos! ¡Se me salieron las lágrimas! No estoy llorando……”

“Pero no usaste champú, ¿verdad?”

Ciertamente Matabei no le había puesto champú a Yukimura.

“Uuuuu…… ¡cállateeeee!  ¡Sí soy pequeña! ¡No me había lavado el cabello todavía! Soy pequeña, mis pechos están planos, no me han crecido, mi trasero también……”

Poco a poco su voz se desvanecía, frente a Jubei, Yukimura se agarró las piernas y su pequeña espalda estaba temblando…

“Lo siento.”

Jubei abrazó la espalda de Yukimura.

“¿Q-Qué?”

Antes de que Yukimura mirara hacia atrás, la mejilla de Jubei se acurrucó en la cabeza de Yukimura.

“Lo siento. Jubei, no sabía que te había entrado champú en los ojos.”

“Ju-bei…”

“Jubei, fue lo primero que vio al despertar, solo a Onii-chan. No recuerdo mi infancia, no recuerdo nada. No recuerdo, no había visto muchas cosas antes, nada.”

Las palabras que Jubei susurraba en el oído de Yukimura estaban alcanzándola.

“Tú…”

Yukimura y Matabei provienen de las casas samurái Sanada y Gotou respectivamente.

Pero ahora se han separado de la casa como una facción anti-Tokugawa.

En comparación a ellas, Jubes es nada.

Esta chica, me está tratando como a cualquiera. En serio…

“Ah…”

Jubei elevó una pequeña voz.

“Matabei-san, tu… brazo.”

Jubei apuntó al brazo derecho de Matabei, claramente había un enrojecimiento. Tenía la forma de una flor de cerezo.

Parecía una flor de cerezo sobre su pálida piel rosa.

“Jubei también—”

También en el pecho de Jubei. En la parte superior derecha de su pecho, había una pequeña flor de cerezo cerca de su montículo.

“O-Oh t-tú también… es la marca contractual samurái.”

Las características de la flor de cerezo estaban bien definidas.

“Eh, entonces, ¿tú también Yukki?”

Cuando Jubei la volteó a ver, Yukimura se volteó de inmediato y se puso las manos atrás, sonrojada.

“Haaa~ déjame ver—”

Jubei le agarró las manos a Yukimura.

“D-Detente, ¡hey! No hagas esas cosas, deja mis manos… hey… ¡aah!”

Finalmente jaló los brazos de Yukimura. Lo que ocultaba era,

“Ah.”

Jubei elevó una pequeña voz. Estaba frente a su línea de visión. La flor de cerezo estaba en el trasero de Yukimura.

Al igual que en el pecho de Jubei, la flor estaba en la parte superior de su nalga.

“¡N-No veas! Un lugar como ese…… ¡no veaaaaas!”

Los ojos de Yukimura una vez más se volvieron llorosos.

“¡Qué lindaa! Genial, la tienes en tu trasero, qué linda Yukki—!”

“Eh…… qué, lindo, no…”

“Eso es. Jubei también la quiere tener en su trasero. Vamos Yukki, déjame verla, déjame ver la flor en tu trasero, ¡es tan linda y genial!”

“P-Pero qué… genial… n-no… hey. ¡Hii!”

Yukimura de repente gritó.

Cuando Jubei se puso de rodillas, frotó su mejilla contra el pequeño trasero de Yukimura. Encima de eso, le dio un beso a la flor de cerezo.

“Ah, el trasero de Yukki es como el de un bebe, se siente taaan bien.”

“¡I-Idiota! ¡Soy una estudiante de secundaria! ¡No soy una bebé! ¡H-Hey! Mata…aaah.”

“Geniaal, tu trasero es tan pyunpyun.”

“Deja de decir eso, no lo toques—esto… ¡hyaa!”

Desde el baño, las voces de las chicas hacían eco por todo el dojo.

“… ehm, yo, también.”

 

“Ha— ¡achu!”

“¡Achyu!”

Jubei y Yukimura estornudaron mientras estaban abrigadas en una manta.

Muneakira estaba frente a ellas con los brazos cruzados.

“Así que entraron al baño y se resfriaron por el frío… sí, mientras se la pasaron hablando pescaron un resfriado.”

Santo cielo, Muneakira las regañó.

“Fuu—…”

“Nyau.”

Exhalando aire caliente, ambas se sonrojaron.


*Tsuba: Collar de katana o guardamano, vean: https://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/6/62/Mokko_gata_tsuba.jpg

19.- Hadajuban: Es como un kimono pero se utiliza como ropa interior, vean: https://s-media-cache-ak0.pinimg.com/236x/fb/e5/47/fbe547d25c6d7ce185b88be6036c0a94.jpg

20.- Jodan, Chudan, Gedan: Como sus nombres lo sugieren, son posiciones donde colocan la katana, arriba, en medio y abajo respectivamente.

21.- Kenjutsu: El kenjutsu son las técnicas de espada.

22.- Kendo.- Es un sistema de combate con espada japonés. Actualmente es practicado como deporte.

23.- Cestodo.- Los cestodos son parásitos considerados dentro de la misma familia que los gusanos, tenias, etc. La razón por la que Jubei piensa que se llama como esos insectos es porque creyó que su nombre Sanada (真田), era igual a “Sanada-mushi” (サナダムシ), el cual significa cestodo o tenia.

24.- Soujutsu.- El soujutsu son las técnicas de lanza.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s