La Misteriosa Chica Samurái de Intercambio

Créditos:
Traducción Jap-Esp: Trihexa

1

“¡Que te vaya bien! ¡Onii-chan!”

La voz de su hermana resonó por el cielo.

“Sí. Nos vemos.”

Cruzando por las puertas, Yagyuu Muneakira vestía su uniforme de la escuela y sus daishous en la cintura.

La pesada puerta del dojo Yagyuu estaba hecha de unas trescientas piedras. Bastante prestigiosa, digna de los samuráis.

El viento fresco rozaba cómodamente su mejilla.

Una buena sensación. Para su cuerpo y mente.

Levantó la mirada. Va a ser un buen día, Muneakira tenía tal presentimiento.

Pero……

“¡Onii-chan!”

Cuando se dio la vuelta, inesperadamente su hermana saltó hacia él.

Sus pechos se sentían bastante suaves y elásticos. ¡No los toques! Muneakira se reprimió a sí mismo. Pero, fue muy tarde.

“¡Uah! E-Espera, qué…… ¡uaaaaah!”

Cayó. Junto con su hermana, ambos cayeron abrazándose.

Y debido al impulso, sus rostros quedaron cerca.

“¡Kyaaa! ¿¡O-Onii-chan!?”

“Ya deten… ¡aah!”

*Chyu*

Sonó. Labios. Un acto prohibido entre hermano y hermana. En ese momento…

“… a-auch… ¿T-Te encuentras bien? ¿Te lastimaste…?”

Muneakira había caído encima. Trató de hablarle, pero su mano estaba en sobre ella,

“… me hablaste, para qué.”

Al mirar hacia arriba, en su línea de visión estaba…

“¿Jubei…? Yagyuu Jubei. Tú… no, eres…”

Jubei. Sí. Yagyuu Jubei la hermana de Muneakira.

No había necesidad de comprobarlo. Sin embargo tampoco había razón para su llamado.

“En efecto. Yagyuu Jubei Mitsuyoshi. Otra vez estás haciendo cosas con mi cuerpo, Yagyuu Muneakira.”

Aunque era su misma cara, sus expresiones faciales parecían ser de una persona completamente distinta. La misma estatura. Las mismas proporciones…

Quien estaba debajo de Muneakira en este momento no era su hermana.

El espadachín Muneakira. La más fuerte espadachín, Yagyuu Jubei.

Tenía dos mentes en un solo cuerpo. No es como si fueran dos seres, sino más bien como si pidiera prestado el cuerpo de Jubei.

“Eres, realmente Jubei. Ah, no, quiero decir, Yagyuu Jubei… la más famosa espadachín de la familia Yagyuu…”

Siempre escucha lo mismo de él. Mirando fijamente a Muneakira, Jubei no movía sus ojos, y habló.

“Como sea, quítate de encima de mí. Llevas tiempo así.”

“¡Ah! ¡L-Lo siento!”

Apresuradamente Muneakira saltó hacia atrás para quitarse de encima de Jubei. En el centro de sus pechos, estaba una marca de flor de cerezo.

Eso es……

Eso es algo característico de una samurái, lo que define su contrato con el General, lo que la define como una              Maestro Samurái    Princesa de la Espada.

Guerrero = Samurái, ese es el nombre que se les da a los guerreros militares que aparecen en el mundo moderno.

El mismo nombre, la misma espada. Algunos tienen las mismas características físicas. Pero todos ellos, se manifiestan en jóvenes mujeres.

Los samurái tienen grandes habilidades, pero con su General, sus habilidades pueden elevarse demasiado.

El General hace que la Samurái se convierta en una                   Maestro Samurái    Princesa de la Espada, entonces el General también obtendrá una gran fuerza al estar junto con su               Maestro Samurái    Princesa de la Espada.

El General y la Samurái deben de fortalecer sus lazos mediante algún ritual.

El ritual es diferente con cada General, pero en el caso de Muneakira,

“Me besas, y eso no es todo. Te aprovechas de mi cuerpo.”

Jubei tenía una mirada fría.

“¡N-No es así! ¡No es lo que piensas! Esto solo fue un accidente, solo caí… sí, ¡eso es!”

Un beso. Beso en la boca. Muneakira tiene que besar a la chica Samurái para establecer un “contrato”, la Samurái y el General deben de fortalecerse entre sí.

Sanada Yukimura. Gotou Matabei. Senhime. Hattori Hanzo. Y Naoe Kanetsugu.

Así que Muneakira, tiene que besar a la chica para despertar su poder y establecer un contrato.

Pero, Jubei simplemente es diferente. Cayó desde el cielo.

En la sala de entrenamiento del dojo Yagyuu, Jubei cayó, desnuda y con nada más que sus espadas, en ese momento besó los labios de Muneakira.

Sí. Es cierto, Jubei y yo establecimos un contrato, pero no estoy seguro de algo…

Pero Jubei es una Samurái. Su hermana Jubei. Ella tiene el mismo aspecto.

Muneakira, estableció contrato con otras chicas Samurái viviendo en el dojo Yagyuu.

Tienen excelentes habilidades de pelea. Pero, después de todo, no se comparan.

Porque su hermana Jubei, tiene otra persona en su cuerpo.

Y en este momento, Muneakira está encarando a la Samurái Yagyuu Jubei.

Jubei su hermana, muestra unas habilidades limitadas.

Y para “llamar” a esa espadachín Jubei, solo hay que besarla.

Una vez que el General, Muneakira, besa a la Samurái, se establece un contrato para siempre.

Es imposible que ese vínculo pueda desatarse.

Es solo que con Jubei e diferente, para llamarla a este mundo, tiene que besarla cada vez.

“Por eso, ¡dime que quieres! Quién demonios eres, por qué te apareciste delante de mí. Yo… ¡acaso vas a ayudarnos a todos!”

Se lo dijo a Jubei.

Siempre siempre sale Jubei y nos ayuda. Pero en ese momento, desparece de inmediato. Entonces….

Parece haber algo más, como si ocultara algo, eso quería saber.

Sin duda alguna Muneakira es un General, ha establecido un contrato con varias Chicas Samurái, incluso confrontaron a los guardias hatamoto.

“¡Te lo pido! ¡Te lo pido por favor! Dímelo… ¿ah?”

Involuntariamente puso una mano en el hombro de Jubei, estaba temblando. Luego la expresión facial de Jubei cambió de repente.

“¿Fuaa? ¿Onii-chan? ¡Nhh! Duele, duelee. No aprietes tan fuerte a Jubei, ¡dueleee!”

“Eh, ¡ah! Lo, siento… ¿¡Jubei-san!?… ah, ya no está…”

A cambio de una gran fuerza, el tiempo que la             Maestro Samurái    Princesa de la Espada Jubei está presente es corto, consume una gran fuerza física. Más o menos, es de unos tres minutos.

“¿Nh? ¿Onii-chan?”

La cara de Jubei se mostró confusa, Muneakira solo parpadeó y sonrió. Acarició su cabeza, desacomodándole el cabello.

“Ah, yaa, ¡nh!”

Frunciendo el ceño, extendió la mano. Le agarró la suya y se rio, sin duda era una extrema calidez…

Cierto. Jubei es mi hermana. Eso, está bien. Y Jubei-san es, no estoy seguro. Pero sí estoy seguro de lo que veo justo ahora.

Entonces, solo tenía que observar. No entendía nada. ¿Nada…?

“¡Qué estás haciendo!”

Una voz sonó. Cuando Muneakira volteó… no, más bien vio hacia arriba.

“¿Yukimura?”

Sanada Yukimura. La genio estratega de 13 años de edad, una niña de secundaria. Mide unos ciento cuarenta centímetros, muy por debajo de Muneakira.

“Es peligroso. Podrías caerte, está muy alto.”

“¡C-Cállate!”

Tal y como dijo, fue porque Yukimura estaba encima de una pared.

¿Por qué estaba ahí? No es como si fuera un animal para andar trepando. Hablando de animales,

“¡Ukii!”

El mono Sasuke también estaba ahí, en el hombro de Yukimura.”

“¡Wa! Yukki… ¿¡qué estás haciendo!?”

Jubei también miró hacia arriba. Por cierto, “Yukki” es el apodo que Jubei le dio a Yukimura. Parece que Jubei no dejará de usarlo.

Cuando le preguntó, Yukimura sacudió la cabeza.

“¡Esas son mis palabras! Ustedes hermanos, desde la primera hora de la mañana, ¡cómo se atreven a besarse! Como sea. Desde la antigüedad se le conoce al contrato entre Samurái y General como ‘            Maestro Samurái    Princesa de la Espada. Incluso está en los manuscritos que leí, habla del ritual de “contrato” entre el General y la Samurái. En este caso, el ritual es algo tan descarado como un beso, Muneakira, ¡descarado!”

Cuando dijo la palabra beso, Muneakira se sonrojó.

“¡P-Por eso! En esta ocasión, fue un accidente…”

Trató de excusarse. Pero Jubei,

“Ahaa, Yukki también quiere un beso. ¡Sí!”

Dijo.

“¡P-Pero qué estás diciendo! Tal cosa… n-no, solo… ¡no! Más bien, deberían lamentarse por el hecho de que son hermano y hermana.”

“Entonces, ¿Yukki no quiere?”

“Y-Yo soy una Samurái. ¡Nhh!”

Yukimura frunció el ceño y se aclaró la garganta. Sus mejillas estaban rojas.

“¿Ah? Pero el contrato de la Samurái se hace con un beso, ¿no?”

Jubei dijo.

“B-Bueno, be-besar a Muneakira es para fortalecer el contrato. Para eso. ¡A-Aparte! Es injusto que tengas que besarla para llamar a esa ‘Yagyuu Jubei’… ¡ah!”

Al decir eso se exaltó y se puso de pie.

Sin embargo, el tajado de la pared era inestable. Por lo que perdió el equilibrio.

“¡Hyaaa!”

“Ah—¡Yukimura!”

Con pánico extendió la mano. Muneakira. En un momento, cambió por completo la expresión de Yukimura.”

“¡E-Esto!”

Frunciendo el ceño, saltó con la cara roja.

Debido a que es una Samurái, sus capacidades físicas no son comparables con las de la gente común.

Mucho menos para la           Maestro Samurái    Princesa de la Espada Yukimura, esto… a esta altura no tiene problema alguno con aterrizar con seguridad.

“¿¡Haaya!? Ha, Ki… ¡¡kyaaaaaaaa!!”

Yukimura perdió por completo el equilibrio… y cayó.

Pero esto, es sencillo de manejar para una           Maestro Samurái    Princesa de la Espada.

Paro la cara de Muneakira de pronto ya estaba demasiado cerca.

“¿¡Uwaa!?”

Muneakira trató de evitar que Yukimura cayera brincando hasta donde estaba. Pero,

*¡Bang!*

Ambos se estrellaron contra el suelo, Muneakira cayó de espaldas y encima de su cara estaba Yukimura.

Fue un espectacular aterrizaje utilizando a Muneakira de cojín.

“¿Mu-Muneakira? Mu… ¿¡ah!?”

Yukimura de inmediato levantó la vista a toda prisa.

“¡Beta-san!”

Era Matabei. Quien como siempre llevaba su lanza en mano.

“Matabei, tú… n-no, ¡Muneakira!”

“Mu-Muguuu….”

Muneakira tenía la cara en la entrepierna de Yukimura, si uno viera el suelo desde arriba se vería como un 大. Incluso comenzó a sangrar de la nariz.

“¡Muneakira…! E-Esto, ¡idiotaaaaaaaaaaa!”

Yukimura gritó fuertemente mientras que su rostro se ponía tan rojo como una manzana.

“… ¡i-idiotaaaaaa!”

El grito de Yukimura resonó hasta la sala del dojo.

Senhime y Hanzo estaban desayunando.

“Me pregunto qué pasó ahora. Esa enana, tan enérgica como siempre.”

Senhime dijo y Hanzo también detuvo su plato que sostenía en la mano.

“Sí. En este dojo, ya es costumbre.”

Luego miró hacia abajo.

Y…

“… fuaa, me pregunto si ahí estará…”

Una pequeña “choza” donde se encontraba Naoe Kanetsugu.

Un alojamiento temporal construido en el dojo Yagyuu.

Muneakira y Jubei, Senhime y Hanzo, Yukimura y Matabei, ellos se quedan en la sala del dojo.

Así que mientras los demás vivían en las salas del dojo, Kanetsugu lo hacía junto a la basura.

“¡Yo Kanetsugu! ¡Soy del prestigioso clan Naoe! Como sea, tengo que cuidar del dojo Yagyuu. ¡Los observaré hasta el fin del mundo!”

Pero, ahora que lo dice, debido a la situación actual Kanetsugu no tiene lugar a dónde ir.

Era debido al fracaso de capturar a Muneakira y su dojo, así como a la facción Toyotomi que le había encargado el secretario general del consejo estudiantil. No solo falló las órdenes de Matsudaira Takamori, sino que firmó un contrato de General – Samurái con Muneakira.

No había otra opción, era una situación de emergencia, y ahora Kanetsugu es una            Maestro Samurái    Princesa de la Espada de Muneakira.

Tampoco es como que hubiera querido regresar al consejo estudiantil, pues el orgullo de Kanetsugu era demasiado como para permitir eso. Ese fue el resultado.

“¡E-Esta es mi casa! Aunque es prestado, c-como sea, tomó mis labios sin permiso, ¡no puedo creerlo!”

Le construyeron una pequeña choza de aproximadamente un tatami en el patio para Kanetsugu, así que vive ahí.

“Oh, pero qué pasa con esta jaula.”

El abuso verbal provino de Yukimura.

“¿¡Q-Qué dices!? ¡Te equivocas! ¡Es una casa! ¡CASA!”

Kanetsugu se excusó, sin darse cuenta que en la parte superior de la entrada, se encontraba una placa con la palabra “Kanetsugu” en ella. Parecía una placa de identificación.

1

 

“Parece que debería darte un poco de pescado.”

Por supuesto, Yukimura aplica algo como “jugar con Kanetsugu” y la molesta.

Así que por las circunstancias fue construida en el patio del dojo, algo así como una casa de campo para Kanetsugu.

“Parece que sigues siendo una niña Yukimura. Está bien. No me importa… fuaaa… parece que tengo un poco de sueño.”

Dentro de su propia choza, Kanetsugu se envolvió en una manta, lo que en verdad le hacía parecer como un perro… de verdad.

 

Así es como era siempre (?) el dojo Yagyuu por las mañanas.

“Haa, en verdad me tengo que ir ya.”

Muneakira se dio la vuelta hacia Jubei.

“Sí. Que te vaya bien, Onii-chan.”

Esta vez Jubei lo dijo de manera más tranquila.

Se giró sobre sus talones y comenzó a correr d|e camino a la escuela… y se detuvo. Luego miró hacia atrás.

“¡Ah~! ¡Lo olvidé! Es un nuevo año escolar. Jubei también va a la escuela a partir de hoy. Cierto— ¡lo había olvidado!”

Gracias a Senhime, hackeó la red para agregar una ficha de inscripción de Jubei ilegalmente, así que Jubei se volvió una estudiante oficial de la Academia Buou este año.

“¡Cierto! ¡Onii-chan!”

“¡Date prisa! ¡Se hace tarde!”

“Sí. ¡Bien! ¡Espérame!”

Desde la puerta Jubei regresó al dojo. Mientras la veían por detrás.

“¡Eso es lo que te quería decir desde un principio! ¡Idiota!”

Murmurando, Yukimura lo dijo después de recuperarse. Mirando desde una esquina a la distancia.

“Bien. Nosotras también nos vamos. Nos iremos para quitar el aburrimiento.”

Dijo Yukimura, con Matabei detrás de ella.

“……”

Pero solo permaneció en silencio.

 

Siglo veinte. El Gran Japón.

Se avecina cierta presión externa a esta época moderna, la rebelión contra el daimyo, el shogunato Tokugawa que continúa desde la era Edo ha continuado reinando sobre este país.

El feudalismo de la era Meiji era obsoleto, las instituciones democráticas y el parlamento promulgaron la constitución del Gran Japón. Pero el poder del shogunato Tokugawa y el mismo shogun es tremendo, por lo que actualmente hay una política autocrática. El shogun Tokugawa que ha durado por generaciones ahora es Yoshiyasu, el vigésimo quinto. La capital es, Oedo.

Academia Buou.

Una enorme escuela de Japón. Está a unos 100 kilómetros de Oedo, a los pies del Monte Fuji se encuentra el enorme campus.

Era enorme, es decir, mucho más grande que el área total de Oedo. Era demasiado grande, en su periferia se encontraba una extensa selva.

Creada para fortalecer los recursos del futuro de los japoneses. Para eso se estableció la Academia Buou. Y, aunque el sistema de clases ya no es feudal, la Academia Buou entrena a los pertenecientes de familias samurái desde niños.

Así que portar una tatewaki es normal. Las mujeres también portan alguna arma como una kaiken[1]. La razón es, que se les permite tener un duelo en cualquier momento.

El presidente del consejo estudiantil es Tokugawa Yoshihiko.

Hijo de Tokugawa Yoshiyasu, el shogun. Por supuesto, en un futuro será él el vigésimo sexto shogun.

Los más avanzados en la Academia Buou, tienen la oportunidad de formar parte del consejo estudiantil. Al igual que Yoshihiko, quien es un miembro Tokugawa, hay muchos puestos ocupados por hijos e hijas de señores feudales. Es por eso que los hatamoto sirven al consejo estudiantil.

La vicepresidenta del consejo estudiantil es la hermana de Yoshihiko, Tokugawa Sen. Comúnmente conocida como Senhime. Matsudaira Takamori es el secretario general.

La facción Toyotomi.

No era una leyenda, sino una realidad.

Debido a la extensa dictadura del shogunato, había gente que llevaba movimientos de resistencia. Manifestaciones a gran escala y reuniones secretas. Muchos formaron esta resistencia, cuya actividad es cada vez mayor.

El shogunato también se encuentra en problemas por eso, ha estado realizando detenciones a los incesantes sospechosos de la fuerza anti-shogunato. Además, como no se conoce su paradero, han sido objeto de críticas a escala social.

Eso causó, que la gente creyera más en la tal “Facción Toyotomi”.

Una vez que el clan Tokugawa demostró su supremacía en combate contra el clan Toyotomi, el clan Toyotomi proporcionó señores feudales, guerreros. La realidad es, que el clan Toyotomi fue destruido en el Asedio de Osaka, y no volvió a saberse nada más de los Toyotomi.

Pero “Toyotomi” se volvió el símbolo de la fuerza anti-Tokugawa, las personas de la facción Toyotomi inesperadamente iban en creciente aumento.

Mientras que la gente de la facción Toyotomi se extendía como fuego, aún hay cosas que se desconocen.

Los verdaderos Samurái de los Toyotomi, ahora están apareciendo constantemente……

 

 

2

“… ¡muy buenos… días…!”

De esta manera terminaron las vacaciones de verano y comenzó un nuevo año escolar.

Muneakira abrió la puerta del salón de clases y vio algo extraño ahí.

Fue un déjà vu. Un presentimiento. A pesar de que era la primera vez que veía esta escena, parecía como si ya hubiera visto esto. Eso es un déjà vu, una palabra francesa.

“Ya lo he visto.”

“Ah, ah…”

Las palabras no salían de su garganta.

“¡Onii-chan!”

Saltó a su pecho y una vez más gritó.

“¡Ju… bei! ¡Uaaa!”

Muneakira fue empujado y cayó hacia atrás.

Parece la misma situación que en la mañana. No, de hecho, ¡es la misma situación que en la mañana!

Jubei se incorporó a la escuela por primera vez. Pero fue a la sala de profesores para ponerse de acuerdo dónde estaría Jubei.

Así que Muneakira no sabía que Jubei había sido colocada en su salón de clases. Así que por eso tuvo tal deja vu.

“Onii-chan… Onii-chan.”

Afortunadamente esta vez no se besaron al caer, fue lo mejor.

“¡Jubei! Tú, ¿por qué estás aquí? Esta es… mi clase.”

“Sen la incorporó aquí, Muneakira.”

Una voz sonó desde al lado. Cuando Muneakira volteó, vio la figura de alguien con una naginata. Esa figura por supuesto era Senhime. Y la sirvienta, Hanzo, al lado de ella.

“¡Senhime-sama! Por qué Jubei. No, sé que te pedí acomodarla en la escuela, pero por qué en mi misma clase.”

“Si hace algo será un problema, así que lo mejor es que estén en la misma clase.”

“Eso, bueno es cierto…”

No tiene registro familiar, Jubei cayó del cielo.

No tienen más opción que crear un perfil en el que Muneakira es su hermano, pero ella es más joven y estaría en otro edificio.

“Los edificios son diferentes, así que lo prudente es que estés echándole un ojo, acordamos también que serían de la misma edad.”

Dijo Senhime.

“¡Parece que voy a estar junto a Onii-chan en la escuela! ¡Jubei está feliz~!”

Muneakira ya estaba de pie, y Jubei lo abrazó de lado poniendo sus pechos en su brazo.

“¡Hey! Suéltame… esto…”

¡Esto es igual que en el dojo!

Cuando Muneakira pensó eso en su mente, se elevó otra voz.

“Es igual que en el dojo, siendo de la misma manera. ¡Idiota!”

“¿¡Yu… Yukimura!?”

Cuando Muneakira volteó hacia la voz, la inconfundible Yukimura estaba ahí.

Sentada en una silla, su cuerpo era pequeño pero muy visible. Su uniforme, no, usaba la ropa blanca tipo traje de baño (que siempre lleva) y encima su habitual prenda tipo kimono.

“Mira, ¡Yukki también está aquí! ¡Beta-san también! ¡Ahora todo es igual Onii-chan!”

“Debido a que formo parte del comité disciplinario, no me fue difícil hacer esto.”

También Hanzo respondió.

Hanzo es la cabeza de la familia Hattori. Aprovechó su posición, como presidenta de la clase y presidenta del comité disciplinario bajo el régimen del consejo estudiantil.

“Sen también acomodó a la enana. Porque, obtuvo el puntaje para entrar a la universidad.”

Cuando Senhime lo dijo,

“Tengo el derecho de entrar a la universidad si quiero. Pero supongo que estar aquí no es un problema. Además… ¡nhh! Incluso Jubei está aquí, así que tengo que supervisarte Muneakira.”

“Supervisarme…”

“Aunque es un problema que aquí esté la mujer Tokugawa. Aunque bueno es igual que en el dojo, así que no es inesperado que suceda lo mismo.”

“Ara, qué quieres decir. Sen no va a permitir que estés sola con Muneakira.”

Refutó Senhime.

“Hmph. Parece que todavía no confías en mí. Pero será mejor que tengas cuidado.”

“Pero qué dices. Deberías mejor quedarte en silencio como estabas.”

“Haa. Pero si no he dicho nada de malo. Eres una mujer del clan Tokugawa. No puedo creer que pretendas seducir a Muneakira.”

“E-Ehm…”

“¡Quién lo está seduciendo! Haha, entiendo. Bueno es cierto, enana, incluso aunque camines desnuda ni siquiera se fijaría en ti. El cuerpo de Sen es diferente, puedo notar la mirada apasionada de Muneakira. Lo siento. Pero qué pasa con esa copa tan pequeña, ¿no es triste tenerlas así? Además le gusta ver las más grandes.”

Cruzando los brazos bajo sus pechos como si los mostrara, Senhime suspiró.

“E-Ehmm…”

“¡Esas tetas! ¡Deja de andar mostrándolas así! Como sea. No eres nada más que un par de tetas. Solo están llenas de aire o incluso agua, procura que no se te desinflen. Oh cierto. Para lo único que te sirven es para funcionar como bolsa de aire, muy buenas si es que chocas.”

“Ehm, ehm…”

“Hey, Onii-chan, ¿qué es una bolsa de aire?”

“¿Haa? Qué dices, ¿que mis pechos no son nada más que bolsas de aire? ¡Te apuesto a que piensas ‘quiero tenerlas así’!”

“¡Pero qué! ¡No desearía algo tan tonto! ¡No me interesa tener unas tetas como bolsas de aire! ¡Sirven muy bien como pista de aterrizaje!”

“¡Ah! Espe, ¡espe…ren!”

“¿Pista de aterrizaje? ¿Qué es eso Onii-chan?”

“¡Qué!”

“¡Qué quieres!”

Yukimura y Senhime peleaban.

Muneakira estaba nervioso. Jubei pensaba que era por diversión, puesto que no sabe leer la atmósfera. Cuando miró a su alrededor, sus compañeros de clase comenzaron a alejarse.

Ah, mi vida escolar… se acabó…

Esto era común, solo que en el dojo.

De pronto alguien abrió la puerta. Era el la maestra.

Se quedaron en silencio. Luego todos regresaron a sus lugares al mismo tiempo que se quedaban de pie. Naturalmente es una escuela de samuráis.

“Aquí lo vamos a dejar hoy.”

“Hmph. Esas palabras, espero que las cumplas.”

Senhime y Yukimura dijeron eso, yéndose inmediatamente. Muneakira también regresó de inmediato a su asiento.

“¿Nh?”

Jubei, también se dio cuenta de algo.

“E-Eh, hoy les presentaré a una nueva compañera que espero traten como una amiga, estará asistiendo a esta clase a partir de hoy.”

La maestra lo dijo, apuntando con su mano izquierda hacia la puerta aún abierta.

“……”

Era una chica la que estaba en la puerta.

Todo mundo la vio y se sintieron atraídos hacia ella. El aire en el aula cambió de un momento a otro.

Una chica de cabello plateado.

Su cabello llegaba hasta la cintura, era alta y esbelta. Sus pechos eran bastante grandes, logran verse con facilidad con el uniforme, sus medias eran altas y llamativas, se extendían desde su mini falda.

Claramente era muy llamativa, más su cuello.

“¿Su cuello…?”

Alguien murmuró en el salón.

No era un accesorio, era más un collar.

Como el collar de un perro. Alrededor era de plata. Junto con unos remaches alrededor. Seguramente le causaría daño al cuello de cualquier persona.

Esta era la apertura del nuevo año escolar. Una estudiante inesperada se presentó en la clase.

“Bien. Entonces deberías presentarte, ¿no?”

No hay duda alguna. Es una estudiante de transferencia. No es de extrañarse hablando de la Academia Buou. Especialmente la preparatoria, puesto que suele incorporar muchos estudiantes.

Quién… es…

Muneakira se quedó mirando la cara de la chica. Creía conocerla. Se veía fuerte. Incluso se sentía atraído.

“¿Muneakira?”

“Tú.”

Al sentir la extraña atmósfera, Senhime y Yukimura levantaron la voz. Pero Muneakira, no se movía. Jubei detrás, estaba igual.

“E-Ehm, tu auto presentación…”

También la maestra, se sintió nerviosa al sentir el aire del salón.

La estudiante de transferencia, solo miraba hacia abajo.

El fleco colgaba sobre su cara y se movía ligeramente. No es como si se pudiera leer del todo bien su expresión. Era joven, con labios delgados. Sus labios, dibujaron la figura de una sonrisa y levantó la cara.

Más allá de sus expresiones, tenía un parche en el ojo. Su piel era pálida y su ojo izquierdo era verde. Mostrando una extraña tranquilidad.

Su ojo, inmediatamente se dirigió hacia Muneakira.

“Yagyuu… Muneakira-sama.”

La chica abrió la boca. De inmediato, solo dijo el nombre de Muneakira. Muneakira, a quien estaba viendo, solo sintió un ligero hormigueo.

“Así es. Soy…… Yagyuu Muneakira. Tú eres…”

Quién es. Quién es, no lo sabía. Pero su corazón latía con fuerza…

Pero Muneakira no recibió respuesta de la chica, luego comenzó a acercarse a Muneakira.

“¿Eeh?”

“A-Ahh.”

Involuntariamente, se escaparon esas voces en el salón.

Senhime al igual que Yukimura se pusieron en alerta a la defensiva. Hanzo y Matabei también.

Después de todo la Academia Buou es una escuela de Samuráis.

Incluso las mujeres, llevan su kaiken para defenderse. Es lo mismo para los estudiantes transferidos, también portan armas.

“Muneakira-sama.”

La chica, dejó de caminar. Se paró frente a Muneakira.

Con su único ojo visible, miró a Muneakira sin parpadear.

“Tú, ¿quién eres?”

Muneakira solo pudo decir eso.

No solo Senhime y Yukimura, sino que todos los estudiantes estaban extrañados. De repente la chica se dejó caer. Fuertemente hizo un sonido con sus rodillas.

“Eh.”

Desapareció de la vista de Muneakira, ahora estaba en el suelo frente a Muneakira.

“Qué…”

La chica estaba en el suelo de rodillas, con las manos frente a ella. Mejor dicho, sus palmas estaban en sus rodillas, tocando el suelo con los dedos.

“… ¡oooooh!”

Alguien elevó la voz.

La chica, estaba haciendo profunda reverencia a los pies de Muneakira.

Su frente estaba en el suelo. Su cabello largo tocaba el suelo.

“Eh… espera, ¡tú…!”

Muneakira se agachó apresuradamente. Tomando la mano de la chica, luego levantó su cara. En ese momento la chica habló.

“Yoshino, es mi nombre.”

“¿Yoshino-san?”

“Retsudou Yoshino. Es un honor, Muneakira-sama.”

“C-Como sea, levántate.”

Al tocar la palma de Yoshino, se levantó del suelo. Muneakira se sintió un poco aliviado mientras sostenía su mano. Sin embargo Yoshino, mirándolo con su ojo verde, dijo unas palabras impactantes.

img_0000b

Al otro lado de lado de la preparatoria de la Academia Buou, se encuentra la secundaria.

“Pero qué tranquilidad. Ese Muneakira, y esa Yukimura que es tan fastidiosa.”

Quien retorcía la nariz mirando por la ventana del salón era Naoe Kanetsugu.

Originalmente Yukimura y ella irían en el mismo grado. Pero Yukimura se las arregló para estar en la preparatoria.

Solo Kanetsugu estaba en la secundaria.

“Siento que soy la única marginada… ¡n-no! ¡No hay tal cosa! Todos son unos ruidos, ¡nada de eso es bueno! Pero, estar juntos en el dojo, estar juntos en la escuela, no me importaría. ¡Pero qué pienso! ¡No es así!”

Pero por alguna razón solo venían a su mente Jubei, Senhime y Muneakira.

“¡Queeee! Esa Yukimura… ¡eres un idiota!”

Su némesis, no, es solo que Kanetsugu no podía creer que a su mente haya llegado la imagen del rostro de Yukimura. Además, echaba de menos a las personas del dojo, Kanetsugu se la pasaba sola, sin ningún amigo en el salón.

“Sí, así es, no es así.”

Negaba con palabras un tanto solitarias. Por cierto, el estómago de Kanetsugu sonó.

“Tengo hambre…… aún no es la hora de comer.”

Debido a que se negó caprichosamente a comer junto a todos en el dojo, Kanetsugu tenía un hambre considerable.

 

3

“¡¡Eeeeeeeeeeeeh!!”

“¿¡Aaaaaaah!?”

En el salón, todo se volvió un caos.

“T-Todos, tranquilícense por favor. ¡T-Tomen asiento…!”

La maestra también estaba confundida.

Como guerreros, estaban acostumbrado a ello, pero las palabras de Yoshino causaron conmoción y pánico.

“Yo… por favor hágame su esclava Muneakira-sama.”

De entre todas las cosas, tuvo que ser esclava. Amantes, novios, amigos, tantas palabras y tuvo que ser, esclava.

“E-Esclava dices…”

Muneakira repitió confundido.

Yoshino solo sonrió.

“Sí. Eso es. Como esclava, Muneakira-sama tiene todo el poder sobre mi vida y muerte. Si Muneakira-sama llegase a morir, yo Yoshino, en ese mismo momento me cortaría el cuello para morir.”

Lo dijo felizmente.

Ante la palabra “esclava” todos se quedaron impactados. Muneakira igual, estaba sin palabras.

“Por supuesto, si no está muerto, aunque esté moribundo, Yoshino seguirá siguiendo sus órdenes, eso es seguro. Así que Yoshino recibirá cualquier castigo de usted, las cicatrices quedarán en mi cuerpo.”

Aunque lo decía con sutileza, la dirección era la misma.

“No, herirte, eso no.”

“Eeh, entendido. Sin embargo, como hombre, puede monopolizarme para satisfacerse, puede salir con otras mujeres, incluso puede cambiar mi ropa, cabello, maquillaje, todo lo que usted considere mejor. Así que soy su mujer para su ‘uso exclusivo’, podría ponerme incluso un cinturón de castidad.”

Todos miraron a la vez a Yoshino.

Los estudiantes estaban atónitos, Muneakira estaba igual.

Su mirada era tímida. Su suave voz pareció temblar por un momento.

Sin embargo, también sonaba audaz. Sus palabras eran tanto educadas como modestas, difíciles de predecir.

Por supuesto, había quienes no se quedarían así.

“¡Qué diablos con esta mujer! ¡Me da dolor de cabeza!”

Fue Yukimura.

“¡Qué significa eso de esclava! Es muy extraño.”

Senhime también habló.

Esas dos son como perros y gatos siempre, pero esta vez reaccionaron igual ante la nueva persona. Este caso era la excepción.

T-Tal vez sea sólo mi imaginación, sí…

Muneakira pensó.

“Por favor. Siéntense…”

Las palabras de la maestra parecían cada vez más pequeñas.

Yoshino ni parecía inmutarse. Estaba en seiza con la espalda recta, con sus dedos en el suelo. Sin mirar siquiera a Yukimura y Senhime.

“Con el debido respeto. Vicepresidenta del consejo estudiantil Tokugawa Sen-sama y Sanada Yukimura-sama, quédense ahí.”

Ambas inclinaron la cabeza.

“Bien, no intervengan.”

Dijo eso, cortando el silencio.

También Muneakira fue tomado por sorpresa. Pero el rostro de Yukimura y Senhime se distorsionó por esas palabras.

La desconcertada Yukimura de inmediato,

“¡Q-Qué dices! No me digas qué hacer, ¡yo…!”

Refutó. Senhime también se unió.

“Tienes valor para hablarle así a Sen. Entonces, espero que estés preparada.”

Puso una mano en su naginata. Yukimura también sostenía su gran abanico.

“Esperen… ¡todas esperen!”

Ante el confundido Muneakira, Yoshino seguía en la misma posición sin voltear a ver a Yukimura y Senhime.

A pesar de la situación seguía igual. No mostraba ni una pizca de desesperación. Sin cambios, su actitud era inmutable, solo tenía una sonrisa.

“Así es como es, ¡entonces no aprecias tu vida!”

“¡Alto! ¡Yukimura!”

Ampliando el gran abanico, Yukimura apuntó a la cabeza de Yoshino.

Pero de pronto habló Senhime.

“Pareces asustada eh. No lo perdonaré.”

Eso dijo Senhime, quien agarró la empuñadura de la naginata.

Senhime se dio la espalda a Yoshino, y giró su naginata. Debió rozar el pecho de Yoshino. Pero,

*¡Kin!*

Junto a un sonido metálico, fue repelida.

Aunque Muneakira estaba cerca, no pudo notarlo.

En las manos de Yoshino, estaban unas tijeras de coser.

Senhime le dio un corte con su naginata, pero Yoshino con las tijeras de coser lo repelió, haciendo que su cuerpo perdiera el equilibrio.

La desvió y la mandó a volar con facilidad.

“Hoy traigo mis herramientas de costura para arte y confección. Aunque fue por pura casualidad.”

Yoshino rio.

“No…”

Muneakira dijo entre dientes.

¿Por casualidad? Eso no es así.

Aunque no fue mucho, la             Maestro Samurái    Princesa de la Espada Senhime fue mandada a volar, aunque solo recibió eso. No, ¿cómo es eso…?

Muneakira quedó pensando, pero todavía quedaba otra            Maestro Samurái    Princesa de la Espada.

Yukimura vio a Senhime y gritó.

“Muneakira, esa chica…”

“¡Samurái! No, eso…”

Eso no era. Solo fue la primera respuesta que encontró. Pero, Muneakira todavía no confiaba en Yoshino.

Yoshino en silencio y con tranquilidad metió las tijeras en sus medias, y puso los dedos en el suelo de nuevo.

“Sí. Eso es porque Yoshino quiere ser la             Maestro Samurái    Princesa de la Espada de Muneakira-sama. Muneakira-sama, hagamos el contrato, por favor hágame su          Maestro Samurái    Princesa de la Espada, Muneakira-sama.”

Una vez más inclinó profundamente la cabeza.

“Samurái… mi         Maestro Samurái    Princesa de la Espada… ¿dices?”

“La esclava de Muneakira-sama, su           Maestro Samurái    Princesa de la Espada. Yoshino vino aquí con ese objetivo.”

Dijo eso mientras que Yoshino pegaba la frente al suelo. Su cabello plateado era reluciente en el suelo.

 

4

La disputa de la mañana, finalmente se calmó.

Pero Yoshino confesó que era una Samurái, incluso tomó por sorpresa a Yukimura y Senhime.

“… ¡aah! Ya, ¡ya es hora de claseeeeeee!”

Finalmente la maestra de la clase gritó. Quien había estado en silencio y nerviosa todo el tiempo.

El problema era la hora de descanso,

“Ven, Muneakira.”

“Entiendo.”

Por supuesto, a Muneakira no le agradaba esto.

Hanzo y Matabei, además,

“Jubei, Jubei…”

Cuando Muneakira volteó,

“¿Yoshino-san está bien? Jubei también llegó hoy a clases. ¡Estamos igual! ¡Llevémonos bien!”

Se acercó al asiento de Yoshino, y comenzó a hablarle.

“A, sí… ¿eh?”

Entonces Yoshino se vio desconcertada, pero,

“Heeey, ¡tú también ven!”

Esa fue Yukimura, quien la jaló para sacarla del salón.

“Aah~ ¡Duele Yukki! ¡No jales mi oreja! ¡Yoshino-san, nos vemos! ¡A-Auchhh…!”

Esto cada vez se parecía más al dojo Yagyuu.

“… eh, por qué aquí, no.”

“Ni modo. Tenemos que hablar aquí, hagamos un círculo.”

“Sí, un poco… más cerca.”

“E-Estamos muy cerca, Onii-chan. ¿Por qué hacemos esto…?”

“¡Pero esto lo que hacen las mujeres! ¡Yo soy un hombre! ¡No puedo estar aquí!”

Estaba atascado. Muneakira y Jubei, Yukimura y Matabei, Senhime y Hanzo.

Formaron un círculo de seis personas, puesto que en la Academia Buou se tiene la regla de (todos pueden portar armas pequeñas. Por supuesto también katanas) con ese se puede determinar la capacidad de las personas.

“¡Como sea! ¡Entra!”

Dijo Senhime.

Quiero decir, ¡este es el baño de mujeres!”

Muneakira dijo exaltado.

 

“Esa mujer es peligrosa, Muneakira.

Dentro, todo el dojo Yagyuu estaba aglomerado en una esquina del baño. Parecía sospechoso.

2

Pero con esa mujer, se refiere a Yoshino.

“Pero Retsudou Yoshino, de quién es Samurái.”

Hanzo dijo, se refería de quién había heredado el alma de un samurái.

Todas las Samuráis, heredan sus nombres e antiguos guerreros, es decir que llevan su alma. Esas Samuráis, se juntaron en la era Edo y es un misterio un tanto grande.

“Retsudou…”

Yukimura murmuró.

“Yukimura, ¿qué has descubierto?”

“Nh, no, eso, no. Tú, imposible.  No es posible que hayas hecho un contrato con esa Yoshino.”

*Jii*, Yukimura se quedó mirando a Muneakira. Al parecer tenía un montón de rabia y frustración. Después de todo la única manera de hacer un contrato es besando a Muneakira, entonces significaría que besó a Yoshino.

“¡N-No! No conozco a Yoshino-san, ni siquiera sé su propósito. No hemos hecho ningún contrato.”

“¿En serio? Aunque Yoshino reveló su identidad, pretende hacer el contrato, ¡maldita!”

“Eso, ¡no puedo permitirlo! ¡No le has dado el segundo beso a Sen!”

“¡A nadie le importa algo como eso! ¡Mujer tetona!”

“Ara, enana, ¡estás molesta porque no te han dado otro beso!”

“¡Qué dices!”

“¡Lo que oíste!”

“Creo que, deberíamos dejar ese problema de lado.”

Quien dijo fue Hanzo, Yukimura y Senhime apartaron la mirada. Ambas con las mejillas sonrojadas.

“… Eh-ehm.”

Jubei levantó la mano.

“Qué pasa Jubei. Si quieres decir algo, no es necesario que levantes la mano.”

“Sí. Oigan… no deberían pelear con Yoshino-san.”

Ante esto, Senhime reaccionó,

“¿Acaso no la viste? Esa chica es una Samurái, y quiere tener para ella sola a Muneakira. ¡Eso es demasiado sospechoso!”

“Pero, incluso Senhime-san y Hanzo-san, cuando llegaron con Onii-chan, ¿no eran enemigas? Yukki y Beta-san igual. Pero ahora, todos somos buenos amigos. ¿Verdad?”

“E-Eso es…”

Jubei dio su razonamiento, Senhime se sonrojó. Y,

“Es por eso. Yoshino-san también, ahora es una esclava, ¡pero no significa que no podamos ser buenas amigas!”

“No, esclava es otra cosa…”

Muneakira dijo.

“No, no puede ser así.”

Sorprendentemente Yukimura habló. Y continuó.

“Ciertamente, está en la misma clase que Muneakira, eso de por sí ya es raro. Pero tampoco es como si hubiese hecho algo.”

Senhime también mostró su descontento.

“Bueno, eso es cierto. En el peor de los casos, solo obtendría un contrato, no es como si fuera en contra de Muneakira.”

“En el peor de los casos, eh…”

Si establece un contrato con Yoshino, la fuerza de dojo aumentaría. Sería ventajoso para el conflicto contra el consejo estudiantil, pero emocionalmente eso es lo peor para Senhime.

“Eeh, ¿en serio Yukki? Senhime-san también. ¿¡En verdad se llevarán bien con Yoshino-san!?”

Eso le pareció bien a Jubei.

“En serio, sí que eres impertinente. Por ahora veamos cómo reacciona esa Yoshino, seremos espectadoras…”

Cuando dijo eso Yukimura, la campana sonó un minuto antes de que la siguiente clase comenzara.

En la escuela, la campana suena siempre un minuto antes, para permitirles a los estudiantes regresar a sus asientos.

Todos, regresaron a sus salones.

“Yo…”

Solo Muneakira se separó, corrió hacia el pasillo. Y Yukimura en la parte de atrás,

“¡Eres un pervertido! No permitiré que hagas eso con esa mujer. ¡Así que cuídate!”

Diciendo eso, regresó al salón de clases.

“Por qué yo… ah, como sea.”

Cuando Muneakira regresó, se dirigió al baño de hombres. La campana sonó. Pero no regresó al salón.

Se quedó en el baño. Fue directo a los mingitorios. Puso la mano frente a su pantalón, pero de pronto escuchó algo.

“Muneakira-sama, voy a ayudarle.”

Alguien se acercó por detrás.

“¡Uaah!”

Alguien le bajó la cremallera.

Miró hacia atrás. Quien estaba ahí era,

“Ah, Gi… Yoshino, san. ¿¡Q-Qué haces aquí!? Este es el baño de hombres. Además, la clase ya está por comenzar.”

Por supuesto, era Yoshino. Detrás de él, alineada.

No tenía idea de cuándo entró. O si estaba ahí desde el principio. O si salió de donde estaban los retretes. Pero, sin duda estaba con él en el baño.

“Por favor orine, Muneakira-sama. A Yoshino no le importa. No se contenga, por favor utilíceme para orinar.”

“Todavía no tengo ganas. ¡N-No! ¡No quiero decir eso! Por cierto, ¡no te pongas detrás de mí! Además, este es el baño de hombres. Las mujeres no pueden estar aquí.”

Cualquier mujer que entrara al baño de hombres, se avergonzaría.

“No me preocupa en lo absoluto. No, nunca he entrado a un baño de hombres. Esta es la primera vez que lo hago. Pero si Muneakira-sama lo ordena, puedo ayudarle a orinar, no se contenga.”

“No, yo… puedo hacerlo por mí mismo. No es necesaria la ayuda.”

“Sí. En el caso de los hombres, tienen que bajar la cremallera. Sacar el miembro de la ropa interior y sacarlo del pantalón. Apuntar al objetivo. Vaciar la vejiga, y después de que todo haya terminado, agitar para soltar la última gota. En los hombres, debido a que el recorrido de la uretra es más largo, sienten la necesidad de hacer más. Así que en algunos casos hay que continuar. Cuando todo haya terminado, se regresa a la misma posición en la ropa interior. Se sube la cremallera y listo. Qué tal. ¿Faltó algún paso?”

“Ninguno. No, ¡no se trata de eso! Tal cosa, no es algo que debería decir una chica.”

“Cambiando de tema. A pesar de lo mencionado anteriormente, los hombres a menudo desean a una mujer, por simple deseo. Así que podría continuar agitándolo, podría ser como su sirviente, su criada, o simplemente su esclava. Pude saciar su deseo masculino, obligarme a hacer cualquier petición irrazonable.”

“E-Ehm.”

“En términos generales, los hombres son sádicos y las mujeres masoquistas. Usted mismo podría comprobarlo pidiéndole cosas irrefutables a Yoshino. Es decir, por más irrazonable que sea, Yoshino lo cumplirá. Yoshino está aquí para complacerlo. Así que le ayudaré a orinar, incluso podría darle una recompensa a Yoshino. Estaría encantada.”

Hablaba mucho.

El sentido común de Muneakira era encantado por su feminidad, poco a poco fue quedándose sin palabras.

“E, e-e, esto.”

“Además Muneakira-sama. Usted también puede tocarme Muneakira-sama, puede experimentar conmigo, creo que eso le podría ayudar en un futuro.”

“En el… futuro…”

Involuntariamente lo dijo. Pero no podía pensar correctamente.

“En el futuro, respecto a su experiencia sexual. Muneakira-sama puede tocar los genitales de Yoshino……”

Su cara estaba sonrojada, pero aun así seguía diciéndolo.

“¡L-Lo siento! ¡A-Adiós!”

Era su límite. Cuando Muneakira fue capaz de escapar del baño de hombres, corrió por el pasillo.

‘No correr en los pasillos’

Había un cartel que decía eso, pero por hoy estaba dispuesto a desobedecerlo.

Es inútil, esa chica. ¡Tengo que darme prisa…!

Pero en ese momento, no es como si Muneakira no quisiera hacerlo.

 

 

En uno de los salones de la secundaria,

“Aún no es la hora del almuerzo……”


[1] Es una daga de doble filo, las mujeres las solían llevar dentro de sus kimonos o de su cabello, como Matabei.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s