Valquiria 〖Chica Samurái〗

Traducción Jap-Esp: Trihexa
Corrección: Trihexa

1

“Fuaa…ah”

Jubei dijo, despertándose con un bostezo por la mañana.

“¡Ouch! Mi cuello, ¡dueleee!”

De repente, sintió dolor. Cuando quedó inconsciente por el golpe de d’Artagnan, fue cuando dañó su cuello.

“A-Aquí… es…”

Nuevamente miró alrededor.

En ese momento, Jubei no reconoció el lugar. Era una habitación tipo japonés de unos ocho tatamis.

“Ah… ¡kyaa!”

En ese momento se dio cuenta de su apariencia.

Su uniforme estaba desgarrado. La ropa interior estaba desgarrada también pero sus pechos no estaban completamente expuestos.

Esto también lo había hecho d’Artagnan.

“Mi espada… no está.”

Sus daishous que siempre lleva en las piernas no estaban.

“Ehm, después de todo, esta no es una habitación normal.”

La sala estaba cubierta por tatami. No había ada más. Por tres lados estaba rodeada de paredes, y el otro—

“Ehm, zashiki-warashi28… no es.”

“Arresto domiciliario. Querrás decir.”

Al escuchar la voz, Jubei se sorprendió. La voz provenía del lado derecho.

“Uh, ¿Senhime-san?”

“Sí.”

En una de las cuatro paredes había un grueso marco de madera. La cual era como un pasillo y podía ver hacia el otro lado.

En pocas palabras la celda de Senhime está cerca a la de Jubei.

“¿Senhime-san también está encerrada? ¿Por qué?”

“Por qué será… de alguna manera se siente bien, me gusta. Pero aquí, vas a estar bastante tranquila.”

Se rio.

De pronto, su figura ya no fue visible. Jubei estaba cerca de la pared para escuchar mejor, con su trasero pegado. Con las piernas estiradas.

Senhime también parecía estar pegada a la pared al otro lado junto con Jubei.

“Senhime-san es una princesa, una increíble persona del consejo estudiantil. Por lo tanto, eres enemiga de Onii-chan.”

“¿Enemiga? ¿De Muneakira? Bueno, es eso. Puede que sea su enemiga. Pero, hace mucho nuestra relación era muy buena.”

“¿Hace mucho?”

“Oh sí. Hace más de diez años. La primera vez que vi a Muneakira fue en el castillo Oedo, su padre Muneyoshi trabajaba ahí. Él tenía tres años y yo tenía cuatro.”

“Tres años. Onii-chan era muy pequeño. ¡Era como un huevo!”

Jubei dijo y Senhime se rio.

“¿Un huevo? Ah, sí. Era un huevo espadachín. Sin embargo, era más débil, más pequeño, siempre jugaba conmigo.”

“¿Tú y Onii-chan jugaban juntos?”

“Sí. Así solía ser. Incluso llegamos a bañarnos juntos.”

“¿¡Ehh—!?”

“Pero yo llevaba traje de baño.”

Senhime volvió a reír.

“Bueno, ¿y Onii-chan?”

“No entremos en detalles. Me pongo un poco avergonzada casa que recuerdo a Muneakira desnudo.”

“¿Qué más hacía en ese tiempo?”

“Bueno. Comía arroz, estudiaba o leía libros durante su tiempo libre. Era raro. Tenía una cosa pirupiru en su entrepierna… era gracioso. Demasiado.”

Jubei se quedó pensando.

“Ahh—Jubei también quiere ver el pirupiru de Onii-chan.”

“No es como si pudieras verlo en cualquier momento. Es solo que siempre estábamos juntos.”

“No es pirupiru. Es más como buruburu.”

“¿Buruburu? Eso es descarado, algo habitual de Mueakira.”

Una vez más, mientras pegaba su cuerpo a la pared, se acercó a la reja y la tocó.

“Senhime-san. ¿También te gusta Onii-chan?”

“… ¡! …”

Se quedó sin habla. Después de eso, Senhime habló.

“… gustarme, tal vez. Durante mucho tiempo no nos hemos reunido, de alguna manera, me hizo querer verlo más. De cierto modo, parecía débil, como el Muneakira de hace mucho tiempo.”

“Débil, ¿Onii-chan?”

“Su atmósfera. Pero su aspecto es más tenaz y firme. Además, parece un buen lugar para envolverse.”

“De alguna manera me gusta mucho todo eso, todo de Onii-chan. Jubei no va a ser derrotada.”

“P-Por eso. ¡Solo lo estoy comparando con el de hace años! Eso era cuando tenía cuatro años, hace más de una década. Incluso Muneakira se ha vuelto un hombre.”

“Así es. Onii-chan es muy masulino.”

“Eeh, entiendo.”

“Onii-chan vendrá a salvar a Jubei.”

“¿Aquí? ¿Muneakira vendrá? Es un suicidio. Esta es la central del consejo estudiantil. Cuando ponga un pie aquí inmediatamente tomarán actitud hostil contra él. No, de seguro será capturado.”

“Todo está bien. Onii-chan es muy fuerte.”

“Me pregunto sobre ello. Creo que es un muy buen instructor de kenjutsu, pero me pregunto si puede competir. Este no es el comité disciplinario.”

“Está bien.”

“¿Cómo puedes decir tal cosa? Todas las expectativas están en su contra.”

Pero Jubei, respondió con diversión.

“Sabes, Onii-chan tiene un corazón muy fuerte, no solo en el kenjutsu.”

“Qué quieres decir…”

“Onii-chan estaba muy feliz con Jubei. Se sentía muuuy muuuy bien.”

Una vez más, Se escuchó que Senhime chasqueó alguna parte.

“T-Tú, imposible… ¿qué diablos eres para Muneakira?”

Pero Jubei habló sin miedo.

“No solo Jubei. También Yukki, Beta-san…”

“Imposible, ¿¡esas dos!? ¡Por qué esas tipas Muneakira! Por otra parte, Sen…”

Parecía un poco sobre exaltada, pero Jubei no la escuchó. Jubei,

“Onii-chan es muy muy cálido, todos estamos muy bien.”

“Eso, ¿tal cosa te parece?”

“Onii-chan se esfuerza, todas se esfuerzan, probablemente soy la única que no puede.”

“Poder, no poder… imposible.”

“El valor en serio que es algo increíble.”

“¿Eh?”

Senhime dejó escapar un pequeño hilo de voz.

“El valor de Jubei viene a través de Onii-chan. Debido a Onii-chan, Jubei puede pelear. Incluso Yukki, probablemente también Beta-san. Todas son muy fuertes, pero están atadas a Onii-chan. Con Onii-chan, estoy segura de que todos vamos a llegar muy lejos.”

“… todos, juntos. Muneakira…”

Senhime no pudo evitar decirlo.

Siempre ha sido muy fuerte, siempre ha tenido motivación, es bastante atractivo también… de eso estoy segura. Ante los ojos de Sen, es decir, siempre…

“Hey. Onii-chan también es bueno para Senhime-san?”

“Bueno, sí. Pero yo…”

Soy la princesa Tokugawa, por eso…

Senhime recordó y detuvo sus palabras.

Senhime está atada a Takamori. Por orden de su hermano, Yoshihiko.

Tokugawa y Matsudaira. Se realizará una ceremonia de boda para potenciar la unidad entre los clanes. Pero la realidad es, que Senhime dejará la oficina del consejo estudiantil. Para no hacer cosas innecesarias, prefirieron dejar a la princesa Tokugawa en silencio.

“Sen… no…”

Por qué. Se rindió a la mitad, su corazón estaba dispuesto a aceptar tal instrucción ante la desesperación. Pero de pronto sintió algo.

Qué era esa fuente de calor…

¿Muneakira…? Imposible… qué estupidez, ese tipo, no… iih…

Kyuuu, se sumergió en sus pensamientos, Senhime inevitablemente apretó el puño.

“¡Kuh…!”

En ese momento.

“Llegó.”

Al otro lado de la pared, sonó la voz de Jubei.

“Eh, llegó… ¿qué?”

“¡Onii-chan! ¡Ya vino!”

Jubei gritó.

“Espera. No ha llegado. Muneakira…”

Fue en ese momento. Se escuchó un fuerte sonido al otro lado del pasillo. Las voces de una gran cantidad de gente resonó.

“¡Lo ves!”

“…… imposible Yagyuu Muneakira. ¿¡En serio…!?”

 

“Llegó.”

En otra habitación, d’Artagnan recibió el informe de que Muneakira había llegado.

Era una lujosa sala VIP. Pero tampoco había muebles, solo las armas de d’Artagnan.

“Parece ser una cosa interesante. No solo Yagyuu Jubei, sino que también tú.”

 

“Fufu, qué divertidos son los niños—”

Yoshihiko se rio.

Desde el balcón de la oficina del consejo estudiantil, vio la figura de d’Artagnan caminando por el patio.

“Cuando se le da mucha libertad es algo problemática.”

Al lado, estaba Matsudaira Takamori.

Mirando al frente estaba con su sonrisa inmutable.

“Sí, no es bueno. Pero Nia ganará, así son las cosas.”

“¿Nia es tu esposa oficial? La midaidokoro29.”

“De ninguna manera. Ya te lo dije, me gustan las cosas bellas de manera indiscriminada. Solo quiero ver ese cabello dorado y esa piel blanca.”

Su mirada parecía divertida.

Takamori también, se rio.

“Yagyuu Muneakira, está haciendo algo innecesario.”

“Muy ciertoo…”

Mientras tocaba el estilete/daga que tenía en la mano, Yoshihiko dijo.

“Ese es genial, tiene un buen olor. Fufu. Desde que lo negué, el dojo Yagyuu ha tenido un buen olor.”

“Su olor, eh.”

“Ah. Por qué será. Siempre he olido ese ‘olor que posee la gente’.”

“Ya veo. Entiendo.”

Takamori se retiró, y Yoshihiko,

“Takamori ha criado a Sen. Nada más importa. Abrázala. Te doy permiso.”

Y cuando lo dijo, Takamori dijo,

“Eso da temor. Lo haré con Senhime, por supuesto, porque Yoshihiko-sama lo dijo.”

Yoshihiko y Senhime son hermanos. Hermano y hermana de la misma madre y padre.

“Sen es hermosa. Quiero tener a mi hermana menor a mi lado. Además, es como si en estos días se hubiera vuelto más y más bella.”

El tono de Yoshihiko parecía sarcástico. Pero, cuando lo suprimió,

“También, me pregunto si Yagyuu Muneakira habrá hecho tal cosa. Tendré que matarlo.”

Serio. Takamori también.

“Sí. He encontrado que la apariencia de Senhime-sama es más hermosa.”

“Fufu, nosotros tampoco, no nos quedaremos aquí parados.”

 

2

“Qué tipos tan ruidosos. Esto—”

“¡¡Ukiki—!!”

Matabei estaba al frente, allanando el camino. Detrás estaba Yukimura. Volando sobre la cabeza de los estudiantes estaba el ágil Sasuke, mordiéndolos, parecía un perturbador ataque de guerrilleros.

El castillo del consejo estudiantil.

En el patio del edificio estaban Matabei y Yukimura exhibiendo llamativos combates.

Los del consejo estudiantil estaban a su alrededor. Ellos eran cuatro, el enemigo aproximadamente cincuenta. Ellos continuaron luchando deliberadamente para atraer a las personas.

Solo tenían un único propósito.

“Muneakira, tú ve por Jubei. ¡Nosotras nos encargamos de atraer al enemigo!”

Dijo Yukimura.

Según la información de Hanzo, la posición de la prisión está en la estructura interna, donde Jubei, Sen y los estudiantes están encerrados.

“Mira. Mira. Yo soy……”

La visión de Yukimura era como la de un pájaro, podía ver desde el cielo como tal. Así como la posición de sus aliados, también podía ver la resistencia del enemigo.

A través de Muneakira, que la llevó a ser Samurái, es capaz de captar todo en tiempo real.

La capacidad de Yukimura despertó al conectarse con el General Muneakira.

“Esta es la habilidad de una Samurái. La información que transporta el aire fluye en mi interior.”

Los estudiantes dejaron de atacar esporádicamente, y comenzaron su retirada simultánea. Luego, algo,

“¡Arqueros!”

A la distancia se vieron las flechas disparadas.

Matabei puso su lanza en forma horiontal. Yukimura abrió por completo el gran abanico.

El baño de flechas fue disipado en un momento.

“Absurdo… ¿nh?”

Frente a los ojos de Yukimura, decenas de personas con el uniforme escolar negro se vieron reflejadas. Todos estaban armados con espadas.

Los guardias hatamoto30.

Eran diferentes al comité disciplinario, era el ejército privado de Tokugawa Yoshihiko. Estaba compuesto de puros hatamoto, quienes tenían obediencia absoluta hacia Yoshihiko.

En el futuro, es posible que el shogunato quede en manos de Yoshihiko. Por eso es que estos guardias le juraron lealtad.

Eran diferentes al comité disciplinario, todos los guardias eran hombres. Traían uniformes escolares negros, además de sombreros.

En el pecho llevaban el emblema de la familia.

“Bien. Qué haremos…”

Apareció una sonrisa en el rostro de Yukimura. Parecía divertirse en esta pelea. Miraando hacia arriba, apareció Yoshihiko y Takamori en el balcón. Mirando hacia el patio.

“Vuelve con vida. Suerte.”

Yukimura dijo, Matabei,

“A donde quiera que vaya la acompañaré.”

En silencio murmuró.

“¡Ukiki!”

 

“¡Disculpen! ¡Disculpen! ¿¡Hay alguien!? ¡Alguien!”

Sonó una voz desde la prisión.

Por supuesto, era la voz de Jubei.

“Qué. Cállate. ¡Guarda silencio!”

De mala gana lo dijo, los estudiantes llegaron corriendo. Jubei lo dijo con su cara contra las rejas.

“¡Senhime-san! Senhime-san fue capturada. Está sufriendo desde hace un rato. ¡Le duele! Por favor, ¡vengan a verla rápido!”

“¿Senhime-sama?”

“¡Senhime-sama!”

Los estudiantes obsesionados con Senhime se dirigieron a la prisión de Senhime.

“Uuu…uu…”

Dentro de la prisión. Senhime estaba apoyándose contra la pared, sufriendo.

La tela que siempre lleva está extendida, temblando por completo.

“Esto es malo. ¡Ahora! ¡Abran…!”

El chico sacó la llave y abrió la puerta de la prisión. Acercándose a Senhime.

“¡Uh!”

De repente Senhime que estaba tendida, golpeó el cuello de los estudiantes.

“¡Uah…!”

Los estudiantes se desmayaron inmediatamente por el golpe en su cervical. Senhime se puso de pie.

“¿Todo bien Senhime-san?”

Jubei habló.

“Fu… sí. ¡Bien!”

Exhaló.

De hecho Senhime estaba tirada con la cabeza al revés y sus piernas debajo de la tela.

En ese momento atacó con sus piernas, haciéndoles una trampa.

“Sen lo ha hecho muy bien, cierto.”

“Muy bien hecho. Senhime-san.”

“Fuu.”

Cuando Senhime encontró la llave en el uniforme del chico, abrió la puerta de la prisión de Jubei.

“¡Gracias!”

Cuando Jubei salió,

“Con esto, te he ayudado a escapar.”

“No es así. Vámonos.”

“Eh, juntas…”

Senhime balbuceó y Jubei señaló en dirección al corredor.

“O—¡Onii-chan!”

“¡Jubei!”

“¡Hime-sama…!”

Quienes llegaron corriendo fueron Muneakira y Hanzo. Hanzo acompañó a Muneakira para poder llegar a este lugar.

“¡Onii-chan! ¡Llegaste!”

Inmediatamente Jubei lo abrazó.

“S-Sí.”

Muneakira estaba un poco preocupado. Pero su risa apareció rápidamente.

“Hanzo, tú… por mí…”

Al lado de Jubei y Muneakira, estaban Hanzo y Senhime tomadas de la mano.

“Sí. Por Senhime-sama… yo… ehm…”

Por la emoción, Hanzo abrazó a Senhime. Sus lágrimas se derramaron.

Senhime también, abrazó suavemente a Hanzo ante la sorpresa.

“Sen siempre te está molestando. Hanzo. Qué niña tan rara.”

Hanzo levantó su rostro con los ojos llenos de lágrimas.

“Más, ¡por favor molésteme más! Más, todos los días… pero no se vaya a ninguna parte…”

“Sen no irá a ninguna parte. Una vez más me salvaste.”

Senhime apaciguó a Hanzo, enviando su línea de visión hacia Muneakira, con las mejillas sonrojadas.

“¡Ah—! Onii-chan, ¡no solo veas a Senhime-san!”

“N-No… ¡ouch! ¡Ouchh-chh!”

Jubei pellizcó las mejillas de Muneakira.

“Los dejaré aquí.”

Senhime lo dijo y las lágrimas de Hanzo se detuvieron.

“E-Entiendo.”

Cierto. Tenemos que reunirnos con Yukimura y Matabei de inmediato.

Muneakira le dijo a Jubei,

“Toma.”

Se quitó la chaqueta y la puso en sus hombros. El uniforme de Jubei estaba destrozado, incluso se veían sus pechos.

El tamaño era enorme para la espalda de Jubei.

“Gracias. Onii-chan.”

Jubei sonrió con sus mejillas sonrojadas. Cuando Muneakira sostuvo su mano,

“¡Vamos!”

 

3

La prisión estaba fuera del castillo del consejo estudiantil.

Para trasladarse al castillo principal tenían que pasar por un pasillo subterráneo. En el corredor solo estaba una simple barandilla, las cuatro personas se movían para cruzarlo,

“Desafortunadamente, hasta aquí han llegado.”

Alguien apareció al otro lado del puente.

“¡D’Artagnan…!”

Con su lindo vestido de combate azul, la samurái francesa. Las dos claymore estaban en su cintura.

“Fue decepcionante. Incluso aunque lo hicieron en buen tiempo, no es posible escapar de los perseguidores del consejo estudiantil. Por eso, es que los mataré con mi espada.”

Agarró la empuñadura de las claymore.

Entre ellos estaba un puente, no era muy ancho, era como un corredor. Estaba a unos quince metros del suelo. Una altura comparable a una azotea de una quinta planta.

El duelo será en este corredor.

“Todas vayan abajo.”

Muneakira dijo. Y agarró la empuñadura de su espada que traía en la cintura.

“Haa. Lo vas a hacer. Bueno, supongo que está bien. Incluso estaría bien las cuatro personas a la vez. Eso es porque contenerme será innecesario.”

D’Artagnan dijo eso con un tono frío.

Debo de mantener a Muneakira con vida. También a la hermana de Yoshihiko. Tengo que llevar a Jubei con Yoshihiko. Incluso tampoco puedo matar a esa sirvienta ninja.

Era una restricción sorprendentemente grande, pero,

Me pregunto si podré no matarlos. Con estas claymore y esta aceleración, no se puede. Además, podrían morir accidentalmente.

“Este duelo, es inevitable.”

Entonces desenvainó las dos claymore.

“La sangre es una hermosa flor.”

Cuando d’Artagnan desenvainó se puso en posición de combate, Muneakira también desenvainó. Pero,

“¡Onii-chan! ¡Espera!”

Jubei agarró su mano.

“Si Jubei no está aquí, no puedes ganar.”

Aquella ocasión perdió en el dojo Yagyuu.

Pero Jubei sacudió la cabeza riéndose.

“Sí.  Jubei peleará. Quiero decir, Jubei ha nacido para pelear. ¡Para proteger a Onii-chan!”

“Jubei…”

“Por Onii-chan, por todas. No solo Onii-chan, sino Yukki, Beta-san.”

“Yukki… Yukimura. Ella bastante engreída…”

“¡No Onii-chan!”

Debido al cambio de voz en Jubei, Muneakira se sorprendió.

“No, fue una broma…”

“A Yukki, realmente le gusta Onii-chan.”

“Ah. ¿A Yukimura? ¡De ninguna manera!”

Muneakira negó con la cabeza. Pero estaba mirando fijamente los grandes ojos de Jubei, los cuales hicieron tambalear a Muneakira.

“No, Onii-chan. A Yukki realmente le gusta Onii-chan, ¡entiéndelo!”

“A-Ahh. Sí.”

Es, en serio. ¿Yo a esa Yukimura?

De pronto la imagen de Yuimura llegó a volando a Muneakira, sus mejillas se tiñeron. Jubei se le quedó mirando.

“Onii-chan, ya lo sabes. Jubei, confía en mí para pelear.”

“Ah. Pero, pelear, lo sabía…”

Espero que gane…

Pero frente a Muneakira, la sonrisa de Jubei no se vio perturbada ni un poco.

“Por eso Onii-chan. Dale el valor a Jubei.”

“El valor… ah.”

Fue ahí cuando lo dijo. En los labios de Muneakira, los labios de Jubei se presionaron fuertemente contra ellos.

“¡Nh…!”

Su dulce aroma le daba cosquillas en la nariz a Muneakira. Los labios de Jubei estaban mojados. Sus narices se tocaban entre sí.

No fue solo eso.

Jubei presionaba la mano de Muneakira que estaba agarrando contra uno de sus pechos.

“Juu… ¡nhh…!”

Suave, pero elástico, Muneakira presionó su mano.

El uniforme de Jubei estaba desgarrado. Muneakira estaba tocando su pecho desnudo. Presionando sus labios y entrelazando sus lenguas inconscientemente.

“Uu…”

“Nh…”

Sus fosas nasales estaban llenas de un dulce aliento.

Fue un beso profundo.

El cómodo entumecimiento había atacado a Muneakira. Y también a Jubei……

E-Esto…

Cuando Muneakira trató de pensar, una fuerza extraña en su mente lo detuvo. D’Artagnan solo los veía a ambos, también Senhime y Hanzo.

“Pero qué… esto, no puede ser.”

“¿¡Muneakira…!?”

“Muneakira y Jubei-san, eso es…”

La luz se filtró en el pecho de Jubei, brillando la flor de cerezo en el centro.

“Nh, ¿ah…?”

De repente, sus labios se separaron, y lo empujó. Muneakira se sorprendió.

Abrió los ojos. Ahí,

“Te dije que no hicieras cosas extrañas con mi cuerpo.

Lo agarró del cuello.

Esos ojos.

Su ardiente cabello rojo llegaba hasta su cintura.

“A-Ah. ¡Jubei! ¡Has salido…!”

Yagyuu Jubei, se había transformado.

“En cualquier momento estoy aquí. En todos lados.”

Diciendo eso, Jubei liberó a Muneakira. Luego miró a d’Artagnan.

“La razón de mi llamado, eres tú.”

Dirigió su línea de visión hacia d’Artagnan.

Parece ser que eres la verdadera Yagyuu Jubei. Yo soy Charles d’Artagnan. Aunque puede ser repentino para ti, tomaré tu vida.”

Con una de las claymore apuntó hacia Jubei.

“Eso es bastante exagerado. Ni siquiera lo pienses.”

“Probémoslo. Derramaré esa preciosa sangre tuya.”

“Interesante… no tengo mucho tiempo. Aquí voy…”

Sin decir mucho, Jubei se puso en una posición baja. Dio un paso adelante. D’Artagnan también. Comenzará a girar su cuerpo, Muneakira lo sabía.

Muneakira pensó.

Este duelo será determinado por un solo golpe.

Las espadas claymore son varias veces más grandes que las de ella, pensó que no resistiría su kenjutsu.

D’Artagnan comenzó su ataque de rotación.

Pero Jubei también se especializa en técnica de rotación. Lo pudo ver cuando repelió a Hanzo.

Esta batalla se volvería rotación y rotación.

Sal. Jubei……

Ante el gran movimiento de rotación de d’Artagnan, Jubei pateó el suelo y se deslizó a ras de éste.

Estaba en posición baja. Sus dos brazos se cruzaron agarrando las empuñaduras de las daishous. En ese momento las dos espadas se arrastraron por el suelo, dirigiéndose hacia los pies de d’Artagnan.

“Muy bueno—”

Muneakira gruñó.

Necesita de un eje para rotar. Para mantener la estabilidad en su rotación es necesario el trabajo de pies. Con ellos heridos, la desventaja es inevitable.

La rotación de las espadas de d’Artagnan era mayor, eso significa que su poder destructivo decaería si pierde la rotación.

“Estúpida. Ese punto,”

D’Artagnan cambió la trayectoria. Jubei se dirigía exactamente a sus pies. Podía entender perfectamente su velocidad y lo que buscaba.

Dio un giro y medio.

Las claymore de d’Artagnan se dirigían hacia la espalda de Jubei.

 

“Yukimura-sama. ¿Está bien?”

Yukimura extendió su gran abanico, Matabei lo notó.

“Estoy bien. Pero, parece interminable.”

Rodeando a Yukimura y Matabei, los guardias hatamoto atacaban alternadamente.

Abriendo su gran abanico Yukimura se dedicó a la defensa mientras que Matabei había desmayado a más de diez personas.

“¡Ukiki—!”

Sasuke ladraba, informando del peligro.

Con un fuerte sonido metálico, el gran abanico colisionó con la punta de una espada.

“¡No me desprecien como a una niña! ¡Idiotas!”

“¡Yukimura-sama!”

Inmediatamente la lanza de Matabei atacó el cuerpo de los guardias.

“Matabei, bien hecho.”

Poniéndose nuevamente en posición de combate, dijo Yukimura.

La lanza de Matabei desempeñaría un poder significativo con un contrato con Muneakira.

Logró derribar a diez personas, no, un poco más de veinte.

“Pero, aparentemente no será fácil escapar.

Nuevamente, lanzó a decenas de personas con su lanza, luego miró a Yukimura.

Muneakira se dirigió a salvar a Jubei, solo resta escapar de aquí.

“Fuu.”

Yukimura exhaló. Cuando miró al cielo, dijo,

“Santo cielo, uno tras otro. Pero, los enemigos son bastante malos. ¡Siento como si pudiera hacer esto todo el día!”

img_0303

“Sí.”

Matabei le respondió.

La expresión en el rostro de Yukimura era una sonrisa, ni siquiera parecía cansada.

“Estoy segura de que en ese momento, esa forma,”

En la mente de Yukimura, su magnífica vista se extendió.

El Asedio de Osaka.

En la parte posterior del castillo de Osaka, el cuerpo bajo el mando de Sanada acampó en la montaña, luego atacó conteniendo al ejército Tokugawa.

Sanada como loco trató de repeler a Tokugawa, por último a Ieyasu. Tras el ataque, Ieyasu se retiró unos cuantos kilómetros. Es decir, escapó. Debido a la vergüenza Ieyasu perdió su reputación por haber huido.

En ese momento la fracción del cuerpo de Sanada era inferior.

Esta es, la fuerza de un Samurái. Qué cosa tan terrible. Pero…

En los ojos de Yukimura, en ese momento, la bandera de Tokugawa fue visible.

En alguna parte de la estructura estaban los estudiantes raptados.

“Aun así, esto es bastante inesperado. Aquí, ¡parecemos desarraigadas!”

Miró a Matabei.

“……”

Le guiñó el ojo.

“Uum. Aquí voy.”

Sumergiéndose en el combate, en ese momento…

“¡Ukya…!”

Sasuke gritó con emoción y saltó girando. Repetidas veces.

“Qué pasa Sasuke. Qué rayos… eso, es…”

 

4

“¿¡Q-Qué…!?”

D’Artagnan tenía una cara sorprendida.

La rotación no se detenía, claymore no alcanzaba el cuerpo de Jubei.

Lo que la detuvo, fue la espada de Jubei. No, la espada,

“¿La funda…?”

Era algo extraño.

La espada de Jubei casi estaba desenvainada. Pero la funda cubría una parte de ella.

Esa funda, apuntó a la garganta de d’Artagnan.

En ese momento empujó la funda. Debido al impacto y al choque, d’Artagnan dejó de girar.

Aunque la Mike Denta de Jubei era larga, toda su longitud no lograba compararse con una claymore de d’Artagnan.

Así que Jubei, sacó la espada.

Cuando jaló con fuerza, la funda se salió debido a la fuerza centrífuga.

Pero, justo antes de desenvainarse por completo, golpeó el cuello de d’Artagnan.

Junto con la funda, la espada de Jubei es del doble de su longitud, llegó al cuello de d’Artagnan, justo fuera del rango de alcance de las claymore.

Pero solo podría controlarlo mientras estuviera conectada a la espada.

“Estilo de Nueva Sombra Yagyuu—Empuje Infernal Demoniaco.”

Jubei abrió su boca, como si se riera.

Muneakira también se vio tentado a sonreír. Quizás por la tensión de la situación desesperada, o porque no confió en la victoria de Jubei, pero apareció una sonrisa.

“Esto…”

Con labios temblorosos, d’Artagnan murmuró.

“Con esto, ganó… ¡absurdo! En un duelo de dojo, aquí se habría resuelto. ¡Pero esto es un duelo de vida o muerte! Hasta que se derrame sangre. La batalla no ha terminado—”

Gritando, brincó hacia atrás, apartándose de la espada de Jubei.

Al mismo tiempo, volvió agarrar su clamore.

“Pudiste detener mi rotación pensando que era tu victoria. Pero originalmente mis claymore se caracterizan por perforar.  ¡Este es su verdadero ataque…!”

Nuevamente comenzó a mover ambas claymore.

Esa velocidad.

Debido al peso de sus espadas, Muneakira no podía creer que obtuviera esa velocidad. En lugar de perforar, era más rápida.

Pero no quiere decir que dejó de moverse.

La claymore de d’Artagnan se dirigía hacia el pecho de Jubei, en ese momento,

“Vaya-vaya. Si hubieras querido un duelo de dojo, habría sido mejor para ti.”

Diciendo eso, se movió hacia su espalda.

Las claymore se dirigían a su espalda indefensa.

“Cuidado—”

Muneakira elevó la voz involuntariamente, en ese momento,

Se acercó por detrás. Luego apuñaló por la espalda.

“¡Uh!”

El uniforme que traía Jubei en la espalda se dirigió hacia las claymore.

Era el uniforme que Muneakira le dio a Jubei cuando la sacó de la prisión.

Bloqueó su visión por un omento, sin embargo d’Artagnan no detuvo sus movimientos. Ahí estaba Jubei.

“¡Este es el camino de la espada!”

En lugar de atacar con la espada, la pateó. Pateó el hombro de d’Artagnan.

“Qué…”

D’Artagnan perdió el equilibrio, involuntariamente estiró sus manos. Pero este era un corredor. D’Artagnan trató de agarrar la barandilla.

“¡¡!!”

Pero giró sobre su cuerpo y cayó.

“¿¡D’Artagnan!?”

 

“Esos son, el consejo……”

Frente a Yukimura apareció una lluvia de shuriken. Pero nos e dirigía hacia ellas dos.

“¡Uaaa!”

“¡Guoo—!”

Los enemigos de ropa negra empezaron a gritar uno tras otro, ahí,

“¿Están bien? Pequeña-san.”

Apareció una voz.

“Además, alta-san, mono-san.”

Esos serían Matabei y Sasuke. Esos dos parecían una figura de ‘Momotarou31’.

En ese momento dirigieron sus ojos hacia arriba.

“¡Es Senhime! ¡No soy pequeña! ¡Idiotaa!”

Dijo Yukimura.

Esa persona, era Senhime. También apareció Hanzo a un lado. Hattori Hanzo con su vestido de sirvienta mostrando su Ningun, logró acabar con varios guardias con sus shuriken.

Se dieron cuenta de que estaban luchando.

Inmediatamente Hazo bajó y trajo consigo a las kunoichi.

“Hanzo, ¡vamos!”

“¡S-Sí Hime-sama… ah! ¿¡Eh!?”

Cuando Senhime lo dijo, ella estaba en el techo del edificio del Ninomaru con la naginata en su mano.

Estaban en un tercer piso, la altura era más de diez metros. Sería una peligrosa fractura para un ser humano normal. Pero,

“¡Kyaa…nh!”

Senhime sin dificultad alguna aterrizó.

Como si no creyera en sí misma, en su expresión facial poco a poco apareció una sonrisa.

“¿Cómo? Esa fuerza… es increíble, su cuerpo es, ¡demasiado resistente!”

Hanzo bajo la mirada.

“H-Hime-sama, ¿¡está bien!? Yo… Hanzo también, ¡ahí voy……!”

Con pánico bajó. Por supuesto, por la escalera que estaba en la pared.

Senhime se rio.

“Ve con cuidado. Ahora mismo, ¡me siento muy muy bien! Sí, de alguna manera mi ánimo es muy bueno. Además…”

Muneakira, ¡date prisa! A Sen, en verdad en verdad……

“En serio, ¡deja de burlarte!”

Escupiéndolo, Senhime se ruborizó.

Cuando sacudió la naginata, Senhime miró a Yoshihiko quien estaba observando hacia abajo desde la torre de vigilancia del castillo.

“¡Aniue-sama! Así que vas a observar. Sen va a salir por su propia cuenta. Si no quieres causarle más vergüenza al consejo estudiantil, deja a los soldados por favor. Sen y Hanzo también, hemos aumentado nuestras habilidades.”

Agregó,

“Además, Sen no recibe órdenes de nadie. ¡Eso implica a Aniue-sama! Con permiso.”

Giró su naginata. Inmediatamente recurrió a un estilo similar al kenjutsu para pelear contra los lanceros del consejo estudiantil, todos ellos varones.

“H-H-Hime-sama…”

Hanzo quien finalmente bajó por la escalera, le temblaba la voz.

Miró el balcón del castillo.

“Ah—vaya vaya. Esto no es lo peor. Todos verán esa cosa embarazosa.”

Era Yoshihiko. Con un tono fastidiado.

“Vamos. Hermanita. Esto en realidad, parece escalofriante. Santo cielo. Ahh, en verdad, ven aquí.”

Se asomó por la ventana.

“Entonces, está bien.”

Takamori habló.

“Esto no está bien. Es todo lo contrario a mi estética. En serio, quiero olvidar esto.”

“Entendido. Entonces está bien.”

“Ah. No dejaré que caiga la autoridad del consejo estudiantil. Nosotros podemos hacer cualquier usando la fuerza. Por eso, es que necesito a esa chica.”

Podría decirse que este era el carácter de Yoshihiko.

“Yagyuu Jubei, qué harás.”

Al decir su nombre, el rostro de Yoshihiko cambió.

“Fuu, aparentemente Nia ha perdido. Nia fue derrotada por esa Samurái Yagyuu Jubei. Hace que la quiera más y más.”

“Entonces, déjemelo a mí.”

“Sí. Pero, no le pongas tus manos encima. Tengo que aplastar a Muneakira. Pero antes de eso, quisiera mirarlo a la cara. Una vez más… la última vez, eh… fufu.”

Diciendo eso, desapareció.

A la espalda de Yoshihiko, Takamori asintió respetuosamente.

Tenía una sombra oscura en sus pupilas.

 

5

“Guh…”

Muneakira apretó los dientes.

De rodillas en el corredor, se puso debajo de ella. Tenía las manos extendidas al frente, Muneakira la había agarrado.

“¡S-Suéltame! Esas manos, ¡suéltame!”

Estaba agarrando las muñecas de d’Artagnan.

Había caído por el puente del corredor, su cabeza estaba en sus talones, d’Artagnan estaba a punto de caer de un quinto piso pero Muneakira la tenía sujetada.

“A-Agarra mis manos. ¡Sube…!”

Pero la alta y delgada d’Artagnan era bastante pesada por su ropa y la armadura. Las claymore habían caído accidentalmente, pero pesaba más de sesenta kilos.

“¡Jubei! Ayúdame. ¡Levantémosla juntos!”

D’Artagnan no agarraba las manos de Muneakira. Así que llamó a Jubei.

“Está bien. No hay que preocuparse por esta mujer. Tuvo un mal golpe de suerte hoy. Además, es tu enemiga.”

Dijo Jubei.

“¡No importa! Si cae, tendrá una lesión muy grave, incluso puede ser peor. Tal cosa, ¡es una excusa para perdonar!”

D’Artagnan estaba mirando hacia arriba.

“¡Está bien! Ya fue suficiente. Si tanto te aferras a tu misericordia, ¡entonces también morirás! Por eso, ¡suéltame!”

Muneakira soportó desesperadamente el dolor.

“Pero qué estás diciendo. Eres una guerrera. Por eso…”

“Cierto. Soy una guerrera. Una respetable aristocrática francesa. Por eso. ¡Que mi enemigo me ayude me hace sentir miserable!”

“¡Idiota—!”

Muneakira argumentó.

“¡Si eres una guerrera entonces muéstralo! No tienes que morir en un lugar como este. Si luchar es tu deseo, entonces esto es así. Un guerrero de verdad, soporta la humillación más insoportable, ¡con el fin de prevalecer!”

“¡T-Tú no sabes nada! Mi honor y mi orgullo, tú no……”

“¡No! No hay ningún honor en morir aquí. Solo estás aferrada a tu obstinación. Si te dolió perder, ¡entonces gana! Sigue viva, para el siguiente. Tienes la habilidad, ¡no mueras en vano!”

Las palabras de Muneakira se adhirieron a d’Artagnan.

“T-Tú, porqué… soy tu enemiga, por qué…”

Después de un momento de vacilación, dijo para calmar a d’Artagnan.

“No es por alguna razón. Mientras tenga una posibilidad, no quiero renunciar. Frente a mis ojos, no quiero que nadie muera. Por eso lucha para vivir.”

“… Muneakira.”

Eso era. D’Artagnan le dio la otra mano, ahora estaba agarrando el brazo de Muneakira.

“Ya-ya. No es como si quisiera ver esto.”

“¡Jubei!”

Jubei extendió su mano. Se puso al lado de Muneakira y agarró el brazo de d’Artagnan.

Las tres manos quedaron enlazadas.

Entonces, entre las tres personas tenían más fuerza, fue mucho más fácil para Muneakira.

“¡Uu—!”

“Aah…”

Finalmente el cuerpo de d’Artagnan subió hasta el corredor.

Sentándose hacia atrás, Muneakira agitó su brazo entumecido. Respirando como si sufriera y sin palabras.

Por otra parte, Juebi,

“… ¡aah! ¡Onii-chan! ¿¡D’Artagnan!? No, ¡Jubei…!”

“Aah. Está bien. Todos estamos bien… ¿regresaste? Jube…”

Cuando Muneakira trató de decir, Jubei saltó.

“¡Onii-chan! ¡Qué bien! ¡Qué buenoooo!”

Ante ellos dos, d’Artagnan se levantó.

Mirando a Muneakira se dio la vuelta.

Con una pequeña voz, murmuró.

“¡N-No te voy a agradecer…!”

Trató de ocultar sus mejillas sonrojadas, sacudió la cabeza y se dirigió a la puerta del castillo del consejo estudiantil, luego desapareció

 

6

“… ¡wow! Onii-chan evitó que d’Artagnan cayera, ¡qué genial!”

“No lo hice solo, también me ayudó Jubei.”

“Hmm. Así que te ayudó esa mujer. Bueno, lo importante es que regresaste Muneakira. Nosotras también tomamos prestado un poco de la fuerza de Senhime.”

“……”

Ese día estaban en el dojo Yagyuu.

Las voces de cuatro personas sonaban en la mesa.

“¡Muneakira, este es tu lugar!”

“Eh, ¿otra vez? Además ahora solo hay tres tazas.”

“¡Otra vez tres tazas! Debido a que peleamos mi estómago está vacío. Precisamente porque atraer a los del consejo estudiantil era nuestro trabajo es que fuimos capaces de escapar.”

“Sí sí. Entiendo.”

“¡Sí! Yukki, Beta-san ¡gracias! ¡Coman más!”

Dijo Jubei. Entonces Matabei dijo,

“No. Ya, gracias por la comida.”

Como siempre, dejó comida.

“Qué pasa Matabei. Estás inesperadamente llena.”

Yukimura estiró el cuello y Matabei dijo en voz baja.

“Yukimura-sama. Comió demasiado, para Muneakira-sama…”

“P-Pero qué, qué tiene que ver Muneakira.”

“Su vientre podría salirse. A Muneakira-sama, podría no gustarle.”

Ante las palabras de Matabei, Yukimura se puso roja.

“Qué te pasa. Hey, te ves cambiada, ¿qué pasó? Yukimura.”

Muneakira mantenía su mano en el pecho. Pero, Yukimura apartó el tazón.

“Y-Ya está bien—”

“¿Qué? Se supone que deberías de comer más después de haber regresado.”

“Así es Yukki. Come más, así te crecerá el pecho como a Jubei y Beta-san.”

“¡C-C-Cállate! Mi pecho va a crecer más, ¡apenas tengo trece! ¡Estoy en mi período de crecimiento! ¡Muy pronto se volverán grandes! Lo de ustedes es un misterio…”

“No, vamos, arroz, ¿quieres comer más?”

“¡N-No! El arroz… mi estómago, se abultará… ¡leche! ¡Quiero leche! ¡Quiero tomar leche!”

“¿Arroz de leche? Qué tipo de arroz tan raro.”

Muneakira se sorprendió. Y Jubei abrazó por detrás a Yukimura.

“Yukki, ¡supongo que Onii-chan te gusta! Pero a Onii-chan no le importa eso, ¡no importa el pecho de una mujer!”

“He, ¿ah?”

“¡I-I-Idiota! Esa cosa… eso, ¡i-idiota!”

Con eso, Yukimura se puso completamente roja.

“¿E-Es así? Verdad Onii-chan, pero los de Jubei son muy buenos.”

En ese momento Jubei abrazó a Muneakira.

“¡Wa! Pero qué, ¡a-apártate Jubei! ¡H-Hey!”

“¡Sí! ¡Hey! Suéltalo—ah, n-no. Eso es… s-son hermanos, tal cosa…… ¡no! Muneakira me, nada……”

“Yukimura, tú… ¡fuaa!”

La cara de Muneakira fue golpeada por un tazón que le lanzó Yukimura. Yukimura se puso roja.

“¡No es así! T-Tú, me refiero a la promesa… ¡no es como si me gustaras! ¡No!”

Diciendo eso, se volteó para otro lado inflando las mejillas.

“Está bien Onii-chan. ¡Jubei está igual! Onii-chan me gusta mucho, no te preocupes—”

“No, eso es lo principal por lo que debo preocuparme, ¡uaa!”

“Ah, ¡hey! ¡Deja de quedártele ahí pegada! ¡Suéltalo! ¡Hey!”

Cuando finalmente terminó su alboroto, Matabei quien los estaba mirando,

“Yo también…… quiero hacer la promesa…”

“¡Ukiki—!”

La luna era bastante grande. Pero la noche aún era joven……


28.- Warashi: Zashiki-Warashi es un fantasma japonés que protege las casas, representado como una niña con kimono. La razón por la que Jubei dice eso es porque lo confunde con ‘Zashikirou’, el cual significa confinamiento.

29.- Midaidokoro: La esposa oficial del shogun.

30.- Hatamoto: Un hatamoto es un samurái al servicio directo del shogunato Tokugawa.

31.- Momotarou: Es el personaje de un cuento japonés, pero hacen referencia a Matabei y Sasuke porque se asemeja a su figura, vean: https://en.wikipedia.org/wiki/Momotar%C5%8D#/media/File:Momotaro39.JPG

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s