Sentimientos entregados

Traducción Jap-Esp: Trihexa
Corrección: Misaki
Raws: Bersi

 

—Ootori Ouka estaba en el desierto.

En la tierra donde no había ni una sola planta, estaba una mujer tendida.

Ouka se acercó a la boca de la mujer con una respiración agitada.

“Haa… Haa…      finalmente… mi venganza ha terminado…”

La mujer tendida en el suelo era la enemiga odiada de Ouka.

Era quien había matado a los padres de Ouka, la bruja que la manipuló para matar a su querida hermana con sus propias manos.

Se enlistó en el pelotón de prueba y se volvió parte de la Inquisición hasta formar parte de EXE y obtuvo su venganza después de varios años.

Después de esa tragedia han pasado muchos años.

Dedicando su vida entera a la Inquisición, no tuvo amigos o algún amante, se dedicó únicamente a eso.

Esa parecía ser la vida de Ouka.

No era nada divertida.

Era una historia llena de ira y odio.

Ouka tiró de la corredera, colocando una bala en la recámara.

“Tendrás que pedirle disculpas a mi familia en el otro mundo……”

Finalmente su tiempo ha sido recompensado.

El peso en su pecho se irá si tira del gatillo.

Puso un dedo en el gatillo, sus labios se distorsionaron para sonreír.

“Finalmente te asesinaré……nhh…”

La boca de Ouka estaba tensa que sus palabras eran ahogadas.

Su garganta no podía emitir las palabras.

Con el ceño fruncido, Ouka inclinó su cuello.

Después de completar mi venganza, ¿qué sigue?

Su línea de visión que miraba directamente a la mujer se detuvo en el cañón de su escuadra.

El rostro de la mujer con la boca del cañón frente a ella era borrosa, no se veía bien.

Cuando mate a esta mujer, ¿qué sucederá?

Ella mató a su familia, quería venganza, pero Ouka se dio cuenta de que no le quedaba nada.

Cuando Ouka recordó su pasado, la mujer se rio.

—Mátame. Yo soy la asesina de tu familia. Es refrescante y está bien que me mates.

A toda prisa, Ouka se decidió a dispararle a la mujer.

Pero a pesar de quererlo tanto—los dedos de Ouka no se movieron.

Si mato a esta mujer aquí, me quedaré con… nada. La venganza es el único propósito en mi vida, lo que me queda después de ella no es nada.

Ouka veía el rostro borroso, miró alrededor como si pidiera ayuda.

Solo había un desierto.

Al otro lado del horizonte se difuminaba la niebla, al igual que la vida que le espera por delante.

Nadie. Nada. No podía verse a sí misma viviendo en el futuro.

—Vamos, véngate. Has estado viviendo para este momento ¿no?

La mujer tenía los brazos abiertos, a la espera del juicio de Ouka.

La voluntad de Ouka se sacudió.

¿Realmente la respuesta correcta sigue siendo la venganza?

Si juzga la muerte de esta mujer, ¿se cumplirá su venganza?

Más que nada,

…… este vacío, lo conozco.

El vacío de la venganza, Ouka estaba dispuesta a conocerlo.

El vacío incontrolable que le esperaba después de esto, Ouka estaba dispuesta a conocerlo.

Algo cayó en la tierra seca.

Cuando se tocó la mejilla con sus dedos, se dio cuenta que eran sus lágrimas.

No tenía idea de por qué eran esas lágrimas.

Se disculpó con su familia por no poder jalar el gatillo de la venganza, lo que le esperaba era la soledad, Ouka tenía lágrimas.

No está permitido acabar con su vida solo por la venganza.

Asesinar no es la única venganza.

Después de su venganza, necesita tener a alguien a su lado.

〖—Caminaremos lado a lado〗

Ouka sentía que alguien le había dicho esa cosa.

No recordaba el rostro de la persona, estaba triste porque había olvidado a las personas con las que debe estar, Ouka derramó más lágrimas.

Sentía que era algo muy importante. Puede que solo sea un sueño o un delirio, pero incluso así, era algo precioso. Ouka miró hacia el cielo, con los ojos entrecerrados mientras se limpiaba las lágrimas.

“…… esto es inútil.”

Soportando la ira, Ouka enfundó su escuadra y sacó unas esposas de su mochila.

Mientras esposaba las manos de la mujer, Ouka la miró.

“Esta es mi venganza contra ti, vivirás tu vida arrepintiéndote de tus propios pecados…”

—¿Está bien continuar viviendo con odio y dolor hasta que mueras? ¿Por lo menos podrías matarme limpiamente?

Ouka sin duda volverá.

“No importa. Ese será mi castigo por haber dedicado toda mi vida a mi venganza.”

Vivirá. Continuará viviendo con ese sentimiento.

Aunque sea doloroso, aunque sea triste, aunque esté sola, vivirá soportándolo.

Estaba segura de que su familia, así lo habría querido también.

También la persona con la que caminaría lado a lado, así lo habría querido.

Cuando Ouka cerró los ojos, los alrededores se volvieron oscuros.

La mujer que debería estar frente a sus ojos desapareció, ella debería permanecer en el desierto, pero estaba en medio de la oscuridad.

Su memoria regresó inmediatamente. Se desmintió la vida que tenía en el desierto, los recuerdos de sus compañeros también revivieron.

Ouka se limpió las lágrimas con la mano.

Las lágrimas que tenía en sus dedos—Ouka las apretó suavemente.

“…… qué bueno que era un sueño. Ese vacío sigue dentro de mí.”

Sintiendo la mirada de alguien atrás, Ouka murmuró.

“Sin embargo yo, he conocido compañeros, así que no tengo por qué soportar el sentimiento de soledad.”

Ouka volteó hacia atrás, mirando fijamente a la persona de pie.

Ante la Kiseki inmóvil, Ouka sonrió.

“Te agradezco. Me has hecho comprobar tu locura…… y, gracias por traerme hasta aquí sin matarme.”

Ouka se acercó a Kiseki, se puso de pie frente a la pequeña chica.

“Está claro cómo te sientes, tus sentimientos por Kusanagi, puedo entenderlo un poco. Porque yo también… soy una mujer.”

Diciendo sus palabras, Ouka se puso una mano en el pecho.

Kiseki permaneció sin decir nada, Ouka continuó.

“Sin embargo, el mundo no solo eres tú y Kusanagi.  Hay un montón de humanos. No conoces el mundo.”

“………”

“Por favor… no pierdas la esperanza en el mundo. No vayas tan de prisa, conoce el mundo junto con Kusanagi. Incluso yo—”

Ouka trataba de persuadirla, pero inesperadamente Kiseki dio un paso al frente.

Kiseki levantó la barbilla para acercarse a su rostro.

“Entonces dímelo… dime qué hacer…”

Escondida tras su fleco, su cara no era visible.

“¿Que no renuncie al mundo? No es así. Kiseki no renunció al mundo, el mundo abandonó a Kiseki.”

“Kiseki…”

“Está bien Ouka-san, camina al lado de Onii-chan. Mari-san también, Usagi-san también, Ikaruga-san también, le permito estar al lado de mi Onii-chan. Pero, ¿por qué el mundo no permite que Kiseki esté cerca de Onii-chan? ¿Es el cuerpo de Kiseki?”

“… siempre puedes estar cerca. Es lo mismo con la demás gente—”

“¿Será lo mismo? ¿A cuántas personas ha matado Kiseki en la tierra? De acuerdo a los deseos de Onii-chan, Kiseki estará en una jaula. Nada va a cambiar.”

“¡Ese no es el caso…! El mal está en tu cuerpo, tu corazón es humano—”

“¡—Tú no sabes nada! Todo esto, ¡Kiseki quiere hacerlo!”

El cuerpo de Ouka tembló un poco, vio la ira de Kiseki.

Sus nublados ojos rojos se asomaban detrás de su fleco.

Kiseki estiró su brazo y agarró el cuello de Ouka, estrangulándola con abandono.

“Guh…”

Con su respiración obstruida y los dedos clavándose en su garganta, el mundo nuevamente se transformó.

Cambió por completo—era diferente. El mundo era nuevo.

Cuando abrió los ojos, Ouka había sido envuelta por carne roja.

Frente a sus ojos, cuerpo de Ouka era estrangulado por Kiseki.

Este no es un sueño—es la realidad.

El cuerpo de Ouka no podía moverse debido a que el Hyakki Yakou la tenía atrapada.

Cuando trató de zafarse de las manos de Kiseki, no pudo debido a la abrumadora fuerza.

“Kiseki se los dijo a todos desde un principio, deberían de saberlo. El cuerpo de Kiseki cumple los deseos de Kiseki… no es ninguna mentira. Onii-chan y Ouka-san son unos idiotas. Solo tiene que matarme y todo estará resuelto.”

No había luz en las pupilas de Kiseki.

Como si hubiera renunciado a todo, solo había decepción.

“Ya es demasiado tarde…… ahora Kiseki no estará satisfecha con solo ser asesinada. Después de morir, no puede soportar la idea de que Onii-chan sea feliz con Ouka-san. Así que morirá junto a Onii-chan, y destruirá el mundo……”

“…… kuh……”

“…… pero Onii-chan es muy terco, todo fue en vano. Realmente odio a Onii-chan. También odio a ‘Takeru-kun’, ya no hay vuelta atrás. Kiseki se esforzó mucho.”

Cuando trató de morder la mano en su cuello, la apretó con más fuerza.

“Kiseki te asesinara… así Onii-chan lo hará con Kiseki, Kiseki te asesinará… con esta mano.”

“… uuuu…”

“Así es, ¡es inútil sentir lástima por Kiseki… nhh!”

Ese era el camino, Kiseki distorsionó su boca y apretó con más fuerza. Insatisfecha, Kiseki derramó lágrimas.

Ouka trató de zafarse de las manos de Kiseki, pero no podía contra ella con solo su carne y hueso.

Su conciencia se desvanecía, Ouka solo veía a Kiseki.

Sus lágrimas transparentes se derramaban, parecía estar desbordándose de desesperación.

Probablemente ha derramado más lágrimas que nunca.

Ha estado viviendo con el dolor.

Para cumplir con su hermano hasta el momento de salir de la prisión interna, vivió sin volverse loca.

Pero era inevitable no volverse loca tras toda esa fuerte historia.

“…………”

Pero quien estaba delante ahora mismo, para Ouka parecía solo una niña.

De cualquier parte, una débil chica con corazón delicado.

La única diferencia era que su corazón se había roto.

… entiendo… los sentimientos de esta niña…

Ouka miró hacia atrás en su vida.

Cuando asesinó a su familia, no sabía cómo vivir. Tenía que encontrar una manera, aunque fuera mala… encontró la venganza, y vivió solamente para ello.

Ahora Kiseki estaba igual, no encontraba la manera de salvarse.

No… no puedo ser capaz de culpar… a esta niña.

Ahora Kiseki es igual a ella tras completar su venganza, pensó Ouka.

Alcanzar el objetivo no es el problema.

Tras terminar, no queda nada más que la desesperación, pensó.

La diferencia está, en que si hay una persona esperando al final.

Hoy tenía eso en frente, todo eso estaba a su alrededor.

Ouka recordó una vez más.

Su padre y su madre perdieron la vida para protegerme.

Mis manos están manchadas con la sangre de mi hermana.

Su frágil corazón se congeló, los recuerdos de alguien poco a poco surgieron con calidez.

Vengar a su familia, vengarse de Laugh Maker.

Y por último, lo que envolvía el vacío, recordó la calidez de Takeru.

“… Kiseki…”

Ouka trató de poner resistencia, pero sus manos no sirvieron contra las de Kiseki.

“Mátame… ¿está bien verdad…? ¿Así estarás satisfecha?”

“………”

“Si… terminas por matarme…… ¿no recibirás su perdón…?”

Las pupilas de Ouka estaban inundadas, la fuerza apretando su cuello de pronto se volvió más débil.

“Sé lo que sientes… pero… por favor Kiseki… yo…”

“………”

“Yo… ya no quiero perder algo importante… nhh, nunca más… no quiero tener ese tipo de sentimientos… uu”

Lástima, orgullo, confianza.

Por todo eso, Ouka lloraba.

Abogando por su vida, aferrándose a Kiseki gritó.

Lo que los ojos victoriosos de Kiseki reflejaban era miseria. La ganadora solo tendría miseria. Ouka no podía soportar esa idea.

La debilidad de su propio corazón, Ouka la conocía muy bien. En el pelotón, descubrió su debilidad.

Estaba segura de que sus compañeros eran diferentes a ella.

Estaba segura de que cualquiera persuadiría la ira de Kiseki, aunque fuera hostil.

Pero Ouka solo podía tratar a Kiseki de esa manera.

Arriesgando su vida, solo podía suplicar por ella.

“Por favor… no mates, a todos….”

Solo tenía un propósito. Que sus sentimientos alcanzaran a Kiseki, que llegaran al corazón que probablemente nunca los había sentido.

En algún lugar de su memoria, los sentimientos podrían llegar—

“………….”

El rostro aturdido de Ouka miró fijamente a Kiseki. Pero pronto, las lágrimas comenzaron a desbordarse de los ojos de Kiseki.

En respuesta  a las lágrimas de Kiseki, el Hyakki Yakou rodeando a Ouka también tenía lágrimas. Ahora, Kiseki fue alcanzada por los sentimientos de Ouka.

“… alto…”

Mientras estrangulaba a Ouka lo dijo con una voz apurada.

Estaban fluyendo.

Los sentimientos de Ouka.

La desesperación de haber perdido a su familia, los sentimientos de sus compañeros, el vacío de haber querido por tanto tiempo la venganza. La gratitud y los cálidos sentimientos de Takeru, todo eso estaba fluyendo hacia Kiseki.

“Détente, no llores.”

“Te lo pido… por favor…”

“No llores…”

Aunque no dejaba de estrangular a Ouka, las lágrimas no dejaban de salir de Kiseki.

Como Saionji Usagi dijo en su sueño,

No puedes entender a una persona con solo los recuerdos.

Los sentimientos de Ouka acababan de hablar por sí mismos.

Con solo los recuerdos, no se es capaz de entender a las personas.

Entender los sentimientos y pensamientos que sostiene a través de sus recuerdos, así es como se ‘conoce’ a una persona.

Kiseki no podía soportar el dolor, no podía huir de sus lágrimas, Kiseki comprendía a Ouka.

Kiseki comprendía los sentimientos de Ouka.

Irónicamente Kiseki fue la primera en comprender a los seres humanos, no Takeru-kun, tampoco su hermano.

—Ootori Ouka es la más odiada.

“No quiero comprender nada sobre ti…… ¡détente…!”

Pero no hay duda de que había sido una experiencia espantosa, Kiseki no podía negar los sentimientos de Ouka.

Precisamnte porque había comprendido a Ouka, no podía detener sus lágrimas.

“Détente… ya, ¡détenteeeeeeeeee!”

Kiseki gritó para soltar la tristeza y la frustración.

Apretó más el cuello, Ouka finalmente se preparó para la muerte.

“Santo cielo, en serio… eres la de mayor cuidado…”

En ese momento, una voz sonó en el oído de Ouka.

En ese momento, Kiseki quitó las manos que estrangulaban a Ouka.

Entre las dos, un hombre surgió.

El hombre vestido en algo como una capa roja le dio la espalda a Ouka que estaba de rodillas, luego activó una barrera.

“…… ¡uu—!”

Kiseki sacudió el brazo y dirigió el Hyakki Yakou hacia Ouka.

La carne acercándose manchó la barrera, haciendo chispas vigorosamente.

Ouka nunca había visto a ese hombre. No podía confirmar su rostro, era un hombre con una gran espalda, no lo conocía.

Pero como se trataba de Ouka, de pronto se dio cuenta.

“… ¿Vlad?”

“Así que esto fue todo. Me recuerda a esos tontos saltando a salvar la vida de sus compañeros. Qué vergüenza.”

La voz ronca resonó en sus oídos y en su cabeza, la voz era diferente.

Era irreverente, con una mala actitud, su voz tenía un sonido bajo y agradable.

“Pero… hablando de ti, así es como es. Sin duda alguna tu mente es vulnerable. Deficiente. Débil, débil, no podrías ni criar un bebé con esa actitud.”

“………”

“Ese hombre… Kazuma hizo lo mismo para protegerte. Ambos impotentes.”

Kukuku, Vlad se rio con la garganta.

Aunque la figura de Kiseki no se veía porque la pared estaba manchada de carne, sabía que Vlad estaba en medio del Hyakki Yakou.

Ya que todo el suelo era parte de él, también por encima estaba todo cubierto por el Hyakki Yakou.

El Hyakki Yakou tiene dimensiones tremendas, Vlad y Ouka estaban dentro de él.

Vlad es un Patrimonio Mágico. El combustible que la magia puede ejercer por sí sola es pobre, pronto se agotará.

Ouka recobró la cordura, se limpió las lágrimas y trató de alcanzar a Vlad.

“No seas impaciente. Escucha un poco.”

“¡Pero en ese estado! ¡Usa mi sangre!”

“Es innecesario. Eso es insuficiente. ¿Quieres ayudar a tu compañera?”

Vlad dejó de reír y suspiró en silencio.

“No reflexiones. El método es,”

Con confianza, se levantó lentamente.

Y entonces Vlad, abrió los brazos.

“—Convertiré el resto de mi alma en magia. No hay otra manera.”

Al escucharlo, el rostro de Ouka se puso rígido.

“¡No bromees…! no puedes hacer eso—”

“Claro que puedo. El alma de un Patrimonio Mágico puede volverse simple poder mágico. Incluso puede hacerse viceversa. Pero nunca es irreversible.”

“¡No lo hagas! ¡No te perdonaré! ¡Yo soy tu Maestra! Te digo que—”

“He oído algo inesperado.”

Las palabras fuertes interrumpieron las de Ouka.

Vlad bajó su brazo y miró el cielo.

“Causa y efecto. Cuando murió, entonces el contratista se volvió… su hija.”

“Vlad… ya basta… ¡usa mi sangre de alguna manera! ¡No lo sabrás a menos que lo intentes!”

“Si mueres qué pasará. Qué pasará con esa niña. Esa estúpida y patética niña demonio. ¿Quieres ayudar a todos?”

Los ojos de Ouka estaban llenos de lágrimas.

Alto. Détente.

Esto no es bueno, Ouka estaba luchando.

“Con esto, seré capaz de eliminar el disgusto.”

Vlad lo dijo con un suspiro mezclado.

“Esta es… la expiación de ese tipo Kazuma. Se acabó la misión. Incluso para ti que seguías el camino de la venganza.”

Ante las palabras de Vlad, Ouka abrió por completo los ojos.

Deshizo el contrato con Kazuma, sin remordimientos. Dejó la Inquisición, eligió a su familia, jamás se lamentó de ello.

Debido a que la protegió, Ouka no se volvió un demonio vengativo. Es lo que Vlad quería decir.

“No… ¡no es así Vlad…!”

Todo lo que Vlad tuvo que soportar, Ouka finalmente lo entendió en ese momento.

“…… perdóneme, Maestra mía.”

Ouka corrió y estiró su mano, como si agarrara el cielo.

“No te vayas…… si te vas, ¿quién me regañará…? ¿Quién maldecirá en mi oído…?”

Apretaba los dientes, pero no podía llegar a Vlad.

“Por favor…… ¡no puedo sola… nh!”

Fue en ese momento.

Vlad se reveló de la capa, abrazando vigorosamente a Ouka en su pecho.

Con total fuerza se abrazaron.

“Nunca estarás sola. Cree en ti misma, en tus compañeros. Sé noble. Eso se convertirá en tu arma.”

“………”

“Dondequiera que me encuentre, siempre responderé a tu nobleza.”

“………”

“Adiós, Maestra.”

Después de su voz, se formó una grieta en la barrera.

No habría ni unos segundos más.

El tiempo restante, fue muy corto.

Las pupilas de Ouka se inundaron.

Tengo que decir algo. Debería ser capaz de comunicarme.

El agradecimiento por todo lo pasado, las disculpas por haber sido una molestia, la alegría de haberlo aceptado, tenía un montón de cosas que contar.

Esta era la última vez con su socio.

Pero, no salieron las palabras.

Aunque tenía todas esas emociones, las palabras no salieron.

Ouka lentamente miró hacia arriba con lágrimas, confrontado a Vlad.

Miró su cara, invisible por la sombra.

“No te vayas, no… no vayas a ningún lugar… quédate a mi lado… uuh, yo, no… uu…”

No quiero perderte.

Eso salió de la boca de Ouka, su deseo.

Como si escuchara sus palabras, Vlad se quitó la capucha de la cabeza.

Entonces, mientras Ouka se limpiaba las lágrimas con los dedos,

“Ouka, tu sangre—fue la más deliciosa de este mundo.”

—Vlad sonrió suavemente y le dijo su último adiós a Ouka.

TMGv12_IMG_093

El campo de visión de Ouka se envolvió en un tremendo poder y una luz.

Ante la luz, Ouka se lamentó.

En la palma de su mano, sostenía con firmeza el cadáver de Vlad.

Para no olvidar, para no soltar nunca esta mano, Ouka apretó fuertemente el puño.

Ouka no olvidará el rostro de Vlad.

De alguna manera era similar a su padre, nunca se olvidaba de sonreír.

Ante esa luz, Ouka abrió sus ojos bañados en lágrimas.

Con dolor y nobleza, agarró la escuadra con ambas manos frente a su pecho.

Y—

  Summis     desiderantes     affectibus
“¡Deseando con suprema vehemencia…!”

Recitó las palabras de poder.

Malleus      Maleficarum
“¡El martillo de las brujas…!”

Para alcanzar los deseos de su socio, tomó la resolución.

*****

Kiseki que fue lanzada al suelo gritó por todas esas sensaciones.

A pesar de todo el dolor que había experimentado, no era tan bueno como la tristeza, la ira y el dolor que vivió Ouka.

Pero los sentimientos de Ouka habían hecho sentir impotencia en el corazón de Kiseki.

Al mismo tiempo, estaba celosa.

Tras experimentar la desesperación, Ouka comenzó a luchar contra la soledad y quien le tendió la mano hacia la salvación, fue Takeru.

Takeru no estaba solo. Ouka era la benefactora que lo apoyaba.

Los sentimientos de Ouka dirigidos a las personas importantes atravesaron el corazón de Kiseki más que cualquier otra cosa.

Debido a eso recordó su soledad.

Los sentimientos de Ouka eran deslumbrantes, hermosos, no había manera de no envidiarla.

“¿Por qué… uu? Esa persona es igual que Kiseki, pero Kiseki no tiene nada… uu…”

El disgusto era notorio en su boca.

No. Kiseki y Ouka no son iguales. En lo absoluto.

Takeru siempre le tendió la mano a Kiseki para ayudarla. Los deseos de Takeru no coincidían con los de ella.

Es egoísta, los sentimientos de Takeru son sinceros.

Ciertamente daba la impresión de ser feliz.

Ouka era una persona que caminaba de la misma manera que Kiseki.

A través de los sentimientos de Ouka, conoció esos sentimientos.

“¿Kiseki está rota…? ¿Podré estar con Takeru-kun tomando su mano…?”

Kiseki miró sus manos.

Fue un error haberse reunido con Takeru en el Primer Centro de Investigación Alquimista.

En ese momento pudo haber tomado la mano de Takeru.

Kiseki solía ser como Ouka.

En ese momento, quien estuvo mal no fue Takeru, sino Kiseki.

Kiseki quería monopolizar a Takeru.

Si tomara la mano de Takeru, Kiseki no estaría pasando por la desesperación.

Ahora que recibió los sentimientos de Ouka lo entendió bien.

Aunque no recupere su cuerpo humano, aunque sea confinada nuevamente en esa prisión de dolor y oscuridad, Kiseki estaba segura de que sería capaz de tener los mismos sentimientos que Ouka.

El mundo es cruel, Kiseki no puede permitirse que Takeru esté solo. Takeru tiene que estar a su lado.

Aunque tuviera compañeras y a Ouka, Takeru nunca se rindió con Kiseki. Tenía prioridades para las cosas importantes. Con los sentimientos de Ouka lo pudo entender.

“¡Y sin embargo…!”

Lo ha perdido todo.

Dejó consumir el mundo por el caos, se llevó muchas vidas, fue rechazada por su hermano.

Se estaba lamentando a causa de Ouka.

Las sensaciones que tenía en este momento, Kiseki nunca las había probado.

Mientras Kiseki se abrazaba los hombros, miró a su alrededor.

Nada. Nadie. Solo carne roja a su alrededor…… solo ella. Todo fue en vano, era horrible.

Un mundo cubierto por ella misma, un mundo hecho para ella sola.

“Q-Qué desagradable… repugnante… tengo miedo… ayuda…”

Con su cuerpo temblando, lo dijo con una voz ahogada.

Es demasiado tarde. Es demasiado tarde. Ya no hay perdón. Takeru-kun la dejó.

Solo podía lamentarse. Vivirá con el pesar de ese cuerpo hasta que muera.

Eso absolutamente, no podía soportarlo.

“…… sálvame, O-Onii—”

“—Aún no es demasiado tarde para empezar. Muchas veces la gente empieza tarde. Así como lo hice yo.”

De repente una voz sonó desde abajo.

Kiseki levantó la cara mojada por las lágrimas.

Luego, rompiendo las partes del Hyakki Yakou en el suelo, un resplandor rojo se elevó hasta el cielo.

De ese resplandor, algo comenzó a surgir poco a poco.

Con alas grandes, tenía el aspecto de un demonio—Ouka se mostró frente a Kiseki.

Alrederor de Ouka, tenía envueltas en una esfera roja a Mari, Usagi e Ikaruga.

Ouka era ese demonio entre el Hyakki Yakou, junto a sus compañeras, se elevó desde el suelo.

Un poco enojada, Ouka miró a Kiseki.

“Elige, Kiseki. Si aún deseas la destrucción, yo te rechazaré.”

“…… uuu.”

“Sin embargo, necesitas tomar la mano de Kusanagi.”

Ouka mostró su ira por primera vez.

Entonces, cuando aterrizó junto con sus compañeras,

“Yo… te protegeré.”

Lo dijo, para llegar a Kiseki.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s