No sabes nada sobre nosotras

Créditos:
Traducción Jap-Esp: Trihexa & Misaki
Corrección: Misaki
Raws: Bersi

Cuando Saionji Usagi abrió los ojos, por alguna razón estaba en su habitación de la casa Saionji.

“Buenos días, Usagi hime-sama.”

Su cuerpo estaba en la cama, había una maid en la puerta inclinando su cabeza, sin ningún tipo de emoción.

Como de siempre era de mañana.

Tras la muerte de su hermano ella se culpó a sí misma, sus abuelos murieron y su hermana murió de una enfermedad, incluso su padre murió en un accidente, debido a eso ha sido una tortura vivir con sus familiares.

En esta casa, Usagi no tenía derechos. Incluso Usagi estaba cansada, pero era su familia.

Así es.

No podía elegir su propio camino. Esa era la existencia de Saionji Usagi.

Incluso ahora, en el pasado, y en el futuro.

“Buenos días.”

Usagi le regresó el saludo a la maid, se bajó de la cama y se sentó frente al tocador.

Mientras cepillaba su cabello, vio su rostro como de muñeca.

Hoy cumplía dieciocho años.

El día de hoy había ido a esa casa. A partir de mañana, se supone que estará bajo el cuidado de la casa Tenmyouji.

Una semana después será la boda. Se estableció que iría a la escuela con el vestido y después tendrá una reunión con sus padres.

Su cónyuge, era con quien tenía una relación en este momento, el tercer hijo de la casa Tenmyouji. Aunque iba a casarse con alguien de la casa Tenmyouji, sus futuros hijos tendrán el apellido Saionji para que así fuesen los herederos de la casa Saionji.

Más que para contraer matrimonio, Usagi será usada para dar a luz al heredero de la casa Saionji.

“……….”

Mientras que cepillaba por un largo tiempo su cabello, estaba particularmente triste, indiferente, mientras pasaba la mañana.

Se había acostumbrado a ser tratada de esta forma por la familia Saionji.

Aunque se haya vuelto parte de la casa Tenmyouji, la situación no cambia.

Derramó lágrimas, gritó de dolor, estaba cansada de desafiar a esta podrida casa.

Pero estaba bien.

Cuando Usagi terminó de cepillarse el cabello se levantó y se acercó al armario, luego detuvo su mano repentinamente.

“¿……….?”

Con su mano extendida, miró hacia arriba.

Ahí estaba su uniforme favorito.

Qué gracioso. Supuse que estaba aquí.

Incluso tras lavarlo montones de veces estaba cubierto de lodo y hollín, además olía a humo y pólvora. Ese uniforme era todo su esfuerzo.

“Ojou-sama, su ropa está por aquí.”

La sirvienta le dio la ropa a Usagi. Era de color azul oscuro, el uniforme de la academia.

“… oh, ahí estaba.”

No sirvió de nada que hubiera guardado su uniforme en el armario.

Usagi recibió la ropa de la sirvienta y se paró frente al espejo.

Observó atentamente el uniforme frente al espejo.

“……….”

Usagi levantó las cejas.

¿El uniforme que siempre había vestido era de este color?

¿Siempre fue tan limpio?

Mientras Usagi giraba el cuello, sus dudas no desaparecieron.

“¿Eh?”

Mirándose al espejo, una lágrima se derramó de sus ojos.

Usagi la limpió con sus dedos, pero las lágrimas desbordaron sin cesar.

No sabía por qué estaba llorando. Aunque no estaba mal, tenía una extraña idea en su cabeza que le decía que todo estaba mal. Usagi cerró los ojos y desesperadamente trató de recordar algo.

Ahí, Usagi estaba en una iglesia con un vestido blanco.

Ese vestido era familiar, estaba delante de un altar.

Así que… hoy me casaré…

Su memoria era vaga.

Pero recordó que hoy iba a casarse con el hijo de la casa Tenmyouji

Usagi dejó caer sus hombros, inclinó su rostro hacia el frente. Eso ya había sido apalabrado por su padre. ¿Por qué? ¿Cuál es el significado de esto?

En cuanto miró hacia un lado, estaba la figura del novio a la sombra de la luz del día que entraba por el ventanal.

¿Quién es…?

El novio fue consciente de la mirada de Usagi y se rio.

Usagi no pudo sonreírle de vuelta, sino que puso una mueca de dolor.

Al mirar hacia arriba, el ventanal tenía una cruz que lo decoraba.

Es una cruz.

Es extraño. En este mundo, no tenía permitido decorar algo con una cruz de la iglesia.

No lo sé, pero siento que esa ley fue establecida.

“¿Lo juras?”

Su padre le preguntó que si lo juraba. Esas palabras fueron claras.

“Lo juro.”

Haciendo eco, el novio se acercó.

Usagi se quedó boquiabierta, su garganta no podía producir voz.

No, no es que no fuese emitida. Sino que no podía.

No le gustaba este juramento.

“Yo……”

Cuando Usagi trató de hablar, el novio la tiró del hombro.

Se puso frente a ella, y el rostro del novio se acercó a Usagi.

Usagi no era capaz de oponer resistencia debido al miedo, todo lo que le quedaba era rendirse.

“¿Qué pasa Usagi?”

Recuerda. Tu memoria, recuerda con el cuerpo y alma.

Esa cara. Esa voz. Esa sonrisa. La sonrisa que tanto la asustaba en el pasado, Usagi lo recordó.

“—rápido, júralo.”

Cuando sus labios estaban a punto de tocarse, Usagi claramente vio el rostro del novio.

Ahh, lo sabía.

Recordó.

Ese hombre, este tipo…

Es mi—enemigo.

*¡Ghya!*

Usagi se subió la falda de su vestido de novia y le dio un derechazo al novio.

El novio chocó contra la pared y se pegó en la nuca hasta convulsionarse.

“¡Fuuu!”

Con ambas manos Usagi se levantó el dobladillo del vestido y miró directamente al novio con desprecio.

En ese momento, toda la familia le gritó a Usagi.

Antes de que se diera cuenta, el salón se volvió un escándalo, Usagi se arrancó fuertemente el dobladillo del vestido de novia.

“¡Usagi-chan! ¡Qué te sucede!”

Ah, otra vez esa familiar voz.

La voz que le dijo que era culpable por la muerte de sus hermanos. Otra vez, su enemigo.

Después de que terminó de romperse el vestido, Usagi intentó huir del altar.

Dentro del altar, estaba tan tranquila.

Usagi miró hacia atrás a la audiencia, fulminó a su familia con su orgullo.

“¡Esto es una farsa! ¡Ya no volveré a ser como antes! ¡Yo decido mi propia vida! ¡No tienen derecho a interferir conmigo!”

Usagi gritó. Su memoria seguía siendo vaga, pero había comprendido claramente que esta situación no era la realidad.

“¡Detengan esta farsa! ¿¡Cómo se atreven!?”

No sabía por qué, pero Usagi comenzó a llorar en esa situación.

¿Por qué razón? ¿Con qué propósito?

Sin embargo, sentía que era por algo importante a pesar de no recordar. Probablemente era porque Usagi reconoció que esta situación era falsa.

Usagi no sucumbió.

Se aferró a algo. Sus vínculos con alguien no le permitieron ceder.

El hecho de que ya no tenía miedo, lo recordó.

Esta farsa ya no podía controlar más a Saionji Usagi.

“Kuku, kukukuku.”

Ante la risa, Usagi miró hacia atrás.

Con un vestido de carne roja, estaba una chica de cabello negro sentada en el altar mientras se abrazaba las rodillas, la chica se quedó mirando a Usagi como si la estuviese viendo desde el inicio.

Cuando los ojos de la chica y los de ella se encontraron, apareció la figura del novio que fue estampado contra la pared, Usagi recordó todo.

Recuperó la memoria de la batalla de sus compañeros y todo lo que había pasado, esa pequeña mujer con el vestido de carne roja, era Kusanagi Kiseki.

“Fallé~. Kiseki no sabe mucho de bodas, por eso no tuve éxito…”

“……….”

“Pero, creo que fue una boda lamentable.”

“¿En verdad eres Kiseki?”

Kukuku, Kiseki se rio alegremente mientras ponía una mano en su boca.

“Sí, Kiseki es Kiseki. Cuanto tiempo sin verte, Saionji Usagi-chan.”

No se parecía a la anterior. No era una chica que reía con inocencia. Esta chica tenía mucha confianza, anteriormente, era una chica que reía con timidez.

“Ehehe, la de hace rato fue una pesadilla, ¿qué tal? Kiseki fue puesta a dormir por mucho tiempo, durante mucho tiempo vio una pesadilla.”

“…… esto es… un sueño. ¿Tú hiciste esto?”

“Sí, ¿no es genial? Fue muy bueno~.”

Kiseki tenía unos tentáculos en sus pies, era una parte del Hyakki Yakou, parecía como si fuesen perros o gatos.

Kiseki domesticó al Hyakki Yakou como su mascota.

Ante la apariencia de esa variante, solo se sentía locura.

“Cuál es tú propósito, ¿pretendes matarnos a todos nosotros?”

“Sí~ matar.”

Kiseki respondió con una sonrisa.

“Pero, mataré a Usagi-chan y luego a todos los humanos de este mundo. Eso es porque es muy poco probable que Takeru-kun asesine a Kiseki.”

“……….”

“Pero, la primera es Usagi. La más lejana de las compañeras de Takeru-kun, la más débil.”

Encajando con los golpeteos de sus pies en el altar, Kiseki retorció sus tentáculos.

Usagi apretó el puño y bajó la cabeza.

“…… este sueño, me pregunto si esto es el infierno…”

Ante el cuestionamiento de Usagi, Kiseki sonrió sacudiendo su cabello.

“Usagi-san va a desaparecer junto con Takeru-kun.”

“……….”

“Usagi-san y Takeru-kun nunca se conocieron, Kiseki imaginó ese sueño. Corroí los recuerdos de la infancia de Usagi-san. Kiseki vio todos los recuerdos de Usagi-san.”

Usagi frunció el ceño.

Kiseki abrió sus siniestros ojos oscuros y miró a Usagi.

“¿Realmente Takeru-kun es tan importante…?”

Pronto, Kiseki comenzó a menear ambos pies mientras sonreía.

“Me pregunto si funcionará si también trato de borrar todos los recuerdos de tu cerebro, como sea…… sin duda alguna te mataré.”

“……….”

“Te asesinaré delante de Takeru-kun. Así Takeru-kun no perdonará a Kiseki.”

Abrazando su cuerpo diciendo que lo sentía, Kiseki estiró su rostro.

Usagi levantó solo un poco la mirada, viendo a Kiseki.

“Kiseki va hacerlo mejor a la próxima. ¿De qué forma~? ¿Qué será bueno? ¿Doloroso? Me pregunto si lo haré doloroso. Kiseki lo espera con ansias.”

“……….”

“Doloroso, doloroso, me pregunto cómo. Haré que Takeru-kun vea como desaparece Usagi-san.”

Kukuku, Kiseki soltó una risita.

Sin darse cuenta, las paredes y el suelo de la iglesia se volvieron carne roja.

La risa resonó de la pared, el cuerpo de Usagi comenzó a hundirse en el mar de carne roja.

Kiseki sacudía sus piernas mientras miraba a Usagi hundirse.

“Eres… absolutamente irrazonable.”

—Mientras Kiseki la fulminaba con la mirada, elevó la barbilla.

Kiseki se rio y le regresó la mirada a Usagi.

“Kiseki-san, no sabes nada sobre mí.”

“No lo creo. La memoria de la infancia de Usagi-san me lo dijo todo.”

Ante la triunfante Kiseki, Usagi le dirigió su mirada.

“No puedes entender a las personas con solo sus recuerdos… las fortalezas y debilidades de las personas, están grabadas en el corazón.”

“¿Corazón? En el cuerpo humano, ¿dónde está el corazón? Para conocer a una persona, solo hay que examinar el interior de su cabeza.”

Kiseki agitó su mano con un bye bye hacia Kiseki.

Usagi ni siquiera apartó la mirada de Kiseki aun cuando su cuerpo estaba hundiéndose.

“Kusanagi no aceptará tu deseo, absolutamente no lo hará.”

Usagi dejó esas palabras mientras era devorada por el Hyakki Yakou.

“……….”

Después de ver a Usagi hundirse, borró cualquier expresión facial.

Quien está en este sueño no es solo una parte del Hyakki Yakou, sino que todas sus partes están conectadas al cuerpo de Kiseki.

Kiseki y el Hyakki Yakou se unieron formando una sola existencia. Incluso si una parte del Hyakki Yakou estaba aquí, no había diferencia alguna con Kiseki.

Ni personalidad múltiple, ni espíritu dividido, este era el mundo real de Kiseki.

Las palabras de Usagi resonaban en la cabeza de Kiseki mientras cerraba los ojos para el siguiente sueño.

Para eliminar a las compañeras de Kusanagi Takeru.

 

*****

—Nikaido Mari estaba en la frontera de la Ciudad Gris, mirando el escenario rojo.

El Hyakki Yakou había devastado todo en un abrir y cerrar de ojos.

Desde el este se extendió al oeste. En el lado oeste estaba la Inquisición, quienes dejaron de luchar debido al ataque sorpresa de la Facción de Sangre Pura mediante el dispositivo de transferencia.

No solo el antiguo Japón estaba en un problema devastador, sino que las fuerzas de las brujas acechaban el Santuario, su destino era ese lugar.

Aunque en la Ciudad Gris donde Mari estaba quedaba cerca del Santuario, evitó la corrosión del Hyakki Yakou.

Era un lugar seguro en el este, un barrio cerca del Santuario.

“……….”

Esta devastación era su culpa, Mari se dio cuenta.

La promesa de que Valhalla no atacaría al público se ha roto. Posiblemente Valhalla planeó todo así para que terminara destruyéndose el antiguo Japón.

Por supuesto, Mari fue quien rompió la promesa. Todo se le salió de las manos.

Sin embargo,

“Mari-san, ¿piensas en culpar a Valhalla? Si tienes que elegir entre los niños del orfanato y los funcionarios de la Inquisición, optaría por los niños.”

“¡Eso es…!”

“Además, los no combatientes y los funcionarios no pueden moverse. No importa si son oficiales, tampoco si tienen hermanos o padres, esposa o hijos. Sean oficiales o el público general, no hay diferencia alguna con el peso de sus vidas.”

“Uuuu……”

“Quédate tranquila, no mataste a nadie. Sin embargo, eso es solamente con tus manos, yo fui quien los mató. Aunque respeto tu idea de no matar… cuando se trata el público general, me pregunto si te sientes culpable.”

Los ejecutivos de Valhalla cooperaron con Mari.

Aunque el hombre disfrutó la masacre con una sonrisa, Mari no refutó nada.

“Tal vez fue demasiada intimidación… pero Mari-san, no eres culpable. Ya que la guerra ha comenzado. Esta es una batalla de vida o muerte. Además tú también estás en esta lucha, las prioridades nunca, en lo absoluto, no están equivocadas.”

“……….”

“La angustia, la ira, todo está bien. Tienes razón. Hasta el final, hasta la muerte, por favor continúa.”

El hombre lo dijo con una sonrisa llena de placer y desapareció frente a Mari.

Un mes después, el antiguo Japón era un caos.

Era un hombre de palabras, Mari no podía volver atrás.

Una vez que haya ensuciado sus manos con sangre, será impura.

Mari continuó poniendo las cosas en la balanza.

Regresar a los niños atrapados por Valhalla a costa de mucha gente inocente.

Mari cerró fuertemente sus ojos, desecho la creencia latente en ella.

“—Los encontré.”

Miró a las personas que sobrevivieron caminando por la Ciudad Gris, Mari envió una comunicación mágica a las tropas de Valhalla.

En corto hubo una respuesta, Valhalla comenzó a movilizar a sus brujas para la emboscada, el objetivo eran los refugiados en pie.

Las personas que fueron evacuadas, todas estaban abatidas. Era un espectáculo inimaginable. Estaban vivos, pero muertos.

A pesar de que los restos de los caballeros se mantuvieron refugiaos, habían perdido por completo la voluntad para luchar.

≪Entendido. Qué comience el ataque.≫

Mientras tocaba su oreja para comunicarse con magia, Mari miró a las personas desde el techo de un edificio abandonado.

Asintió con la cabeza, cooperando con Valhalla.

—¿Por qué se volvió así?

Al mismo tiempo que ocultaba su boca en la bufanda, miró hacia abajo.

Es demasiado tarde para dar marcha atrás… puede ser que solo exista esta manera.

Esto, no queda conmigo.

Algo no está bien.

El mundo no siempre ha sido de esta manera.

“Qué extraño… ¿soy una mujer que se conforma con algo así?”

De alguna manera se sentía frustrada.

Esta situación, más bien, frustraba su memoria.

Los niños del orfanato fueron tomados como rehenes para que ella pudiera cooperar con Valhalla, causando miles de víctimas.

Era desagradable. Algo no estaba bien.

“Yo… Nikaido Mari, ¿continuaré cooperando con ese bastardo?”

De alguna manera, creo que es imposible.

Era imposible para Nikaido Mari.

Ciertamente ese tipo es un bastardo, ¿pero por qué sigo repitiendo el mismo error?

Mientras ponía un brazo frente a su pecho, sintió un temblor incontrolable.

Las personas caminaban en fila, vio la emboscada de las brujas que aparecieron reuniéndose en el centro de lo que parecía la carretera.

Valhalla no involucra gente común, pero esos que permanecían serán cruelmente asesinados.

Mari echó una mirada hacia abajo levantando su sombrero.

“Maa, oh~ no hay manera de que yo esté haciendo esto.”

Puso su pie en la orilla del techo y saltó hacia el suelo.

En el momento en que las brujas trataron de atacar a los refugiados, Mari concentró su poder mágico en ambas manos.

“¡No puedo permitir que mueran—solo para recuperarlos a todos!”

Su magia concentrada en ambas manos fue lanzada.

Las brujas en el suelo se sorprendieron, y se quedaron impresionadas por la magia que explotó frente a sus ojos.

Mari aterrizó frente a los refugiados, sacó su boca de la bufanda y miró por encima del hombro a las brujas, con ojos llenos de confianza.

Las brujas inmediatamente le dijeron a Mari “traidora” o “es aliada de los humanos” y ese tipo de cosas.

Mari se rio con la nariz con un fufu y apuntó su dedo índice hacia las brujas como si fuera una pistola.

“No soy aliada de nadie. Yo hago lo que quiero hacer.”

Era terrible, ya es demasiado tarde.

Las brujas le gritaron a Mari.

Cierto, Mari empezó a reírse de sí misma.

Realmente ya es demasiado tarde. Sin embargo, no podía quedarse sin ayudar en esta terrible situación.

Pero no es así, Nikaido Mari no es así.

Nikaido Mari hasta ahora ha fallado y cometido errores, pero nunca ha mentido.

“Ayudo a quien quiero ayudar, no mato a nadie. Así es como soy.”

Las brujas dijeron,

Una de las brujas dijo,

“¿Qué dices? ¡Decidiste ayudar a los niños! ¡Solo hazlo y asunto resuelto!”

Mari, mientras acumulaba una magia enorme, se acercó paso a paso. Su bufanda aleteaba con el viento, Mari avanzaba sin vacilación.

“Eres lenta— ¡No te tengo miedo Mari-chan!”

Mari comenzó a correr.

Pero en ese momento, la figura de las brujas desapareció frente a sus ojos.

Debido al impulso que llevaba cayó al suelo, Mari solo pudo parpadear.

Los refugiados detrás de ella también habían desaparecido.

En medio de la carretera, estaba una solitaria chica con vestido rojo.

Mari recordó todo.

Los eventos de este mundo estaban mal, quienes ha conocido a hasta ahora, con quienes ha formado lazos, recordó por qué estaba luchando.

“¿……Kiseki-chan? ¿Eh? ¿Qué pasa?”

“Mari-chan, en realidad, las células de mi cuerpo lo hacen.”

“¡Gh—ahn!”

Mari se puso un dedo entre las cejas.

Recordó. Recordó que inmediatamente después de su pelea contra Madre Ganso todo fue devorado por el Hyakki Yakou.

En otras palabras, la chica frente a sus ojos.

Pero de alguna manera, escapó de Kiseki por un poco. Pero se preguntaba dónde estaban las demás. Aquí solo estaba Mari.

“… Kiseki-chan. Yo, desconozco la situación. ¿Está bien si primero me explicas?”

“¿Queeee?”

“Los sentimientos de Takeru, los conoces.”

¿Qué es lo que vas a hacer? Eso es lo que Mari había pensado

Pero Kiseki respondió con rudeza.

“¿Por qué Kiseki tiene que conocerlos? Takeru-kun fue quien rompió la promesa.”

“Tienes razón. Pero, los conoces. Lo que estás haciendo, no es correcto.”

Kiseki se llenó de ira.

En el momento en que la chica pegó sus pies al suelo, las variantes demoniacas se acercaron a Mari.

“¿¡Qué!? Onii-chan es de Kiseki, ¿¡por qué no entienden!? Kiseki hasta ahora ha sufrido dolor, fue traicionada cuando estaba triste, ¡tú no sabes nada! ¿¡Por qué Kiseki debería ablandarse por los sentimientos de Onii-chan!?”

Enojada, Kiseki gritó.

El mundo fue envuelto por el demonio a causa de su ira.

Edificios, automóviles, todo era escombros, el Hyakki Yakou dirigió sus ojos llenos de ira hacia Mari.

El demonio rugió y extendió sus tentáculos hacia el cuerpo de Mari.

Mari estaba imperturbable. Ante la ira de Kiseki, continuaba sin descanso.

“¿Por qué? Es para hacerte feliz. Kiseki-chan tiene que acostumbrarse a ser feliz.”

“……….”

“Si Kiseki-chan piensa así, todos estarán contentos. Nadie moriría. No hay ninguna excusa para no hacerlo.”

“… así que todos, ¡Kiseki no puede soportar que sean felices! No digas cosas egoístas—“

“¿Egoísta? Estamos en las mismas circunstancias.”

Mari se encogió de hombros.

“Takeru no quiere asesinar a Kiseki-chan, él mismo no quiere morir. Kiseki-chan odia el mundo y quiere morir junto con Takeru. Eso también es terriblemente egoísta.”

“…uuu.”

“Pero yo quiero estar con Takeru. Lo mismo se lo digo a Kiseki-chan, solo eso. Quiero que conozcas los sentimientos de Takeru. Eso es todo.”

Kiseki fue fulminada, Mari puso una enorme sonrisa irónica.

“Porque este, es un problema entre Takeru y Kiseki-chan.”

Por lo tanto, Mari agregó y puso una sonrisa.

“Peleen correctamente. Atáquense con sus sentimientos.”

Kiseki miró hacia abajo, con su puño temblando.

Las palabras de Mari parecían haber alcanzado a Kiseki.

Mientras hablaban, Mari fue capaz de entenderla, al menos un poco.

Solo es una niña—simplemente no sabe nada.

Dijo sus palabras, sus emociones suprimidas hasta ahora, Mari había concluido.

Todo, todo era claro.

Y hundir el mundo no era algo personal, se podría decir que era un asunto referente a otra persona.

Por encima de todo, esto es entre Kiseki y Takeru.

Los tentáculos del Hyakki Yakou comenzaron a corroer el cuerpo de Mari.

Kiseki dirigió sus ojos hacia Mari.

“No eres nadie para decirle a Kiseki qué hacer.”

“Sabes… Takeru también es de ese tipo. Ambos, después de todo, son hermano y hermana.”

Hermano y hermana. Cuando lo dijo, Kiseki fulminó a Mari con la mirada.

Mari sabía que Kiseki estaba enojada.

“… Kiseki solo quiere a Takeru-kun… no quiero un hermano.”

Mari cerró los ojos y fue devorada por el Hyakki Yakou.

… te lo encargo… Takeru…

No había manera de que Mari pudiera hacer algo en esta situación.

Así que ahora, todas confían en Takeru.

 

*****

—Suginami Ikaruga despertó, estaba frente a una cámara de manipulación genética en el centro de investigación alquimista.

Al otro lado del cristal de la sala de control, estaban unos tanques de agua similares a tubos de ensayos gigantes.

Dentro estaban unos elfos oscuros hechos con la restauración.

Eran 1000.

Han pasado cuatro años desde el primer éxito de la restauración. Los Alquimistas han utilizado estas habilidades para producirlos en masa, finalmente tuvieron éxito comercializando a los elfos oscuros como armas.

Con los elfos oscuros en manos de Valhalla, devastaron a la Inquisición.

Valhalla mostró el abrumador poder de los elfos oscuros, dando a conocer el temor a los seres humanos. Los humanos no podían hacer nada más que rendirse.

Las brujas que vivían ocultas en el interior del Santuario invadieron el viejo Japón, algunas fueron, pidiéndole a la sucursal oeste de la Inquisición que se rindieran, pero ésta se negó.

Valhalla se las arregló utilizando a los elfos oscuros.

Pero los alquimistas le proporcionaron unos cuantos elfos oscuros a la Inquisición.

La razón era simple.

Querían una batalla de elfos oscuros contra elfos oscuros.

Ere era el plan de los alquimistas. Los elfos oscuros no solo funcionan como un elemento de disuasión, la región de Kanto y Tohoku habían desaparecido del viejo Japón, con excepción de la región de Kyushu.

Los elfos causaron desastres en las tierras restantes. Las personas perdieron el sistema que purificaba su tierra, así que el ambiente era inhabitable.

El antiguo Japón, podría decirse que quedó destruido.

“¿Estos son todos los datos recogidos de los elfos oscuros? Ikaruga?”

Una mujer con una bata roja estaba al lado, Ikaruga dirigió su mirada hacia ella.

La concentración en el rostro de la mujer era visible, pero se rio alegremente.

“¿Qué pasa? Alégrate. ¿Cuál es el siguiente estudio?”

“Tienes razón. Estoy feliz.”

“Fufu, es una buena información. La Academia Antimágica de África dijo que hasta el momento solo habían observado a los grandes elfos en fósiles.”

“……….”

“¿Grandes elfos entiendes? Seres clasificados como clase S que ni siquiera están descritos en las leyendas. Si tenemos éxito, llegaremos a la cima.”

Mientras veía a la mujer, Ikaruga se rio torpemente.

No necesariamente estaba feliz. Para ella, quien solo ha vivido para la investigación, este progreso era un gran logro.

Para las Suginami la investigación lo es todo. Algo como la oportunidad de poder hacer otro estudio se puede decir que es la gloria.

Sin embargo……

Por alguna razón, Ikaruga se sentía incompleta.

“Hey… me pregunto si esto realmente está bien. Si esto siempre ha sido así.”

“¿? ¿Qué quieres decir?”

“… no lo sé. Pero, esto… no es suficiente.”

Cuando Ikaruga lo dijo, la otra mujer se rio con sorpresa.

“Con que eso es. No pareces satisfecha con esto. Pero, esto es lo correcto. Así que deberías alegrarte.”

Si bien lo que dijo la mujer era correcto, pero Ikaruga no estaba convencida.

Mirando la sala de control sintió algo familiar.

Ese lugar frío, inorgánico y con olor a medicina.

… ¿qué es lo que falta?…

Dijo eso mirando los innumerables fetos de elfos oscuros.

… no… algo falta…

Ikaruga colocó su mano sobre el cristal, trazando la figura del elfo oscuro con su dedo. Los elfos dormían en los tanques de agua.

“Estrecho.”

“……… ¿qué?”

“Este lugar, es muy estrecho.”

La mujer, sin saber que decirle a Ikaruga inclinó su cuello.

Ikaruga también, no sabía por qué dijo eso.

Comprobó que tenía dudas en el camino que recorría, ¿por qué este lugar se siente tan estrecho?

La mujer puso un rostro de ansiedad e Ikaruga se le quedó viendo.

Tuvo la sensación de soledad cuando miró a la mujer. Sentía que los ojos de la mujer eran distantes.

Ikaruga colocó una mano en la mejilla de la mujer.

La mujer con ansiedad, superpuso sus manos con la de Ikaruga que le tocaba la mejilla.

“¿Qué sucede Ikaruga?”

“Hey, salgamos de aquí.”

“¿Qué estás diciendo? Nuestro lugar está justo aquí. No hay otro lugar para nosotras.”

“Nosotras haremos nuestro lugar. A dónde sea que vayamos, será nuestro lugar. Dónde sea, debe ser mejor.”

“¿Ikaruga?”

“Por favor, vámonos juntas de aquí.”

Colocando una mano en su hombro, Ikaruga trató de persuadir a la mujer.

La mujer se le quedó mirando tras lo que le dijo.

Ikaruga quitó la mano de la mujer y dio un paso firme hacia atrás.

… siento… que antes le he dicho lo mismo a esta chica…

Pero no podía recordar.

“Lo siento… me voy sola.”

Las lágrimas se derramaron de los ojos de Ikaruga como un rayo.

Sin siquiera secarse las lágrimas, Ikaruga se dio la vuelta sobre sus talones y la mujer comenzó a caminar en dirección opuesta.

“¿A dónde vas? ¿No saldrás de aquí?”

“……….”

“Espera. Debes de quedarte aquí. No vayas a ningún lado.”

“……….”

“Llévame contigo, Ikaruga.”

Cuando esa voz resonó, su pecho se sintió apretado.

Pero Ikaruga no dejó de caminar.

Su corazón estaba gritando.

No sabía dónde estaba. Pero sabía que había otro lugar.

Alguien la estaba esperando.

Por eso, tenía que irse.

Cuando abrió la puerta de la sala de control, Ikaruga dijo,

“Byebye… Isuka.”

Puso un pie al otro lado de la puerta.

Después en la sala de control, lo que estaba frente a sus ojos se volvió oscuro.

Ikaruga se detuvo en el medio.

Como si despertara de un sueño, los recuerdos regresaron a su cabeza.

Inmediatamente dejó de pensar.

Sus lágrimas, recordó que todo fue una farsa, se sentía ensuciada.

Exhalando, Ikaruga se burló de la dueña de este mundo.

“Esto no sirve de nada… hermanita de Kusanagi.”

Sintiendo algo detrás de ella, Ikaruga se dio la vuelta.

Era Kiseki quien llevaba un vestido rojo, mirando hacia ella.

“Invertiste bastante tiempo creando esa farsa… me pregunto si esto es la realidad…”

“……….”

“El Hyakki Yakou no puede borrar la memoria de los demás. Ya veo, así que intentaste corroerla con una historia diferente. Bien, fue una buena farsa. Pero el resultado no fue satisfactorio.”

“… ¿¡por qué……!?”

Kiseki gimió con disgusto, Ikaruga comenzó a acercarse mientras su fleco se movía.

Entonces, mirando a Kiseki hacia abajo, acercó su rostro para quedar cerca de ella.

“Mientras siga siendo yo, no importa cuántas veces trates de engañarme, necia.”

…………

“¿Me pregunto si después de treinta veces aprenderás?”

Kiseki apretó los dientes con disgusto.

Ikaruga sonrió justo frente a sus ojos.

“Te lo digo. No eres tan dulce como Usagi o Nikaido.”

“…… ¡uuuu!”

“Ya que desde un principio has hecho las cosas por odio.”

Riéndose por la nariz, Kiseki extendió sus tentáculos por debajo de Ikaruga hasta llegar a apretarle el cuello.

El agarre de sus tentáculos no es tan fuerte. No tenía intenciones asesinas. Aunque estaba en un sueño, Ikaruga no sentía el instinto asesino de Kiseki.

Probablemente era cierto cuando dijo que quería asesinarlas frente a Takeru.

Pero Ikaruga sabía… Kiseki no la asesinaría en ese momento.

Como si quisiera arrebatarle el odio a Kiseki, Ikaruga simplemente la miró con frialdad.

“¿Enojada? Entonces, mátame de una vez.”

“No te mataré ahora mismo. ¡Todas ustedes serán asesinadas frente a los ojos de Takeru-kun…!”

“Te lames los dientes frente a tu presa, ¿qué sentido tiene?”

Ikaruga se rio.

“Hey, ¿vas a decirme la verdadera razón por la que no quieres asesinarnos de una buena vez?”

“¿…?”

“Sin nos matas ahora, ¿habrá algo diferente con Kusanagi? ¿Sabes algo?”

Esta cosa es una farsa, Ikaruga se echó a reír.

“Si nos asesinas—¿tu querido Takeru-kun realmente te odiará?”

Kiseki apretó su cuello con más fuerza. Los movimientos del Hyakki Yakou se detuvieron por un momento.

Ikaruga se dio cuenta, echándose a reír nuevamente.

“El odio de Kusanagi es hacia él mismo. No trates de monopolizarlo con mentiras. Si nos matas, Kusanagi realmente va a odiarte. Aunque seas su querida hermana, habrás matado algo muy importante. ¿Realmente harás algo tan desagradable desde el fondo de tu corazón?”

Kiseki abrió por completo sus ojos, desbordándose de ira.

“¿No crees que es desagradable que mueran juntos? Morir por tu amado Kusanagi. La linda Kiseki-chan quiere suicidarse junto a Kusanagi.”

“No hay tal cosa… Kiseki—”

“Lo que es más, tienes la intención de pelear a puño limpio. Amor contra amor. Esas palabras son solo las de una mocosa. No nos mates si no quieres ser odiada por Kusanagi, deja esta farsa. Qué tonta, eres tan evidente. Todo esto es una mierda.”

“Aah, tú no sabes nada de Kise—”

“Hahaha, tú tampoco sabes nada ¿verdad?”

Ante la mirada de Ikaruga, la ira de Kiseki llegó a la cima.

Los tentáculos apretando su cuello se liberaron, recuperando la libertad de su cuerpo, pero esta vez Kiseki la agarró con su propia mano.

“Tú no sabes nada de Kiseki, ¡no sabes nada—!”

“Te enojas… eso reafirma lo que dije.”

“¡Cállate! ¡No digas eso si no sabes nada de Kiseki!”

“¿Entonces me matarás?”

Mientras estrangulaba a Ikaruga, Kiseki atravesó el cuerpo de Ikaruga con sus tentáculos. A pesar de ser un sueño, el dolor era real.

“¡Vas a recordar a Kiseki…! ¡Te haré sufrir la misma experiencia que Kiseki!”

“………”

“Sí así es… ya que tendrás la boca cerrada, ¡seguramente sentirás lo mismo que Kiseki…!”

Los tentáculos comenzaron la corrosión, convirtiendo el cuerpo de Ikaruga en parte del Hyakki Yakou.

“¡Pero no se puede evitar! ¡No lo sabes!… ¡Desde el momento en que llegué al mundo solo he sido matada una y otra y otra vez…! Todo ese dolor, esa tristeza… ¡interesante…!”

“Haa… ¿acaso no entiendes?”

Ikaruga seguía provocando a Kiseki.

“No sabes nada de mí, no puedes entrometerte en los recuerdos de los demás… en serio, no es broma. No puedes ganarle esta pelea a Kusanagi.”

“¡Qué boca tan insolente—!”

“Está bien.”

Ikaruga bruscamente se acercó a la mejilla distorsionada por la ira de Kiseki.

El cuerpo de Kiseki se puso rígido.

“Entonces me disculpare mientras lloro. No me mates no me mates, también me pondré en dogeza1para disculparme. Pero si eso no es suficiente, entonces——“

Ikaruga acarició la mejilla de Kiseki, sin temor alguno.

“—Me burlaré de ti.”

Al mismo tiempo, la mano de Ikaruga se deslizó de su mejilla, Kiseki, el Hyakki Yakou devoró a Ikaruga.

Hasta el final, continuó mirando a Kiseki fijamente.

 

*****

“¡Estilo de Doble Filo Kusanagi—Espíritu Celestial Maligno!”

Desenvainando su espada, cortó al demonio.

Los ataques físicos no dañaban al Hyakki Yakou. Sin embargo los ataques sónicos con el Soumatou activado generaban una gran onda de impacto, lo suficiente para eliminar las células de los demonios.

Takeru inclinó la pete inferior de su cuerpo inmediatamente después de usar esa técnica, se preparó para un corte transversal casi con la hoja en el suelo, dobló sus rodillas y saltó con toda su fuerza.

“—¡Kuda-Gitsune2!”

Y al mismo tiempo que saltó, blandió su espada hacia arriba.

La cuchilla golpeó la mandíbula del demonio, partiendo su cerebro hasta romperse.

Estilo de Doble Filo Kusanagi—Kuda-Gitsune, proviene del Estilo de Luz Verdadero. Originalmente, se utiliza para atacar en un lugar donde el enemigo está cerca, es una técnica que le permite atacar la cabeza del enemigo al saltar.

Es una técnica que permite realizar un ataque sorpresa, también va dirigido a puntos vitales.

Sin embargo queda una gran brecha, al atacar queda totalmente indefenso en el aire.

Ahora, Takeru estaba rodeado por el Hyakki Yakou. Un tsunami de demonios provino de todos lados, mientras que la misma encarnación del demonio estaba del otro lado.

Takeru nuevamente envainó la espada en el aire.

“¡Lapis, gira!”

≪Propulsores FM totalmente abiertos.≫

Ante la orden de Takeru, las partículas de poder mágico cubrieron toda la armadura. Únicamente se inyectaron en el lado derecho de su cuerpo.

El cuerpo de Takeru giró en el aire.

“¡Estilo de Doble Filo—Rodada Simple!”

Ese ataque no debería usarse si no es omnidireccionalmente. Al mismo tiempo que desenvainó, la hoja se extendió y giró como una hélice.

El cuerpo de Takeru giró tan fuerte por el impulso que aplastó las olas de demonios del Hyakki Yakou.

En el lugar que aterrizó, se volvió un terreno baldío, el Hyakki Yakou se había alejado de Takeru.

Pero el Hyakki Yakou pronto regresará.

“¡Zweihander!”

≪Entendido.≫

En ese momento Lapis detuvo la inyección de poder mágico y extendió la hoja unas decenas de metros. Takeru balanceó la espada hacia abajo mientras inclinaba su cuerpo hacia el frente.

“¡Declive de Mantis!”

—¡Dogoo!

Takeru aplastó el tsunami del Hyakki Yakou.

La onda de impacto se extendió hasta los terrenos de la escuela.

“………”

Kiseki miraba con frialdad por primera vez la pelea de Takeru.

Surgió una nube de humo, Takeru emergió de ella pero Kiseki seguía inexpresiva.

Mientras caminaba hacia Kiseki, se puso la espada en el hombro.

“… Lapis, ¿la magia sigue en buenas condiciones?”

≪No si seguimos en forma Cazador de Brujas.≫

“Esto es malo, quería durar un poco más.”

≪… el problema es el cuerpo de mi huésped.≫

Aun sin que Lapis se lo dijera, Takeru era consciente.

Su cuerpo había sobrepasado el límite hace mucho tiempo, su velocidad y potencia han decaído significativamente.

Como se trata del Hyakki Yakou, el Estilo de Doble Filo en la forma de Cazador de Brujas debería tener un poder bastante destructivo.

Para mantener ese poder destructivo, tiene que soportar el dolor en su cuerpo. Cuando pelea de esta manera, su cuerpo está sometido a una gran carga.

Pero Takeru no podía detenerse.

Aunque la carga del Soumatou fuese demasiada, no tenía permitido sentir el dolor. Sus huesos eran aplastados cada que usaba esa técnica, sus músculos se desgarraban. Pero aún era capaz de mover su cuerpo y Lapis tenía como prioridad sanar su cuerpo.

Takeru sentía su cerebro arder.

Sentía lástima porque Lapis se preocupaba tanto por su cuerpo.

“Lo siento…… lo siento.”

≪Por favor no te disculpes… lo entiendo.≫

Eran innecesarias las palabras.

No podía perder, aún con ese cuerpo no podía darse el lujo de perder.

≪No voy a detener tu disputa… en este momento, tienes que seguir peleando.≫

“Gracias.”

Diciendo gracias, Takeru se acercó a Kiseki.

Una vez más se dirigió hacia ella sin dudar.

“Entonces, ¿quieres continuar?”

“Me impresionas, Takeru-kun.”

“¿Sarcasmo? Acabo de ser alabado en esta lucha, me siento feliz de alguna manera.”

Takeru se lo dijo a Kiseki, luciendo sorprendido.

Kiseki también puso un rostro de sorpresa.

“Incluso Takeru-kun no va a asesinar a Kiseki.”

“Ah, lo hubieras dicho desde el principio. No te voy a matar.”

“Todo se pierde si morimos juntos, incluso tus personas más importantes. Si Takeru-kun muere junto a Kiseki, todos estarán felices, ¿por qué no lo entiendes?”

“Con todo el mundo te refieres a mis compañeras.”

Takeru se golpeó el hombro con la punta de la espada mientras miraba a Kiseki.

“¿Por qué no aceptas la salvación y dejas de causar problemas? Eres una humana ordinaria, estoy seguro de que serás capaz de vivir una vida normal. Todos estarían felices, no deberías negarte.”

Cuando escuchó a Takeru, Kiseki puso una sonrisa y sus ojos se veían vacíos.

“Kiseki no tiene esa salvación.”

“Si la tienes. También debes de ser feliz.”

La sonrisa de Kiseki se amargó.

“Estás diciendo lo mismo que Mari-san.”

“¿?”

“La felicidad de Kiseki le decide por sí misma. Takeru-kun no tiene el permiso de decidirlo.”

Los deseos de ambas personas son diferentes.

Ninguno cedería.

Deseo… no, esto quizás no sea tan sublime. No fue así desde el inicio.

Cada quien, lo hará como quiera. Así es como es.

No tiene sentido luchar. Está claro que no están dispuestos a asesinarse.

Sin embargo, esta pelea es una desventaja abrumadora para Takeru.

Kiseki puso un dedo en su boca y se rio con un ‘kukuku’.

“Takeru-kun, eres demasiado egoísta, ¿sabes?”

“………”

“No tienes la voluntad de morir junto a Kiseki, es lo que quieres decir.”

Quitando el dedo de su boca, Kiseki lentamente levantó sus delgados brazos hacia el cielo,

—*tonn* luego miró hacia abajo.

Takeru intuitivamente lo entendió.

Se escucharon gritos.

“Ahora, han muerto alrededor de tres mil personas.”

Con una mano en la cintura, Kiseki lo dijo mientras se balanceaba su cabello.

“¿Todavía no entiendes? Kiseki no dice mentiras.”

“…… Kiseki.”

“Esta vez, dos mil personas.”

Kiseki lo dijo mientras se arreglaba el cabello.

A lo lejos, resonaba en sonido de la tierra retorciéndose. Kiseki escuchaba ese sonido como si disfrutara música clásica.

Takeru frunció el ceño.

“Pobres. Para que no sufran tanto, Kiseki hará desaparecer el mundo. Ya que se volvieron parte de Kiseki, eso es algo natural.”

“………”

“Es culpa de la terquedad de Takeru-kun. Kiseki devorará a todas las personas sobre la tierra. Si eso sucede, todo será culpa de Takeru-kun.”

Ante las palabras de Kiseki, Takeru miró hacia abajo.

Viendo la mano que sostenía su espada, Kiseki cerró los ojos con algo de felicidad.

Pero Takeru,

“Detenerte es una cosa inútil.”

Por la conducta de Kiseki, asumió que ese era el caso.

Kiseki inclinó la cabeza.

“¿Inútil? Takeru-kun, Kiseki ha matado a muchas personas, ¿te molesta? Murieron por tu culpa, ¿recuerdas? Así es como te debes sentir. Así que no es inútil. Si quieres que pare, debes mantener tu promesa.”

Kiseki sonrió con los brazos abiertos.

Ante la locura de Kiseki, Takeru permaneció de pie.

La ciudad era visible desde la colina, Todo había sido llenado de rojo por el demonio.

El gran árbol demoniaco consumía la vida de las estrellas, era enorme.

Recordó los días que pasó en esa ciudad no hace mucho tiempo. No solo su lucha día tras día. Eran varios recuerdos.

No quiere que perezca.

De ser posible quiere salvarla.

Pero—la idea de Takeru no cambia.

“No importa a quienes trates de matar, no te mataré.”

No estaba bien, era egoísta.

Takeru se enfadó, no porque los seres humanos perdieran sus vidas, sino porque Kiseki tomó las vidas de personas no relacionadas.

En lugar de la muerte de miles de personas, le dolía más asesinar a su hermana. Eso le da una sensación desagradable.

Que Takeru asesine a Kiseki es algo muy diferente.

Aunque matara a todo el mundo, no asesinaría a su hermana.

Su hermana menor es más importante que la humanidad, él cargará con sus pecados.

Era completamente simplista.

Su hermano no odiaba el mundo.

Incluso a Kiseki le disgusta el egoísmo de Takeru.

Pero Takeru no dice mentiras ni fanfarronerías, Kiseki lo sabe muy bien.

Este hombre, debe estar tomando a la raza humana como rehenes.

Su rehén es el mundo—

“Soy ese tipo de persona. La primera vez hui de ti, la segunda vez rompí la promesa por mi egoísmo. ¿Aún quieres morir conmigo? ¿Quieres morir con este tipo?”

No la matará, incluso al costo de este mundo.

Ante la pregunta de Takeru, Kiseki asintió inmediatamente.

“Kiseki no cambiará de idea.”

Ante la respuesta de Kiseki, Takeru se rio.

“¿Por qué te ríes?”

“No, es solo que, no me conoces. Es solo que he vivido en una jaula todo el tiempo, me aparté de los seres humanaos y ni siquiera les presté en lo más mínimo atención. ¿Tal vez podrías conseguir a cualquier otro hombre mucho mejor?”

“………”

“¿No te parece un desperdicio? ¿No crees que es inútil? Porque ni siquiera tengo la más mínima intención de suicidarme contigo, ¿no es eso inútil?”

“Estupideces. No podría importarme menos.”

El corazón de Kiseki, no titubeó con las palabras de Takeru.

Mientras se rascaba la cabeza, Takeru suspiró ante su terca hermana.

Kiseki no parecía dispuesta a entender.

“Mataré a todas las personas de este mundo, no importa lo que digas.”

“Quisiera que te detuvieras. Pero es imposible.”

Ambos se dieron cuenta de que no tenían intenciones de ceder, Kiseki suspiró.

“Takeru-kun. Creo que es una pérdida de tiempo seguir hablando.”

“………”

“Kiseki está cansada para hablar. Tengo que matar a todo el mundo, tengo que matarlas rápido. Usagi-san, Mari-san, Ikaruga-san y Ouka-san, Kiseki tiene que asesinarlas.”

Takeru bruscamente la vio a los ojos, Kiseki se levantó entre el Hyakki Yakou.

El Hyakki Yakou se extendió como un charco de sangre y continuó formando una pared detrás de Kiseki. Mientras e formaba la pared, algo estaba saliendo desde el interior, Takeru lo vio.

“…… ¡nh!”

Se quedó consternado. De entre la carne roja, un ser humano de piel blanca emergió.

Era una compañera del Pelotón de Poca Monta.

Con los ojos cerrados, inconsciente.

Kiseki inmediatamente envolvió los tentáculos alrededor de los brazos y pies de Ouka, era una figura trágica para Takeru.

“Fue una tonta. Ni siquiera huyó de Kiseki. Estas personas, querían ayudarle a Takeru-kun. Sobrevivieron muy poco.”

“………”

“Fue muy difícil corroerlas. De hecho opusieron mucha resistencia.”

Kiseki se frotó ligeramente los labios.

Luego, el Hyakki Yakou acercó a Ouka hacia Kiseki, moviéndola al lado derecho.

Kiseki envolvió sus manos alrededor de la cabeza de Ouka y lentamente le hizo una herida en la mejilla con sus uñas alargadas.

“¡Uuu…!”

Takeru apretó los dientes y Kiseki sonrió con alegría.

“Takeru-kun, ¿sabes qué tipo de persona es Kiseki? ¿Me odias? ¿Me quieres matar? Pero eso no es todo. Después de matar a las personas de todo el mundo, seguiré matando todo por un largo tiempo, lo espero con ansias.”

“………”

“Porque Kiseki… quiere todo ese odio.”

Los ojos de Kiseki estaban llenos de éxtasis y locura.

Takeru tenía su ira reprimida. Esta era la peor situación. Más que el mundo, Takeru es el rehén más importante.

Su corazón estaba agitado.

“…uhh, Lapis, en cualquier momento puedes activar el Encantamiento Ragnarøkkr3.”

≪Entendido.≫

Poniendo su cuerpo de lado, Takeru tomó una posición de combate.

Dirigió un claro instinto asesino, Kiseki se rio con alegría desde el fondo de su corazón.

“Aha, Kiseki había querido hacerlo desde hace mucho Takeru-kun. Quería mirar fijamente esos ojos, solamente Kiseki. Para eso era necesario hacer que Takeru-kun me odiara, Kiseki es consciente de ello.”

“… ya lo he oído antes, Kiseki.”

“¿Ya lo entiendes? No quiero tener una disputa contigo, Takeru-kun. No importa lo que digas, Kiseki ama a Takeru-kun. A Kiseki no le gusta odiar en silencio… así que destruir el mundo está bien.”

Su deseo distorsionado era triste.

—Odio.

Así es como Kiseki podía poner sus manos sobre todo.

Una vez más, Takeru reflexionó.

“Entiendo. Entiendo bien a Kiseki. Tienes la intención de volverte esa clase de persona. Me alegra haberlo confirmado. Gracias.”

La expresión de Kiseki estaba llena de éxtasis, Takeru claramente lo sabía.

De entre su fleco, perforó a Kiseki con los ojos rojos de un demonio.

“Si matas a una sola de mis compañeras,

 

—Te asesinaré.”

Aunque había estado negándose hasta ahora, Takeru declaró su decisión. Las palabras que pensó jamás en su vida diría, Takeru las dijo.

Kiseki relajó sus mejillas con tranquilidad. Quería escuchar eso.

Había estado anhelando por esas palabras. Sin embargo,

Las palabras de Takeru continuaron.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

“Pero, yo no voy a morir contigo.”

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

“¿…? ¿Q-Qué?”

“Te dije que no voy a morir contigo.”

“¿………?”

Takeru en la posición que estaba, bajó su espada violentamente y respiró con profundidad.

Con enfado, miró a Kiseki.

“—¡Por supuesto! ¡No me suicidaré con la persona que odio!”

Resonando casi tan fuerte para ser escuchado en toda la ciudad, Takeru rugió.

Su sien se convulsionó, su frente se arrugó y sus pupilas se contrajeron por la ira.

No había rastros del hermano bondadoso, solo estaba Kusanagi Takeru. Takeru únicamente estaba dirigiendo su odio hacia Kiseki.

“¡¡En lo absoluto moriría con quien intenta matar a mis compañeras!! El mundo está en ruinas, hay camaradas muertos, a pesar de que no has hecho nada más que asesinar—¡en lo absoluuuuuto moriré contigo! Me arrastraré por el lodo, me volveré cenizas, ¡pero voy a seguir viviendo!”

“………”

“Me niego a la venganza… pero aunque seas mi hermana, si matas a una de mis compañeras—¡te cortaré de inmediato sin duda alguna!”

Takeru gritó y tomó una gran bocanada de aire nuevamente, mientras que sentía presión en el pecho miró a Kiseki.

Kiseki solo estaba con los ojos bien abiertos.

TMGv12_IMG_061

“Dijiste que odiabas a la gente… ¡dijiste que odiabas todo de mí…! ¡Es evidente que no sabes lo que dices!”

“……………”

“Seré el tipo que más odies en este mundo, ¡tengo la intención de ser ese tipo! ¡Estoy orgulloso de poder serlo!”

Eso era, un argumento muy sólido.

No fue fácil. Pero era la conclusión.

Detestó decir eso, odió haberlo dicho.

Incluso con algo tan sencillo, Kiseki seguía sin entender.

Takeru fue simple, rechazó el deseo equivocado de Kiseki.

Amor y odio eran las dos caras de la misma moneda, una delgada línea entre ellas.

Maldita sea.

Me importa una mierda, Takeru escupió.

Takeru no sabía muy bien lo que era amar, pero absolutamente no era similar al odio.

El odio no se volvería una salvación.

¡Eso—lo puedo asegurar!

“Tú eliges. Ser odiada por mí y morir sola… o vivir junto conmigo…”

Takeru se lo preguntó a Kiseki.

Solo podía ser de esta manera.

Solo uno de los dos caminos.

Si Kiseki quiere caminar por un camino distinto, Takeru no va a vacilar. No importa, tiene la intención de acabar con la vida de su hermana si asesina a una de sus compañeras.

Takeru no va a cambiar su decisión.

Anteriormente, lo más importante era proteger a su hermana. Sin embargo, eso todavía no cambia. El destino maldito que lleva, es una lástima para una linda hermana menor.

Estaba mal culparla. También está dispuesto a cargar con sus pecados. Ofrecerá su vida entera a su hermana.

Pero, incluso hay un rango aceptable en Takeru. Si la abandona rompería su promesa con Kiseki, pero sus compañeras son demasiado valiosas, tanto para aferrarse a su propia vida.

Aunque fuese su amada hermana, si intenta quitarle la vida a una de sus compañeras—le causará rabia.

—Pero Kiseki,

—Quiere vengarse por completo.

“¡Kiseki…! ¡Aún eres humana…… no dejes que tu corazón se vuelva el de un demonio!”

Como si fuese su último deseo, Takeru dirigió su espada hacia Kiseki.

Kiseki se sorprendió mientras miraba a Takeru mover su cuerpo.

“Kiseki, Kiseki es……”

Le dolía la cabeza, era como si su ego estuviera colapsando.

Apareció sudor en la frente de Takeru quien sostenía su espada.

Su disputa con Kiseki—era la apuesta de Takeru.

Aunque Takeru tiene el poder para asesinar a Kiseki, no tiene la fuerza para detenerla.

Para detener a Kiseki, se necesitan palabras.

A Takeru se le quedó grabado algo que le dijo Mari.

—El cambio depende de Kiseki.

Takeru también creía en eso.

Para hacer que Kiseki cambiara, decidió luchar contra ella.

Takeru cambió de un ser humano a un demonio, entonces Kiseki también puede regresar de un demonio a una humana.

Kiseki todavía es humana. Aún su cuerpo, siguen habiendo partes humanas.

Como hermano, él la sigue queriendo.

Takeru creía.

Así que, ¡el camino correcto no es dejar a Kiseki!

“¿Por qué…? Decidí que estaba bien… Kiseki se esforzó mucho…”

El Hyakki Yakou gimió como si le respondiera las dudas a Kiseki.

“… qué extraño… Kiseki siempre…”

Preguntarse a sí misma, era algo doloroso.

No, no hay tal locura. Kiseki solo quería obtener resultados convincentes. Ya que Takeru rompió su promesa, esto era inevitable.

El árbol demoniaco gigante se tambaleó como si encajara con las dudas de Kiseki.

—Esperaba una apertura

Takeru estaba apretando el mango de su espada con una llama en sus ojos.

“—¡Lapis! ¡Encantamiento Ragnarøkkr!”

Takeru le ordenó a Lapis.

Un círculo mágico apareció bajo sus pies, su espada comenzó a brillar con el color del crepúsculo.

Sus compañeras habían sido capturadas por Kiseki, no había manera de no utilizarlo. Tiene que utilizar el Encantamiento Crepuscular4 para absorber al Hyakki Yakou, no para eliminarlo.

En lugar de asesinar a Kiseki, necesita utilizar ese poder para recuperar a sus compañeras.

Para hacerle frente con su cuerpo y mente.

Hacerle frente como persona, para transmitirle sus verdaderos sentimientos.

La mano con la que Takeru sostenía su espada estaba temblando por primera vez en su vida. Cuando apareció la visión de él asesinando a Kiseki, le azotó un fuerte miedo.

—No titubees, ¡sopórtalo!

Tenía que recuperar a sus compañeras antes de que Kiseki se saliera de control—Kiseki tiene que volver a ser humana.

La magia fue concebida en la hoja de la espada, el poder del Cazador de Dioses se acumuló.

En este ataque, lo pone todo.

¡Debemos terminar con esta batalla aquí y ahora!

“Nn~ Aleluya-aleluya—eres tan egoísta que me haces querer vomitar.”

La concentración que dirigía a Kiseki fue interrumpida.

Ese ataque. Esa sorpresa.

Ya había experimentado esto antes—ese tipo.

En la esquina de su visión estaba una sombra negra con dorado.

Takeru se preparó para blandir su espada y miró hacia el cielo con sorpresa.

Chocaron espada con espada, haciendo que la magia se interrumpiera.

“—¡Ah!”

“—¡Ha!”

En la onda de impacto, su línea de visión se entrelazó con la de Takeru.

En ese momento—ese tipo apareció.

No podía olvidarlo. Esta manera, ese manejo con la espada, ese cabello rubio de porquería.

Como siempre tan abrupto. Como siempre el peor.

Descendiendo desde el cielo, alguien osciló su espada en línea recta.

“¡Tiempo sin vernos Kusanagi Takeru!”

“Nh… ¡Haunted…!”

Takeru balanceó su espada hacia la izquierda con ira.

Takeru atacó a Haunted con ira, retrocediendo después del ataque.

Entonces, su cuerpo giró dando dos vueltas, extendiendo sus manos lentamente.

Como siempre exagerado, como siempre con audacia.

El nigromante Haunted tenía un rostro complaciente, su aspecto emocionado no quedaba con la atmósfera.

“Estaba a punto de perderme el fin del mundo—bueno, ¡me alegro de haber llegado a tiempo! Kiseki-chan también es mi enemiga, ¡pero todavía queda Mari-san! ¡Increíble!”

Empuñando la espada mágica, Dáinsleif, apareció una enorme sonrisa en su rostro.

Takeru envainó a Mistilteinn en silencio.

Exhaló sin dejar de respirar.

“Hey, eres Kusanagi Takeru. ¿Has perdido de vista tu objetivo? ¡Eres un individuo que da como prioridad a sus compañeras por encima de la humanidad! ¿¡Permitirás que tu hermana asesine innumerables víctimas!? ¡Admiro verte quebrantado!”

“Estilo de Doble Filo Kusanagi, arte secreta—“

“¡Pero~pero! ¡El camino correcto no es convencer a Kiseki con palabras dulces! ¿Lo haces porque ya tocaste fondo en la desesperación? ¡Oh! Cuánto extraño limpiar sus lágrimas, ¡creo que he metido la pata!”

“—Espada Kusanagi.”

Takeru activó el Corazón de Demonio junto con el arte secreta del Estilo de Doble Filo.

El Soumatou estaba al máximo.

No iba a ser generoso. Al invocar el Corazón de Demonio solo necesita pensar en asesinar a este tipo.

Para este tipo, con solo el instinto de ‘asesinar’ es suficiente.

Se desvaneció. No tenía tiempo para hablar.

Tiene que salvar a Kiseki y a sus compañeras.

¡No tiene tiempo!

En el mundo detenido por el Corazón de Demonio, Takeru asaltó a Haunted.

Haunted se detuvo mientras hablaba, Takeru sorpresivamente se acercó a él, Haunted puso una mueca hundiendo sus caderas para tratar de esquivarlo.

Podría decirse que reaccionó, pero no fue capaz de seguir el ritmo.

El ataque a esta súper velocidad fue herencia de su maestro, bajando su espada se dirigió hacia ese maldito hombre.

Al mismo tiempo que desenvainó su espada brilló.

Realizó un corte transversal directamente a su cerebro.

Con la cabeza arrancada, Haunted miró los ojos de Takeru.

Pero a Takeru no le interesó la mirada de Haunted, lo bañó con un nuevo ataque.

Tres cortes, cuatro cortes, cinco cortes, seis cortes, siete cortes, para que no pueda resucitar, para que no hiciera esto más inquietante. Finalmente, finalmente, cortando incluso hasta sus células para que se desvaneciera.

Fue un total de quince cortes.

Takeru dirigió su espalda a Haunted.

Inmediatamente después de que el efecto del Corazón de Demonio terminó, el cuerpo de Haunted se quedó atrás.

Al mismo tiempo que se desplomaba una gran cantidad de sangre y trozos de carne atrás de él, Takeru buscó a Kiseki.

“¡Kiseki…!”

Pero ahí, no estaba la figura de Kiseki.

El lugar donde estaba Kiseki de pie, se convirtió simplemente en un charco de sangre hecho por el Hyakki Yakou.

Hundiéndose, sin duda alguna ahí estaba ella.

“………… esto es lo peor…”

Este desarrollo era el peor.

El rechazo hacia Kiseki solo la empujó a la desesperación.

El querer recuperar a sus compañeras perturbó el corazón de Kiseki.

Su disputa no terminó. Tiene que hacer más para alcanzar a Kiseki, o si no el mundo se terminará.

Tiene que perseguirla.

Su hermana llorará de dolor, tiene que encontrarla…

“… esa sorpresa fue sorprendente. Acabo de morir cinco veces…”

*Bonn*, colocó una mano en su hombro.

El culpable de todo esto, detrás de Takeru, estaba verdaderamente feliz.

Debió haberse vuelto pedazos, el tipo estaba detrás de él como si nada hubiera sucedido.

Debió haberlo asumido previamente.

En ese momento se apareció.

El tipo tenía una gran sonrisa.

Haunted se puso al lado del oído de Takeru, luego se rio con la garganta.

“Es una lástima. No salió como querías.”

“…………”

“Tienes un muy buen rostro. Podría decirse que esperaba ver ese rostro. Además, lo que le pasó a Kiseki-chan fue inesperado…”

……… debo seguirla, se acerca el peor resultado.

No hay tiempo que perder con este tipo molesto.

Incluso así, la mente de Takeru comenzó a tambalearse.

“Fue bastante fácil engañarla~. Aunque originalmente Kiseki-chan estaba bastante aferrada a ti. Hice que cambiara de perspectiva en algunas cosas pequeñas, el odio y el amor, fue fácil invertirlo~.”

“…… cállate.”

“Fue un florecimiento bastante hermoso… en realidad, fue un sentimiento muy agradable.”

“¡Cállate…!”

Seguirla.

Seguirla. Seguirla.

Rápido, rápido.

Quería irse de inmediato, sus impulsos estaban incontrolables.

“Bueno, bueno, ¿entonces?”

“…………”

“¿Qué hay de ti? ¿Qué vas a hacer———? Continuemos lo de hace medio año.”

¡Debo seguirla!

—Pero, ¡antes de eso…!”

“… ¡¡QUÍTATE DE MI CAMINOOOooooOOOoooOOOoOOooooooOOOOOOOOOHHHhH!!”

Este hijo de perra, ¡tengo que aplastarlo!

Para no ser molestado, ¡tengo que asesinarlo a toda costa! Sin soportar su ira, Takeru trató de cortar a Haunted girando.

Esta vez, de forma vertical.

Haunted estaba en su forma de Héroe, la rabia de Takeru fue recibida por la desesperación.

Cuando las chispas se distorsionaron, Haunted se rio con fuerza.

“¡HAHAHAHAHAHAHAHA! ¡Estaba dessssseando esssstooooo! ¡He estado esperando este momento!”

La desesperación colisionó con la ira.

Hace medio año, fue reanudada esa batalla.

Pero la peor de las consecuencias se estaba acercando.

Tiene que eliminar rápidamente a este hombre.

Dado a que no sabe dónde está Kiseki, no tiene la seguridad de si asesinará a o no a alguna de sus compañeras—.


Dogeza.- Típica posición japonesa para pedir perdón, de rodillas con la frente al suelo.
2Kuda-Gitsune (管狐).- ‘Zorro de cañería’ es un youkai de la mitología japonesa, descrito como un zorro del tamaño de una rata que vive en tuberías.
3Encantamiento Ragnarøkkr.- Los kanjis son ‘髪殺しの付与’ (Subvención del Cazador de Dioses) pero el katakana se lee como Ragnarøkkr Enchantment.
4 Encantamiento Crepuscular.- Los kanjis son ‘黄昏の付与’ (Subvención del Crepúsculo) y el katakana se lee como Twilight Enchantment.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s