Es una orden, hazme sentir bien

Créditos:
Traducción Jap-Esp: Trihexa & Misaki

—Fuu. Qué calor…

Era Hiroto Sakuragi, en ese momento se dirigía a su mansión mientras jugaba con las llaves.

Debido a que tendrá un examen mañana, fue a la biblioteca a devolver un libro y se quedó dormido en ella. Así que se tardó en regresar a casa.

Las vacaciones de verano comienzan a partir de mañana. Todo mundo estaba encantado de que comenzara el verano.

“¿Qué es esto?”

Hiroto Sakuragi llegó a la puerta de su mansión y murmuró eso tras un monto azul cerca de la puerta.

El monto azul movía la parte superior de su cuerpo con un *mokomoko*

Estaba una chica con un vestido azul tendida en el suelo.

Era una chica que parecía como una muñeca.

Con un vestido azul y un cabello largo rubio decorado con una diadema de oro. Iluminada por el ocaso, su vestido brillaba elegantemente. El vestido con encaje que llevaba se veía grueso, no parecía nada veraniego.

Estaba bebiendo una lata de jugo, luego suspiró profundamente. Ligeramente sonrojada, sus ojos eran bastante atractivos. Sus ojos eran la reminiscencia de un lago en un día soleado.

Qué linda……

Me pregunto si será del evento cosplay en la Makuhari Messe.

Debido a que el Makuhari Messe está cerca de su mansión, a veces va a ver los eventos de cosplay.

Su cabello sería una peluca rubia ondulada, sus ojos pupilentes. Y esas facciones tan definidas y finas serían gracias a técnicas de maquillaje.

Está en el camino… me pregunto si vendrá sola……

Debido a que estaba sentada con una pierna estirada estaba bloqueando la entrada, no era una persona de la mansión.

Cuando vaciló, los ojos de la princesa se cruzaron con los de él. Ella sonrió amablemente.

“Hola.”

Era tan impresionante que hasta parecía una locutora japonesa de la NHK. Sin embargo el acento era diferente, había cierto sentimiento de incomodidad. No parecía ser una persona con el japonés como lengua materna o nativa, parecía como si estuviera aprendiendo el lenguaje.

Me pregunto si será extranjera…

El número de extranjeros ha aumentado, lo he visto en algunas noticias.

“Hola. ¿De qué país eres?”

“Soy del país de Valencia.”

“¿Eh?”

He escuchado ese lugar en alguna parte. Tal vez salía en una especie de anime.

“¿Dónde está ese lugar?”

“¿Quién soy yo?”

Respondió a la pregunta con otra pregunta como un acto reflejo.

La chica sonrió inocentemente.

“¿En serio? Tú. ¿De casualidad no lo sabes? Porque tampoco sé dónde estoy…… *hikku*.”

“Ah, espera. ¿No estás bebiendo alcohol?”

Lo que la chica estaba bebiendo, era una lata de jugo con la imagen de una fresa, era una lata de chuhai. (https://en.wikipedia.org/wiki/Ch%C5%ABhai)

“¿En serio? Dulce, delicioso. Me gusta el jugo de frutas…… oh, quiero beber más~”

No podía articular.

Por supuesto, estaba borracha después de beber tres chuhai.

“El alcohol es para mayores de veinte. No puedes beber hasta ser adulta.”

“Ara~. Soy… adulta. Una diplomática.”

Cuando dobló la pierna, colocó su barbilla encima de la rodilla. Después se rio con un “fufufun”.

Qué apariencia tan descuidadamente adorable, fue lo que pensó de la chica.

“¿Cuántos años tienes?”

“Diecisiete años.”

—Esta niña, me pregunto si está mal de la cabeza… ¿realmente solo estará borracha?

“Regresa rápido a casa. Pronto se pondrá el sol.”

“No me iré… no tengo a dónde ir. El Palacio Real, no tengo idea de donde estoy. Todo el mundo son unos tontos. Me gustaría matarlos.”

En un tono solitario, distorsionó su rostro con lágrimas.

Hiroto pensó que esta era una escena de algún anime en la entrada de su mansión.

Estaba frente al sistema de seguridad intentando abrir la puerta, pero estaba preocupado.

Me pregunto si esta chica estará bien…

Dijo que no tenía a dónde ir, así que dónde pasará la noche. Es verano, no se preocupa porque se congele hasta la muerte, sino porque se convertiría en presa de los adultos.

Lo mejor sería ponerla en una habitación.

Sus padres no están. Para ser precisos, su madre se fue junto a su padre en un viaje de negocios. Así que una persona viviendo así no sería capaz de proteger a esta chica. Pero,

Muy si deja a esta chica aquí, muy probablemente para mañana ya habrá desaparecido.

Esto es problemático, una inexplicable culpa comenzó a burbujear en su interior.

Esto es lamentable.

Cuando Hiroto se dio la vuelta sobre sus talones, quedó delante de ella. Los ojos azules de la princesa se cruzaron con los de Hiroto.

“Si estás en problemas, ¿quieres que llame a la policía?”

“No lo sé.”

“Si te estás quedando en algún hotel puedo llevarte.”

“No lo sé.”

De alguna manera esta conversación no progresa.

“¿Puedo saber tu nombre?”

“Charlotte. Diecisiete años. ¿Y tú?”

“Hiroto Sakuragi. Diecisiete años.”

“………. ¡uuu!”

Charlotte estaba radiante e impresionante. Tímidamente puso las manos frente a su pecho y colgó sus brazos en Hiroto.

“Aah.”

Era una chica pequeña. Su cabello sedoso tocó sus brazos y un olor dulce le llegó a Hiroto. *Fuwafuwa*, cómodamente se acurrucó en su pecho. La temperatura de su cuerpo se le transmitió.

“¡Sakuragi! ¡Sakuragi!”

Ella de pronto cerró sus ojos.

“Woo, wawawa, augh~”

La agarró con fuerza ya que estaba a punto de caerse.

“Nn… muniyaa.”

Suspiró con un dulce olor a alcohol y se rio alegremente en los brazos de Hiroto.

“Estás borracha. ¿Te quedas en mi casa?”

Los ojos de la chica se enfocaron directamente en Hiroto. Sus ojos azules transparentes eran como dos zafiros.

“Promesa. No haré nada. Solo estaremos en la sala, ¿está bien?”

“Gracias.”

Ella era tan dócil como un cachorro.

*Surisuri* su línea de visión se dirigió a la parte superior de su cabeza. Ahí estaba una hermosa y delicada diadema brillando con el sol de la tarde.

—Esta chica, su cabeza es bastante ligera.

Cuando la abrazó y tocó su espalda, su tórax comenzó a palpitar.

Sin duda alguna, esta chica es bastante hermosa.

Linda, pero qué lamentable.

Indefensa, esto es peligroso.

—No, debo protegerla…

En este caso, Hiroto no tenía ningún motivo oculto. Solamente quería proteger a esta criatura débil y encantadora.

 

Charlotte estaba sentada en una silla al lado del comedor. Tener a una princesa rubia de ojos azules en su propia casa era una vista totalmente extraña.

Su falda que parecía un globo inflado rodeaba el cuerpo de Charlotte.

“Hiroto, quiero beber agua.”

Con un tono flácido de voz, Hiroto fue a la cocina y puso agua en un vaso.

Le pasó el vaso de agua y cómodamente se sentó en una silla del comedor.

“Aquí está. Agua.”

“Gracias. Pero, no bebo agua del grifo. Me gustaría agua mineral.”

“No hay agua mineral. En la prefectura de Chiba el agua de grifo es segura y deliciosa. Así que por favor toma.”

“Fufu. ¡Hiroto es igual que Keiko!”

“¿Eh? Keiko, ¿la tía?”

“Sí. Oh, Keiko, qué nostalgia. ¡Quiero verla pronto!”

Sakuragi Keiko es la tía de Hiroto. La hermana de su padre quien vive en casa de los abuelos.

Su edad es de la segunda mitad de sus años treinta. Tiene licenciatura como profesora de educación en guardería y preescolar, ha dedicado su vida a la educación infantil.

Ha continuado siendo profesora de tiempo parcial y se va de viaje al extranjero cuando expira el contrato. Incluso ahora, se supone que está en un viaje.

“¿Eres conocida de mi tía?”

“Sí. Ella fue mi maestra. ¿Me preguntó si fue cuando tenía cinco años? ¡Me encanta Keiko!”

“Lo siento. La tía no está ahora. Se fue de viaje.”

“Mentira.”

“No es mentira. La casa de la tía no es aquí, pero está algo cerca.”

Charlotte se cubrió el rostro con ambas manos y lentamente fue descubriéndolo.

“Así que es así… lo siento.”

“¿Charlotte-san ha venido a ver a la tía?”

“Sí. He oído que su casa está cerca del Makuhari Messe, a un lado de una tienda de conveniencia. Estaba caminando en busca de una tienda de esas.”

Al lado de la casa de sus abuelos y tía está una tienda de conveniencia. Sin embargo era difícil hallarla, ya que por los alrededores del Makuhari Mese hay un montón de tiendas de conveniencia.

Se levantó de la silla, se dobló el borde de su vestido y se dio la vuelta sobre sus talones. Comenzó a dirigirse hacia la entrada, su vestido rozaba el suelo suavemente. Sus zapatos azules podían ser vistos por debajo del borde de su vestido.

“¿Qué pasa?”

“Con permiso.”

“¿Eh? Me pregunto dónde te quedarás.”

“Keiko no está, no puedo permanecer aquí.”

“Charlotte-san, los japoneses son raros. Si llegas a pasar la noche… diablos, no puedo dejarte ir. Quédate aquí esta noche.”

“Oh, bien.”

Cuando Charlotte se dio la vuelta, su pie piso su falda.

“Kyaa.”

Charlotte cayó hacia el frente y el vaso de agua salió volando hacia Hiroto.

“Ouchh.”

“Uwaa.”

El agua le fue salpicada en la cabeza. Su rostro y cabello quedaron mojados.

“Está frío…”

“Ara. Lo siento.”

Cuando Charlotte enredó la falda de su vestido alrededor de sus muslos, corrió hacia Hiroto. Sus delgadas y largas piernas con medias lucían hermosas con su vestido azul.

Sus piernas envueltas en medias eran eróticas. Flotando alrededor de ella estaba un dulce aroma. No era perfume, sino su olor corporal.

“Ya que el vestido es un poco largo me pisé el dobladillo de la falda.”

“Si no tienes nada en contra de quitarme la ropa… creo que me quitaré esta camisa. Hace frío.”

“S-Sí, está bien. Es verano, así que está bien, yo lo haré.”

“Está bien, no te preocupes.”

El dedo blanco de Charlotte trató de desabrochar un botón de la camisa de Hiroto.

“Uuu, uwa.”

Cuando elevó el codo, su brazo se apoyó en el pecho de su vestido.

Tuvo una suave sensación de rebote junto a un *puripuri*.

“Ahh.”

Charlotte se presionó el pecho con ambas manos y su rostro se distorsionó por el dolor. Cuando sintió el dolor al ser tocada, algo revivió en su mente.

“Lo, lo siento.”

“E-Está bien.”

Hiroto estaba confundido. ¿Qué demonios significaba esto? ¿No le importó que la tocara? ¿No le molestó esa sensación?

Charlotte suspiró y sus largas pestañas se dirigieron hacia abajo. Debido al chuhai, las orillas de sus sexys ojos estaban teñidas de un color rojizo.

Hiroto quien la estaba viendo a una corta distancia, su corazón comenzó a latir con fuerza.

Sus pestañas son doradas…… ¿¡Es rubia natural!? Si sus pestañas son doradas, ¿quiere decir que su cabello rubio también es natural…?

La imagen de ella desnuda voló por su cabeza. Estaba flotando un dulce aroma. El suave y dulce olor de su cuerpo.

En la casa de Hiroto, solo estaban él y una hermosa chica que parecía una princesa.

Aunque hasta ahora había estado tranquilo, era consciente de ese hecho y no era bueno.

La sangre comenzó a reunirse en la parte inferior de su cuerpo.

“Uuu….”

Hiroto gruñó y echó sus manos hacia atrás. De manera que no se volviera escandaloso, trató de controlarse a sí mismo. Sin embargo, sus sentidos se pusieron al máximo mientras ella trataba de desabotonar su camisa.

Charlotte trataba de desabrochar un botón de la camisa de Hiroto. Antes de abrir su camisa, debido a que estaba pegada a su pecho por lo mojado, tuvo una sensación irresistible.

¿Qué hago? Pensó mientras su corazón latía.

Al ver los pechos de Charlotte que colgaban, su corazón comenzó a palpitar con más fuerza.

Trató de quitarle las mangas, pero Hiroto no pudo mover las manos que tenía atrás.

Sus pechos golpearon contra él. Sus pechos eran suaves.

“Hey, déjate desnudar.”

“¡L-Lo siento!”

Los brazos de Hiroto fueron desenredados y una mano tocó el pecho de Charlotte.

“Ohh.”

Salió una dulce voz.

“Lo, lo siento, lo siento…… ehm…..”

Su rostro nervioso se solapó con el amable rostro de su maestra Keiko. Así es. Parecía más grande por su actitud serena, pero sin duda era un chico de la misma edad que Charlotte.

Cuando visitaba otros países, Charlotte conseguía bien su trabajo debido a la sonrisa que ponía ante los adultos, pero con un chico de su misma edad era tímida y parecía linda con su rostro ruborizado.

“Voy a secarte.”

Puso las manos en su bolsillo al lado de la falda y sacó un pañuelo. Cuando limpió ligeramente el pecho de Hiroto, por alguna razón sintió una picazón.

“Qué injusto.”

“¿Eh?”

“Estoy diciendo que es injusto que solo yo te toque. Te doy el honor de tocarme.”

Charlotte lo dijo con un tono penetrante.

Avergonzada por esa situación, su voz se volvió con un tono de mando.

“Kuku-jaja. Charlotte-san, te ves como una princesa de verdad.”

“Eso es, porque lo soy……”

“¿Aceptas que te toque?”

“¡¡Kyaaa!!”

Agarró sus pechos fuertemente y ella gritó.

“¡D-Duelee! ¡S-Sé más gentil!”

Charlotte abrió su escote por su propia cuenta.

Hiroto se quedó atónito ante los bultos blancos dentro de su vestido azul.

Los pechos de la princesa eran bastante abultados, eran aproximadamente del tamaño de unos melones y su sujetador era de media copa.

“Qué tetas tan grandes……”

—Waah, esto es malo.

Dijo eso y Charlotte de repente se echó a reír. Se rio como un gato domesticado, con sus ojos azules brillantes.

“Este tiene relleno.”

“¿Es un sujetador de esos que aumentan el tamaño?”

“¿Qué es eso? Esto es un bustier (Ojo, es diferente a un corsé, este es 100% para uso de ropa interior https://es.wikipedia.org/wiki/Bustier). No sé cómo le llamen en Japón.”

Charlotte desabrochó el botón de la parte anterior por su cuenta.

Al quitar la parte superior de su vestido, dejó a la vista su lencería bastante apretada al cuerpo. Bajo el vestido de delicado encaje, nadie hubiera pensado que sus pechos estarían contenidos en un bustier.

“Uwa, wooow. En serio pareces una princesa.”

“¿En serio? Fufufu. Gracias~”

Charlotte estaba a punto de inclinarse.

Sus tetas se apretaban fuertemente entre sí.

Daban la sensación de ser irresistibles.

“Estás borracha, estás borracha Charlotte-saaan.”

“Ahn, mi estómago duele *hikku*.”

Charlotte se llevó una mano a la espalda y lentamente quitó su bustier mientras llevaba puesto el vestido. El bustier cayó al suelo.

Sus tetas quedaron expuestas y se agitaron con un *pururun*.

En medio de sus areolas rosadas estaban sus pequeños pezones.

“Haa.”

Suspiró con su aliento caliente y de nuevo lo abrazó.

“Uuh, tus tetas… se están presionando directamente.”

“Fufufu, a Hiroto le gustan mis pechos. Si tanto los deseas por favor tócalos~”

La borracha de Charlotte se rio, era una inocencia bastante erótica.

Hiroto la admiraba.

O era inocente y noble, o linda y orgullosa, o se sentía sola y se le zafó un tornillo. Se preguntaba qué diablos le pasaba.

“Muu, te voy a besar~”

Una vez que contempló su sonrisa, sus labios se superpusieron.

El beso era de sabor licor de fresa, Hiroto tímidamente le devolvió el beso. Con sus labios entreabiertos, pronto insertó la punta de su lengua.

“Uh, nhhh, mnh.”

Charlotte se sorprendió y abrió los ojos por ese profundo beso, pero nuevamente los cerró. La lengua caliente de Hiroto pasaba entre sus dientes, entrelazándose con la lengua de Charlotte.

Increíble, estoy besando a un chico que acabo de conocer……

La sensación de ese beso profundo simplemente era increíble.

Sus lenguas hacían un sonido húmedo y la saliva de Charlotte era bastante dulce. El cuerpo del chico comenzó a sentirse caliente.

Estoy borracha…

¿Qué? ¿El alcohol? ¿Ansiedad? ¿El beso de Hiroto? No lo sabe. Sin embargo, este placer es real.

Al igual que cuando bebía leche caliente con miel, esto le hacía sentir tranquilidad.

“Nnhh, mchh… haa haa…. nh… ahh.”

Sus pechos se pegaban cada vez más y más fuerte a su abdomen, haciendo que algo dentro de sus pantalones creciera.

La timidez desapareció de las manos de Hiroto, comenzó a frotarle el trasero y la espalda. Inmediatamente su cuerpo comenzó a temblar.

—¿Qué es? Siento algo presionándose.

“Nhhu, nhhn, haa, ahh, mnhhu…”

Una mano de Hiroto se dirigió a sus pechos. Cuando su dedo le tocó el pezón, le recorrió un escalofrío.

Su pezón rápidamente incrementó de tamaño, la mano de Hiroto se llenó de calor. Era suave y cómodo, sentía como su cuerpo se derretía a fuego lento.

“Nhh.”

En ese momento, desde hace un rato estaba sintiendo algo por encima de la tela de su vestido, era algo duro pero suave a la vez.

Este es su pene…

En el momento en que se movió involuntariamente, el pene hizo un movimiento como *bikun* y se levantó un poco.

—S-Se está moviendo. Qué divertido~

Tal vez era porque estaba relajada por el alcohol, pero no le disgustaba. Mientras continuaban con su caliente beso. Seguía presionando su abdomen contra la parte inferior de Hiroto disfrutando la sensación de su pene.

—Se está poniendo duro, me pregunto si podré meter su pene.

—¿Está bien? ¿Charlotte? ¿Es bueno? A pesar de ser tu primera vez, se siente bien ¿verdad?

Se preguntaba eso mientras tenían su beso sabor chuhai de fresa.

¿Te gusta Charlotte? ¿Te gusta Hiroto?

No sé si me guste o no. Pero quiero ser una chica mala.

“Nhhuu, uuuuh…. nhh.”

Hiroto gimió.

Debido a que Charlotte se estaba moviendo, su pene cada vez era más estimulado. El besó terminó y sus manos se colocaron fuertemente en su trasero.

“¡Ahnn!”

Charlotte también temblaba de placer, no podía más. Abrazando su cintura, acercó sus mejillas a su ingle.

“Wowowo, aah, augh.”

“¡No hagas ruido!”

Sus dedos blancos bajaron su cremallera.

Metiendo sus dedos, logró sacar su pene. Desde hace tiempo había dejado de estar flácido, estaba erecto en un ángulo de 45 grados. Estaba fluyendo un líquido desde la punta.

Charlotte se quedó mirando el pene por un momento.

Cuando dejó de sentirse avergonzada, Charlotte se aclaró la garganta y lo introdujo con timidez. Sus labios rosas y dientes lo introdujeron a su boca.

—Imposible…….

Estiró su lengua roja y lamió el glande.

“Uhh.”

Al sentir la cálida saliva de su lengua, una intensa sensación le recorrió desde la punta.

“Nhh, nnnh, nnhh.”

Charlotte continuó lamiendo el glande de Hiroto.

Un chico común estaba recibiendo una felación de una hermosa chica que acaba de conocer.

Parecía un sueño, a pesar de estarlo experimentando, era demasiado increíble.

Su lengua caliente pasaba una y otra vez por la punta.

—Khh, se siente tan bien… es demasiado el estímulo. Esta chica, me pregunto si tiene experiencia o solo lo hace por instinto natural…

—Cómo sea, se siente muy bien.

Charlotte era virgen, pero el alcohol le dio un impulso atrevido para tomar la delantera.

“Nhh, chhuu. Nchhh, mhuuu…”

Su uretra se abría cada que pasaba su lengua por la punta.

Su cadera se sentía caliente y el deseo de eyacular iba creciendo.

—Ohh, qué grande. Hay mucho líquido, está rico. No es para nada amargo~

Charlotte comenzó a chupar la punta como si fuera un grifo. Había escuchado ciertas historias de las sirvientas que trabajan en el Palacio Real.

Las historias de las sirvientas decían que el líquido que salía del glande era amargoso.

“Nhh, nhhh. Es demasiado…”

Hiroto meneaba su cintura con fuerza.

“Ahhn, me corro….. maldición.”

“Kiya.”

Su pene se puso más grande, sorprendida por eso retiró sus labios, y el glande estaba temblando frente a su cara liberando un líquido blanco.

“L-Lo siento.”

 

img039

Charlotte miró fijamente la eyaculación del pene.

Su semen le cayó en la cara. A pesar de recibirlo todo, no le pareció desagradable.

Estaba en pleno clímax y aun así le parecía poco creíble. El olor del semen se impregnó después de esa violenta eyaculación.

Charlotte succionó la punta de su pene.

“Augh, uuaah…uhh.”

Quizás por la calidez de su cavidad oral el estímulo se volvió más fuerte.

El semen comenzó a acumularse en su boca.

“Uu, uuh.”

Sus labios le apretaban el glande cada vez que absorbía, le estaba succionando el pene a media eyaculación. Este sentimiento era atroz para cualquier hombre, es poco creíble que Charlotte fuese virgen.

“Uuh, uhhnn, uhmmm-”

Su semen se revolvía dentro de la boca. Luego con un *gokun* el semen pasó por su garganta.

Su eyaculación terminó de inmediato.

“Haa……..”

Hiroto estaba aturdido.

“Es injusto.”

Charlotte habló con el glande en su boca.

“¿Eh? ¿Q-Qué dices?”

“Es injusto que solo Hiroto se sienta bien. Es una orden. ¡Hazme sentir bien!”

Lo dijo con su cara cubierta de semen. Sus pechos se sacudieron con un *pururun*

“Fufu.”

Hiroto se echó a reír.

“¿¡Por qué te ríes!?”

“Es que… te ves bastante linda.”

Charlotte también se echó a reír de repente. La gente le decía que era bella o hermosa, pero nadie en mucho tiempo le había dicho que se veía linda.

“Ya veo. Así que soy linda. Eso me hace feliz.”

“Supongo que siempre te dicen que eres linda.”

Mientras Hiroto hablaba, Charlotte sacó el pene lleno de saliva de su boca.

“A menudo me dicen que soy sobrehumana.”

“Hahahaha.”

Hiroto se rio.

Charlotte se puso ansiosa.

“Hey, ¿mi japonés es tan gracioso?”

“No es gracioso, es divertido.”

“Nhh, qué malo.”

“¿Charlotte-san no se divirtió?”

“Tienes razón. ¡También me he divertido!”

Mostro una franca sonrisa con “Fufu”. En verdad parecía como si ambos se divirtieran.

A pesar de ser desconocidos, ¿por qué se estaban llevando tan bien?

—Quizás sea por Keiko. Hiroto es muy similar a Keiko.

“Rápido, hazme sentir bien.”

Con los brazos cruzados, desvió la mirada hacia abajo. Sus tetas estaban encima de sus brazos.

“Ehm, es mi primera vez, así que puede que no sea capaz de lograrlo.”

“¡Qué coincidencia! ¡También es mi primera vez!”

Mentira. Eso es mentira.

Hiroto dijo con timidez,

“Uhm, acuéstate sobre tu espalda.”

“Sí.”

La princesa Charlotte obedientemente se puso sobre su espalda. Su vestido azul se dispersó en el suelo.

“¿Me levanto el vestido?”

“Bien.”

En cuanto se levantó la falda del vestido, apareció un encaje blanco. Pero, la tela era algo rígida.

“Uwaa, ¿qué es esto? ¿Dónde tienes los pies?”

Nervioso, al mismo tiempo que vio dijo eso.

“Es un tontillo (https://es.wikipedia.org/wiki/Tontillo). Es para que la falda se haga ampona. Espera un momento.”

Charlotte se rio mientras se levantaba y puso una mano en su falda. La prenda con holanes cayó.

Charlotte sacó una pierna mientras se apoyaba en la mesa. Parecía un enorme pastel blanco.

Hiroto trató de moverlo, era bastante pesado.

“Guwaaa, esto es realmente pesado.”

La falda de Charlotte cambió de apariencia como un globo al desinflarse.

Así se veía más natural.

“Ponerte eso te hace parecer más una princesa.”

“Fufufu. Sí, en serio soy una princesa.”

Charlotte se rio con inocencia y se acostó nuevamente sobre su espalda.

“Ufu.”

Extendió sus delgadas y largas piernas que llevaban unas medias hasta las rodillas. Las medias tenían un liguero a la altura de sus muslos. Un área blanca brillaba entre su falda azul, envolviendo delicadamente su parte secreta.

“T-Tómame.”

Cuando bajó sus bragas, apareció el monte de venus con vello color dorado y una linda piel.

“¡Uf!”

—Su vello es dorado… esta chica de verdad es extranjera……

Había vello dorado escarpado. La linda forma de su parte más íntima quedó a la vista. Había una goma en forma de elipse en la parte superior. Su hendidura un poco húmeda estaba cerrada.

“Q-Qué vergüenza…”

Charlotte soportó la vergüenza cerrando fuertemente los ojos. La mirada le daba una sensación de hormigueo y una picazón en su abdomen.

Qué vergüenza, qué miedo. Pero no quiero huir.

Resiste Charlotte, ¿no habías decidido ser una chica mala?

Con un sonido de *clukcluk* sus jugos cayeron.

“Uuh.”

Hiroto solo decía ‘uu-uhh-uh’, sin poder tocarla

—Haa ¿¡qué demonios hago!?

Hiroto se decidió, comenzó a moverse con determinación.

“D-Date prisa.”

Charlotte bajó su mirada. Su tono de voz se volvió como si quisiera llorar.

“Muu, no me hagas esperar.”

“Uh… s-sí.”

Hiroto tomó la responsabilidad. Empujó su glande contra la vagina de Charlotte.

Esperando a que se endureciera de nuevo, deslizó su pene en la superficie sin insertarlo. Luego empujó su glande rozando los labios vaginales de la princesa.

“Uhh, uuuh, uuu.”

Hiroto gimió.

—¿Qué hago? ¿Qué hago?

De las sirvientas ha escuchado que cuando un hombre no toma la iniciativa, las mujeres deben cabalgarlo en la posición de vaquera.

“Kuh.”

Hiroto gruñó.

Sus ojos se abrieron por completo y con lágrimas, se cruzaron con los de él. De forma instantánea la culpabilidad aumentó.

“Estás bien.”

Charlotte desechó sus sentimientos de pena.

“Está bien, no te preocupes. Acuéstate sobre tu espalda. M-Me… pondré encima de ti.”

Lo dijo como si lo dijera para sí misma.

Hiroto se puso sobre su espalda como se le dijo.

Aunque era su primera vez, ser penetrada así no le gustaría, además de que tenía una cara llorosa.

Charlotte se levantó la falda y se puso encima de Hiroto.

“Uuu.”

Desde la forma en que la veía desde abajo, sus brazos y piernas formaron una M, vio completamente sus medias y liguero, además de cierto sudor que cubría sus axilas y brazos.

Era como si estuviera viendo una parte secreta.

Sus muslos se abrieron exponiendo su orificio secreto lleno de jugos vaginales. Retirando el prepucio lo llevó a su clítoris, el agujero de su trasero también era visible.

“Qué vergüenza…. es embarazoso… qué miedo… ahh.”

Charlotte estaba hablando en el idioma de Valencia. Al parecer, no sabe hablar en japonés cundo está en éxtasis. Mientras temblaba se sentó.

Con un dedo agarró el trozo de carne erecto y ligeramente lo levantó para poner recto.

Con el dedo de en medio e índice se abrió más los labios.

Su vagina quedó completamente expuesta.

Charlotte comenzó a agitarse mientras insertaba el dedo en su vagina.

Sus jugos de amor chorrearon el glande. Era estupendo, parecía como si se hubiera corrido.

“Nhhh, uhnnn, ¡nhh!”

La parte íntima de Charlotte entró en contacto con el glande. Luego dejó caer su peso.

Con un sonido húmedo, el glande abrió la vagina.

“Kuu, duele, nhhh…… haa, ha, khh.”

“Uh, uuu, nhh. ¿¡Qué…!?”

Cuando pensó que estaría envuelto por un tejido blando, sus gruesos labios que parecían gomas se volvieron rígidos apretando su glande.

“¿Q-Qué es esto…? ¿P-Por qué…”

Hiroto movió de golpe su cintura, así que su pene subió por el interior de la vagina.

“Hyaa, uuhh, entró todo. D-Duele… tengo m-miedo… no-ahhh.”

Su pene cubierto de semen se volvió más grueso, Charlotte tenía miedo.

“Kuhh, ghhh, Hiiii, ahh. ¡Ahh! ¡Aaah!”

Charlotte comenzó a sollozar.

Con la sensación de dolor, su cuerpo no se movió. No sabía qué hacer. Con dolor comenzó a agitar su cuerpo.

Hiroto estiró sus manos hacia los costados.

“Hyaau.”

Ante los estímulos inesperados por todas partes, su cuerpo se sentía confundido. La parte superior de su cuerpo tembló y su cintura cayó como piedra.

“Kyaaa.”

Se escuchó como su himen era rasgado. Cuando perforó ese lugar, se sintió como si hubiera cortado una banda elástica.

Su pene comenzó a hundirse y se detuvo cuando alcanzó su cuello uterino.

—Aah, tal y como pensé, ya no duele…

Por un momento sentía un terrible dolor, pero ya no dolía más. A pesar del espesor y la rigidez, la sensación de entumecimiento en su cuerpo era algo molesta.

—Decían que perder la virginidad dolía mucho. Esas sirvientas son muy exageradas……

“¡E-Entró!”

Hiroto estaba feliz.

La sensación de éxito era bastante refrescante, por eso sonrió.

Charlotte estaba cabalgando a Hiroto.

Su útero comenzó a hormiguear y aumentaron sus movimientos de cintura. Mi útero pulsante quiere semen, parecía que eso decía.

“Ahh aaah. Haa, haaa, uhmmm, uuhhh. Hya, hyaa. Mi útero, palpita, palpita-aah.”

Su cadera se movía de arriba abajo.

“Uh, khh.”

Hiroto gimió levemente.

“Uhmmm, ahhh, uhh… duele… pero… nhhh.”

Su himen se acababa de romper. El momento de perder su virginidad fue doloroso, pero poco a poco comenzaba a mejorar.

Sin embargo, su útero cada vez se contaría con más fuerza cuando movía su cintura.

Esa sensación agradable y dolorosa comenzó a volverse irritante.

—El pene de Hiroto es muy grande.

“U-Uuhh.”

La sensación de sus pliegues calientes en su pene era irresistible. Su carne se envolvía suavemente al cuerpo de su pene.

La viscosa humedad de sus pliegues vaginales era suavemente agradable.

“Nhhh, aahh-nhhh, nhhh. Aaahh.”

Cada vez que Charlotte movía su cintura de arriba a abajo sus tetas se sacudían junto al vaivén. Esa vista era completamente hermosa desde su ángulo inferior.

La saliva chorreando de sus labios entreabiertos hizo que aumentara la euforia, sumado a su mirada traviesa.

“Uwaa, Charlotteeee, ahhh.”

Hace poco había eyaculado en su boca debido a la felación, pero su vagina se sentía tan cálida y bien que ya estaba de nuevo al borde de la eyaculación.

“Aaaah, aaah……. nhhh, nhhh-nhhh.”

Charlotte cada vez meneaba su cuerpo con más rapidez.

“Duele-aah, dueleeeh.”

“¿D-Duele tanto?”

“Q-Quiero decir que el pene de Hiroto es muy grande…”

“¿E-Eh?”

Mirándola desde la parte inferior, agarró confianza en él mismo. Estaba teniendo sexo con una chica hermosa de ojos azules que acaba de conocer. Además, ella le dijo que su pene era grande.

—Así que es así… esto en realidad es increíble.

“¡Tu pene no es para nada pequeño!”

“No digas cosas irrazonableees.”

“E-Está llegando hasta la parte más profunda.”

“¿H-Hasta tu útero?”

“¿Útero? ¿Qué?”

“Donde crecen los bebés.”

“¿E-Eh? ¡Mentira! ¿Útero? ¡Está comenzando a palpitar!”

Charlotte detuvo el vaivén y se mantuvo de rodillas. Sus pupilas se sacudieron en silencio y abrió por completo los ojos.

Parece que no puede tener sexo y hablar al mismo tiempo.

Hiroto empujó sus caderas hacia arriba, clavando su pene hasta el fondo.

“¡U-Uuh, no te muevas así Charlotte-san!”

Charlotte comenzó a girar su cadera moviendo las rodillas.

Sentía su glande retorcerse mientras le envolvían sus pliegues vaginales, la sensación de compresión le estaba llenando de excitación. Sintió una descarga proveniente cada que su glande topaba con su útero.

Tras ser desflorado su himen, estaba sintiendo dolor cada que su vagina era frotada.

“¡M-Me voy a correr…!”

Probablemente no supo qué se iba a correr. No pudo entender debido a que su útero estaba adolorido. Su útero solo se contaría con un *kyunkyun*.

“Uuh, me corro…… ¡lo siento!”

“¿Eh? ¿¡Eeehhh!?”

Cuando se puso nerviosa, el pene se movió aún más fuerte dentro de su vagina.

*¡Dobun!*

El líquido caliente penetró el interior de su útero.

En ese momento, su útero comenzó a derramar más y más jugos dulces.

—Ya veo… ¡esto es una eyaculación! ¡El semen es tan caliente!”

img055

El semen llenó su útero, relajando su dolor con un hormigueo.

“L-Lo siento, nhh, nnnhh, Charlotte-san… ¡e-esto es malo…!”

Pero Charlotte negó con la cabeza.

Su cabello rubio se sacudió sobre sus hombros de lado a lado.

“Nh-No, está bien.”

Llorando lo dijo con el lenguaje de Valencia.

La comodidad de su útero lleno de semen eliminó el molesto dolor, su útero se abría y cerraba.

Charlotte dejó caer sus caderas.

Sentía como si su cuerpo flotara en el cielo. Sentía que casi se derretía junto al dulce líquido dentro de ella.

“Qué riiiicoo, uhh….. uuuuh.”

Su cuerpo comenzó a temblar y convulsionarse.

Su consciencia se estaba volviendo un poco ambigua.

“Uuh, uhh.”

Hiroto gimió.

Los movimientos de sus pliegues vaginales eran encantadores. Se sentía como si quisiera succionar el semen desde el fondo de sus testículos.

Sus pliegues vaginales le excitaron tanto que la eyaculación fue bastante violenta.

El cuerpo de Charlotte que se sacudía violentamente desde hace rato, ahora se arqueó.

Aunque su pene sea rígido, los pliegues vaginales no dejaban de succionar el semen como si fuera una bomba.

“Uuhhh…”

Esta sensación estaba muy por encima a la de aquella felación

“La penetración es… increíble… se siente muy bien, uhh. Qué bien…”

Charlotte dijo eso entre dientes.

—¿Esto es semen…? Siento como me impregna….

Fue increíble. No tenía ni idea de qué era el semen.

La eyaculación poco a poco fue disminuyendo hasta que se detuvo por completo.

Por lo general la eyaculación es algo que se siente bien, pero esta sensación era mucho mejor

“Charlotte-san.”

Ante su voz, sus ojos se abrieron por completo y miró a Hiroto.

“¿Eh? Ahh-ha, Hiroto.”

Lo dijo con una dulce sonrisa.

“Levántate…”

“Oh, bien.”

Charlotte se puso de pie.

El semen chorreó desde su vagina hasta el cuerpo de su pene.

“También levántate Hiroto.”

“Sí.”

Charlotte sacudió su cabello hacia atrás.

Había una atmósfera de vergüenza.

“I-Iré al baño.”

Los baños japoneses son algo a lo que los extranjeros no estaban acostumbrados.

“Charlotte-san. ¿Vas a ducharte?”

Charlotte apartó la mirada y respiró con un gemido. Sus mejillas se pusieron ligeramente rojas y brillaban de forma linda, esa apariencia era bastante erótica.

Incluso la nobleza tenía ese lado, era coqueta, parecía un lindo y dócil gato.

“Mi espalda duele.”

Con su cuerpo temblando, se dio la vuelta mientras decía eso. Se dirigió a la orilla de la alfombra y tomó un cojín frente a la televisión.

Luego se dejó caer sobre el cojín.

“Haaaa… parece que estoy cansada del evento…… creo que será mejor que me dejes dormir…”

De esa manera parecía un gatito.

Hiroto se rio alegremente, salió de la habitación por una manta de algodón para cobijarla.

 

Anuncios

Un pensamiento en “Es una orden, hazme sentir bien

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s